Toussaint Louverture, el hombre que quería “llegar con suavidad lejos”. Antoine Lilti. sin permiso

¿Revolucionario independentista, precursor del Black Power, o republicano patriota? El historiador británico Sudhir Hazareesingh revisita el mito del general haitiano, en un retrato vivo y matizado.

Durante mucho tiempo, la revolución haitiana ha supuesto una obsesión para la historia de Francia, como un espectro. Mientras que la revuelta de esclavos de Saint Domingue [el Santo Domingo francés], en 1791, marcó hondamente la cultura militante del Atlántico negro, los historiadores de la Revolución Francesa casi no la han tenido en cuenta, como si se tratara de una peripecia lejana, una nota a pie de página de la gran epopeya revolucionaria.

El destino excepcional de Toussaint Louverture, antiguo esclavo convertido en general francés, luego gobernador general, y finalmente muerto en prisión en el fuerte de Joux, en [la región d]el Jura, fue símbolo de ello. Héroe de la emancipación de los esclavos, figura ejemplar de “jacobino negro”, según la expresión del gran intelectual caribeño C. L. R. James, apenas ocupa lugar en la memoria nacional.

Desde hace una veintena de años, los cosas, felizmente, han cambiado. Se han multiplicado los trabajos universitarios y Toussaint Louverture ha entrado simbólicamente en el panteón en 2009. No se sabe casi nada de sus primeros cincuenta años de vida, antes de la revolución. Se ignora su papel exacto durante el levantamiento de 1791. Hasta su acción política comporta numerosas zonas de sombra y suscita interpretaciones contrastadas. ¿Fue un revolucionario independentista, precursor de las guerras de liberación y del Black Power? ¿O un republicano patriota, ligado a las conquistas de la Revolución Francesa? ¿Hay que reprobar sus tendencias militaristas, incluso despóticas, y hacerlas responsables de las derivas de la democracia haitiana? O bien, por el contrario, ¿hay que insistir en su moderación política, que contrasta con la acción de sus sucesores y, sobre todo, con la ceguera y la violencia de la política llevada a cabo por el gobierno francés, sobre todo bajo Bonaparte?

Al historiador británico Sudhir Hazareesingh, especialista en historia de Francia, le gusta auscultar a los grandes mitos políticos. A él se debe sobre todo un gran libro sobre la leyenda de Napoleón. Nos entrega aquí una biografía apasionante y empática de Toussaint Louverture que se lee como una novela de aventuras. Nacido en 1740, fue sin duda emancipado en 1775. Tras la represión de la insurrección de 1791, se pasa al lado de los españoles, que ocupan la parte oriental de la isla, y retorna luego al campo francés en 1794, tras la abolición de la esclavitud. A partir de entonces, se convierte en un general republicano patriota, luchando con determinación contra españoles e ingleses, logrando más tarde unificar Saint Domingue bajo su autoridad. Sus relaciones con los comisarios enviados por el gobierno francés son a veces excelentes, a menudo execrables.

La ruptura sobreviene en 1801, cuando hace adoptar una Constitución para la isla. Alentado por un potente grupo de presión colonial, Bonaparte envía una expedición militar para retomar el control de la colonia. Pese a una heroica resistencia, Toussaint es víctima de una trampa, capturado y enviado a Francia en el verano de 1802. Muere allí en condiciones patéticas, algunos meses antes de que Dessalines, antiguo oficial suyo, declare la independencia de Haiti en enero de 1804.

El gran mérito de este libro consiste en presentar a Toussaint Louverture en toda su complejidad: jefe militar carismático, hábil político, alguien que construye un proyecto original. Funde elementos de su cultura africana, una auténtica fe cristiana y la herencia igualitaria de la Revolución. Una vez conseguida la abolición de la esclavitud, su objetivo es garantizar la autonomía de Santo Domingo, sin romper con Francia, para hacer del mismo un hogar de libertad en el que convivirían blancos, negros y mestizos. Es así porque preconiza de buen grado el apaciguamiento y el perdón, también en lo que respecta a los colonos, y privilegia las soluciones pragmáticas: “Llegar con suavidad lejos”, según una fórmula criolla que le agrada y que se encuentra escrita de su pluma.

La audacia revolucionaria del “Espartaco negro” no haría pues de él el héroe intransigente de una afirmación identitaria y de una revancha postcolonial, sino más bien el de un universalismo cosmopolita, abierto y tolerante. Un “héroe para nuestro tiempo”, concluye el autor, con una nota de esperanza. 

Toussaint Louverture, de Sudhir Hazareesingh, Flammarion, París, 2020.Antoine Lilti  doctor en Historia, estudió en la École Normale Supérieure y es actualmente director de estudios del EHESS (Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales) de París. Especialista en la Ilustración y el siglo XVIII, sobre los que ha publicado diversas obras, dirigió la célebre y prestigiosa revista Annales Histoire Sciences Sociales entre 2006 y 2011.

https://www.sinpermiso.info/textos/toussaint-louverture-el-hombre-que-queria-llegar-con-suavidad-lejos