Teodorin recupera uno de sus coches confiscados en Suiza. Richard Etienne. Le Temps Ginebra.

El hijo del presidente de Guinea Ecuatorial fue visto el sábado en Malabo al volante de un coche de lujo que le había sido confiscado por el tribunal de Ginebra. El vehículo fue subastado en septiembre. ¿Teodorin Obiang, sospechoso de lavado de dinero en Suiza, ha vuelto a comprar su juguete? Una autentica burla al cantón, que queda así en entredicho.

Richard Etienne
Publicado el lunes 24 de febrero de 2020 a las 8:13 pm
Modificado el martes 25 de febrero de 2020 a las 08:46 AM

Conduce por las calles de Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial, y publica las imágenes en su cuenta de Instagram. Teodorin Obiang ha salido este sábado 22 de febrero con su Koenigsegg One:1, azul y negro tapizado de cuero beige. El mismo que se vendió en una subasta el 29 de septiembre a un misterioso comprador en la finca Bonmont en las colinas de Nyon. De un modelo como este existen seis copias, pero con estos colores es único.

Aquel día, la compañía Bonhams y el cantón de Ginebra subastaron 25 coches. Unos vehículos poco habituales que habían pertenecido a Guinea Ecuatorial antes de ser embargados por los tribunales de Ginebra, que los consideraban como el producto del blanqueo de dinero. La fiscalía no pudo probar sus sospechas, en parte porque los coches eran oficialmente propiedad de este Estado africano y no de la familia Obiang, que lleva unos 50 años en el poder.

En febrero de 2019, el tribunal cerró su investigación y anunció que había llegado a un acuerdo con el clan Obiang: los automóviles fueron confiscados y se subastarían en beneficio de un proyecto social en Guinea Ecuatorial.

El misterioso número 40
El 29 de septiembre, los 25 vehículos se vendieron por 23,4 millones de francos. Un Lamborghini Veneno costó 8,2 millones, el Koenigsegg 4,6 millones. Uno de los participantes, el número 40, adquiere ambos lotes. ¿Número 40? Detrás de ese número se oculta un distribuidor de superdeportivos alemán. De hecho, compró cerca de la mitad de los vehículos subastados ese día.

Tanto fue así que en la Abadía de Bonmont, donde tiene lugar la subasta, circularon rumores: ¿este número 40 no trabajará para Obiang? Después de todo, Obiang se había opuesto en última instancia a la venta, pero su acción legal no tuvo éxito. ¿Teodorin habría vuelto a comprar sus juguetes? El Estado asegura que no, la Casa Bonhams no hace comentarios.

Después de la venta, los coches salieron de la Suiza de habla alemana, donde permanecieron durante dos meses en un garaje cerca de Berna. Según nuestra información, los pagos fueron problemáticos: el cantón de Ginebra recibe primero el cinco por ciento de la suma, que no proviene del comprador sino de una cuenta en Montenegro. El Estado cancela la transacción.

¿Comprar sus propios vehículos?
¿Qué pasó después? No lo sabemos, pero los coches – 13 coches – salieron finalmente de Suiza el 3 de diciembre en un avión de carga de Kloten con destino a Dubai, donde tiene su sede un socio del distribuidor alemán. Que entrega otro coche – un Pagani Roadster de 2 millones de euros – en Malabo, que aparece en la cuenta de Teodorin en Instagram a finales de diciembre.

En Dubai, se dice que los 13 vehículos se dejaron en un almacén de la aduana, en el aeropuerto. Luego les perdemos el rastro, hasta el famoso 22 de febrero cuando volvemos a encontrar al Koenigsegg. ¿Los otros 12 vehículos también acabarán apareciendo en la cuenta del vicepresidente Obiang? No sabemos si permanecen en los Emiratos y quién es su dueño oficial.

¿Comprar sus propios vehículos? «Sería una burla total para los tribunales de Ginebra, que no lograron condenarlo», según un observador. A principios de mes, el Tribunal de Apelación de París condenó a Teodorin a una pena de tres años de prisión con suspensión de la pena y a una multa de 30 millones de euros por haber acumulado fraudulentamente una fortuna considerable en Francia. La semana pasada, Malabo remitió el caso a la Corte Internacional de Justicia y sus abogados lo defendieron en La Haya. Acusan a Francia de violar una convención de relaciones diplomáticas.

Preguntas abiertas
Un abogado de Ginebra se pregunta: «Al aprobar la venta o al no supervisar suficientemente el proceso, ¿no habría participado el cantón, sin quererlo, en un hecho fraudulento dado que recibió dinero que probablemente provenía de un delito?

¿No plantea un problema al cantón que el comprador sea Teodorin Obiang? ¿No controla el origen de los fondos? «En general, cuando se confisca un objeto y se hace por decisión de la autoridad judicial, por ejemplo en beneficio de las víctimas, no hay ninguna norma que impida que ese objeto sea adquirido, más tarde, por una de las partes implicadas en el proceso», ha respondido simplemente un portavoz del poder judicial de Ginebra. Bonhams House no respondió a nuestras preguntas.

https://www.letemps.ch/economie/teodorin-obiang-retrouve-un-bolides-confisques-geneve