¡Sólo cuenta el dinero!. Redaccion de folha 8 y Agencia Lusa

empresario-jefe-cplp

El presidente de la Confederación Empresarial de la CPLP (un emblemático elefante blanco), Salimo Abdula, sostiene que Guinea Ecuatorial no debería ser expulsada de la organización y está preocupado por las posiciones públicas de los gobernantes de la CPLP sobre este país miembro. Es mucho más fácil y rentable negociar con dictaduras que con regímenes democráticos. Y al diablo con el resto.

“Tuvimos una reunión del comité ejecutivo de la confederación y hablamos de este tema e incluso algunos elementos que representan a Portugal, estaban muy preocupados por las declaraciones de los líderes de Portugal” sobre Guinea Ecuatorial, dijo Salimo Abdula, en una entrevista con Lusa en Lisboa.

El empresario mozambiqueño, recientemente reelegido para un segundo mandato al frente de la Confederación Empresarial de Países de Lengua Portuguesa (CE-CPLP), también argumentó que “Guinea Ecuatorial necesita abrirse a la comunidad” y reforzar su “convivencia con Europa, con Asia y otros países con más experiencia en el campo democrático”.

Por lo tanto, “cerrandolos [en aislamiento diplomático] sólo los condenamos a lo peor”, dijo. ¿Qué tal si ofrecemos, por ahora, el estatus de país observador de la CPLP a Corea del Norte, por ejemplo?

En opinión de Salimo Abdula, los miembros de la CPLP deberían ayudar a los líderes de Guinea Ecuatorial “a resolver cualquier pequeña diferencia que pueda existir, pero no deberían[abandonarla]”. ¿Pequeñas diferencias? Y así va este garambaina que habla en nombre de la CPLP.

El empresario mozambiqueño y presidente de la CE-CPLP se refirió a las declaraciones de los gobiernos de varios países de la CPLP sobre la permanencia de Guinea Ecuatorial como Estado miembro de la comunidad, un país que vive desde hace décadas bajo un régimen dictatorial y donde todavía existe la pena de muerte. Poca cosa, por lo tanto. “Pequeñas diferencias”, dice Salimo Abdula.

El primer ministro portugués, António Costa, dijo recientemente que si Guinea Ecuatorial quiere permanecer en la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) “tiene que revisarse” en un “marco común” que no incluya la pena de muerte.

“Somos una comunidad basada en los valores de la libertad, la democracia, el respeto de los derechos humanos y la dignidad humana, lo que es absolutamente incompatible con la existencia de la pena de muerte en cualquiera de los países miembros”, dijo António Costa.

El Primer Ministro portugués se dirigía a los periodistas junto con el Primer Ministro de Cabo Verde, Ulisses Correia e Silva, al término de la V Cumbre Portugal-Cabo Verde, que tuvo lugar en Lisboa.

António Costa dijo que la declaración final de la cumbre “menciona expresamente” que “la CPLP es un espacio democrático, respetuoso del Estado de Derecho y sin pena de muerte”.

El día 15, el jefe de la diplomacia angoleña argumentó que era necesaria “una cierta presión” sobre Guinea Ecuatorial, señalando que “la identidad de la CPLP tiene principios no negociables y que la abolición de la pena de muerte es uno de ellos”.

El Ministro de Asuntos Exteriores de Angola, Manuel Augusto, reafirmó la posición de que el fin de la pena de muerte es uno de los “principios no negociables” de la organización.

“A Guinea Ecuatorial le interesa formar parte de la CPLP. A los países de la CPLP les interesa tener a Guinea Ecuatorial entre ellos. Ahora también aquí se necesita la voluntad de la mayoría, pero sobre todo hay que respetar los principios básicos de la organización”, respondió Manuel Augusto.

Guinea Ecuatorial fue aceptada en la CPLP con la promesa de cumplir con los estatutos de la CPLP.

“Los empresarios no nos vamos a meternos en politiquerías”, dijo el presidente de la EC-CPLP, recordando, sin embargo, que Guinea Ecuatorial fue admitida por decisión política. Para Salimo Abdula, entonces, la dictadura y la pena de muerte son sólo “politiquería”.

Por lo tanto, “no fuimos nosotros los que lo admitimos, pero nos sentimos motivados, porque allí hay oportunidades para los empresarios lusófonos”, dijo Salimo Abdula.

Salimo Abdula tiene razón. Es mucho más fácil negociar con un régimen dictatorial que con uno democrático. Es mucho más fácil negociar con alguien que, desde el principio, se sabe que está en el poder de por vida, que con alguien que después de un par de años puede ser reemplazado por la libre elección popular.

Es mucho más fácil negociar con el líder de un clan que representa casi el 100% del Producto Interior Bruto, que con alguien que no es dueño del país, sino sólo, como en las democracias, un repre representante temporal del pueblo soberano.

Se necesita,  urgentemente, vergüenza.

En 2016, los observadores de la CPLP consideraron que las elecciones presidenciales en Guinea Ecuatorial tuvieron lugar “de manera ordenada y pacífica” y registraron un predominio de miembros del partido gobernante. Teodoro Obiang ganó con el 98% de los votos. ¿Qué mejor prueba de democracia podría querer la CPLP?

“La votación se llevó a cabo de manera ordenada y pacífica, sin que se registraran incidentes. La elección fue acompañada de un dispositivo de seguridad visible”, consideró el equipo de “turistas” de la CPLP.

Los observadores/turistas de la organización lusófona, a la que Guinea Ecuatorial se unió en 2014, constataron, en sus viajes, “el predominio de elementos de la campaña electoral del PDGE [Partido Democrático da Guiné Ecuatorial, en el poder] sobre las demás candidaturas”.

Por otra parte, el equipo observó la presencia de delegados del PDGE “en todas las mesas visitadas, y la presencia, en menos mesas, de delegados de otros candidatos”.

“La jornada electoral se desarrolló de acuerdo con los procedimientos operativos establecidos al efecto, concretamente en el Manual de Instrucción para los Miembros de las Mesas” y, “en los lugares visitados, los miembros de las mesas electorales demostraron el conocimiento necesario de los procedimientos a seguir, así como la generalidad de los electores”, describió la misión de seguimiento.

Los observadores también señalaron que los colegios electorales visitados “disponían del equipamiento necesario para su buen funcionamiento y para que los electores pudieran emitir su voto”, añadieron.

Según la CPLP, la acción del equipo “estuvo condicionada por la llegada tardía al país, lo que no permitió el seguimiento del ciclo electoral, en particular del período de la campaña electoral, ni la cobertura de la parte continental del territorio nacional”. El entonces secretario ejecutiva de la comunidad, Murade Murargy [consuegro del dictador], dijo que esto se debía a limitaciones financieras.

Por otra parte, la nota de la misión de observación añade que las listas de colegios electorales no se pusieron a disposición a tiempo, lo que “no permitió la identificación oportuna de los lugares en los que se realizó el seguimiento de las elecciones”.

La misión se llevó a cabo por invitación de las autoridades de Guinea Ecuatorial y el equipo estuvo encabezado por el entonces representante permanente de Timor-Leste ante la CPLP, Embajador Antonito de Araújo, incluidos también diplomáticos de las representaciones de Cabo Verde y Santo Tomé y Príncipe y miembros de la secretaría ejecutiva.

Cabe recordar que, según Domingos Simões Pereira, entonces Secretario Ejecutivo de la CPLP, el proceso de adhesión de Guinea Ecuatorial a la CPLP consistió en:

“Por un lado, Guinea Ecuatorial ya está cumpliendo con la aprobación de la lengua portuguesa como lengua oficial. Pero también hay principios que tienen que ver con el ejercicio democrático en el país, con una mayor apertura, con los derechos humanos. Hay todo un conjunto de principios en el país que creemos que deben ser respetados.

Fue, en ese momento, un intento vano y patético de dar credibilidad a la CPLP.

Con la bendición del demócrata (aunque no elegido nominalmente y en el poder desde 1979) Presidente de Angola, y con la ocupación de los demás países, la dictadura de Teodoro Obiang entró en la CPLP con armas y bagaje.

Está claro que la entrada de Guinea Ecuatorial en la CPLP “no cambiará nada el régimen de Teodoro Obiang” (¿dónde está la novedad?), dijo en julio de 2010 a la Agencia Lusa uno de los líderes de la oposición en Malabo.

“Obiang ha estado en el poder desde 1979 y continuará violando los derechos humanos, la tortura y el encarcelamiento”, dijo Celestino Bacale, [entonces] vicesecretario general de Convergencia para la Democracia Social (CPDS).

“Nada ha cambiado en la dictadura en todos estos años ni cambiará con la entrada en la CPLP. Los que cambiaron son los que antes criticaban la situación en Guinea Ecuatorial y ahora están convencidos por el dinero, el petróleo y los negocios”, dijo el número dos de la mayor plataforma de la oposición ecuatoriano-guineana.

“Hoy, los que criticaban la dictadura de Obiang están cambiando su posición después de visitar Malabo”, dijo el líder de la oposición, responsable de las relaciones políticas internacionales en el CPDS.

“La pertenencia a la CPLP no nos sorprende. La candidatura era predecible, en línea con lo que Obiang ha hecho con otras organizaciones internacionales. Quiere demostrar al pueblo guineano que el dinero puede comprar lo que quiera. Lo peor es que tiene razón”, denuncia el [entonces] dirigente del CPDS.

“Obiang está haciendo que las puertas se abran en todas partes para el régimen. Lo están apoyando ahora para tener nuestro petróleo más tarde”, dijo.

“Lo que vemos es que África se mueve a tres velocidades, no a dos. Hay un África de los países que ya han logrado la democracia, hay otro de los países que están en camino de lograr este objetivo y luego está el grupo de Guinea Ecuatorial, donde estamos viendo un retroceso”, dijo Celestino Bacale.

“Guinea Ecuatorial forma parte parte de lo peor de África, pero eso no les importa a los que están convencidos de proporciona oportunidades de negocio”, añadió el [entonces] dirigente opositor.

Obiang, como los angoleños, sabe que lo que es cierto hoy para los gobiernos de la CPLP mañana puede ser mentira. También sabe, como José Eduardo dos Santos, que ayer era bestial pero hoy es una bestia.

Obiang, a quien la revista estadounidense “Forbes” ya ha presentado como el octavo gobernante más rico del mundo, y que depositó cientos de millones de dólares en el Banco Riggs de Estados Unidos, ha sido acusado de manipular las elecciones y de ser profundamente corrupto.

Obiang, que llegó al poder en 1979, derrocando a su tío Francisco Macías, fue reelegido (de eso se trata la democracia) con el 98 por ciento de los votos oficialmente emitidos (también contó, como en Angola, con los votos de los muertos), permaneciendo en el poder gracias a un fuerte aparato represivo, del que forman parte sus guardaespaldas marroquíes.

Amnistía Internacional (AI) afirma que en el país del presidente Teodoro Obiang todavía hay “varios casos de detenciones y encarcelamientos arbitrarios por razones políticas”, que suelen ocurrir “sin que se forme y formalice la culpabilidad de los detenidos”, y sin que haya “un juicio justo”.

“Estas prácticas no sólo violan las normas internacionales de derechos humanos aplicables a las normas de procedimiento policial, penal y jurisdiccional, sino que también constituyen una grave forma de restricción de la libertad de expresión”, dice la AI.

Las “fuertes restricciones a la libertad de expresión, asociación y manifestación”, las “desapariciones forzadas de opositores al gobierno”, los “desalojos forzados” y la existencia de “tortura y otros malos tratos por parte de las fuerzas policiales” son otras preocupaciones expresadas por la AI en relación con Guinea Ecuatorial.

Por otra parte, la AI señala que “el 60 por ciento de la población de Guinea Ecuatorial vive “por debajo del umbral de la pobreza”, es decir, con “menos de un dólar al día”, a pesar de “los altos niveles de crecimiento económico del país, la alta producción de petróleo y el hecho de ser uno de los países con el mayor ingreso per cápita del mundo”.

Sin embargo, es importante señalar lo que decía el mozambiqueño Tomaz Solomão, entonces secretario ejecutivo de la SADC (Comunidad para el Desarrollo del África Austral): “Son dictadores, pero hace falta paciencia con ellos…. es la gente la que está allí. Y los criterios de liderazgo de la organización no obligan a celebrar elecciones democráticas”.

Folha 8 con Lusa

Só o dinheiro conta!