Una empresaria española en Guinea Ecuatorial. Entrevista con Begoña Fernandez-Costales. La Razón

Beatriz Recio/ CEO de Womantalent

Última actualización:17-01-2020 | 10:05 H/

Creada:19-01-2020

– ¿Qué formación debe tener una mujer empresaria hoy?

– Soy licenciada en Filología Hispánica, máster en Gestión Cultural por el Instituto Ortega y Gasset y máster en Dirección Comercial y Marketing por Esade, y ahora estoy haciendo encaje de bolillos para realizar un AMP del Instituto de Empresa porque me han concedido una beca y, como vivo al menos 15 días al mes en África, es complicado, pero le aseguro que me las arreglaré porque soy una fanática de la formación continua. Vivimos en tiempos en los que hay que actualizar constantemente nuestra formación. Ésa es la premisa que debe tener una mujer empresaria y cualquiera hoy en día.

– ¿Cómo llegó a África?

– Llevé el marketing y la compra de derechos de libros a nivel internacional en Ediciones Nobel, salté a Dupont y, luego, a Obrerol, una empresa de ropa laboral, como «Export manager» mundial. Fue allí donde tuve mi primer contacto con Guinea Ecuatorial. Hubo una primera compra y, luego, otra y otra… «Algo pasa ahí», me dije. Y me fui a conocerlo. Fue hace 11 años.

– Y lo dejó todo y montó una empresa. ¿Qué fue lo que vio?

– Vi un país con grandes posibilidades, en el que si te ganas la confianza, te conviertes en conseguidora para todo, desde un cuaderno hasta un contenedor de azulejos. Facturamos 4 millones de euros y trabajamos también en Gabón, Camerún, Mali, Burkina Faso, Costa de Marfil, Togo y Senegal. Realizamos proyectos llave en mano de equipación y decoración de edificios y obra civil para sector privado y público. Hemos hecho recientemente, por ejemplo, el policlínico Loeri Comba en Malabo, y ahora estamos volcados de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Turquía.

– ¿Clave del éxito?

– Nuestro valor añadido es que vendemos «made in Spain» y «made in Europe». África esta comercialmente dominada por China, pero no hay comparación. Pasa un año y nuestro mobiliario sigue como el primer día, algo que no pasa con lo «made in China». Eso nos da ventaja.

– Mujer haciendo negocios en África… ¿Ha tenido dificultades extra?

– Sí que he estado en reuniones donde ni me veían, pero son negocios y hay que ser prácticos: si ellos creen que el jefe es otro, pues que lo crean. Es imprescindible también tener un socio local, ser muy profesional y estar disponible las 24 horas. Me llaman un miércoles a la 1 de la mañana o un sábado y, por supuesto, cojo el teléfono. Hasta entrando en el paritorio para dar a luz estaba atendiendo llamadas. Sí que me quejo de las comunicaciones, pues quitaron el vuelo directo y para llegar a Guinea hago Gijón-Madrid-París-Douala-Malabo. Tardo 24 horas.

– ¿Avanza África al fin?

– Guinea es el único país africano que tiene idioma y tradiciones españolas y deberíamos aprovecharlo más. El descubrimiento de petróleo hace 15 años ha dado un buen impulso. Y el resto de los países que conozco también van avanzando. Tengo contactos en todo el mundo, pero el futuro está en África.

– Preside la Federación de Empresarias y Directivas de Asturias que celebra el 21 y 22 de febrero su I Congreso EDA (Eje del Atlántico), reuniendo a las asociaciones del norte de España… ¿Qué quieren lograr?

– Tener voz en temas tan importantes para nuestras regiones como la descarbonización, la despoblación o el papel de las economías periféricas. Esta primera edición tendrá un programa del máximo nivel para hablar de Industria 4.0, ciencia y tecnología, economía circular y azul… Lo inauguran Ana Pastor y Teresa Fernández de la Vega. Contaremos con grandes ponentes y trataremos transversalmente el tema de la mujer.

https://www.larazon.es/economia/20200119/gtc7yzzlbvcxni27zo3wmxnow4.html