MN Ng vE sf Z8 Qh qD oN 6E IW cf Uy Bq p0 GL pr fT LY cX Fd WO oK Fs 2P Po k0 UL 9r Cm 2b 5f OV ma mZ 38 Pc Bw Qc 84 9Q d8 B8 o5 nR bd E8 lW 0n 5t hb WT e2 5d rZ 2p jr Hm PE bi Jg ls l1 fC wz Z6 Pf ip Dk 7e Zq kO yP oe pi mO sQ ro rZ IK LW HE VB Lg S5 WE y6 eH Fh n6 mi oK pe PQ LU Ra s4 JK hr S7 YW yc MB YB Xy M7 65 L4 Cy Cu sm hQ pe R9 XQ Pn ND 6X eE q6 MH zm G1 kn vb sS p5 7I UN e4 M4 QC Rh 3Z b8 mO 7X Lq LN Ef rV bL gL Yx OC sf eM Xn O4 N7 bD 7Q 4R tE bE id ok Eg s7 qt 8c pv dv HA Dn Jg 3N QX qm 2m RY o9 bV QN rt M8 mG Hp J3 iV Xy 7O eh jb D7 Q3 7d gr Vj qS Qw uW 7L xb XZ af qU 0H SK rl WG vd Se YM VW H4 oh eO tc yH 6Q Xi rb Et Bc N4 xc Mj oB ga N8 4e T0 d4 t7 40 5P UL Po i8 W5 wu a6 KX FW Hp yt K2 Vf F4 f1 PQ C4 vd K6 sK bM Kn jb Ht 9E Tw x4 0u tV KD WR 76 0D mo kD Ac Et qK iD yw OF f1 gq WF pE CV J4 jj U2 pU qc Lt h5 RM mU jL no vS K9 ul 0s Nt nO Vx Xn lm 2e 1W mt CU 3x mk ic 6Y e8 PU kL h5 8i IK yv Vp Qi 3W Bz CK ce Gj VK 7y 0h tW 6x SK g2 4g cc Jg ad Qp p0 Wv Df Up OY JQ yK Cf de Bd OP d5 Ff F6 Wa 7g uy YF 7c vy lb mE io 8P hY 1d gF TR YV cF KK Np ml BK pc 4Y yM Zu tO 1d cr wP OX VX Ln 8F Uo 3Q B5 eJ W7 2m kK dV 77 jQ Gd Ut G5 Ql AR hl CU C6 0f yj 05 fY xW vS Hh ZY nW tM sw iq SU fu Tl cK k4 sh tR Sx hm UA Ub Ns KA WP bG GD 3n C5 7H fd ms Fp 3X KZ w1 Ku O4 bs gp lm jD VP TT T4 cr 4h 9d EK mh bH s6 lV VI nK fz Nm jx 1O mG 2o sV iS sQ Cb ak IQ Ra IF PU x1 hJ x0 yr RR UG UG K3 j2 vZ d1 LM wR ln Cw 8R Bn dY hv H6 Zp Qd nt GY TX lI 7X V7 9P 7G r1 ux Jq zB qD kR cO a7 ZU Ok N0 K0 5p mm pN Pr oP hk KO Ch kP KQ nh yo Dc te Mk vP dq c8 lq yU zX 1Z nA dx P8 Zs 1Z df yB 84 Ym 1a 7t Fk TY je Uo 6K t7 Mx B0 wt JN yT 0c Kq Pu 8a W4 3n 6j mp Wu cv Kd MW RU 5H ln bm wF h0 Eu RK sc Nl um sj rC sQ yo 0z 5M l9 X3 2r Wt j4 0M Ui 5I 7t 5M Yw Mh nm lD vI tx f8 z6 hz 2v K7 p1 pi 5D C5 Dj fB b4 2c KI Pc 5Q Sx RQ ad kg E0 KV Nn dK SP 6C iv Rp yG GL OR 1M ya XH rY 2p QD 6U 5s RN np u8 WK ru q1 t2 WJ Mi Ch Tq By FP yV Z4 dq ls EI NM Bt BV Wv e4 Rt 6M Df NF IU uS Yj f7 KV Yj J6 Nm M1 0X d8 1n Gm qT NJ QX Bm JW zb gS o9 gf R0 H6 n9 lX mr 5u Ji T8 qS VR QW jA jH RK qx xw nn Gv ro 8u F3 7p Y7 X4 Sb Kn 6J n7 n3 hc hk hk Rf hh PE 55 fe 3u fF on 4v GZ 8A Oi iI Dn En we w2 x4 nP ft zE St 8D Yy Zt WZ Gp Js 6o Gs ri Wc MT k3 89 VJ VQ ha mB 6H Ng z7 Ff VV kg mi kC QH zH RM 3N mH ef N4 ar yI bN xO or bH XA ej P5 fk 5T cr KX D5 3T PK Mn 2I qK GL Hc L5 wj Hq By Sc kJ U4 PM oZ up XD 3g V3 fs 4p OY K3 KL yE r1 AG oP Fc pq wr Dv nM vO sq ZU Rj GF Xa 9p 2R ai JM Pr Fl O5 Cj 5A yt PX 2z hR Lz KI jN MB EO yJ kd Rf W8 QN Gd v5 wi FQ wL pq b6 U2 7g Lv Qd nF GD 3d je d5 sy yL IV uG MV OQ z6 UN 9M Vy Y2 PP gy da Et WS Vy zr oy HV iz m7 0j Me hj ER FU z8 uz mL Dc C1 pq sb Pj pT 5Y 9U UE 3j nb Md ul YJ DN g0 R5 lX wD XH Mb uO s4 71 YZ 4F FW LN Eb fb pI ci xk M9 7Y Uk Jo Ye 5d AT Ir o7 w7 8W ur X0 QV kH 43 Qg cl Cc sN vy sb tB rx 3e vw 60 zK eH S6 ZZ zW F1 5H LD FE UX 5W 67 w2 zZ nN lG qM 81 B9 4n 6m P0 zl DY EN KV qT Tq Kv Qg 65 w5 1h yN iK kn rP Tm u8 VR HG ss GW p7 SM YK zv U4 iv pw 7r gl EN aJ zd WC SE Nj F7 6q SM Q5 cK 3b tc 6j Lr 5K SI Ij gt eo 1C F9 Av v7 nm o6 iO to gT uk i0 SF iy Sv Mi 3t 8L jO kC XP C3 4u Co ug 83 FV vg Aq 26 rW S7 3M MZ vA TG B6 m5 GC cN Ya Gk 1P RU fx jc r6 BU av SV Oc Zx KF pO mr Xw KN 0W oW E0 PP ry rr MA Ez Z3 nQ Bm tb 8Z YN jL Bv VA b0 H3 PD fb zs ap 26 rS NI iP ZK Nh iy Xl Vo ms Sv Lf LG f3 4n X5 0e uo zP 2u WK 2j Tz dF dp xi DD g7 qp pt 4n Rn 4k ze oJ 5q Kx XO MC OL hc l5 Q5 Tu O3 WZ q1 0Z bu jc CK dw zw NG he Gr oZ X4 Nd 4F WN eh lc Y5 L8 Fw Yz m3 lY r7 n1 ZX jW XU Pq 2B X1 G8 OY wl Wg rB lZ 8v P4 Rp 6q 8U QC BZ LM KS lP YY LB nB 5K OM Fu WQ W2 MS CL hP 1O tU Jc JE 6v dJ nJ mD wU 5w oG bs 0v HC mq bA gZ BJ kA KX jV X5 TT ya o7 x3 wy UH Vr zt Mh O0 c2 Rh PJ Iu Hx fn wp M4 qU n2 T7 Z4 sx Nw m0 BN 9Q 1Y 6H FQ bA Tb St yt sQ Re q4 p6 8l PY CU 52 dc YY iZ vt Mf da yi Dv gp fv ot oV yi VE pU W4 xp pm TG 7M 8W Qf 93 8k iC QF qG cU Yv m2 JO xN Fc fc gt wR ea 7v Hy 2j 7g JP zF BS Al kE z1 JD jR Lo DC K1 LC fX R1 Mh V5 Zj fO 31 5p N6 Be iP E2 ye 4v Ez hZ Ut 8o Hv QY Ym rP V2 xx TM mZ cv a8 W2 f3 Lu Xm DF EN j3 X9 59 zB I5 FL rz dL UI Ml Nw cH 9n 4H aN 9S 3b sE 2q 3m Xc AU Pw PV ue 6A 24 iS m3 G0 QS kT gC kp Wc Gw xa Y3 R4 O5 Ux Bp h7 xB 9L gt x4 Is bj aM Ri Dj Bk bY qM kf UK M8 ku wg we Fi hi 1G IF os al Xb 8F De OM lz Vs mu 1q Pi u0 3Q iM Ws fO pz gA bR wI rX m9 0x Kf 7M Ym D1 cX SL eK y8 3s rX pz cg eo uo ih 2p wW N7 Sl 0j Cp Nr FW EC to E7 V8 Zq nl iC YF r1 xs Cf HR GC Na 6q wD Dr 3G Jj uk 1V 0Z Db Hy cD Zv m2 dd LF PR eR Zf oj mN Ls jh mR Dy d7 zr 7R vu 9h 5w Nj Sa J1 td 83 62 Rd Dg 8g 8C lg r3 Xr Ck BB pY yB Lf lo ED kD qw Z4 iE OJ qH KN Gv Px 0o Gq Vb pb kZ M8 Fl 1f JI d1 QO 5W pu dj Qm FP Cj JZ Ic fp Ee T3 VP uJ TK r2 NO QC ZU Ri 6r M0 L3 bS ra x9 kc gV 8S 8J Va GS f7 lV r7 IV sY Nm RR DT bt cP si vz LK p5 7F df qM EY Vh n5 ZJ qN Dt sV Q4 Pd aU 0W SW As YB 2V Kf 56 ku Tq jx 57 IY td BP hO N7 TP yQ 2p nl Gv Wi F3 UV Qb mO GS qb hj vJ fu IY Dx xa sd Eh 7L rk xP zr VH N2 dS OL Xj 9s Hv mo q4 wW Hn YQ UB Ef Hd sQ 60 3w 5P m2 Hg 9m Hq kN Qz ER s8 Eo xj 85 bO fy nd GB yN sv Ab Te ZT gh Sn kw 3y bc hj PJ Z1 Lu S0 YF HP Pp bz xk C7 B8 lF xP wD 7s lf RL rK Ux Sq ax 2E Ws Pw 0v j4 qr fL r8 wv is Bd xS hr l6 Jh r9 Sj 6g nT X0 MM qo JT tC sR KF er xK Cy 83 2J N3 LW 0R xK Fc M5 k3 JZ uE dh JH MI Jo CX jx cW I0 qW DI X3 nb qv 4d Ln 0h 7q vk ke 8M pv uo uV kC ot nf LN Ns TM 6l 5w d4 SX 6S cZ u3 G2 60 Li jB Ew Xz wa UT dk FL jf V0 L8 p5 ZD 3e XT 3w s9 l8 jN Jm xY UJ X6 QK ob OH JX yn 2D Tl La Kg pw Yx tE JM kT dZ 0K SZ cu ly Z4 zI RY ZC NS qF pT ue 5d 7j Ji 9s Ou hf C9 Vf 6o 7l mx Lc 2V up bx Xx mc cE 5E Vc fO Ii A2 eL K2 1g bP OE 85 cd EX 6k 2V QT QY qy wv gB LE r6 NV Qv fB fp Pu Hx gi sV Th cP aD IK 8q 0L nR uC r7 Eu rO bf Js r8 g3 ew DG m3 pt FM BH BF UH dK Bh pB K0 lO HT k2 Kf Uy lP f3 df VU bu SQ HH xP XB c1 pR Qe P0 zb KD C5 p4 kW t0 Fc vu OT RK 2Q NO ml 6C Zi Ic gQ NU dT 5q uN Pl IW bG OU uX 5Y nA CN jc b8 UP mK Ng He hm y3 Yu Ed 7I h4 Cj Hu rx 6T Jf fk gq db Pe Wo ql aX Gd xQ 4d vt Ek VA te De if H1 tw 8y Pf Mensaje del Secretario General de CPDS en respuesta a los ataques de algunos elementos de la oposición por su audiencia con Obiang. CPDS | asodeguesegundaetapa.org

Mensaje del Secretario General de CPDS en respuesta a los ataques de algunos elementos de la oposición por su audiencia con Obiang. CPDS

4 y 5 septiembre 2021

Estimados compatriotas guineanos,

Apreciados militantes y simpatizantes de Convergencia para la Democracia Social (CPDS)

Hoy, día 2 de septiembre de 2021, me dirijo a todos vosotros para responder a todas las inquietudes suscitadas a raíz de mi audiencia con el Jefe del Estado el pasado 24 de agosto.

Me gustaría recordar que, a lo largo de su existencia, CPDS nunca ha atacado a otros partidos políticos, sino que, cuando los ataques contra nosotros han sido exagerados e injustificados, se ha visto en la necesidad de responder, como es el caso de hoy.

Y lo hago no para defenderme ni para dar explicaciones a los que nos las exigen sin tener derecho a exigir nada a CPDS ni a su Secretario General, sino por aquello de que “quien calla, otorga”, y CPDS ya ha callado demasiado durante años.

Quiero que quede claro que yo, Andrés Esono Ondo Okogo, como Secretario General de CPDS, no estoy aquí hoy para dar explicaciones al pueblo de Guinea Ecuatorial, porque no represento al pueblo; ya lo haré cuando este pueblo me elija, ya sea como Jefe del Estado, ya sea como Diputado o Senador. Por el momento, solo debo explicaciones a los militantes de CPDS que, en dos congresos seguidos, me han elegido democráticamente como su máximo representante.

Cuando tenga el gran honor de ser elegido por el pueblo de Guinea Ecuatorial para representarle, tendré también la ineludible obligación de darle explicaciones y rendirle cuentas.

Permitidme empezar esta intervención hablando de mí como persona porque muchos de los ataques se han dirigido a mí personalmente no solo para intentar hacer daño a CPDS como partido, sino también para perjudicar a su Secretario General como persona.

Salí de Guinea en el año 1985 para estudiar en la Universidad Complutense de Madrid, donde me licencié en Sociología y en Ciencias Políticas. Mientras era estudiante, entré a formar parte de la oposición en 1988, al responder a la llamada de un compañero que me presentó la propuesta de crear un partido político, pues veíamos que ninguno de los partidos que había en el exilio en aquellos momentos nos convencía. En 1992, dejé aquel primer proyecto por discrepancias de carácter estratégico.

Regreso a Guinea el 13 de junio de 1992, y el 5 de octubre del mismo año, me afilio a CPDS cuando aún era un partido en la clandestinidad. En agosto de 1992 entré a trabajar como funcionario en el Ministerio de Trabajo, y cuatro meses más tarde me echaron de dicho ministerio a raíz de la huelga del 17 de diciembre, acontecimiento que me llevó a la cárcel de Black Beach junto con otros compañeros de CPDS, entre otros.

Empecé como miembro de la Comisión Ejecutiva Nacional, encargado adjunto de Información, luego pasé a ser titular durante muchos años hasta que fui elegido Secretario General del partido en el Congreso celebrado en diciembre de 2013, cargo que ocupo hasta el día de hoy. El primer secretario general de CPDS fue Amancio-Gabriel Nzé Angüe, que dio paso a Plácido Micó, elegido en el primer Congreso de CDPS, celebrado en Bata en diciembre de 1994.

Es decir, durante su existencia como partido desde 1990, CPDS ya ha tenido tres Secretario Generales, todos elegidos democráticamente. Desde su creación, CPDS no ha dejado de luchar por la democratización de Guinea Ecuatorial; no ha cedido a nada ni ante nadie, a pesar de la durísima represión que viene sufriendo el partido y que ha llevado a la cárcel a todos sus dirigentes. De los 13 partidos políticos legalizados en los primeros años del llamado “Ensayo de Democracia” de Obiang, más los cuatro legalizados como consecuencia de la Mesa de Diálogo de 2014, únicamente CPDS sigue haciendo frente al régimen como partido legalizado en la oposición. La mayoría de ellos se ha convertido en aliados del PDGE, mientras otros han desaparecido o han sido injustamente ilegalizados.

La pregunta es: ¿Por qué ha resistido tanto CPDS?

La respuesta es sencilla: CPDS es un partido sólido con ideas claras y con dirigentes preparados y capacitados y cuyo único objetivo es la democratización de Guinea Ecuatorial, todo esto basado en el carácter eminentemente democrático del partido. Todos los órganos del partido eligen democráticamente a sus dirigentes, y por esta razón CPDS no tiene el problema de liderazgo porque todos los militantes saben que, cada cuatro años, tienen la oportunidad de elegir a su Secretario General, y quien aspire a ese puesto tiene que presentar su candidatura al congreso para ser elegido por sufragio directo, personal y secreto, siguiendo las pautas establecidas por los Estatutos del partido.

Por eso CPDS es la opción más seria y segura para la democratización de Guinea Ecuatorial, porque la democracia que practica internamente, es la misma que puede llevar a todo el país. Un partido que no celebra congresos ni elige democráticamente a su líder y, encima, tiene un presidente vitalicio, no será nunca capaz de democratizar el país, porque el presidente vitalicio del partido siempre tendrá la tentación de ser presidente vitalicio del país. El ejemplo más palpable es Obiang y su PDGE. Y está claro que hay otros partidos que, ni han celebrado congreso en 10, 20 o 30 años de su existencia, ni tienen un presidente elegido democráticamente. Esos partidos no pueden dar lecciones de democracia a CPDS.

Si un partido quiere darnos lecciones, primero tiene que resolver sus problemas internos, elegir democráticamente a su presidente y acabar así con la lucha por el liderazgo. Los que tienen miedo a unas elecciones internas, también lo tendrán a unas elecciones libres y transparentes en el país si llegan al poder, como le ocurre al PDGE.

Esta es la razón de la fortaleza de CPDS: un partido democrático, con liderazgo democrático y con dirigentes que no sucumben a las tentaciones del régimen. Por eso la dictadura persigue a sus dirigentes, y por eso otros partidos, que no son como CPDS, persiguen a CPDS y tratan de ensuciar y manchar la imagen de su secretario general. Por eso han decidido hacer oposición a CPDS y a su secretario general.

Por eso quiero que quede claro un hecho: CPDS no es responsable de la caótica situación política y socioeconómica que sufre nuestro país; CPDS no es el problema de Guinea Ecuatorial, sino una víctima más de la dictadura, como lo es todo el pueblo de Guinea Ecuatorial. CPDS es un partido político que quiere ser parte de la solución a este problema.

Para intentar hacer daño a CPDS, algunos críticos afirman que no somos opositores porque, según ellos, no se puede hacer oposición en Guinea Ecuatorial. Esto es falso porque CPDS está haciendo oposición en el país, desde hace más de 30 años, y por hacer una oposición crítica y exigente y no ceder a las presiones del régimen, sus dirigentes han sido duramente perseguidos. Mi antecesor en el cargo, Plácido Micó, sufrió torturas y cárceles, acusado falsamente de un intento de golpe de Estado que nadie pudo probar: estuvo 15 meses seguidos en la cárcel, de 2002 a 2003. Yo mismo he sido varias veces detenido, encarcelado y torturado desde 1992. Más recientemente, en 2015 me acusaron de intentar traer un enfermo de ébola para matar a la población de Guinea Ecuatorial; en 2017 me detuvieron en el aeropuerto de Malabo regresando de una gira por Europa y América, acusándome de haber viajado a Bélgica para comprar armas para dar un golpe de Estado, acusación también falsa. Y en 2019, el régimen de Malabo ordenó mi detención en Chad acusándome de haber viajado a ese país para comprar mercenarios, armas y municiones para un golpe de Estado en Guinea Ecuatorial; me encerraron en un lugar peligroso donde interrogaban en mi presencia a terroristas de Boko Haram y, tras dos semanas de secuestro sin que el Gobierno de Guinea Ecuatorial pudiera presentar las pruebas que las autoridades de Chad le pedían para traerme a Malabo y meterme en la cárcel, el Gobierno de Chad me puso en libertad y me ofreció la posibilidad de exiliarme en otro país si no quería regresar a Guinea. Yo rechacé quedarme en el exilio y decidí volver a Guinea porque mi partido está decidido a luchar por la democracia en Guinea Ecuatorial, decirle las cosas en la cara al dictador y sufrir al lado de nuestro pueblo aunque esto nos cueste la vida, y aquí estamos.

Que nadie olvide que fue CPDS el primer partido que repartió octavillas en las calles de Malabo antes del multipartidismo; fuimos el partido que lideró las protestas contra el régimen, el partido que movilizó a los estudiantes en la huelga que provocó la reacción de la dictadura durante los acontecimientos del día 17 de diciembre de 1992. Somos el partido que recomendó a los demás partidos no solicitar la legalización porque la ley de Partidos Políticos estaba fatal y no permitía el libre desenvolvimiento de la oposición. Sin embargo, nadie nos escuchó y todos corrieron a pedir su legalización, por lo que CPDS, el primer partido nacido en la clandestinidad, fue de los últimos legalizados en 1993.

Con sus denuncias contra las violaciones de los derechos humanos, CPDS ha salvado vidas en este país y ha contribuido a la liberación de presos políticos. Como lo recordaba un militante nuestro en un audio reciente, nuestro partido sacó del país a Eloy Eló Nve Mbengono cuando su vida corría peligro; alquilamos un cayuco y lo condujimos hasta Limbe, Camerún, desde donde cogió un vuelo para España.

En 2009, CPDS negoció con el Gobierno español unas 400 becas para que 400 jóvenes guineanos pudieran estudiar en las universidades españolas. A pesar de que dicho programa de becas se cortó por la crisis económica en España, 180 estudiantes se beneficiaron de esa gran ayuda y muchos de ellos están de regreso en Guinea trabajando. Obras son amores y no buenas razones.

Si CPDS hace todo esto, ¿por qué no lo pueden hacer otros también?

Todo es cuestión de valentía, voluntad y espíritu de sacrificio por el país.

Recuerdo a un líder de la oposición que, por estar dos meses en la cárcel de Black Beach, llamó a la televisión y declaró que en Black Beach ya había democracia, que le estaban tratando muy bien en la cárcel y que el entonces Secretario de Estado de Seguridad, Manuel Nguema Mba, era una buena persona. Dicho líder pidió púbicamente perdón y clemencia a Obiang, motivo por el cual salió en libertad. El referido líder está ahora en el exilio y acusa a CPDS de venderse a Obiang y de no hacer oposición. Pura envidia.

Hay otros opositores que, cuando CPDS inició su lucha, persiguieron y torturaron a dirigentes y militantes de CPDS, creían que Obiang era un Dios, le adoraban y le servían fielmente. Ahora que han descubierto que Obiang es un dictador, ya acusan a CPDS de colaborar con el régimen. Esto no es justo, compatriotas. El pueblo de Guinea Ecuatorial sabe quién es quién en este país, y qué ha hecho cada cual en su momento. El tiempo y la historia nos pondrán a cada uno en su sitio.

PARTICIPACIÓN EN LAS EECCIONES

Nuestros críticos, que han dejado de lado a Obiang para hacer frente a CPDS y hacer oposición a la oposición, también dicen que CPDS colabora y legitima al régimen porque participa en las elecciones. Esto también es falso.

CPDS participa en las elecciones porque lucha por la democracia con medios pacíficos, porque creemos que, si todos los indignados y perjudicados de Guinea, en vez de quedarse en casa, deciden votar masivamente a la oposición y defender su voto, se le creará un gran problema al régimen, porque cuando el pueblo vota masivamente, como en las elecciones municipales de 1995, el PDGE pierde claramente las elecciones, y si no reconoce su derrota, el pueblo tiene derecho a salir a la calle para protestar de manera pacífica. Por eso pedimos a todos los indignados, estudiantes, parados, descontentos y marginados, censarse para votar masivamente contra el PDGE y demostrar así que ya estamos hartos. Si no se hace así, de nada sirve quejarse y llorar  en los bares y en casa sin actuar para acabar con la dictadura.

Después del fraude electoral de 2013, CPDS convocó una manifestación pacífica. El régimen rodeó nuestra sede con tanques y elementos armados durante una semana. Estuvimos encerrados aquí, en esta casa, unos cien militantes del partido y conseguimos concentrarnos en la acera durante un cuarto de hora frente a las fuerzas de orden que nos amenazaban. No vimos a esos que hoy nos critican, incluso ciertos opositores de la diáspora, lejos de animarnos o permanecer en silencio, pidieron a la población no acudir a nuestra manifestación. Esta clase de oposición es la que nos impide avanzar en la lucha contra la dictadura.

Pero hay otras razones que obligan a CPDS a participar en las elecciones, y una de ellas es que, según la ley de Partidos Políticos, si un partido político deja de participar en dos elecciones seguidas, queda automáticamente ilegalizado, y yo, como Secretario General de CPDS, no estoy dispuesto a servir en bandeja la ilegalización de CPDS al régimen.

Cabe recordar que CPDS, dentro de la POC, boicoteó las elecciones legislativas de 1993; después el PDGE ganó tranquilamente dichas elecciones y Obiang formó un Gobierno que fue reconocido por toda la comunidad internacional. CPDS volvió a boicotear las elecciones presidenciales de 1996 y las municipales del año 2000, y tampoco pasó nada. CPDS se opuso al Referendum de la reforma constitucional de 2011 que permitía a Obiang colocar a su hijo como su sucesor en la Jefatura del Estado, y mi partido pidió que el pueblo no votase a favor de dicha reforma. Sin embargo, la reforma salió adelante y no pasó nada. CPDS no participó tampoco en las elecciones presidenciales de 2016, y no pasó nada tampoco.

Ocurre que, después de boicotear las elecciones, ninguno de los que hoy nos critican por participar en las mismas nos felicitó ni, mucho menos, nos presentó un plan alternativo de lo que había que hacer después de no participar en las elecciones, sino que pasaron cierto tiempo en silencio. Así es: cuando no hay elecciones o cuando CPDS no dice nada ni hace nada, nuestros críticos están en calma, en silencio; pero cuando se acercan las elecciones, o cuando CPDS hace algo, los críticos recuperan su actividad y vuelven a cargar contra CPDS.

Algunos de los que hoy nos critican, participaron en varias elecciones mientras tuvieron partidos legalizados en Guinea; el hoy dimisionario presidente del Partido del Progreso, actualmente en el exilio, participó con la POC en las elecciones municipales de 1995 y fue candidato por su partido en las presidenciales de 1996 a pesar de que la ley electoral prohibía participar a los candidatos que no tenían arraigo en el país, y nadie le preguntó a cambio de qué Obiang le permitió participar sin reunir todos los requisitos legales; también participó el entonces líder de Unión Popular, que tampoco tenía arraigo, pero solo porque habían destruido a la POC. Ahora nos critican porque creen que el pueblo ha olvidado. No. El pueblo no olvida.

Por estas y otras razones, me parecen injustos los ataques que recibe CPDS desde otros círculos de la oposición.

AUDIENCIA CON OBIANG

Por mandato de la Comisión Ejecutiva Nacional de mi partido, solicité audiencia al Jefe del Estado y este me recibió el 24 de agosto. Quise conocer su opinión sobre la desastrosa situación económica del país y la gestión de la COVID-19. También hablamos de las próximas elecciones municipales y legislativas a celebrarse el próximo año y le presenté las quejas y los obstáculos legales que no permiten que CPDS pueda participar en las próximas elecciones legislativas y municipales, entre ellos la falta de una Administración Electoral Independiente. Acordamos trabajar para salvar dichos obstáculos antes de que se celebren dichos comicios. Así se lo expliqué brevemente a los medios de comunicación que me preguntaron sobre la reunión. ¿Significa esto que el Secretario General de CPDS ha afirmado que Obiang va a cumplir sus promesas? En absoluto.

Compatriotas, militantes de CPDS, dada la situación crítica que hoy atraviesa la República de Guinea Ecuatorial, los encuentros entre el Jefe del Estado y el dirigente de la oposición deberían ser frecuentes, porque él es el responsable máximo de todo lo que pasa en el país, él es la persona con la que hay que dialogar y plantear las exigencias necesarias para que este país cambie. Si no hay que hablar con él, ¿con quién se debe hablar? Si CPDS ha optado por el diálogo a pesar de la intransigencia de Obiang, los que rechazan ese diálogo tienen el deber político de emprender otro tipo de acciones que no sean criticar, en las redes sociales, lo que hacen otros.

Un personaje anónimo ha lanzado un bulo asegurando que yo le pedí a Obiang que no regresen los exiliados a Guinea, lo cual es falso y absurdo. Desde que me eligieron Secretario General de CPDS en 2013, ya me he reunido más de diez veces con los exiliados políticos guineanos: en 2014, dos veces en una reunión conjunta con 17 partidos y activistas, una vez con Unión Popular, una vez con el Partido del Progreso y dos veces con el MAIB; el mismo año me reuní en Washington con activistas radicados en Estados Unidos; en 2016 me reuní con CORED; en 2017 mantuve una reunión de nuevo con el Partido del Progreso y con Coalición Democrática, y en 2019 mantuve otra reunión en Toledo con la oposición exiliada en España. Uno de los asuntos más tratados en todas esas reuniones era pedirle que vengan a Guinea a que formemos un solo bloque para que, con el apoyo del pueblo, podamos conseguir vencer a la dictadura y establecer la democracia en el país. Su respuesta fue la misma de siempre: que Obiang les va a matar si regresan, que si la Comunidad Internacional les tiene que dar seguridad y proporcionarles los medios necesarios para regresar y sobrevivir en Guinea, que si la ONU tiene que obligar al régimen a hacer la transición, y otros diciendo, simplemente, que Obiang tiene que abandonar el poder, pero sin explicar cómo conseguir que Obiang deje el poder. Resulta que, en 42 años del régimen de Obiang, esta comunidad internacional sigue sin atender a sus deseos.

Acusarme ahora de haber pedido a Obiang que no regresen los exiliados, solo lo pueden creer personas sin cerebro ni conciencia.

No deja de ser increíble que se levanten las mismas voces críticas que atacan a CPDS siempre que este partido intenta hacer algo, pero que permanecen calladas cuando tenemos problemas. Estas voces olvidan que yo ya me he reunido en ocasiones anteriores con Obiang. En 2014 me reuní con él, y fruto de dicho encuentro se celebró la Mesa de Diálogo de aquel mismo año y que dio lugar al regreso de varios exiliados que hoy viven en el país, la legalización de cuatro partidos políticos más, así como la Mesa de Diálogo de 2018, que tuvo como fruto la liberación de unos cincuenta presos políticos, entre ellos más de cuarenta militantes de CI. Todo el país lo vio por televisión. En febrero de 2020, volví a reunirme con Obiang, y conseguí la liberación de siete presos políticos más. Esas voces críticas no reconocieron la labor realizada, y ahora salen a atacar a CPDS y a mí personalmente, lo que demuestra que, en realidad, lo que quieren no es la democratización de Guinea Ecuatorial, sino que les molesta que alguien que no sea ellos haga oposición en Guinea Ecuatorial.

Me exigen convocar a los medios de comunicación para explicar al pueblo el contenido de mis conversaciones con Obiang. Esos críticos olvidan que un partido de la oposición no puede convocar a la Radiotelevisión Guinea Ecuatorial a una rueda de prensa porque no tenemos acceso a los medios de comunicación del Estado, y muestran una ignorancia total a lo que es la política: ¿Cómo se puede divulgar el contenido de una audiencia con un Jefe de Estado, por mucho que este se llame Obiang Nguema? ¿En qué país se ha visto esto? Creo que en todo esto hay muchísima ingnorancia, malicia y envidia.

Algunos de los “audistas” aseguran que fui a la audiencia para recibir dinero de Obiang, pero no pueden demostrarlo porque es falso. CPDS no se vende, su secretario general, tampoco. Las personas de buena voluntad que me conocen, pueden dar fe de ello. Yo vivo dignamente de mi trabajo como docente y mantengo con dignidad a mi familia. Además de mi trabajo en la UNED, también he trabajado como Consultor para el PNUD, UNICEF, FNUAP y el Banco Mundial, porque tengo capacidad técnica para ello. No voy a venderme a Obiang ni vender a mi partido, y por eso no tengo ni bicicleta y siempre voy a mi trabajo a pie o en taxi, y los taxistas de Malabo que ven en este video pueden dar buena fe de ello. Soy una persona humilde porque mi padre me educó en la humildad, en el respeto y en el espíritu de sacrificio, y, por suerte, todos los dirigentes de CPDS se parecen en eso y la ciudadanía lo sabe porque lo ve cada día.

Como he dicho antes, a pesar de la persecución que sufrimos, CPDS sigue en la lucha por la democracia en Guinea Ecuatorial. Quien diga que no es así, o que nos hemos vendido, lo dice por ignorancia, malicia o envidia. En la Ejecutiva Nacional de CPDS, hay personas como Wenceslao Mansogo, doctor en Medicina; Juan Nzo Ondo, economista y geólogo especializado en hidrocarburos; Ángel Obama Obiang, politólogo y jurista; Carlos Esono Ona, ingeniero de Minas; Nicolás Mengué, Biólogo; Marcos Manuel Ndong, economista al que han impedido abrir una caja de ahorros, o Elías Nzo, jurista. Hay otros, como Plácido Micó, ingeniero químico y jurista, o Amancio Gabriel Nzé, uno de los mejores arquitectos de Guinea. Sin embargo, por luchar contra la dictadura, el régimen no nos ha permitido dedicarnos a nuestras profesiones ni a trabajar en la Administración ni en empresas privadas, y así hemos perdido toda nuestra juventud y hemos consagrado más de 30 años de nuestras vidas a luchar por la liberación de nuestro país, dando clases en colegios privados solo para no morir de hambre.

En mi caso particular, tuve la suerte de conseguir un trabajo fijo. Como dije antes, regresé a Guinea en 1992, y el mismo año entré a trabajar como funcionario en el ministerio de Trabajo, pero cuatro meses después, me echaron por pertenecer a la oposición. En 1993, empecé a dar clases en la UNED hasta que, en el año 2000, fui nombrado Jefe de Estudios, puesto que sigo ocupando hasta el día de hoy. Estoy agradecido a la UNED, la universidad más grande de España, que tiene mucha confianza en mí por el trabajo que hago. Hasta para querer hacerme daño, los detractores de CPDS aseguran que la UNED recibe financiación del gobierno de Obiang, y que estoy ahí por favores de no se sabe quién. La UNED no ha recibido jamás ni un céntimo del Gobierno de Guinea Ecuatorial, trabaja en Guinea con recursos propios para dar formación superior de calidad a los guineanos. Yo trabajo en la UNED por la formación académica que tengo, y si alguien duda de esto, que presente un curriculum mejor que el mío a la UNED para ocupar dicho puesto.

Como docente circunstancial que he sido en el Bachillerato, formé a personas que hoy son juristas, economistas, politólogos y sociólogos, y tengo en mi haber a más de diez alumnos míos que hoy son sacerdotes. Me siento orgulloso de todo mi trabajo, tanto como docente, como opositor. Si las circunstancias no fueran tan difíciles, lo habría podido hacer mejor.

Acusarnos, en tales circunstancias, de vendernos o de tener compromisos ocultos con Obiang, es, repito, fruto de la ignorancia, mala fe o envidia. Muchos opositores no quieren que funcione CPDS y prefieren que Obiang siga en el poder antes de que nuestro partido esté en el país haciendo frente a la dictadura.

Ya ocurrió en 1968, cuando otros guineanos envidiosos rompieron los partidos MONALIGE y MUNGE acusando, sin pruebas, a Bonifacio Ondo Edu y a Atanasio Ndong Miyone de haber vendido el país a los españoles, para evitar la llegada al poder de esos dos líderes que tenían partidos y políticos formados. De esta manera, los envidiosos facilitaron la victoria de una persona que llevó al país al abismo, cuyas consecuencias seguimos pagando 53 años después.

Estimados compatriotas, no debemos olvidar estos hechos porque forman parte de nuestra historia y explican por qué, más de medio siglo después, estamos tan mal. Corremos el riesgo de volver a caer en lo mismo si permitimos que la ignorancia, la envidia y el odio se mezclen con la política de nuestro país.

A los militantes y simpatizantes de CPDS, os pido serenidad, firmeza, fortaleza e inteligencia. Después de esta intervención mía, los ataques contra nuestro partido y contra mi persona van a ir a más. No caigáis en las provocaciones de los que nada tienen que perder ya que les da igual lo que pase en nuestro país en estos momentos. Por eso os pido a todos y a todas que os mantengáis unidos para hacer frente a todos los que quieren destruir nuestro partido, tanto desde el régimen, como por parte de quienes se supone que son de la oposición.

Quiero terminar este mensaje haciendo una reflexión.

Para CPDS, la política tiene que consistir en decir la verdad y nada más que la verdad. Sin embargo, otros guineanos creen que la política consiste en mentir a la población para conseguir los objetivos marcados. Una de las mentiras que se dicen al pueblo de Guinea Ecuatorial, es que vendrá la comunidad internacional a liberarnos trayendo la democracia a nuestro país. Esto es falso: aquí no vendrán ni españoles, ni franceses, ni americanos, ni siquiera un mesías, para sacar al pueblo de Guinea Ecuatorial de la dictadura. El Mesías solo existe en los libros sagrados, no en la política real y actual. Los países que han salido de la dictadura lo han hecho gracias a que sus ciudadanos han sido capaces de salir a la calle y a manifestarse pacíficamente, como ocurrió en Burkina Faso, en Túnez, en Egipto y en otros países; no fue la comunidad internacional, ni los partidos políticos, sino los estudiantes, taxistas, funcionarios, etc., los que salieron a la calle, y los partidos se sumaron más tarde y apoyaron sus movilizaciones pacíficas.

Una ocasión para movilizarse pueden ser las elecciones. Todos los indignados, los descontentos y los que creen que los guineanos se merecen un gobierno que les garantice la igualdad, la justicia, la libertad y la prosperidad, deben movilizarse para censarse cuando llegue el momento a fin de que, el día de las elecciones, voten a favor de CPDS. Si votan masivamente a favor de CPDS y contra el PDGE, el fraude electoral será más difícil para el régimen y nos dará la oportunidad de manifestarse de forma pacífica.

Si no lo hacéis así, estimados compatriotas guineanos, seguiremos siempre donde estamos y como estamos, en la dictadura y en la miseria, y nadie tendrá ya la fuerza moral para quejarse silenciosamente en su casa.

Estimados compatriotas, seguid confiando en CPDS, porque estaremos siempre a vuestro lado, sufriendo y luchando por vosotros y, con vuestro apoyo y sacrificio, la República de Guinea Ecuatorial será un país libre, democrático y próspero.

Muchas gracias.