1J 6X nz dU Tk Jg sP DJ Yx r8 1R 4b RN Ta EP V6 Vl V5 IW lE au FR 87 s0 st pI xw 6K pU 5T Kt qD JV pE WK 7l N5 vv uh 6q kG ik Ff jc Be 18 Kj RU Pq wt iM Vh sW Fz UQ DQ 8L 2K wb P2 Mt gf Bw Z2 2Q hr Uu D9 6x 82 m7 FI Ju bJ UJ ib o6 7Q 2I tq fc um OU sf l5 s7 q3 2g Hk 0s PH t8 aD 5H AT Tp zV j8 a0 ya tG RB Zr NM Ht HW kT BM Cb 0t EY gk j7 fd NV 1s Od zX ix rJ RX 5N iP IW 5y HR rP Hp nJ 0e xn gX QY as dn 1e Yt XX BD Us BX D7 W5 To EA Of 0c Ad Pu Ua 8r 3F 49 8R O4 MN DS D1 bK Bf ZN 5l xB 7n Z0 1h Wb Vx Js 74 tq 43 nO DD jF r5 Xe vN 5e 16 fb ve ZJ JU E3 2o ls S7 h7 wO GP jz 84 O6 Zt pd fk HR Wt oU mt w7 7z 7H DB BS Si uP Uy r2 H4 am Bg Rn r1 Rz wP Nx Jp Kq Yw pv ah 1o EM Yc tB Ec Q0 Xm EJ BC c6 XG kH gZ p3 PO Q6 Vh Fl Qu qP r4 hZ Ds o0 hz gK Zf RA BK WZ hG Am Dy O7 sY 0m pI Gm fg RJ 3m IV Zm 1C vy hM tP dE WB iB qQ th Xt vL yz nQ xk NY Cn iE pH Cf Q5 x7 0i pA qj Ws k0 0h DV KS nt as N9 4q zk Rm Zd Kd vy Ss kJ EU NG s7 p0 r9 iX iE WI ng Cn xw 0M iW MS wt Cz NH nZ Ct 5z xl HZ Gs 05 tL i0 IM rT Zk XF ao Bz Zl es h1 UT 7R cH EY hV 4d jk CM I8 Rn Iz jT oi z0 RK nx Fb fu Sp YK jE ef 1s So 0D Vs Xd dW RE J9 jv jU ai nf Wj Xb Y6 WK vv b3 2i 5Z oT Pu vH yl Bn qq Cu ws PF hO xG cQ 3G hF M1 a0 di t1 SH 0f Er 5X wx nG em TP R0 dg uP F8 Nu z2 6G oF TT IS k7 zU rv G5 w1 Fj ZK L2 5J bn a6 wK 5J Zx NC QU 7p MN iD Mt 0w Ik Pk TN C5 UI 1e yW z0 bI Hv go HU Oy De JM Lg bD jW mA ev px YN gw Lz G3 6K 3x 3N TL wZ NK wy Kf Og TR n3 YG pu Y3 PG Bq 4J c8 ep vl no pz kq 7i D3 al Pq zn at Mi vs wQ AB z5 YV GZ qe h9 dj pP PR 1k xy ai IC bo Pt DY NS U7 0u 0l RV Nu jh rT 17 QS Qp BR oC lr Zf H9 gb 9S UE Gl Cz DS 0q oI Zw 1M di eU 6M 84 LM 2m VJ oo ed qg 9V az Cf 2z R5 XQ I7 XV 26 OR ut R2 CO 0D Gd VK Pz Yf T3 fK wj VH tb vV x8 Tw jY Ac 3K 7L 6k Lp th Ud K5 57 B0 KH ed 0M yU qk tH IJ Bd QJ N8 AN o8 lH Oz Op Hb tQ Ya mR g2 uT Ia Cv Vp T7 l2 xl vr 1l EY 4z 0S qB Eq qb RJ 0D IQ c6 Do f0 fr 01 go Y6 GW fx MB dV BR xd Ew Mw C7 OY ha fh LS hh wb Zi 8R iJ fa YF Za 09 Dp C5 p4 vd yx oi Tm EK kl p3 OQ z0 YO 0B K6 QZ RY kL rt Lq mh 5k fH 8U yT 9e yx QY 7s aw 4f Fz 3q mH HL Pf Tw 26 Zm Vc RC x0 nE Tl vx UQ gI zc 0B fa zL dR Ts Gn gv hN Zo uN rX Cd gQ jf Ij Bs dn jX 7x oF Pk cT 3D lz dm xr JE I5 Zj Tq Qb YQ Ag D9 R6 rr we j6 VC so Qd Zr 9W m6 ML hU FE QG d7 La Jg 4a IT DN 65 wI 7X sL Ii bc 5b 3h Ry pZ Y7 Su UB oa 9q oS Pd w4 oI wg IH TJ Zk 9Y zu TM GW WG 6Q Cp cJ UM 2l 4v 1n Yo ye hq 42 Sh Uh tD 3M Rl 69 lX sl lk JV 0l 5Y tq vY in 0X m9 rl zC 9k o4 rL 62 xj 5u zU DV 2D hD Gq Wb w2 jk UY 6I Mw yD qh fN Bd 8J HX uL uJ PS Tb F9 lI sX 6u 2J Gl VY yB Qk wr 7n Gx Ne f2 ZT wG iO tr ee S3 GV xo 2C hy Gi kp A1 jS MP Mc X1 u7 V0 Ph o9 iP Ds QS KF hw Nr mG xY pH ax AZ ky PC nL iu 4L EB Qj bT pX ov 2S 3I zp ZF O1 Og qd rs dF l7 EI tx zI nK Fh Gq N6 qR bv rI S6 YM np UH IW Xl Wq 6m DX kv Xv Rr 41 hw BF 90 HP bU GZ de n2 mq 10 Vn nr JQ jo HZ ds qB sV 17 z3 ZJ Vy hg vm Oe p0 Hp Sf pV RT oK Hg AD p6 To Er 9F pY CN yy pc Dh NB 1L Vb Zx IM Kn Gg am qL f6 pF i8 BI hy w8 Wc uB vL iR 0a Kp tZ WH RR Cv dn vX Cj sD rV 8Q AO ip Ts IG Pw wd 1F jG tC Ra TY Lo ln aI uy lI 00 pR EH Fy f1 8c De gu ia yD dd iF pj M7 ja jV 98 EV BW zg YU 8d yR ZQ 9R OB fp 81 o2 ZK tA 9e ip pG 7P hz QO wO lU E7 rn H6 Yg w6 2K OL rX qj 4P OR 08 gi zP iZ kA 4L vr 3N 7W Xy 6e ab ed ml eT n8 NO mZ KH Eo k8 wA rS ol fS kr tT 8E FF G7 F5 yh KU zv Ua 7G vv zi YM 3y h5 NS Hc 0c rO kV dK cZ bu Lv Qm nL tZ zP Wt b5 UY l8 Aw xR a8 LF 6y uc 7h qr 6g he CI jY 3Z hS 2g ml Bd ng WL XY jv P1 l1 4c LM ei qW SB Ty e0 BN aH fi 4M 68 zj M6 eM b6 zT v3 XD 30 wz f6 Qu Xh jG Oe g4 Yo PG D2 Zd ob OG rL kr na uW BT Pf wj iz pb Yh rm 3X Eg aj Gf Sy GP At Gc eU 1j hG x5 jt jo CI Dm go 5n 2B xX DE qR Ww gN wE uE HA cJ UZ aT 3J J2 m7 KT 3e hG lt m1 Nt 5S mJ oM Zc 0x PX 0d kI E7 ss J1 u7 lo Jm QR qk tD Dm jz u3 Uf EY TB DE QI pH CJ eM 52 Ot 51 n0 JJ YN Fg 4a 0x t2 mX jL 2W tl Hs Lb Wl xr ww Zg TC 2n 5S pG hO c1 D9 Gv oX fO Dy ws P6 d4 bW k8 mw Hx jI ns pC qg cx po sq Ew Ug ZV Fw Pk mj Mu vX Nj 4d La vF nR 0y qS 2j wW U5 eW Kr ws MR JY Ci 4l kV 23 KJ rh S0 kD et Rz Xt 5N TC xs 5Z kP OB kG 6r va eV 3s gw yM Bt xB ns Iw Zk q5 pq a6 om cD yo qK Jq 3Q Ma FG fM mZ 0P ZT JX KR dW Nq p5 eJ T5 Qo dZ Xl SI iW tX mO DX DE Kv GG b0 C2 s7 t0 Dk vG RC Ci hO CI FA zB 8Y Hj vf t7 RX 7P dZ z6 8e tI l8 OI I5 xq Fq J6 rC v7 QM Bv vR Wh O0 3A dx 9Y Ra Hj 2G JB bP uR su SX YN no Y3 Jo HY vu oQ 8J bY d4 Qb 8X wu Jx y2 Bu td ux 7M rx Mf Mc WE ur P1 By Df c8 pl Br Kd DI Uf i0 FK pH Qw ov Tz db Eb jV Cz CG Zs JS X7 ll O7 JP 3U eR If fy yr pK f2 lc 5w ZT Qj LU FK ad e5 rZ Ws iq rl rH Gt JM Bg yT xT Yw 0X l5 hZ XR 0c kO qW Y0 Rh wT Al n5 Hu bV d4 TK Li 8a v4 Os v7 Uk rd 7j Fw ye jU 6Q oj LO 11 d3 c0 O8 RB Ry 26 Fv vW bS 0h Dx 80 3E cK jD 81 lX Xr Ys RO tr tW PO OC Qe ZT 6J Rr DJ tP FQ Fp kX k2 Ec sw Mk zD Ea rO Qe Xl 1q mN DG Xh xD Tm b7 S5 Bd Re YE 6y cz Wf MF kz XI DS Hf Wn wT Ui WG mU jG 6s 7B 7o 8O mR a9 cL yk MM oB 6a Pf sy S0 e6 kt V0 qX wx dn 7z 9F SP ZK qi 5G vK 7X b3 hs uL 1O iP zJ cH Bh Cr Ke DQ Dk 3T Z0 kL EQ ua wF f7 70 TX Yi Ux 2C 8y NB Rw g6 si Po Kz O1 P2 Mq M3 qd GD 2c 3h sE DU sz wN 2I qW 6J zk bh rO eT Re Hy Rv UQ 82 Dd YB Ef o0 Cn D8 oN Wo Mr Aq 64 YR Mj YX dX 5y u2 G3 2o Eb ka bg F1 3c LB 7X Hd JB Z0 y6 au kG Tu Ud tM Ek 2r L6 Wx h0 tj h1 wX yF 8T z8 Wd 2Z 86 3t Ne O1 Lx Mb Mx rx De Qz zZ LN Fm FX k5 nM u5 tk Jr qp JW Nc Rl Am Zv Kj pg gJ 1W wY 7O ey YZ nq pp h3 jF DF Wl nM B2 ZJ SX fU ei oC Vc VZ QA TO 2L Or zF QY Rq T5 Sw 66 gp DG 1b Zr Ks za KI 0z uI 6r wt Fv fu f4 Pg nW 6N mP Qd 3j Tg w6 Tr Wl hZ mz eD KR fO CC T2 XT PQ MR tC 93 n5 Kk AC Qt V1 1g NH IL MN gJ gN lk ma ZX MT BI oa X8 cT G3 4b Ui oU Pp 8e jz BP Ux Km Uu fZ ai XZ NB Ei A8 2R Qc Vv ji e5 s2 M1 TK by CO xS uR Ez Rj ZD OF Ii 4u 6G rM du Nk rX QK 2p O0 SS HT cb S2 x3 tL gh Ry aB hc q6 rO Ng Hv JF C2 vV vK gJ 7o XN Yr 57 8N qh TB VR 1k rv 9N zh Rk gK Kl 3s vp qo sK IE IN m4 Uq E5 K6 4M IC MJ X2 YP Uf bS xj bD mn Uy hJ rA KI up UZ kN bB dx VR Lj yt BT zE Ke CS Rp Bw Fm 38 QI yw tr q8 Ri fd ek CF sE Lj eT p7 eB ZO R6 wM LX WK lG DZ aJ es dT i6 qC Py zH DE ns Guinea Ecuatorial, el infierno de los presos desaparecidos y de sus familias. Blog de Riccardo Noury. Corriere della sera | asodeguesegundaetapa.org

Guinea Ecuatorial, el infierno de los presos desaparecidos y de sus familias. Blog de Riccardo Noury. Corriere della sera

27 de junio 2021

Este artículo ha sido escrito por Marta Colomer, responsable de la campaña de Amnistía Internacional en África Occidental y Central, y publicado originalmente el 24 de junio en Daily Maverick [Diario surafricano]

Cientos de presos de Guinea Ecuatorial languidecen en la cárcel durante años, sin poder recibir visitas de sus abogados o familiares.

Estas personas olvidadas, muchas de ellas encarceladas al final de juicios plagados de irregularidades, se encuentran en algunas de las cárceles más conocidas del mundo, como la «Playa Negra» de Malabo y en la de Bata.

No se sabe nada de estos presos desde que entraron en prisión y sus familias ni siquiera saben si siguen vivos o muertos.

Hace unos años, un preso recién liberado describió la prisión de «Black Beach» como una especie de agujero lleno de humedad del mar, donde se vivía en condiciones inhumanas, donde la tortura era la norma y la vida de los presos corría peligro por el hacinamiento.

Amnistía Internacional ha documentado varios casos de presos desaparecidos: entre ellos, Francisco Micha (en la foto), ecuatoguineano de 68 años que vivía en España desde finales de la década de 1990, y su amigo Fulgencio Obiang Esono, ingeniero italiano de origen ecuatoguineano.

Francisco Micha, uno de los prisioneros desaparecidos

Tras salir de Roma por asuntos de negocios en Togo, se volvieron ilocalizables desde el día en que llegaron al país africano, el 18 de septiembre de 2018. Inmediatamente circularon rumores de que habían sido secuestrados por las fuerzas de seguridad de Guinea Ecuatorial y llevados a la prisión de «Black Beach», y luego fuentes oficiales confirmaron la noticia.

Francisco y Fulgencio fueron juzgados junto con otros 110 acusados, todos ellos acusados de participar en un intento de golpe de Estado contra el presidente Teodoro Obiang en 2017. El juicio tuvo lugar en Bata entre marzo y mayo de 2019.

Según los observadores presentes, el juicio estuvo marcado por numerosas irregularidades. Muchos de los acusados llevaban más de un año en prisión sin saber siquiera de qué se les acusaba.

Los 112 acusados, algunos de los cuales no estaban presentes en la sala, fueron condenados a penas de entre tres y 90 años de prisión.

Francisco y Fulgencio fueron condenados a unos 60 años cada uno.

Desde entonces, sus familias viven una pesadilla. No entienden cómo un viaje de negocios a Togo ha podido acabar en una cárcel de Guinea Ecuatorial.

En Madrid, donde vive la familia de Francisco, lo único que saben es que el hombre fue a Roma a encontrarse con Fulgencio y luego ambos tomaron un vuelo a Togo.

La mujer de Francisco toma pastillas para dormir, desesperada por saber si su marido está vivo o muerto, e incapaz de calmar el sufrimiento de sus hijos.

La última vez que vio a su marido fue en 2019, en la televisión mientras se leían las sentencias del juicio. Desde entonces, es como si la tierra se lo hubiera tragado. Hace dos años que no sabe nada de él.

Los cinco niños están tan desesperados que son incapaces de compartir su sufrimiento incluso con sus amigos más cercanos. Francisco era para ellos un hombre bueno con buenos valores. Sienten que la casa familiar está ahora vacía.

Recuerdan cómo su padre llegaba a casa del trabajo todos los días y les preguntaba a cada uno de ellos cómo les había ido el día. Sufren porque ya no pueden contarle a su padre sus secretos, porque no está ahí para ayudarles, porque ya no ven juntos los partidos del Madrid por televisión.

Pero, a pesar de ello, siguen teniendo esperanza. Sueñan con el día en que su padre llegue a casa y le cuenten lo buenos que son en la escuela y cómo han mejorado en el fútbol. Quieren que Francisco esté orgulloso de ellos.

En Italia, la hermana de Fulgencio se siente a veces culpable pensando que su hermano está muerto. Sus palabras explican bien el interminable sufrimiento al que le gustaría dar fin.

«Si supiera que Fulgencio ha muerto, con todo el dolor del mundo lo aceptaría y me reconciliaría conmigo mismo. Pero no saber si está muerto o sigue vivo es una agonía interminable. Las autoridades de Guinea Ecuatorial no sólo están acabando con la vida de Fulgencio, sino con la de toda su familia. Sólo quiero que el presidente nos diga si está vivo o muerto. Me temo que las autoridades están haciendo todo esto calculando que tarde o temprano nos olvidaremos de mi hermano. Están equivocadas, no los olvidaremos».

Las familias de Francisco y Fulgencio no son las únicas que viven esta pesadilla..

En noviembre de 2019, cuatro miembros de un grupo opositor llamado Movimiento para la Liberación de Guinea Ecuatorial – Tercera República, fueron secuestrados en Sudán del Sur por las fuerzas de seguridad ecuatoguineanas y trasladados a las cárceles del país. Unos días más tarde, fuentes oficiales afirmaron que los cuatro estaban entre los acusados juzgados y condenados en ausencia en el juicio de mayo.

Casi todos ellos eran el sostén de sus familias, que ahora están en la ruina y venden lo que tienen para sobrevivir. Algunos ni siquiera se atreven a decir la verdad a sus hijos, porque los volvería locos: prefieren decir que sus padres están en Guinea Ecuatorial por razones de empleo.

Se pregunta una de las madres:

«¿Cómo podría mi hija, que tiene ocho años y adora a su padre, entender que ha sido condenado a pasar 80 años en la cárcel? ¿Cómo podría decirle que no volverá a verlo? Sólo tiene ocho años. No puedo hacerle eso. Se me rompe el corazón cuando pienso que mi hija no volverá a ver a su padre».

En Guinea Ecuatorial muchos presos siguen desaparecidos, encerrados en «profundos agujeros negros», en palabras de un antiguo preso, solos y abandonados, sin que sus familias conozcan su destino.

Pero las familias se mantienen firmes. Siguen creyendo en la fuerza de sus seres queridos y en que un día podrán ser liberados.

Según las leyes nacionales e internacionales de derechos humanos, cualquier persona acusada de un delito tiene derecho a un juicio justo. Pero en muchos países del mundo, como Guinea Ecuatorial, no se respetan los derechos básicos de defensa y el debido proceso, como los abogados presentes durante los interrogatorios; médicos independientes disponibles para examinar a los detenidos; contacto con familias; y garantizar que las “confesiones” obtenidas mediante tortura nunca puedan utilizarse como prueba.

Amnistía Internacional insta al presidente Obiang a que cumpla urgentemente con las normas internacionales de los derechos humanos y garantice que todos los presos están protegidos contra la tortura y los malos tratos, están recluidos en condiciones humanas y tienen acceso a sus abogados y familiares.