Volvió a Burkina Faso el expresidente Blaise Compaoré tras ocho años de exilio. France24

Este jueves, un día antes de lo anunciado, el expresidente Blaise Compaoré aterrizó en Burkina Faso luego de casi ocho años de permanecer exiliado en Costa de Marfil tras las manifestaciones populares que lo sacaron del poder en octubre de 2014. Se reunirá este viernes con el actual presidente, Paúl Henri Damiba, con el objetivo de «acelerar la reconciliación nacional»

El expresidente llegó a su país a las 14:00 hora local, en un vuelo que aterrizó en una base militar aérea próxima al Aeropuerto Internacional de Uagadugú, donde lo esperaban decenas de simpatizantes que se trasladaron hasta el lugar para recibirlo.

«Es un gran alivio para mí. Cuando Blaise se fue en 2014, fui el primer burkinés que sacó fotos para rendirle homenaje y desear la reconciliación, la cohesión social y el perdón», manifestó Nana Thibault, una admiradora de Compaoré.

Una fuente cercana al presidente, que manifestó preferir quedarse en el anonimato, informó que el regreso estaba previsto incluso desde agosto de 2021. “Esta vez se dan las condiciones para que finalmente pise la tierra de sus ancestros». Sin embargo, aseguró que es solo una visita, en donde primero dialogará con el actual presidente de la nación, Paúl Henri Damiba, para preparar un posible retorno definitivo, y además conversarán sobre la situación que atraviesa el país.

Esta no es la primera reunión de este tipo que celebra Damiba. El pasado 21 de junio, recibió en audiencia al presidente que fue depuesto en enero de este mismo año, Roch Marc Christian Kaboré, encuentro en el que participó también el exmandatario burkinés Jean-Baptiste Ouédraogo.

El Gobierno adelanta un proceso de reconciliación nacional, que fue anunciado el pasado martes por el ministro de Estado burkinés, Yero Boly, que según sus palabras iniciará en las próximas semanas.

«La reconciliación es con todos los burkineses, pero si él (Compaoré) no está, no podemos hablar de reconciliación. Dirigió este país durante más de dos décadas», expresó Alain Zoungrana, un ciudadano que se acercó al aeropuerto.

Salida del poder de Compaoré

Durante 27 años, Blaise Compaoré fue presidente de Burkina Faso. Desde el fallecimiento del expresidente Thomas Sankara en 1987 hasta octubre de 2014.

La propuesta de Compaoré de realizar una modificación a la Constitución para mantenerse en el poder generó protestas masivas en todo el territorio que lo obligaron a renunciar y huir al vecino país Costa de Marfil.

Las autoridades que asumieron el poder de transición emitieron una orden de detención internacional, pero el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, nacionalizó a Compaoré como marfileño para evitar así la extradición.

En octubre de 2021 y abril de 2022, en la capital de Burkina Faso se realizó un juicio sobre el asesinato de Thomas Sankara, en donde Compaoré fue declarado en ausencia, culpable y condenado a cadena perpetua.

Ante el regreso del exmandatario, la familia de Sankara, a través de sus abogados, le exigieron a la Justicia que Compaoré fuera arrestado al aterrizar en el país, una petición a la que se sumaron organizaciones sociales que participaron en las acciones del 2014.

«Es sin duda la ocasión para la Justicia de recoger el paquete o de demostrar que es una institución vacía, apta para el cubo de la basura de la historia», declaró en su cuenta de Facebook el activista Rasmané Zinaba de ‘Balai Citoyen’, un grupo ciudadano que participó en las protestas.

A lo que la presidencia respondió en un comunicado que “este importante encuentro para la vida de la nación no obstaculiza los procesos judiciales iniciados”.

Violencia yihadista

Sin embargo, algunos tienen la esperanza que la vuelta de Compaoré aporte en la lucha contra el yihadismo, que ha generado el desplazamiento forzado de casi dos millones de ciudadanos.

«Todos aquellos que fueron muy virulentos contra el presidente Compaoré se ven obligados por la urgencia vital de salvar al país y a sus hijos a aceptar el uso de sus servicios», publicó en las redes sociales el activista Mahamoudou Soulama.

Compaoré mantenía la violencia yihadista a raya con acuerdos que evitaban los ataques dentro de las fronteras de Burkina Fasso. Además, mediaba con los fundamentalistas en secuestros contra occidentales en la región. Poco tiempo después de su salida del poder en abril de 2015, comenzaron los hechos violentos que continúan afectando al país hasta la actualidad.

Un ataque perpetrado en noviembre de 2021, que dejó 53 muertos en un puesto de Gendarmería, provocó el descontento social, que se desbordó violentamente en las calles, las cuales exigían que el presidente Roch Kaboré dimitiera.

El mandatario fue depuesto después de un golpe de Estado militar el pasado 24 de enero, el cuarto en África Occidental desde agosto de 2020.

Volvió a Burkina Faso el expresidente Blaise Compaoré tras ocho años de exilio (france24.com)