Dos semanas después no hay más que dudas…

Dos semanas (quince dias) después de que se iniciaran los rumores sobre el supuesto intento de invasión por la frontera camerunesa sigue sin saberse nada cierto sobre lo que está sucediendo en Guinea Ecuatorial. Las informaciones oficiales son escasas y falsas (recuerdese lo dicho en torno al supuesto “mercenario chadiano” muerto en un enfrentamiento cerca de Kye-Ossy que ha acabado siendo un repartidor camerunés del mercado de esa ciudad, asesinado (parece) por miembros del ejército guinoecuatoriano)…

Sin embargo, podríamos estar (y todo parece indicar que lo estamos) ante uno de los hechos más graves que habrían sucedido en los últimos años en la Guinea Ecuatorial oficial: el surgimiento de una conspiración dentro del partido del gobierno enfrentada al proyecto político más importante (el único en realidad) del régimen guineano, el proyecto sucesorio del dictador por su hijo Teodorin. Los conspiradores serían, además, personas que ocupan cargos relevantes  [no de primerísima línea, pero si relevantes] en la administración y el mundo de los negocios ligados al Estado y a la dictadura y que pertenecen a la misma generación del “sucesor”. Son personas que lo conocen, destinadas en buena medida a ser colaboradores suyos y que, precisamente por todo eso, lo rechazan…

El aparato de propaganda del régimen funciona la ralentí o no dice nada. Según la página oficial del gobierno el MAO (el Movimiento de Amigos de Obiang) va a convocar una manifestación en Malabo de apoyo a la dictadura. Al tiempo,  Agapito Mba Mokuy apuesta por quitar importancia a la cosa en un despacho de la agencia EFE: “También denunció [el ministro] la complicidad de “algunos pocos ecuatoguineanos” con estos supuestos actos de terrorismo internacional, pero explicó que al investigar a estos ciudadanos no se trataría de “gente tan importante” como para poder hablar de un golpe de Estado”. [http://www.lavanguardia.com/internacional/20180111/434215304808/malabo-dice-que-supuesto-golpe-de-estado-fue-terrorismo-internacional.html]…

Este silencio prolongado, esta lentitud, estas mentiras, nos parecen lo más relevante de esta crisis que nosotros achacamos, contradiciendo a Mba Mokuy, a su importancia, a las dificultades del régimen para “digerirla” y para encontrar una explicación, acorde con sus intereses futuros, de lo sucedido.

Habrá que seguir con interés la entidad de la “purga” que se avecina y las escenificaciones de “arrepentimientos” que no faltarán en las próximas semanas.

No menos sorprendente que la lentitud guineoecuatoriana nos parece la del gobierno camerunés que tampoco ha dado hasta el momento ninguna relación de detenidos y de la responsabilidad que atribuye a cada uno de ellos. Desde hace días viene anunciandose un viaje del dictador a Yaundé no se sabe si para informarse con “más detalle” de lo sucedido en el país vecino o para intentar llevarse a Guinea Ecuatorial a alguna parte de los detenidos. En todo caso, no deja de sorprender también que el gobierno de Obiang (y el de Chad) hayan anunciado hace casi una semana la puesta en libertad de todos “los mercenarios chadianos” detenidos en Guinea y continuen en prisión (en Ebolowa) los detenidos (de esa nacionalidad y de otras) entre los días 23 y  27 de diciembre en Camerún…

Seguiremos esperando e intentaremos seguir informando…