El número de detenidos por el supuesto intento de “golpe de Estado” del pasado diciembre podrían superar los cuarenta.

Tal como decíamos en una noticia reciente, los jueces encargados de este proceso llevan a cabo los interrogatorios en la cárcel pública de Bata (fuera siempre de los juzgados) y los detenidos carecen de asistencia letrada. Práctica esta que se utilizó ya en el reciente proceso de Mongomo en el que los acusados tuvieron el primer contacto con sus defensores el dia anterior al inicio de la vista pública. [La ley procesal guineoecuatoriana exige, sin embargo, que los acusados esten acompañados de sus abogados defensores en el momento en el que empiezan sus declaraciones ante los jueces].

Todas estas circunstancias, unidas al hecho de que en este caso la práctica totalidad de los detenidos procedan del “entorno del PDGE”, hacen que todo lo relacionado con este caso sea, incluso para los hábitos de la “justicia”guineana, especialmente opaco, A pesar de todo ello, fuentes de absoluta solvencia nos informan que los detenidos, a día de hoy, podrían superar los cuarenta.

Que todas estas detenciones [y los correspondientes “interrogatorios”] coincidan en el tiempo con los festejos organizados en Sipopo, en presencia del propio dictador, con la pretensión de demostrar que en Guinea Ecuatorial existe  Estado de Derecho, sólo evidencia el grado de cinismo que caracteriza al régimen guineoecuatoriano.