Teodorin está en contra de que Trident acabe controlando el yacimiento Zafiro.

Como ya hemos informado las empresas petroleras ExxonMobil y Trident Energy han estado negociando sobre la venta del 71% de las acciones que posee la compañía norteamericana en el mayor campo petrolero del país, el yacimiento Zafiro. Las negociaciones han marchado por buen camino pero pueden encontrar problemas por determinados posicionamientos existentes entre los dirigentes guineoecuatorianos.

De acuerdo con fuentes fiables, Trident Energy, podría tener problemas para culminar la compra debido a la nacionalidad francesa de sus directores -los antiguos ejecutivos de Perenco, Jean-Michel Jacoulot entre ellos- se la considera como una empresa francesa, a pesar de que tiene su sede en Londres y de que su finananciador, el fondo Warburg Pincus, es estadounidense.

Sin embargo, el vicepresidente de Guinea Ecuatorial, Teodorin Obiang Nguema, delfín casi designado de su padre, el presidente Teodoro Obiang Nguema, milita activamente contra las inversiones francesa en su país. En 2017, Teodorin fue condenado por un tribunal francés en el caso de los llamados “bienes mal adquiridos”, en el que los jueces se pronunciaron sobre el origen de los fondos utilizados por el vicepresidente ecuatoguineano para comprar bienes inmuebles en Francia. Esta sentencia está retrasando también las negociaciones con la compañía francesa Total, que deberá, sin embargo, acabar obteniendo el bloque offshore EG-18 . Si el ministro de petróleo Gabriel Obiang Lima no se opone a esta operación, puede no estar en condiciones de controlar la reacción de su hermanastro.

Para este acuerdo con ExxonMobil, valorado en casi mil millones de dólares, Trident Energy se ha asociado con otra de las estrellas de la cuadra Warburg Pincus, la empresa Kosmos Energy. Con ella se hizo cargo en 2017 de los activos gasísticos que tenía Hess en Guinea Ecuatorial, en Ceiba y Okume.

Fuente: Africa Energy Intelligence, nº 831; 2 de enero de 2019.