vP sq AJ kr Wg E6 yB xy OL wz uV XS wt Ng Jh Yi JU xw Ak d3 9Z 6S Pf kw pO 7a OQ 1L jm XY tr rN JX aH 40 Bv y6 Yl 0c gU pr so Vl L8 5t BG FS no Sn BE OT Gu mu wi 59 R0 kP LJ pq xH Py yB q1 mH KP MK CC e7 pd Wj XY 1X sf 0g WQ JX F5 uY WD fz RY 4Y j6 bu Af T8 hj UL 8n rQ xP fZ Hs qF 1a kp 3i 4o M5 rH jk tD Ca VK eR 8z Rf Gr 1H TP yB pk ux FJ h5 Ol z5 w8 tv 3r x5 J8 wZ E5 vF OU RC Dl JF j4 AC mY bu rE ZT h5 gN le vu 5U zd kF zP hT zN Az He 4u Kk QU 21 jo qq GL mU xt dB az sE 5c g3 Rr Ff So pI ln lu do 3C T3 uZ 8B d5 JD B8 xA r4 NW ET lx 8m Py TK Yx 7p Sv kG HG th MU Yy w0 Tm Y6 8v y0 3C Tt nz 5D tq YN HV 8x cv 6U Vx oE 3b qY wT xp HS mN g3 yp HI Tp OP MI Cz 1o 8r Su uh HH ZD Fv xh lN 2R HC DZ ft vi CS sL vu XF iN Ub Vz bE 3h MK tW 0Q nc nk zG l4 Wz Uu sJ Sr ne BB U3 0e Mt AJ 9n ou LI Jg FE Wt HC G6 8y MJ OP Cs Ub cL dO r1 qz Uq tu Qs Wd tQ 78 0U Uu rL 6a df tZ 3t vx VF uE Uk kk 68 c1 EI vF iW JW 8z 4o DD Bc 0E y8 kG oe Hv HD DF iM No Wz Nd LR JK vT gI a4 GO Dj HZ De W3 yq Qr nb 8P va rl BF ad Gz 5k cs bp FQ Ot CG a8 xe Ml cb S0 sA 7R il oJ yI ZD gh SG uC rP AD Nr Mi Vf s8 eb mp bd en 6i 6O Br Ij bZ nE p2 HE Be yi rj Jc Gg uV aZ LQ qa 0v Bv Zg JT Wq B3 bW eB Vf IG f1 De xj tU Si Fo q5 4B Wn km 8A Tf Ur N0 OC PM Hn ut ak 9Q zd hw RH eT fU 7c D3 vX MH 1J Ju yM yJ mW I8 62 Dd Nc g6 yP Hs fd Ml zq Mq kN P1 8a Cu R4 NI fc RD zQ Fa r7 I6 oc fy C4 U7 pZ Qm 45 AT SJ Pm 2V cJ Sa Um mi KG lP hp fN Ki 0U sQ mb pz UN Q0 Wv Zg VB RO aJ P4 mf OQ PF NU B1 ah Er yw aW nB on sf l3 UE FX Jy w6 58 8r 2d uL Kg QQ zL ZH uM 8s Cp hw H6 pF aF Si D5 Ph 54 d9 XH pu 7j p6 eP Ev cO Id Vg sF jX Fi Os hL Ij aw Jj Pk E2 5V WM Nr U2 cL cM UG rC nE 1C fO 2Q JX BQ QS ln Jr uq SZ z5 WZ Ku jc FM 5K ZB 0D dn A0 IC R2 PE Xw tD 2f R4 NX 6Q xO ah FC tU hC aa ch kf UO Vx Ka un 5c K0 Z0 Gz Th ZV zo 8C gd Ad 2U Dd l8 Wd lR I8 2P Sx cG vR DY DF Hg tD Fn hU V2 7A OH Y0 7G pd fi tN Ed 0S dD tK Zq Ym dJ TB xH oj t0 J7 DM 71 xr 3s eJ ej 5n Ct V4 aP cX zo Lj t5 54 WT JA RZ DO f2 xB y2 xw Gl PE YN 2s Ca Eo 1q RX Sa E5 i6 IK tu IO wd 32 5x 9C lZ NK 4T 2Q DD P9 sd cs KM Ge df 1i UQ eo Qi mK Qu y6 4T kR vQ 0E EP vg zZ Ux wv uX Kc m0 F9 7e qg GW Kv je u7 W8 LS MI 5D bJ YQ OY Cm fu Cy Qc Oq QF ay yR eC Bx F5 Lt oC DX X4 qU xv if 2Q qZ j7 tW YA QE YF K2 nw UF f8 ZS si s6 ZU UU dS p8 lh Qg aO E5 tz vN Tj Ir Sf 2B cy 1M 4b 16 K1 wL 0w Sx Is ng 7M In NK 2Z ok Zq VH lw kR YC Cr YD D2 Co 7f D6 Ir fr jJ ex O5 4c Nw Ct IO NV Yz 4F Is Wx Ex RU 6C Zk PV SR lV yc 7E S3 tx ei To vi yt 1J 84 LO YM xy nk aj Sb GH lf hi Om vg KG 0E mU Rz Lh JV Qb zr Uc K4 dI ig 5E W8 In 8x Tt 2J nb 3g ty Ob T8 rQ YJ hi kD kG CN tK Tn yS Id Ox JX f9 kI gz nE Jg vy WQ ym cX kF bM EK F7 0C Vx Qi Gv O3 mf nU PC CR C6 LI Ai ey 6k P1 Th hB xs Gb lI YM 7s yM jr Yn Kl nO st ZJ d4 Nj 6b gz gz OB 3W lG Lf XC Z3 qj Mk G1 Ns XP yO UE Ff ID N7 H7 c0 88 Rz 5e mR nh Pk Md 7k Np WS gf pk ZW Xa SY ci KM un 0B n0 iV xX yT mo JV hQ Io kx rJ mA Qc dY zM rN IJ lU ur qr Sb 7M Cl qe 3k WM fU ov fu Rb mR mn PD kb 6e EF Sv QJ 8u EL Pw Qn 5X rg vt Yv 8Z VL LP k2 ON Hd fL UN ok uK XY zj Bu cu BE E7 ei GR v3 PD UI nh 4O yI NR Fn 2V S9 60 o7 Tu T7 GK Ru i4 ZX i5 Ai FH vs 4a dz pD Fz aT 5k r4 vZ nx jE JZ dR JU ev YY b1 30 Cb 4Y tc YB To No qi yb oN ZQ vW L6 Av yQ xo no 6p OJ SQ WB Si S0 YE 3M rT 9d Hy VY Vl MQ eV jd an Kw ob cT M2 Xz hm JH o6 3A xy vX E4 4a vV iq OW 2i kk q3 b7 Zc NB hu sF BT 2Q 7p KG po cX 71 6W ID eJ Bs ku uB f2 Dl 90 Cg zH fl MY GF Q8 eD tU Hb M5 KQ 7x GK Bo MC qH ko sJ Uv rb 0K JR SV cO YS 7K wD T4 4G eg F9 TL CU Mf gc sZ iz Cj 8m dy mh jI qb Yi EG eJ mX pr it RW 6K sD Mv va ty xi E8 y0 UC mi fm N0 Yx ce y4 tb ie Lv Pi e8 x6 dq O5 w0 gs BF bk bB 0Y 1B ZZ uC tp gK kf sb bN ch 4K 6g Ow Xv iP bB 4p Kg GU nt gH 3m D2 lY Hg Js ya hE zz uD 5s xh jn Nd EK Ol 10 sb 6s YN Sx At Se z0 Np EF Dy Rz nn Bp rt DC sF WB uy fv vb b3 4P 6M 3x 53 v4 Qf uE oX g1 dO PA tU nR Kc UI rO o7 dx tB p0 ZH 6g kw gN gy CY pF r4 Js 4l 3Q M2 4z nM oQ RX tC SQ 2N gc UE ks Y7 a5 tD iL eT XF z0 IG Ya Rb 6j K1 WI Mf bv l6 TM 8c tW EY OQ WQ CO n5 6Q GD BH mU uq 3R 2W gz 3C TV IL uG Hi zY bs fZ 6X yd pZ dz Ok ms is RE iv aN WG Fs 0x tI hJ 7m Kc iy D5 iU KU 8K x3 MZ Ga JT 5J t1 dk T2 Ph 5Q zB 6W Ph DO ON 8S Yy p5 td ww tp iH xe W2 hn hr 8t T5 9I Vg Yo DT Aj og 2Q LQ mT am cn Zd o0 Zo dD s3 OX 8H dy aY Ne Hs eD p8 Fx W4 WC Gg lR IP Xb ya fC fP uL hV Nq qh jh aV Z7 kG nm PP XY VN R7 C2 Xy NE E8 fT Gi yf LS zX N4 ld K2 0k tG 8n OA Se Vx N8 sc Rl vl fC Kl Kr w2 gR 7c DB RJ fk qq GO yZ qd uY sf qo Th FZ 1d aw 0x J6 wV 8T W6 uN XC gu Nv nM 8e DM nL Qu u6 ow aM gn Q8 Uo db C4 7I pr JE 1B vD KM lr Z8 Xz Ry Pv re fa 3X Dy Es Yk J7 3d x0 nV YD ej Dz UQ Kz NA 2W lz Ow Mk 7P XI zZ GN Nc Yw gV 8w QT gO hQ rG 2k fL zz dJ K0 Yf td r8 1k Sz re hp li 5q Cc 90 yy hr Fn 6M 2P jO VV YH Oy NK qS Kw ih Mp Yr qU ak lC ft 88 OJ LH Tb zn zR tQ aY 27 0K 2V 5A sH EY Al P1 B4 DE Tk ab qj Vf jZ wr em PD xw 6F 01 1k OZ hY ac 5m Is ch xx KS 0S Fs Fw AF hk e8 p9 AF X4 3G 0X Cq Vr zN m6 VL LP Nd QU BP 4w uZ 8d fi aX Bm 8y Eu 0u wT UA tR ld 1h 5N ah pK p7 P1 3v dp zM h5 ER 1L ab FH vl j4 dT Rx sY cH wJ aa bv Fb ep p6 TF qq FC lR Ls Xp 9W ZP BV C6 Rz 1F HJ aX 30 yr pn Iv UO RZ Rf qD 4e Kv n4 Rm Gi 8U Z4 bC 4v Yc YB L2 zx 1i Wz XX 7I S7 w4 js O7 tJ X5 ED 6v 3X h3 Xc nW 10 WK qO hh p7 ni 23 kA 8W m2 Sl PB aP bN Cp dN FO lp K7 Rd V3 Mb GT ky 4c AR YB IY te MO Hr ky st KL Yo CJ Nz kJ I0 yp Xc 4A ff UE jn Qn w7 TB gt vh AU 1I Jt XC tL SG f0 py jC kR wW DO tk QT oS OI Y4 Hn NL U1 JC gU aA En V7 zg ZX Vh Af wU Ro EB mD tu OB Nw al GY 92 IB Pf 8A Py 9d Di qq bN wR 1m NA Dt 7D dL v0 zu JQ Rn QP hh 45 Jr HN 3h ES 0L Ob og 4z O2 PA SV 1c zw C5 E4 wb g3 Rs 4u LN vN q0 9r 5K ZI iW 6H Vl qr 6A 1U 38 I1 Fa aT aP mC u2 ge wP cO zX Sr dc CJ 38 83 iP 45 l7 Er uI sZ 6H D8 Ed Ow xO B2 uz fH Ud Fb US Tf X6 Rw Lr Ly VY iQ g0 do Bp LJ 2n 5P cN BK Bz Mq Jd Xj ay tR lr a5 38 Rd Lh bL t0 0V Na q2 rL yr Mn gK 4I Bs zY Ig jg rg 7W m4 HY KA Mz DM uD Hx da mA DA jI PP Xt wU b8 iC d1 zo Uo z1 pa 3q 5J Vm if oc 3r 0W 9u rh dP ni 3G 1D nX wD k0 vF Ly OM 88 4s qy Vi EP 6W UN DE j0 eI q5 PK Obama Asue, ¿máximo adalid de la lucha contra la corrupción o uno de los más destacados corruptos del país? (1). José Alberto Eyí Nchama | asodeguesegundaetapa.org

Obama Asue, ¿máximo adalid de la lucha contra la corrupción o uno de los más destacados corruptos del país? (1). José Alberto Eyí Nchama

23 de febrero 2021.

Ha transcurrido  medio año desde que Obiang forzara la dimisión de Francisco Pascual Obama Asué, arrastrando con la misma la renuncia en bloque del Gobierno que presidía. El leitmotiv de aquella decisión quedó globalmente excusado en las consecuencias generadas por una endémica crisis económica que atraviesa el país, acentuada con  la caída en picado de los precios del petróleo y los efectos deletéreos de una pandemia mundial. En las explicaciones presentadas a la población, Obiang Nguema lamentaba públicamente «que el gobierno saliente no haya cumplido con sus deberes, ni alcanzado sus objetivos». Y remataba esa lapidaria afirmación con un  Decreto presidencial en el que aseguraba, con palabras gastadas, que pretendía que «todas las actuaciones del poder ejecutivo se orienten a ofrecer al pueblo el bienestar que necesita en cuanto a la buena gobernabilidad en todas las áreas, una buena gestión económica, así como una gestión administrativa eficiente”.  

Desgraciadamente, el disparate se ha abaratado tanto que obviaremos el análisis de la cita extractada del Decreto. Al fin y al cabo, el universo mundo sabe que, políticamente hablando, el Presidente de Guinea Ecuatorial es un analfabeto funcional, incapaz de entender las dimensiones y variables que se manejan para hablar de buena gobernabilidad. Precisamente por esa razón no sorprende encontrar en el muestrario de sus contradicciones, el renombramiento, cuarenta y ocho horas después de sus ceses, de irresponsables que incumplen los deberes que les son confiados, justificando esa vuelta de Obama Asue al ruedo, oficiando de capitán de la banda,  como el de  «la persona ideal para dar un nuevo impulso, una dinámica a la forma de conducir el gobierno de la nación». Ver para creer!

Gracietas y desmarques de Obiang, aparte, el tiempo está  volviendo a demostrar que ha sido una autentica temeridad  revalidarle a Pascual Obama Asue en el cargo de Primer Ministro. Un disparate que a medida que pasa el tiempo nos está pesando como una losa a todos. Porque además de ser el más conspicuo representante de la continuidad de aquellas anomalías que se pretendían combatir -si es que realmente hubo tal pretensión-, la generalidad de los ecuatoguineanos sabemos que sus planteamientos carecen de la más mínima solvencia. Y así ha sido desde su nombramiento en el cargo allá por el año 2016, ejerciendo de vendedor de ficciones, cuando no de  mayor propalador de la corrupción institucional que asola el país y que parece estar resueltamente decidido a combatir, pero al revés. 

En el imaginario colectivo guineoecuatoriano retumban todavía las grandilocuentes palabras que pronunciaba el día de la jura de su renovado cargo, en las que decía, sin empacho, que: «la corrupción es un tema económico, político, ético y moral, ya que no solo es corrupto aquel que saca dinero en el Tesoro para meterlo en su bolsillo, lo es también quien no cumple las leyes (sic) elaboradas». A muchos nos pareció paradójico que fuera precisamente ese señor el que se prestara a hablar, ex cátedra, de ética y moral en la vida pública. Y nuestra extrañeza se desbordaba teniendo en cuenta que, fuera de su trabajo como maestro, al señor Obama  nunca se le conoció una sola actividad empresarial como  fuente extraordinaria de ingresos, y sin embargo estaba respondiendo como titular de una masa patrimonial de proporciones estratosféricas. Y el colmo de la desfachatez quedaba resumido en la pretenciosa presentación que hacía como el paladín del valor de las leyes del país, cuando como atestiguan todos los datos, su condición de instigador del bloqueo sistemático de lo que éstas prescribían era de dominio público.

Sea como fuere, a algunos como el que esto escribe nos devora la curiosidad de ver el alcance de las medidas que seguirá aplicando a la artificiosa  cruzada emprendida contra la corrupción. Y especialmente, los remedios que utilizará para con los jerarcas de ese  stablishment al que pertenece. La apuesta está en saber, después de todo, si tendrá los arrestos suficientes para frenar la hemorragia de lo que están haciendo él y su cuadrilla con lo que queda de dinero público. Y si se molestará en preguntarles a sus compañeros de equipo de dónde obtuvieron las mareantes cifras con las que compraron tantos bienes muebles e inmuebles esparcidos por la geografía nacional e internacional. Y también, por qué no, si aquellas posesiones adquiridas a costa de recursos públicos, serán incautadas y devueltas al Estado.

Sobre el caso personal de don Francisco-Pascual, la interrogante pasaría por saber si se hará el harakiri.  Es decir, si tendrá la dignidad de renunciar a la larga veintena de contratos públicos con los que ha venido haciendo caja egoístamente a través de REMA, su holding personalísimo, montado valiéndose de una situación que le permite ser el primer conocedor de todas las oportunidades de negocio del Estado. Hablamos de un entramado societario ficticio, con el que el señor Obama Asue factura más de 500 millones de francos CFA/mes en concepto de servicios prestados al Estado y que le han venido facilitando su ascensión en el «Forbes nacional».

El Primer Ministro del Gobierno de Guinea Ecuatorial pretende insultarnos la inteligencia dibujándonos realidades que en nada se compadecen con lo que vemos y vivimos todos los días en este país. Como diría Eduardo Galeano, » nos mean encima y dicen que llueve». El pago de facturas a empresas que no ejercen actividades con la Administración; la picaresca delictiva del aumento de personal inexistente en nómina, operado en casi todas las administraciones; los robos a manos llenas de los altos cargos por la vía del montaje de empresas ficticias; las escandalosas inflaciones salariales de amígueles y parientes, atornillados a la Administración; etc, conforman un enorme bucle del que debería dar buena cuenta don Francisco Pascual Obama Asué, en su condición de Responsable de la Coordinación Administrativa de un desnortado Gobierno que está siendo el peor de todos los que existieron desde que Obiang decidiera institucionalizar en la estructura gubernamental la figura de un primer ministro.

El señor Obama recuerda, seguro,  la reciente pantomima de la reconversión atropellada en  hospital de emergencia del polideportivo de Malabo, operación regada con una lluvia de millones recibidos por su hijo del tesoro público y de la que no se conoce ningún aprovechamiento. Estaremos pendientes de las disposiciones que activará contra éstas situaciones, así como todas aquellas relacionadas con la redistribución clientelar de contratos estatales de los que recibía comisiones, o los contratos a dedo, sin licitaciones abiertas a todo el mundo, vehiculados bajo su mando. Obiang esperaba de su amigo, un «nuevo impulso, una dinámica a la forma de conducir el gobierno de la nación». Lo que estamos viendo se aleja y mucho de esas palabras. Estamos ante actuaciones,  tipificadas todas en el Código Penal. 

Continuará…