Teodoro Bondyale: “Los CIE deben cerrarse; condenan a los emigrantes a ser delincuentes y no tienen derechos”. Yurena Diaz. Diario de Avisos

teodoro-bondyale

Nacido en Nguele-(Rio Muni), Guinea Ecuatorial, en 1951. Emigró a España en 1971 y posteriormente a Gran Canaria, donde reside desde hace 30 años. Conoce en profundidad el fenómeno migratorio, y trabaja activamente por los derechos de los migrantes.

Teodoro Bondyale Oko es sociólogo, licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad es Secretario de la Federación de Asociaciones Africanas en Canarias y miembro de la plataforma que cuestiona la política sanitaria española hacia los inmigrantes.

Nacido en Nguele-(Rio Muni), Guinea Ecuatorial, en 1951. Emigró a España en 1971 y posteriormente a Gran Canaria, donde reside desde hace 30 años. Conoce en profundidad el fenómeno migratorio, y trabaja activamente por los derechos de los migrantes.

-¿Cómo analiza la situación actual de las migraciones?
“Creo que tenemos que estar muy atentos a los cambios de los fenómenos migratorios. Hemos pasado a un nivel muy peligroso en los flujos migratorios porque se ha incorporado algo particularmente sensible: la mujer y la gente joven. Y eso tendrá consecuencias en los países que tienen flujos migratorios, porque si la mujer emigra no queda nada de reserva. Si las mujeres y los jóvenes emigran, África tendrá problemas de futuro”.

-¿Cómo analiza el incremento de la llegada de migrantes a Canarias?
“Estamos observando que el cierre de la tumba del Mediterráneo producirá apertura en otros lugares de África, entre ellos está la ruta del Sáhara Occidental. Si no resuelven el tema del pueblo saharaui tendremos problemas en la zona, porque es una zona en la que no hay gobierno, no hay un control ni una situación estable. Por ello, los traficantes de seres humanos utilizarán esos lugares para trasladarlos a Canarias o a Europa. Pero no deben olvidar los países que tienen efectos de flujos migratorios es que hay que ir a las raíces del problema. Si Mali, Mauritania y la zona del Sahel padecen de inestabilidad, de injusticia, de inequidad…, los flujos migratorios vendrán de una manera desordenada. Y el negocio que tienen ahora montado los países del norte devolviendo a los migrantes a la zona de conflictos en Africa, lo único que hace es alimentar a las mafias o a las personas que trafican con otras personas”.

-¿Cómo afrontar la criminalización de los migrantes?
“Me remito al análisis del profesor experto en teología Juan Barreto sobre el auge de las dictaduras, políticas liberales con caudillos o poderes autocráticos. Basándose en los trabajos de Erich From sobre la personalidad autoritaria, comentaba que dentro de la situación actual, los ciudadanos estamos tan mal que trasladamos nuestro malestar a los colectivos más vulnerables. Por ejemplo, igual que los nazis crearon una población de “malos” que eran los judíos, ahora los “malos” son los migrantes. Es paradójico que precisamente son los grupos pobres de Europa, los que señalan como origen de su malestar a otros grupos humanos en peores condiciones aún que ellos. Esta situación está creciendo en América Latina, en Europa, en África, Asia… Por otra parte, está el autoritarismo. La personalidad autoritaria tiene que ver con una estructura social de familia donde a la gente se la educa para obedecer y no ser críticos con la realidad. En este sentido, el estado es el que marca lo que tú eres. De alguna manera ha borrado tu pensamiento crítico. Eso es algo que vemos que está avanzando en el mundo. Alguna vez sale una movilización como ahora en Ecuador o Chile, pero es a la desesperada, y la alternativa a esa situación no se ve muy clara desde mi punto de vista”.

-¿Cómo valora la situación de los Centros de Internamiento de Emigrantes (CIE) en Canarias?
“Me preocupa mucho que hemos bajado la guardia y la observación del impacto del fenómeno migratorio en Canarias. Los CIE deben cerrarse. Condenan a los emigrantes a ser delincuentes y no tienen derechos. Los CIE no sirven para acoger, es como poner a una parturienta en una unidad de psiquiatría, puede ser un hospital pero no está indicado para eso. Denunciamos que no se puede atormentar a los migrantes en unos centros inhumanos donde se les veja, se les desposee de sus derechos, se les criminaliza como si fueran delincuentes, cuando en realidad son personas valientes que están buscando respuesta a su vida”.

-¿Qué hacer entonces?
“Llevamos mucho tiempo reclamando que se busque una alternativa a estos Centros. Pero el cierre de los CIE debe llevarse a cabo con otra propuesta a la acogida de esas personas, si queremos ser coherentes. A una persona que viene huyendo de su tierra se le debe llevar a un centro que sea un verdadero lugar de acogida de emigrantes, porque aunque Europa no quiera, ellos vendrán y tenemos que buscar los recursos suficientes para acogerlos, porque de lo contrario llegarán en peores condiciones y serán traficados por las mafias”.

-¿Cómo definiría a los gobiernos que se niegan a rescatar migrantes?
“Podríamos calificarlos de asesinos. Por ejemplo, cuando Salvini planteaba que había que hundir los barcos y no dejar que los rescatasen, estaba cometiendo asesinatos, un crimen de lesa humanidad”.

-El primer mundo no quiere a los migrantes
“Yo condeno no solo a los países que expulsan migrantes, sino a los que reciben inmigrantes expulsados y se convierten en países traficantes. Por ejemplo, EEUU da dinero a Guatemala o México para que los migrantes no pasen ¿Cuál es la consecuencia de esas políticas? , que crean fronteras artificiales de malestar en la zona de México con las maquilas y los traficantes de personas que viven del malestar del otro. Eso los estados lo saben y son cómplices”.

-¿Qué solución darle a este problema?
“Se debe pensar que estos flujos migratorios son de ida y vuelta. Posiblemente en unos años los canarios tendremos que ir a buscar respuesta a nuestra vida en otros lugares del mundo, y si tenemos una respuesta de mala gente no podemos esperar una respuesta de buena gente cuando nos toque … Los flujos migratorios no son malos. Son señaladores de la inequidad y la injusticia en el mundo. Tenemos que aprender a buscar alternativas viables. Los migrantes no son criminales, son víctimas de una situación de injusticia de los países de donde vienen”.

-¿Qué recomendaciones haría a los responsables de las políticas de migración?
“Los gobiernos deben asumir que el fenómeno migratorio es humano, no lo pueden evitar. Lo que tienen que hacer es que ese derecho humano a emigrar sea ejercido en libertad, en coherencia con los recursos que tenemos – y tenemos suficientes recursos- Por otro lado, deben buscar las soluciones en el origen del problema, no en las consecuencias. La población migrante de países del sur, de Guatemala, del Sahel, la zona del Índico, Yemen, Siria… lo único que hace es buscar el derecho a una vida segura en alguna parte del mundo. Eso es un derecho y los Estados no pueden evitar que esos ciudadanos busquen mejores condiciones. Lo que tenemos que hacer es organizarnos para que eso sea posible, y creo que con voluntad política lo es. Lo que no podemos hacer es poner vallas y muros a un fenómeno que no obedece a esos elementos”.

Teodoro Bondyale: “Los CIE deben cerrarse; condenan a los emigrantes a ser delincuentes y no tienen derechos”