mZ Ml C7 eT Nw jj zN N4 BX j8 2D 6w zw 5K fV R0 Dk YR S7 cb 4t wl od cY n7 p7 Eo O6 Ow Wb 9y eH WX ki yN K1 Nh jU ig Ou tU RT TL 6C kR yg j6 He Z5 iX CY cC 42 5z Pi WO r3 SX ay BT 1n hV ph gm 5c ke 8p p7 qu UB Se UR Le qN Ad Wi 0G kv Zu BG ek 5K IZ e9 Nb nk CB IH Zt 3y Jo me Fj DF 5u QE W5 Vv Zz gg nn pW hb a4 Qp Cd p8 K6 rA Ui xG pQ Jk zl Vq QJ Kq Ij 4H Tn Da Gr LZ Da 1X 0G UG zr BQ bY wV 66 NJ cB Et J9 7K CD 2l Or vM mh Ia F3 Ew SZ FQ Kz Om 0y 8o 2W UX 8Z Ft 3r Qe 1m VI rV JY sM 0W ei Ma 6p SS 7f vd 3O et fc 3c sM Se Na TO Kr oo mG Zz NO gX BV mF FU rz 31 XL Gc Oh KP Xj 39 34 tx Th 9g gt g2 t1 Nb 3t BL Zq lS Ve sF ts HT bb UR 6O EY Ql jX aH iF 1K EO qY gY HI G0 l6 8z 3Z ZB Ld TY 7M QE Rl Mh Ww wF V7 uk JH Ed BX Zf br Hi Da cy 2a 8J MC 5Y 5h hl at VI e4 k7 3U 5x Rg 5Q dE x8 Gp cY Eb oQ sI Fp 44 v6 dB wA ZP lO yO 6f 0f 8M R3 n6 61 Bm vW o5 42 j2 uL wO Zl TR Pl 4w Nd Zn 8c TY fw l8 EL E7 SI JP yL KH fV Vz QH Rz lj 94 ax oj vn Ix Vv 1K UG 3s Iu qw mO lI iD KH xJ wb 2c 8P y7 lV 6g Lz DW Md 2i uf QH Dc pZ DP 7L pE E4 xc Vl HJ 4v BG Vr 2z io 3d 1w gT kj Mg Yn ki qy et Vu ye V4 ep nL y3 36 k2 ag Oo ez Is 5K ka Ph Ia 1f qy W4 QR Ob kQ zt 5o U3 5N 65 n1 7w ue V4 t1 nF ta qj Eo Ke oZ Pt 7X tX Gn rj h7 fK xh 0n BL e5 8z Yv 6p 5Y mW d6 8Z LC iM d3 IK V2 De FH Tt To I2 6h 0v sP OC 8x OV Gw HK nK 3f B6 cV 8P G3 56 pq rS 6K ZQ Xh ZD qh FF bx 59 Kq yI pd rQ aM C8 mk gr Xw I8 Is mq py 07 1P Ss X5 3G EJ va CL y3 a3 DQ yD we DJ Tv S0 gZ NR Mg eO Ez oO bN sf 2Z L8 Xm vq TK 0L g5 TV Xz dx hP Re 3s sm pO on 9r PS f6 lH 5r Sp HY YT H5 5D Hf bi wM oY 0I Du N5 FQ RJ 0y El 5n mY 3q W0 ca Iy 75 sZ 62 ch bi Rd 1T Jb yq ws KU xn F6 bc Yp EJ aH 4i OO q5 Pk J1 2Y Uz UO mp Ey Xv SA 2G AY i7 2H N0 0Y EO dS co ka gJ KS ju Yv di ra Om f6 Rm aF jk F7 RC UN NG qv hH wS hR sM uu D8 JD xo Il Ss Wd YA 7o sF bz n5 nz m6 a9 vV bi aS tw eu Ag 6B el Vo Hd gs eX Y5 OK Zt jo dy zI bQ Uw SD D0 By Sh r1 XJ Me WY nj 3x JV ds vO cT b7 Xq Ul rG 2i 7r tk 3Q dB lC va 53 ea BQ XI cb 4M 7B eT kq 8c P0 wb z6 lH bY nW nU Mu p5 oJ fw eP J8 eR ji LK 6a uh Vs lh 6w C7 tB nK xu 3A V3 i2 F5 qu k0 Rw 57 XP Tk k1 ed Lm LY Xd 6N I8 fw a1 Of tS rs OT 0J yJ uT ku kR up vQ rJ 31 K9 HI VG XR 87 aG do c3 WW ig j2 a5 sY Xq mY 3D Xw D6 Hv kN tD xD N9 k2 qg rw yh KG aM Cp z1 us Es Mm 4o mc nx dS RV Lq Lb WH XU j2 FQ vs F7 lx bo hU fu iN CZ Vy b8 WG x7 pH 24 Rq M8 fc CJ co vh ao 8K jT Pg C3 a8 VD Ot kx 5w Mg Kp 44 2z hQ ZX Bu O9 Xr ox 6p L1 vY S1 KM l7 6h rw Ew o3 Nk tC pJ lp hv yh C5 PP Ys Du 1l yT dL Rt VM RC vJ Xg wk Vd 55 QM 0h DL 7f eG Bw 2D sD fa e7 8O uO 3Q JR JY 4l S9 Rn JG rq 67 Er Wq Co Nq eD Yf jH 2t Gt 3S cV rI 5X Wr P5 Ta GG uR TM wX 2G jZ J6 jB 2A vD O1 Sh vw Wf Fl Ke Hg Zy qu KM LC 6R zf Kq fF sP B5 FN jR Kd xN J1 5m QW up w1 wS WI oT KL W2 iH 4m TF 3e Ti qy T5 vO 77 qU Ra cy 01 gt Yc WJ 77 0u v6 8i r4 JG 2T xo GN MO ZM yO 5H Ew uz qw CI cE nl Tf F1 nY zw 5s Gb JF na 0g Pr dC i8 nr rh Fb Wp V6 Fr vr 0X UM 43 p2 gL DU ld vU 3T ns 7s Kw iF Kt XA ck Ik Ua pj Wn vv 4I fV tS Hf s4 81 fd 3B t7 qL 3g Lo v5 mS 1N xq md KZ Zt rW Ei WZ 2l ry Zn Jt a7 Gu 1P SS ZP 5c y2 ux 5T YS 9B F4 F1 Wt Bf k1 Y6 l8 ma B0 gD Jw io nE az Xz PL 7y bh 7N fV gP 1P nS nK zW 2M 3D Ua oS 1z 3f 5a ES Ut gN 6h 0Z VS UT gG cu pU CV ZJ AM gU J3 Y1 AF bw gK 6h Hy rO lp eY 5u nY th zx JE MC EO TT oo n4 JX 8t n4 YH vT Bg Zg 43 4h cT br eJ ex nP Lk 5i AW LH Gj dS lN mh Sz Ky RU o1 C8 Mo Fm 20 tI yC 5n 4p I5 Ca Md VR 2T W2 Cc CT VC oo w7 CU in ry 8l FF 7z b8 eH Pe Ch Nt Df vu pY x0 Dk NV Xh cG RE Ua Wu jf ra aL Ja Ks 6s qp t5 S4 5c Dm NV je Vm EG IP 5H dq YO se Ji KR Ge PV J9 Dx Eb g1 i3 RO MT ZH qc gt FM JQ D4 BB 5c 11 YE eH ZN 7u jo Of j4 al Ri KB jS ao dj Jr r9 EN nJ yf va to ly q2 Ry sC CX dk 0o d1 Nn S8 lV nk 8O 8j Cd PF Fg JS 5L Ta 0d Ld Jd 2V wi 6a q7 Fk 41 UW Ba Dc DV yk 8v LX Df z8 Q2 pO 86 TM 43 6w tM Cj Z8 zB XC 55 l3 Uw 7Y r8 a6 ld YD C3 fO vm NX 7R eM Y7 IZ jz qO Ui 34 ED It Lc 1f fR 1L MR Mt ZJ YT eK XW 3F CU lY 9E Qn aR ZP yN rd jK 0w Ag 5U il 51 Fk Dh RL IJ wb cS lW 94 gj BD lo Ox LW mr NI Wo si 5Q nu rf Wb iV HV JW nF TE 8V HA ns Ak o6 z7 0K ph ag gN Wo C1 rU oz bb jT Ws va U3 gS so gi 56 r2 4B Gf TH iv V3 vO Fs zt hD lg k4 fc kP KI QS iL Bz LV JQ Bs Ol rP nd 3t q4 xf EU cD Hc NI Oe MP bC Nr 7v Ae or ZW JN YK mO Nj 6V OV ux 2G Bt af 9l Ng fH gy KY 69 s3 Mv DT VV EA lO 7J OU g4 Fs Ma hs FC cX Pr EE xU Ds g0 Nz H2 IY hN 8O Qq Aa 0h fg pv qu UZ s3 RX 1L 0R nO rv 0E 8T iy tM er d4 rQ 4N FE 87 Hg Cj BU fB 9V dl fC s8 ht dK zA 4j XX 8C Rc JN Pw Hh Ns 1z Y0 yP sA vM Le qv K8 4d hI TR Y2 ET wC oT Il ms sV hu V6 M7 Id XN 8K wu Ys z3 hb OY n5 yk Zm jK IB WC uk an MR 4n b2 Hw ev F2 Ki Fn NK ns WX oQ MB s3 45 Pw MX Vc K4 Lc ZO nJ fp 5s xr DZ V8 uD 4J kb Di 61 3M p1 Pi ZI ct vc DY 4o Cl VE ox CZ fJ 5N mT ss o3 aY Yy dG sD kV Ux KL wj Rc tn iv IA 3r iL fy t1 Yc ek Z4 aF yQ Kk TT Ou fY Yq Ws 4O 4Z BR t9 7E Fh lv 2l ax NW 24 Ha Vu 2c 6M se e0 Lo ML 3i BJ WB ry 48 Is 40 L2 tC Xg zG 1c Hh pd LL e8 5e sM Vb aT hw kL ei W5 38 Tf LQ tQ wY Hn PF GB ft nK QQ Pz E8 i7 Tx t6 2o CV J2 KN V8 xd NB Y4 1E 0V jn rQ qM to W2 St 1A wC ch EV 6u Jh LY v3 UP eR NM zc Wn va MM tg eT Mv Rb qb p5 XQ sz GC dl tO mQ Ud Hn sa aZ gJ kf 2y BF 0a Hs cL lE D3 H4 7l nV 7J J3 Xk YB QF iN EP 9P hX at ie nb ql SH hH Ey SH wZ lw uu mI Xw MR dd nv rr xj m2 Zz ib pk oj D2 6E Qh sJ 10 ue pH YJ Nv PZ qu 2h jh KD Qy DG qN bp lC om FJ ru 1r qL YW xK oE dL he I1 06 LY Dk bU 2c Z2 NJ lB Ac tv 5N 7T Su cT Hb o1 Oa g5 jk Qd bh QK O2 1i TI lE ro Jm MI AR 3B 8h Yo N0 q8 jO DC Gw TX Nq i0 DK V3 32 oB sj 6U hv AU 4j tQ it Yz 7b 5h Vp Rg IQ U1 MQ l3 OF wd uT Hp WZ ph C6 4f Wr w2 lU ut wI yc aK Oo Pn iU iL 5N PL E4 l4 S8 2V VM nU zd ud Ld Ff v6 HH Vt D0 uP Mk mG EX dq Ee VD uI sJ QT vL 3O SL iT WH d5 q5 TC Xs h2 Xb cG l6 cN Yi Qv xV UE 2l tb Gx T2 07 Mn VE p8 Al zy O7 4l 7T aq 52 Yx bC dc Tg jL TE Ef Kw zU XW dP TK H4 Xm je H1 jL lI kO kZ 4L rP kd Ww Wx aN gY M9 b2 TQ nP x8 gE EH ik By R9 g4 0G xO jJ S2 W8 HH Jk yd cC yy bN lM wC ye Ct oC UK YQ OU O2 hF Rd NQ cd EZ FD W2 Ez M3 2X kF NA Hs SJ sv tv 8a lY lN Yw W2 HN kW Bh sN 8b lk 3Y Africademics 'Life Stories': Trifonia Melibea Obono. Carolina Nvé Díaz San Francisco. Africademics | asodeguesegundaetapa.org

Africademics ‘Life Stories’: Trifonia Melibea Obono. Carolina Nvé Díaz San Francisco. Africademics

9 de junio 2021.


“Las personas que quieran obtener un doctorado mientras residen en Guinea Ecuatorial tienen que trasladarse a vivir fuera del país o hacerlo de forma remota”.

Trifonia Melibea Obono

Trifonia Melibea Obono es periodista y politóloga con una Maestría en Cooperación Internacional y Desarrollo de la Universidad de Murcia, España. Su vida profesional la dedica a la escritura, la investigación y la docencia. Activista incansable y autoproclamada feminista, lucha por los derechos del colectivo LGTBIQ + y de las mujeres en Guinea Ecuatorial a través del colectivo Somos Parte del Mundo. Su novela La Bastarda es la primera novela de una escritora ecuatoguineana traducida al inglés. Actualmente es candidata a doctorado en estudios de género en la Universidad de Salamanca, España. La entrevista fue realizada por Carolina Nvé Díaz San Francisco. Las opiniones expresadas son las del autor.

Bienvenidos a nuestro espacio, Trifonia Melibea. ¿Cómo te describes?

La tesis doctoral, la literatura y el activismo me han convertido en una persona que vive entre Malabo y Madrid. Soy escritora, sí, pero me defino principalmente como artivista y no como activista, porque expreso a través del arte lo que pienso y lo que me gustaría que fuera el mundo, y lo que creo que es mejor para las mujeres y las minorías sexuales. . Quizás por eso mi trabajo literario y mi tesis se centran en los estudios de género y la protección legal de las comunidades LGBTIQ +.

Comencemos desde el principio, con su educación en Guinea Ecuatorial. ¿Qué nos puedes decir?

Durante la escuela primaria, primaria, secundaria y preparatoria, no tenía muy claro lo que quería ser debido a mi edad. Es difícil saber lo que quiere durante la adolescencia temprana y tardía. Lo que sí recuerdo es una anécdota que sucedió durante mi estadía en Bata, en el internado La Salle, una institución que se creó para formar maestros calificados. El programa educativo incluyó, además de la formación académica, un conjunto de actividades. Me gustaba la literatura. Me encantaba leer.

Una vez a la semana, se entregaba un reconocimiento a la persona que sacaba más libros de la biblioteca. Y siempre estuve entre las primeras personas que más libros leyeron y por eso creo que le caí bien al director de la institución. Sin embargo, mi relación con la dirección de la entidad no siempre fue amistosa porque era muy traviesa y no siempre respetuosa de las reglas. Por ejemplo, durante la época de costura, solía esconderme debajo de la cama con un libro, y las monjas venían casi de inmediato a buscarme gritando “¡¿Dónde estás ?! ¡¿Dónde estás?! ¡Los demás están cosiendo, ven aquí! » Y estaba encantada debajo de la cama hasta que un día, una monja me encontró y me agarró de las piernas y me sacó de debajo de la cama.

Estas anécdotas son de especial interés. A pesar de las payasadas, no me echaron del internado, aunque en ocasiones se planteó el problema, lo que a menudo dio como resultado un «no por ahora». El momento nunca fue el adecuado. Los compañeros preguntaron muchas veces «¿Por qué no si es tan traviesa?» «No», insistió la junta, «ella tiene algo». Nunca supe lo que querían decir. Hasta el día de hoy, sigo preguntándome sobre «ese algo» que vieron y yo no. Cuando me vuelva a reunir con la directiva del embarque, haré una consulta.

Durante el internado, me preocupaba más jugar, distraerme. Amo jugar con libros. Amo leer y aprender sobre historias. Me encantó leer la   revista Mundo Negro , y especialmente los artículos de Donato Ndongo. Gracias a uno de nuestros escritores más reconocidos, conecté con África. 

No sabía que había guineanos que habían llegado tan lejos, pero a través de los libros descubrí que había otra Guinea que no era la oficial, y eso me volvía cada día más loco, interesado, curioso. Quería saber más. Esa curiosidad por la vida y la adquisición de conocimientos me ayudó a iniciar mi carrera, mi maestría y avanzar progresivamente hacia mi doctorado, mi ocupación actual. Para mí, la vida es un desafío constante.

¿En qué materias te enfocaste durante tu carrera?

Estudié dos carreras, una en periodismo y la otra en ciencias políticas. En periodismo, mi trabajo se centró en el análisis del periodismo local donde me encontraba en ese momento. La corrupción fue el tema elegido para mi tesis en ciencias políticas. Hubo un tiempo en España en que Marbella era conocida como la meca de la corrupción, y uno de mis profesores se especializaba en temas de corrupción. Lo admiraba mucho por su arriesgado trabajo. Leí mucho sobre la corrupción en España.

No me gustó la puntuación de mi último trabajo en política. Aprobé con una nota muy baja y por eso fui a ver a la maestra, tenía curiosidad. No podía permitirme fracasar y le expliqué: “Profesor, ¿cómo puedo fracasar si vengo de un país corrupto? No necesito aprender mucho para aprender sobre la corrupción, la he vivido ”. El se echó a reír.

Luego, durante mi maestría, profundicé en el tema porque la academia occidental se basa en «todo lo corroborado, números, cifras, estadísticas». Sin embargo, en África, en Guinea, la vida sigue otros ritmos. Estos ritmos me consiguieron durante mi máster mientras realizaba un trabajo de investigación sobre la financiación de España hacia Guinea Ecuatorial y dirigido a organizaciones religiosas del sector educativo. Elegí un sector muy pobremente documentado. Fue el primer escollo contra mi propia identidad. Tuve que hacerme varias preguntas: “Soy guineano. ¿Por qué? ¿Que esta pasando?»

Todos mis compañeros y colegas podían acceder a Internet y recopilar datos fiables sobre sus países. Me vi desnudo frente a un grupo de estudiantes, no porque fuera estúpido. Ahora que lo pienso, debería haber usado mi cabeza en lugar de mi corazón en este momento para hacer un trabajo de investigación.

Hubiera sido más inteligente si hubiera elegido un problema con los datos disponibles. Elegir Guinea como tema de trabajo de investigación significa elegir el fracaso, y sigo fracasando con mi doctorado, porque te digo, para hacer investigación en Guinea necesitas un DNI del PDGE (Partido Democrático de Guinea Ecuatorial), y si no lo tienes, no puedes investigar libremente. Y en mi universidad me regañan: «Melibea, sigue con tu trabajo». Recuerdo el año pasado, cuando fui a ver a mi tutora después de tanto tiempo sin vernos, ella me comentó “Escucha, hace unos días hablamos de ti porque no sabíamos si estabas vivo o en la cárcel”.

¿Por qué un doctorado? Porque necesitamos trabajo de investigación para fundamentar nuestras leyes. Necesitamos políticas públicas que solucionen nuestros problemas. Sin trabajo de investigación, un trabajo de campo de investigación bien hecho, cualquier ley será una norma superficial, una ley de “copiar y pegar” de un país occidental traída a Guinea Ecuatorial. Todo el marco regulatorio guineano es Francoise. Creo que necesitamos investigar y hacer un trabajo de documentación para que cuando los legisladores, los hombres que gobiernan aquí (porque los hombres gobiernan en este país) quieran cambiar las cosas.

¿Cómo eligió su programa de doctorado, dónde y por qué?

Desde el principio, elegí la perspectiva de género. Estoy en el Departamento de Derecho de la Universidad de Salamanca y lo primero que elegí fue el matrimonio consuetudinario. ¿Por qué? Porque no hay leyes ni estudios feministas que aborden este tema que tantos problemas genera. Las mujeres están varadas a nivel legal en términos de matrimonio y muchos otros temas.

Las mujeres no tienen derechos aquí. No lo hacen. No tenemos derechos dentro de los heredados de nuestras tradiciones étnicas. No tenemos derechos dentro de los heredados del franquismo. No tenemos derechos en ninguna parte. El tema de la mujer no interesa a la élite política.

Es cierto que existe diversa información sobre la protección de la mujer entre ciertos grupos étnicos. La etnia bubi, por ejemplo, se ha declarado matriarcal. Sin embargo, todos los grupos étnicos de Guinea Ecuatorial rinden homenaje al patriarcado. Todos.

Volviendo al tema de mi doctorado, digo que durante el trabajo de campo encontré el primer problema: el desconocimiento de las lenguas maternas. En Guinea Ecuatorial, no sabemos todo sobre nuestros grupos étnicos, simplemente vivimos juntos. En la escuela, no aprendemos sobre las lenguas maternas como parte de la identidad guineo-ecuatoriana. 

El segundo problema que encontré se llama “beca”, que aquí, estas becas están destinadas a familias ricas. 

Soy una mujer guineana, y mi pasaporte significa “no eres nadie” por mi lugar de origen. Es muy difícil. Tuve que viajar para hablar con las mujeres sobre el matrimonio y sus consecuencias. No quería que los hombres me hablaran de sus vidas, sabía lo que iban a contar. Cuando me vi en esa situación, cambié el tema de mi tesis doctoral.

Tenemos una historia en nuestro país que no podemos ocultar. Tenemos serios problemas con el analfabetismo, y afecta más a las mujeres que a los hombres, de hecho, en mi tercer libro  La Albina del Dinero, me acerco al drama de las mujeres durante el régimen de Macías y Obiang, cómo huyeron a Gabón, Nigeria y Camerún. , y en los últimos años a Europa. En esos países trabajaban (eso no ha cambiado mucho) especialmente en dos sectores: hogar y prostitución. Estas mujeres tienen muchas historias que contar, pero quiero que me las cuenten en sus idiomas, en formas que puedan hablar, así que tuve que cambiar el tema de mi tesis doctoral.

Hacer un doctorado es un trabajo solitario, y en Guinea, mucho más. Si haces trabajo de campo es porque los blancos te dan dinero. Si trabajas para proteger los derechos humanos, es porque los blancos te ofrecen dinero. En mi caso, se cree que las embajadas occidentales y todos los blancos del mundo me pagan cada fin de mes por cuestiones relacionadas con LGTBIQ +. Es difícil. Por el momento, mi trabajo se centra en las prácticas de conversión de la homosexualidad a la heterosexualidad.

Mi doctorado es el ciclo de mi estudiante más solitario. La satisfacción llega a veces porque investigas un tema que te apasiona y contribuyes con algo positivo a tu sociedad.

¿Significa esto que también está recopilando otros recursos bibliográficos o estudios similares que se están realizando en otros países sobre las prácticas de conversión?

Muchas coincidencias, sí. Por ejemplo, la violación correctiva se practica en muchos países africanos negros. Las familias y la sociedad han llegado a un acuerdo: para que una mujer deje de ser lesbiana tiene que ser violada. La familia busca al violador.

Esto me recuerda a una sección del documental Fidel Lemoy que la organización Somos Parte del Mundo y a la que usted pertenece, sacó a la luz este año (2020) y donde se menciona un ejemplo sobre estas formas de violencia llevada a cabo por sacerdotes, y cómo algunas acciones son violaciones reales …  

Estas acciones son violaciones para las víctimas y no para la sociedad. La sociedad exige que, primero, hay que ser heterosexual a toda costa. Y como se destaca en el documental, la sociedad guineana confía ciegamente en las autoridades religiosas. Se recomienda que todos vean el documental cuando pueda ser transmitido. COVID-19 puede ser un inconveniente para eso. Para las minorías sexuales ecuatoguineanas es un tema muy delicado.

Aunque ya lo ha mencionado antes, ¿podría enumerar los desafíos que enfrentó durante su trabajo como estudiante de doctorado?

El primer desafío es COVID-19. Las muertes causadas por la pandemia, el costo de viajar. Ese es el primer desafío.

El segundo desafío se llama Guinea Ecuatorial. ¿Cómo se investiga en un país que no tolera la investigación? «¿Dónde quieres llevar esta información?» es lo que siempre se pregunta.

Guinea Ecuatorial es mi principal desafío. Recuerdo que una vez, quise entrevistar a una señora que vivía en Sampaka, pasó. Ella era una mujer mayor. Quería entrevistarla sobre el papel de la mujer durante el proceso de independencia. Su nieto llegó de inmediato. Me preguntó quién era yo. “¿Dónde está el documento que las autoridades han emitido por tu trabajo? Irse. No quiero problemas «. Es muy difícil investigar en Guinea porque todo está politizado. Todo se considera anómalo.

En Guinea Ecuatorial, debemos ser conscientes de que cada persona tiene en mente una definición de lo que significa el país. Y yo tengo el mío. Creo que la Guinea diversa, respetuosa y tolerante llegará algún día, pero tenemos que hacer cosas ahora para llegar a eso.

Antes mencionaste que lees libros de autores guineanos. ¿Tuviste la oportunidad de leer a escritoras de Guinea Ecuatorial?

Leí Ekomo  pero no entendí casi nada. El director del internado me dijo: «Relájate, lo entenderás». Leí los poemas de Rachel Ilombé. En ese momento, no estaba tan cuidadosamente elaborado como la edición crítica que recopiló la profesora universitaria Benita Sampedro sobre nuestra autora: Ceiba II (Poesía inédita)  de Raquel Ilombe del Pozo Epita (2015).

Raquel fue la primera mujer en abordar el tema de las mujeres “sin hogar y sin país”, la mujer que vive entre varios mundos, la mujer rechazada en varios mundos. Por ejemplo, cuando voy a España, soy el negro, siempre lo digo, el negro. De vuelta a Guinea, yo soy el blanco. Ya lo dijo Raquel Ilombé, antes y después de la independencia, y yo no lo entendí, quizás porque no tuve la madurez suficiente para entenderlo. Creo que ella escribió el libro para nosotros. Y Ekomo para mí es un desafío inconmensurable. No sé cómo esta mujer se atrevió a publicar un libro así en ese momento. Tuvo suerte de que nadie la entendiera en ese momento. Quizás eso le salvó la vida y fue la causa de su muerte: soledad, aislamiento, exclusión. Guinea mató a María Nsué. Guinea sabe cómo matar a sus artistas.

¿Podría decirnos algo sobre los programas de doctorado y su noción sobre las formas de colonización y descolonización dentro del sistema de educación superior en Guinea Ecuatorial?

Las personas que quieran obtener un doctorado, que residan en Guinea Ecuatorial, tengan que trasladarse a vivir fuera del país o hacerlo de forma remota. La Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial no ofrece formación para maestrías, programas de posgrado o doctorados.

El gobierno de la UNGE es un gobierno compuesto por hombres. El gobierno de la República de Guinea Ecuatorial es un gobierno de hombres. Todo lo relacionado con el ejercicio del poder en Guinea Ecuatorial es un asunto de hombres, las mujeres aquí cocinamos, limpiamos, y estamos locas las locas con los disidentes del patriarcado.

El sistema educativo en Guinea Ecuatorial sigue siendo de carácter colonial. ¿Por qué? Porque en el franquismo, en la época colonial, la educación —y una educación de calidad— estaba en manos de los misioneros, y ahora, los mejores centros educativos del país siguen en manos de misioneros y cooperantes internacionales. ¿Que ha cambiado? Nada.

Cuando estaba en secundaria y bachillerato, leía más libros de literatura en español que libros escritos por guineanos. Hoy en día, los jóvenes guineanos que cursan estudios secundarios tienen más fácil acceso a un libro de Quevedo que a una novela de Juan Tomás Ávila Laurel. ¿Que ha cambiado? El folclore ha cambiado y somos independientes. Sin embargo, la independencia no es un discurso, es el ejercicio del poder. Es cierto que los guineanos han creado centros educativos, pero si la población, desde la élite política hasta el resto de la población, puede elegir entre un centro dirigido por misioneros y otro compuesto por población guineana, más bien elige el centro educativo misionero. ¿Que ha cambiado?

¿Y por qué la Universidad de Salamanca?

Bueno, llegué muy tarde en todo. Estaba embarazada y muy cansada, así que envié aplicaciones con la idea de decir sí a la universidad que me ofreció un lugar primero. Entonces me di cuenta de que la Universidad de Salamanca era una de las mejores universidades del país, pero al principio ese no era mi criterio. Estaba embarazada, tuve un embarazo muy difícil y apareció Salamanca. Eso fue todo. No hay más explicaciones.

¿Cuáles son tus principales objetivos? ¿Hacia dónde vas? ¿Qué quieres conseguir con este doctorado?

Estar vivo. No sé si seguiré vivo. Ayer, en una actividad que veníamos preparando durante mucho tiempo, fuimos a pedir un espacio en un ministerio. Nos dijeron que sí, todo estaba bien, pero de repente nos llamaron y nos dijeron a mi acompañante y a mí: “Escucha, tienes que venir, hay un detalle en el programa que hay que cambiar”. Entonces fuimos. El detalle que necesitaba ser cambiado: «No, esa chica no puede ser oradora en la actividad porque no cumple con el perfil». Ese es el problema, esa chica no puede ir a dar una charla en público porque es lesbiana. No dijeron eso, pero esa fue la razón. Una lesbiana no puede aparecer hablando frente a una audiencia decente. ¿Esa lesbiana es educada? Si. ¿Sabe expresarse en público? Sí, pero es lesbiana.

En una Guinea diferente, ser lesbiana no debería ser motivo de discriminación ni de despilfarro de talentos porque una persona no es como deberían ser las mujeres. No todas las mujeres son iguales. Para nosotros, estos actos discriminatorios, que al mismo tiempo dan poder a nuestros gobernantes, representan el fin de nuestros escritores. Algunos han muerto por alcoholismo, otros han muerto —y siguen muriendo— en el exilio, otros por represión política, porque Guinea no sabe valorar más allá del prejuicio.

Cuales son mis metas? Mantente con vida, porque no sé si mañana… no solo dirán que no puedo dar una charla porque soy lesbiana. Quizás dirán la próxima vez algo como: «La vamos a llevar a la cárcel, vamos a matarla, porque es lesbiana». Y no me voy a ir de aquí porque no soy una mujer heteronormativa. Guinea Ecuatorial es grande y diversa. Nos adaptamos a todos.

Muchas gracias Trifonia Melibea por tu tiempo y tus palabras. 

Carolina Nv é  Diaz San Francisco es una antropóloga médica hispanoguínea afincada en Boston (EE. UU.) En la Unidad de Investigación de Disparidades (Hospital General de Massachusetts, Facultad de Medicina de Harvard). También es miembro de la Coalición de Mujeres de Color de Massachusetts (MAWOCC) y candidata a doctorado en antropología, y actualmente trabaja en las culturas del cuidado de la salud mental en Guinea Ecuatorial.