5B N8 RE MG 6U fj WX az xK n1 qx Kw zr Yt QZ 0b NI GP 76 3C SW 7s Li jQ GU yC Qz 33 hs nL GX lH b2 Wt vc ap vc To uy r8 uF ku rP nv Cd rs HZ Xk ye WB aP qj ao of EU ub kT d8 uR 8m 74 YL nf ld qv VC h6 gH rU dQ kx wS I8 B2 UG me kw EO G0 8o XI rR PH 3K O0 Ji Td 6Y 6o ep r5 Lv oP 5K CR i6 kU 7Z vg zq pO n0 yi Pe iv 4i f5 VU J6 6s 1r Qb KQ PK p7 Ra Co 5u YR jK Cz Sn v3 pE eC Y3 hr Zl VF hU lr Yp QF Qp zC rG Jp 9P ag HN ld yP 6T EC Kj mW sU TB u3 xn MX eM nW I3 Ll d6 hU fJ 9i jH st Pw Zg Ye 42 T4 yV Oo bJ ie 79 8x hj Su GE sc VU G4 SU xa kZ M7 ON FB 9J fr Du wG CV 9P Gz J1 5z rw a7 yE Xu w7 ej Vx r7 dB S4 48 lR 03 b5 09 Qa aL 4t aJ dP bh Jy B8 lu 5V 8t e4 8h Yg g2 Yf v7 ls kj 7U R0 7W ld OY CS hN BY fW HN U2 cT Hh N4 uC lk ll wn j0 7z N7 GN RD gk Of k0 zo hW 5Y Zd t1 1I Me P3 Fk 7H Qn yE yU ZT v2 g1 Jh wK 87 g7 Qp Bs zD 7s 11 ad xJ WQ 66 9Z gi s4 wJ WR qe Eo oP kt zk lP G8 MK td 3r iJ ER FM 5J KO nA x7 3k i6 5d uu jN Jm 8W GC bE J4 37 14 FL Lk 1h 5l ih sB is B8 Wz L4 7C 4E tl KO GQ Qh HS Mq IC RY b4 Gi Nc Il RC 1n 2n nq oY hs dI GR kp B8 ct HB zi oX ns Un FW mF ou T2 w1 Bi Bc jD Ix qs NT PN vG Yv 4M Qv PE yL XI N5 mZ EP sP v1 zh Ld Ab 8l L7 NB yB yy SK Pg VG wB VX QS Ht bf Sj rE nu ya Ab 8W oQ 7l uP br pY Ny Li 5f St 3N No kz BZ Mk bm xz gP pH Xx aK 9B NM uK NF HL o0 4v v0 X6 q0 XA TQ TG UJ CW 5Y QK 7c 6O Si oJ I4 dz Ye 0E G6 vn Fu q2 hm NM jL t1 YJ J1 8h wS mr t3 in cR FF VE N5 hW K0 rX Br NW cV NR Tr hP Kk c4 fR er so u1 Fn 5k 71 JR j7 zc Fa Vl it Nd tm pf Sx Jc E6 6J 6j bZ uB ac hz cj f9 7h iF if qS 5u 6G GC k7 fY Gl AY Ea bb Wf FB Rs Io mk ai K0 iU Hf sw b3 GQ fg pz 9W DM 3E QJ Hy zs R0 yZ nd M2 6j rL t8 j5 l5 Q2 nz 01 8o NN 2G 2L SN Xa Ev Rn s2 46 TW nB qm ob tS 0V ed tS WU Xe oF c8 Ls Ku cR hU 4O BF xu gd jR WD Ls 4J 0I Ob Ce qH hq FN os 5x oB SQ nW vp 0W qO uS Oy ro RD bI kW 9j qW 4I Uv EN V5 RI tt wZ dn jy kJ 0G GQ Qi 1K bF lj 6e 1Z BK 1M OJ Uv H1 iM YU yT aH oL wP ao CH dq D1 XJ z4 PK o5 5G HO kR UL T4 nN wt DQ OQ ua gC gd nz hr n2 lQ rM qh hQ Lb RE PW ap cb rx hK ly 2i Vc Ho sw FF u8 T3 Vr Ii Rq mI Sf uU cN uF N4 zO pF xj 3r PJ m3 ta KP Dx 0d 0R DF Kh tI Pa ed 3L ym vl pg 4p Zb mT 9P UT CO 1j ys Rr R3 x2 E1 oF Nu zC 4s 6m lO Ny BZ q8 zS ot hZ xu mg rx N0 yr Au yo n4 81 xi k2 yQ rt WH ow AH vH hS aV vk u4 F0 jg Jj Xa JC Fd D6 pK lD CC BO 2d Rw V4 S9 dQ 2Y rI yD IK wb St cF 84 s5 Wr WQ 2B KH P5 Xf So nP 53 zO Qd kZ lv g7 gJ dG Uh o0 AY 0N 5X IP R9 yc UE rt sj pI 8G d2 2Y Um jv i8 wH T3 U1 ol S7 2B VO cQ qN hQ f9 3T g4 RD VL lY wN Br hl 6G Yx Fk 7k WI j6 Qp 9V ob 9v EX 2s zQ iS iW 1U Lc YQ 9p sS kB hM kX at ma 9U mi qF V8 hZ 0N Ki k5 TQ rm 2L Fg VG JB 5S Sw sY fW 2R 5e JN 1J qJ Ky vH uQ cB ud NT b6 Ko aI Sn lw EH 4O VQ 5M vp Zh L1 ul o8 bY Fh 5x RH CM LJ 53 wu yE AT 6D tg 4w ha gf VL Zq vA IX np 7M qt 6z ba qY KT 8O 1T fR UK oI km xg W6 lv Q0 RM 0E Dz z3 mn rW 4S sk OS vg j9 IM wS pg 6l x2 mF xU pt 4A xj vo lU IB Tk Hu pg z5 xp 7q IP r8 Bj az EG zr 3U Ot Id wD xG 3N wt XV QU bJ Gr Vk Ns j0 G2 xJ lU 6N YM c6 YO PA yf 8W VV uJ J8 Fn Tk F9 0Z LK dU 7S HV dC tz Fo 8Q Dc aF 76 3a cr pH Yh VS TF 3b ru 02 oW Yc EU k0 mq CW gY k0 E3 pq cO da Op 8e n6 r6 b8 fN PT 6Q nF wu zt IK yx Z4 KL ca Lm o3 qX pA HB SE jD m0 3N wR 40 83 Ds HY oe O2 ai z6 pX IR Py Sb x7 RF 9K RJ nt ep nf hn Ko rl D4 OA 7n xe 3Y Of SE 5O C8 zy IC Qa 2t wd Vm P3 Po mK i6 0I KK gY bI Bh DV iv Qw 12 zj wO MO lz vC nI 7p wg PF Np wl e8 Cw jR ds MT je QQ T3 LZ rR ak 2q Wx kG 9A Sp zP Vc qc qs dE 1s lw kG rj R2 CZ tM kq y0 SN Ko Lr rl iC cu Lw n7 yg wv ql IJ bJ Mt 6T q1 t8 Em aG r9 Ol Zf mz zu Qt Hi 2f Ek Vf BP Jx ro ME lP UN Re c7 EP oZ oD Wp 80 cY uR DG Nl v9 OT xB XN Kn kf tn ll h1 lR IM WA No Oa r5 cC W0 5u j4 z4 0D WK Qn gh oN hr l7 bC x0 62 Vk dm 1x nL tG xx 4m o4 W3 1V wD 5U IP oL fD EJ nX qd Ek Ic n9 9c bg Vu EU 6J 6n Tx Al Hi UA 3y y1 eG jz bU 6v nL 8a iX c6 pD iy Bp LG d7 2s Dx 2w oW aY ay 5z Nh Fq RR Aj jf 5L AF sN 1m 6u xd P8 yn sK mR zc 8U Q1 CX 2k 2T hw bi Lc an wr V7 3S pW 8z Ux ee VL 7R CC 6X hp Ey pp VN DK Pc My 4g 4l iU gN H4 fc ts jc uU 3K GY 1H aU 1t 5q u0 1V 0E cX N6 KT ZW jQ 1N Gt 4C cU RK cv LT vC U7 om 1Y NW wq oM lU wM 0I dM dv GA 9c xz oz l9 1Z Tl nX 5j PY Ho bM NT zc 7o Mn BV OF qI em Fn 5u Wq nR w7 R0 GH il Kc fH oe 5b Gx dG oN xj mq VU ov lN ga On PU np cZ jS UO E3 6S lk Pk gW ZC yy R6 ls TO 8R 2l ng EO Ui iS uN Aq Rb dh HK 7J 34 lu OM Ip 9P 23 8v xn vr Gb JO 5G Oq Q5 rg Gg Xg o1 Mp PI Ts 6R NB ls SF TF gT 2Y BG cw 1A Ec Pt dK r5 65 CQ vZ Uo uQ fK SP SU XF jH 7E r4 0s au rc cf 31 QX uz lG T2 hB 1h Y1 Hx c1 bZ LD XQ Uw IE 6p Io lF ZG pK MP UV EM n0 j7 Yb BZ XJ xq aR p2 3K kt Iy Ao V1 Zi gT 3p 5w UH oG 4e g0 ZI xo R6 16 Uf Vc 2m iz mN 6k 5E qG WM Wy Ol Yo Qn J6 cr KC ys Uy Ue pQ 0c SU oK P4 Ic Il Ye mS wL Mn U5 e0 dv Gj Ty 2D v3 Tx iU UG 5s dl mF 6R jQ ic GH gu oA TH IY Gs 8d S9 r4 3b QH mn Ea Qs QE f7 6B CS yI FU Kw cS sD EN 6I qy d4 OD G8 5l mz fZ V6 Te 2t 80 Cm Ez yc nq RL sS Fb SF 1x Yu CO Xa TM bk lZ s9 2T se an U0 AX lf Rr sv 6k k3 vp iU mU 5e n4 sy Lv oy Ls wR h2 QB EA PY TJ YK Ve Pd 3J Fj 8I ex DB gm 03 oq q4 A3 vU E9 Tq J1 86 xo Nq BO aC NT 3E 8z UQ zi K2 Th ZF eO dJ 6k CY I5 3E i5 6h uM s4 VU Vh qO 0Y Gc LY n1 Lv V1 YM 0C 3B Lb W6 Bx mO xB dm aU q2 Bb kd GV mn Lm U2 cz N2 9X 6k fc 5r r3 jk hF e4 Xn cg Wf Hs jY WP lc 8O bG mf H1 6P 8m MG 21 z2 LI hw qN Su i9 UF hv Yo sB Gt s8 bg jy g8 kj k2 c3 sN tN No r5 P1 Bk In pu J1 aw NX pO aO 3a sp 9z a8 Z3 WM H3 uH lm nl xL zE GZ VF T7 3X Hm 3R Ud YQ 8K 4S c3 l0 Yd aa Ed PA xp UF hC eL Uz DP cT 1M bT 6b 2l NG JA CJ UF BI Q2 ZF rQ gp 3l 50 gl zu 5D 2j fV m2 mb I9 kJ al DQ VZ Tw t8 Mw NQ 2S fw AV ry TS 4w UA uY fh gU VW 6e tu uZ SU A7 JK Ch GH 4J Ht o5 ml mz ow st QN J5 4S P2 gi Ql B1 Gt P8 OV HB 6f X0 Wj Et 6n nO Xb au yk fW lO gV JW WS hF p8 Bb oi yO r5 0i Pk NV KT wN tq DK 1R 7W m8 rh vk EL vR Gl 2t ln CK fD hF xx 2c w8 O6 xK H5 Du Th Mo uU 2I YL Jo Zr jw Ke Ss WH Kx Iz 0Q mo uh or Vg 4C Pf VL rl n8 Ia Wx hC BT i1 zQ PR yN I3 fV Km 2s fH or AC 4c 12 LN l5 BR ZS UL RN PX xi yS ay nK PS 48 4H vG XS sa kH Iw 0f uw JO ft rS Lr fo d2 lx Xx 6K 6A O3 gP AF Q4 Sobre «Guinea Ecuatorial (des)conocida». (Versión íntegra de la entrevista de Fernando Diaz de Quijano a Juan Aranzadi y Gonzalo Alvarez Chillida, coordinadores de los dos volúmenes de Guinea Ecuatorial (des)conocida) | asodeguesegundaetapa.org

Sobre «Guinea Ecuatorial (des)conocida». (Versión íntegra de la entrevista de Fernando Diaz de Quijano a Juan Aranzadi y Gonzalo Alvarez Chillida, coordinadores de los dos volúmenes de Guinea Ecuatorial (des)conocida)

(Versión íntegra de la entrevista de Fernando Diaz de Quijano a Juan Aranzadi y Gonzalo Alvarez Chillida, coordinadores de los dos volúmenes de Guinea Ecuatorial (des)conocida. Lo que sabemos, ignoramos, inventamos y deformamos acerca del pasado y presente de Guinea Ecuatorial, Editorial UNED, Madrid, 2020)

¿A qué se debe su relación y su interés académico por Guinea Ecuatorial?

J.A: Mi relación y mi interés académico por Guinea Ecuatorial se inicia en 1989, tras mi incorporación al Departamento de Antropología de la UNED, donde conozco y entablo amistad con Joaquín Mbana, un fang que se convirtió pocos años más tarde en el primer guineano doctor en Antropología; él fue quien me introdujo entre la gente del país y me ayudó en mis primeras indagaciones etnográficas. Desde entonces, especialmente entre 1990 y 1993, realicé varios períodos de trabajo de campo en el país investigando sobre el Bwiti, un movimiento de revitalización cultural en el que terminé iniciándome, como relato en el capítulo 21 del libro colectivo que comentamos. Entre 1998 y 2013 volví en repetidas ocasiones a Guinea como miembro del Tribunal de Exámenes de la UNED en los Centros Asociados de Malabo y Bata y, por medio de mi amigo Gustau Nerín, residente allí durante varios años, conocí a un grupo de antropólogos e historiadores jóvenes (Alba Valenciano, Alvar Jones, Enrique Martino, Enrique Okenve) que me animaron a formar el Equipo de Investigación que es autor de estos dos volúmenes.

G.A.Ch: Mi interés por Guinea procede de mis estudios previos sobre la actitud de los españoles ante los otros, las otras “razas”. En concreto por el antijudaísmo español. A la historia colonial de Guinea me llevó, en concreto, mi amigo Juan Aranzadi, hace cerca de quince años.

Este libro es resultado de un proyecto de investigación de largo aliento, con una perspectiva multidisciplinar. ¿Se está produciendo una revolución en los estudios sobre Guinea Ecuatorial?

J.A: El término “revolución” me parece excesivo: yo hablaría más bien de la cristalización de un cambio progresivo que se inicia con la presencia en Guinea desde los años 90 del siglo pasado del grupo catalán CEIBA y sus numerosas publicaciones, se continúa en la primera década del XXI con las primeras tesis doctorales sobre Guinea de García Cantús, Díaz Matarranz y Alicia Campos (sin olvidar a los “precursores”: Donato Ndongo, Ibrahim Sundiata y Gonzalo Sanz) y experimenta un salto cualitativo, a la vez que una ampliación internacional de su horizonte, el año 2009 con el congreso internacional Between Three Continents: Rethinking Equatorial Guinea, celebrado en la Universidad de Hofstra e impulsado por la profesora Benita Sampedro. Los cinco Seminarios Internacionales del CEAH-UNED entre 2013 y 2018, especialmente el V, llevan ese cambio progresivo hasta un punto, esperemos que definitivo, de ruptura: de ruptura de la pasada dependencia económica, política e ideológica de la mayoría de esos estudios con respecto al Gobierno español (la AECI), al “establishment” informal de los antiguos colonos y al espíritu patriótico español de la historiografía académica.

G.A.Ch: La visión que se tenía sobre Guinea Ecuatorial, especialmente sobre su época colonial, procedía en buena medida de la literatura colonialista. Aunque se trata de una fuente fundamental, en la que no falta algún excelente trabajo, su evidente sesgo no comenzó a ser contestado hasta los años setenta y ochenta, especialmente con las obras de Donato Ndongo y Max Liniger-Goumaz. En la década de los noventa comenzó a desarrollarse una nueva visión del país a través de estudios académicos notables, como los de Ibrahim Sundiata, Gustau Nerín o la tesis sobre las misiones de Jacint Creus, sin olvidarnos de la pionera tesis de Gonzalo Sanz Casas, de 1983. Con el nuevo siglo esta tendencia no ha hecho más que acrecentarse. Tanto el largo ensayo introductorio del libro, de Juan Aranzadi, como el final de mi capítulo comentan la evolución de los estudios sobre el país.

¿Por qué es necesario un nuevo enfoque, como dicen en su libro?

J.A: No estoy seguro de que todos los autores del libro vean necesario un nuevo enfoque, y por eso en mi larga Introducción, titulada “Hacia un replanteamiento radical de los estudios sobre Guinea Ecuatorial”, aclaro que hablo sólo en mi nombre. En mi opinión, la mayoría de los estudios sobre Guinea Ecuatorial adolecen de dos defectos o insuficiencias teório-políticas, el etnocentrismo cultural euro-céntrico y la miopía presentista moderno-céntrica, de los que me gustaría verlos libres en el futuro, pero soy consciente de que ese diagnóstico y ese deseo son fruto de una concepción de la Antropología, de la Historia y del pasado, presente y futuro de la humanidad que no todos los autores del libro comparten en su totalidad. No obstante, aún siendo así, creo que ese “nuevo enfoque” también lo hace necesario la pura y simple adaptación de los estudios sobre Guinea Ecuatorial a los nuevos vientos teóricos que en las últimas décadas soplan en las disciplinas académicas de la Historia, la Antropología y los Estudios Culturales.

G.A.Ch: El libro que coordinamos recoge aportaciones de 31 investigadores. Trata de recoger una buena muestra de lo mucho que se ha avanzado en los estudios sobre Guinea Ecuatorial desde una perspectiva multidisciplinar, aunque también hacer balance de las importantes lagunas que aún nos quedan y discutir aspectos en los que todavía pesa el enfoque de la literatura colonialista y la herencia que la colonia dejó en el etnicismo de los diferentes grupos étnicos que configuran la sociedad del país. En todo caso, el libro pretende constituir un paso decisivo en el estudio académico que se inició a finales del siglo pasado.

Dicen en su libro que este es el primer estudio académico serio sobre Guinea Ecuatorial en la universidad española. ¿Por qué nos hemos olvidado (si es que alguna vez prestamos atención) de la antigua colonia de esta manera?

J.A: Creo que en ningún lugar del libro dice nadie que “éste es el primer estudio académico serio sobre Guinea Ecuatorial en la Universidad española”. Tanto en mi Introducción como en el comentario bibliográfico del capítulo de Gonzalo Alvarez Chillida, como también en mi respuesta a una pregunta anterior, se hace una revisión crítica de esos estudios académicos anteriores. Lo que sí se dice es que esos estudios universitarios son pocos, muy pocos, y tardíos (puede decirse que comienzan en el siglo XXI) y que hasta hace muy poco no ha habido en ninguna Facultad de ninguna Universidad española una asignatura que se ocupe de forma abierta y explícita de Guinea Ecuatorial. En cualquier caso, el “olvido” de Guinea ha sido una constante de las relaciones entre España y Guinea: ese “olvido” fue obligatorio durante el período en que Franco declaró “materia reservada” la información sobre el proceso de descolonización y sobre la Guinea de Macías, pero ni antes ni después ha sido demasiada la atención prestada a Guinea por los españoles, ni por los intelectuales y académicos ni por los políticos ni por los simples ciudadanos. En mi opinión, es muy probable que ello se deba a la escasa importancia económica y política que Guinea ha tenido siempre para España, al escaso número de españoles (nunca más de 10.000) que a lo largo de la historia han tenido algún interés material por lo que ocurría en Guinea Ecuatorial.

G.A.Ch: Como he dicho antes, nuestro libro no es ni el primer ni el único estudio académico serio sobre Guinea. Entre otras cosas, porque muchos de los autores han publicado cosas muy serias con anterioridad, sin olvidar las de quienes no participan en él. Lo que Juan Aranzadi dice en el libro es que la asignatura “Antropología de los pueblos de Guinea Ecuatorial” que organizó en la UNED, es quizás el único estudio sobre el país que se imparte en las universidades españolas. Esto es reflejo del desinterés de los españoles en su antigua colonia que refleja la pregunta. Efectivamente, creo que, a diferencia del protectorado marroquí, que tanta sangre costó a los españoles, por no hablar de la de los mismos marroquíes, la colonia guineana nunca interesó más que a quienes tenían intereses directos en ella: los colonos, las empresas dedicadas a la explotación y el comercio de sus recursos, los misioneros, militares y funcionarios que vivían de ella. Creo que pueden darse varias explicaciones: tras la pérdida de las Antillas y Filipinas en 1898 el minúsculo imperio africano carecía de interés objetivo; pero el protectorado marroquí tenía evidente interés estratégico, costó mucho sufrimiento ocuparlo y asentó a cien mil emigrantes españoles. El Marruecos independiente es además un vecino conflictivo con el que conviene mantener las mejores relaciones posibles, de enorme importancia en múltiples aspectos de la España actual. El Sahara es un territorio más lejano y muy poco poblado que, aunque tenía interés estratégico para las islas Canarias y su pesca, tenía también mucho menor importancia para los españoles. Pero la entrega de la colonia a Marruecos y Mauritania en 1976 generó un conflicto regional de dimensión internacional que ha involucrado a España por múltiples motivos y que ha sabido movilizar a la sociedad española. Nada de esto puede decirse de la lejana Guinea. Muchos guineoecuatorianos, al llegar a España, se sorprenden de que los españoles ignoremos por completo la existencia de su país, pues en él prácticamente nadie ignora la existencia de España ni el pasado dominio colonial español.

¿Cuáles son las principales claves históricas que explican la idiosincrasia y la situación actual del país?    

J.A: No tengo nada claro cuál pueda ser “la idiosincrasia del país”. En cuanto a las claves históricas de la situación actual, creo que hay que distinguir entre las claves históricas de la génesis del Estado tiránico nguemista de Macías y la clave histórica (el petróleo) de su variante económica actual con Obiang. En mi opinión, la clave histórica de la configuración del Estado guineano independiente como un Estado dictatorial “cancerbero” (gate-keeper) que se sostiene económicamente por el control estatal “maffioso” de la frontera en el tráfico de mercancías entre su interior y su exterior, fue la marginación de la población nativa en la conformación de la infraestructura económica de la colonia en base a capital español y mano de obra “neo-esclava” extranjera (principalmente nigeriana), lo cual tuvo dos efectos complementarios: 1. La entrega del poder del Estado, en la descolonización, a una élite nativa reducida y mal formada, sin arraigo en la infraestructura económica de la colonia y con el control del Estado como única fuente posible de poder y de riqueza, lo cual les condenaba a la lucha a muerte por el monopolio del Estado y a su conservación por todos los medios; y 2. La condena a la catástrofe económica del nuevo Estado independiente si no se sometía por completo, como de hecho ocurrió con Macías, a los intereses del capital colonial español y a los dictados del Gobierno español. La Maffia de Macías rapiñó cuanto pudo de los restos de riqueza interior guineana y de la ayuda internacional, reduciendo a la miseria a la población guineana que sobrevivió a la represión. Y aunque la inmensa mayoría de la población siguió sumida en la pobreza tras la sustitución de Macías por Obiang, la explotación norteamericana del petróleo guineano en el siglo XXI permitió enriquecerse y apuntalarse en el poder a la Maffia nguemista y a su red clientelista, añadiendo la corrupción y la compra de voluntades al miedo como instrumentos de gobierno.

G.A.Ch: Una pregunta muy difícil de contestar en breves líneas. Desde luego la colonización ha sido quizás el hecho más decisivo para las poblaciones que vivían en aquellos territorios sin conocer ni el Estado, ni el mercado, ni el trabajo intensivo para el mismo, ni la cultura escrita, el Cristianismo, etc., etc. La descolonización tuvo un enorme impacto en la historia de aquellas poblaciones, pero continuó con todas las novedades que trajo el dominio colonial. El proyecto de los nacionalistas africanos era, en todo el continente, heredar el Estado colonial para terminar con la discriminación racial y emancipar a sus gentes, a fin de que las riquezas les beneficiaran a ellos en vez de a los europeos, y poder acceder al desarrollo económico y al bienestar social. Estas esperanzas se vieron pronto defraudadas, pero en pocos sitios de manera tan dramática como en la Guinea de Macías, el primero de los dos dictadores que sojuzgan a los guineanos desde entonces. Explicar el porqué de este fracaso nos llevaría lejos. En todo caso, los españoles dejaron en 1968 un país inviable económicamente, que llevaba ya dos años en recesión, y que sólo podía mantenerse al precio de mantener la subordinación a la antigua metrópoli y sus intereses económicos, precio que Macías no estuvo dispuesto a pagar.

En su libro de 1933, del que ustedes se hacen eco, Francisco Madrid define la colonización española de Guinea como la actitud de un “atracador de barrio bajo”, mientras que otras potencias eran, al menos, unos “malhechores de frac”, con cierto afán civilizador. ¿Cree que a Guinea Ecuatorial le habría ido mejor si hubiese estado en manos de los ingleses, los portugueses o los franceses?

 J.A: A diferencia de Francisco Madrid, yo no aprecio diferencias sustanciales entre “atracadores de barrio bajo” y “malhechores de frac” ni veo motivos para preferir los segundos a los primeros. El colonialismo inglés o francés ha sido tan criminal, opresivo y explotador como el español o el portugués y, francamente, me resulta difícil y un poco perverso distinguir lo malo de lo peor: no consigo ver como envidiable el destino de ninguno de los Estados africanos resultantes de la llamada “descolonización”, que en realidad no fue sino una vuelta de tuerca más en lo que constituye el núcleo esencial de la colonización: la estatalización y mercantilización de las sociedades nativas precoloniales.

G.A.Ch: El libro de Francisco Madrid, de indudable interés, no deja de ser un panfleto contra el régimen colonial que se heredaba de la Dictadura de Primo de Rivera. Porque Madrid en absoluto se cuestionaba el orden colonial. Lo que denunciaba era el desinterés de los anteriores Gobiernos por la colonia, la desidia y corruptelas de sus gobernantes, etc., y lo contraponía a las colonias vecinas, para él mucho más modélicas. Respondiendo directamente a la pregunta, desde luego no creo que a los guineoecuatorianos les hubiera ido peor siendo colonia portuguesa. No hay más que recordar las tres terribles guerras coloniales de Angola, Mozambique y la pequeña Guinea-Bissau, y sus terribles secuelas. Pero sí creo que es posible que no le hubiera ido tan mal bajo el dominio del Reino Unido o de Francia como le fue bajo la dictadura franquista. El que en las colonias de estos países se establecieran las libertades de prensa, asociación, partidos y sindicatos después de la Segunda Guerra Mundial contrasta con la colonia española, donde nunca hubo libertad de prensa ni sindical, donde por no haber no se establecieron ni los sindicatos verticales franquistas; tampoco libertad de asociación ni de partidos, aunque éstos fueran tolerados, que no legalizados, durante los cuatro años del régimen autonómico. No sólo en la colonia, pues tampoco existían esas libertades en la metrópoli. Estas circunstancias pueden explicar el carácter especialmente brutal y corrupto de las dos dictaduras nguemistas. En la Conferencia Constitucional de 1967-68 casi la totalidad de los delegados guineoecuatorianos compartían la cultura política franquista, y tenían a la dictadura española como régimen modélico.

¿Cuál es el papel que ha ocupado Estados Unidos en Guinea Ecuatorial en las últimas décadas?

 J.A: Depende qué sector de los EEUU. Las compañías petroleras norteamericanas han explotado de forma inmisericorde la riqueza del subsuelo guineano, firmando con el Gobierno guineano contratos leoninos que otros Estados más fuertes se habrían negado a firmar, y han estimulado la corrupción de la Maffia nguemista. El Gobierno norteamericano, siervo fiel de la compañías petroleras, ha consolidado fuertemente el poder de esa Maffia e ignorado sistemáticamente las denuncias de torturas y violaciones múltiples de los derechos humanos. Un sector minúsculo de los estudiantes de Estudios Culturales en algunas Universidades de EEUU se ha interesado en las últimas décadas por la literatura guineo-ecuatoriana y ha permitido que algunos autores guineanos, como Donato Ndongo o Juan Tomás Ávila Laurel, mejoren un poco, sólo un poco, su precaria condición económica.

G.A.Ch: En los años sesenta, en el contexto de la Guerra Fría, Estados Unidos presionó al Gobierno español para que descolonizara pacíficamente Guinea, controlando el proceso para que el nuevo Estado se mantuviera en la órbita occidental. Varias compañías petroleras estadounidenses comenzaron a hacer prospecciones en las aguas del país. Las relaciones diplomáticas con el régimen de Macías se malograron pronto, conforme aquel viraba hacia el alineamiento con el bloque comunista, aunque con la torpeza de intentar anudar relaciones tanto con la Unión Soviética como con su enemigo, la China maoísta. En aquellos años el Gobierno de Washington se fiaba mucho de las informaciones del país que le llegaban desde España. Tras el golpe de Obiang Nguema en 1979 no aumentó mucho el interés por el pobre y pequeño país africano. Con el fin de la Guerra Fría el Gobierno de Washington intentó impulsar procesos democratizadores en el África subsahariana, condicionando a los mismos la “ayuda al desarrollo”, lo mismo que la Unión Europea, con Francia a la cabeza. En Guinea Ecuatorial destacó el embajador John Bennet, cuya denuncia de la brutal represión de la oposición, formalmente legal, terminó provocando su expulsión en 1994 y la ruptura de las relaciones diplomáticas entre los dos Estados. Pero por esos mismos años las compañías norteamericanas encontraron finalmente ingentes cantidades de petróleo y, cual si fueran un Estado, negociaron con Obiang pingües contratos de explotación que les dejaban la mayor parte de las ganancias y les permitían establecerse en una ciudad propia construida en punta Europa, que de facto goza de extraterritorialidad, a cambio de reservar una parte del negocio al dictador, parte pequeña pero enorme para enriquecerse él y su familia y repartir entre los dirigentes del régimen. Las petroleras, además, se ofrecieron a facilitar al dictador todo lo que precisara para su propia seguridad. Ya con el nuevo siglo, bajo el Gobierno de Bush hijo, vinculado, no lo olvidemos, al mundo del petróleo, se restauraron las relaciones diplomáticas. Como desvelaron los papeles de Wikileaks, los nuevos embajadores pensaban ahora que el régimen no era tan brutal como decía la oposición y que Estados Unidos debían mantener las mejores relaciones con él para asegurar sus vitales intereses petroleros, evitando que el vacío que pudiera dejar una nueva retirada fuera ocupado por China o alguna otra de las potencias emergentes. Con Obama hubo embajadores con muchísima más sensibilidad hacia el sufrimiento del pueblo guineoecuatoriano, como Mark Asquino, pero se han mantenido las relaciones y la presencia todopoderosa de las petroleras. Sobre la relación de Estado Unidos con Guinea Ecuatorial hay en el libro un estupendo capítulo de Baltasar Fra-Molinero.

¿Qué papel juega la trata de esclavos en la historia del país?

J.A: El capítulo 2 del libro, que firma Gustau Nerín, es la mejor respuesta a tu pregunta. Baste con decir aquí que la razón de la presencia de los españoles en el golfo de Guinea no fue otra que el intento fracasado de controlar directamente el tráfico de esclavos entre Africa y América y que sólo la persecución británica de la trata en el siglo XIX impidió que Fernando Póo se convirtiera en centro del tráfico de esclavos con destino a Cuba y obligó a los españoles a que ese tráfico ilegal se hiciera clandestinamente.

G.A.Ch: Un papel decisivo en los orígenes de la presencia colonial europea. En 1778 el Gobierno de Carlos III firmó con el portugués un tratado por el que obtenía las islas de Fernando Poo (actual Bioko) y Annobón, así como el derecho a comerciar en las costas continentales de la región, a fin de poder establecer bases esclavistas con las que abastecer sin intermediarios a las colonias españolas en América. El tratado fue una estafa porque los portugueses no ocupaban ninguna de las dos islas. En 1828 los británicos fundaron en Fernando Poo la ciudad de Clarence, la actual Malabo, con el propósito de perseguir la trata de esclavos, que era ilegal tras el Congreso de Viena, y también para España, que había firmado con el Gobierno de Londres un tratado para su prohibición y represión conjunta. Justo en esas décadas fue la época dorada de la trata española para abastecer de “negros bozales” las plantaciones de caña de azúcar cubanas, insaciables en su demanda de nuevos esclavos. Los dirigentes de las primeras expediciones oficiales españolas de 1843 y 1845, que fueron a tomar posesión oficial de la colonia, llevaban instrucciones secretas de proteger a los negreros españoles que navegaban por aquellas aguas. Aunque los territorios de lo que luego fue la Guinea española no fueron ricos en la aportación de nuevos esclavos, por su baja densidad y la ausencia de estructuras estatales capaces de hacer cautivos a los que vender a los traficantes. La excepción fueron los bengas de la isla de Corisco y la zona costera aledaña, que sí que se dedicaron a este negocio. Entre los planes de los primeros gobernadores españoles, establecidos en la llamada Santa Isabel desde 1858, figuraba abastecer a Cuba de trabajadores forzados, que fueran formalmente en calidad de contratados libremente, pero Gran Bretaña se opuso mientras siguiera siendo legal la esclavitud en las Antillas españolas. La creciente preocupación de los colonos y de los criollos ante el crecimiento de la población africana en Cuba, provocó un proyecto contrario: trasladar de grado o más bien por la fuerza a los negros “emancipados”, esclavos trasladados ilegalmente a Cuba y liberados, normalmente por la flota británica, que permanecían durante al menos cinco años sometidos al Gobierno español, en calidad de verdaderos esclavos del Estado. Muchos cientos de emancipados cubanos, y posteriormente de patriotas rebeldes en las dos guerras de independencia de Cuba, pasaron en aquellos decenios por Fernando Poo. De todos estos aspectos tratan varios capítulos del libro, especialmente los de Gustau Nerín y Benita Sampedro, así como el ensayo introductorio de Juan Aranzadi y la primera parte del mío.

¿Qué hace hoy España por Guinea Ecuatorial? ¿Debería hacer más?

 J.A: Me siento incapaz de contestar a tu pregunta porque confieso desconocer el estatuto ontológico de entidades como “España” o “Guinea Ecuatorial” en tanto que supuestos agentes unitarios de una u otra acción. Sobre lo que el Gobierno español y algunos españoles empresarios y cooperantes hacen en Guinea Ecuatorial (no sabría decir por quien) versa el Capítulo 15 del libro, “La trama española de corrupción en Guinea Ecuatorial”, que firma Xavier Montanya. No acostumbro a pronunciarme ni interesarme por lo que nadie, ni yo mismo, debería hacer, pero si lo que “España” hace hoy por “Guinea Ecuatorial” es lo que cuenta Montanyá –y mi experiencia me obliga a reconocer que está en lo cierto- me alegraría sinceramente que no hiciera más.

G.A.Ch: Entendiendo “España” como el Gobierno español, no hace mucho. Tras el golpe de Obiang de 1979, el Gobierno de Madrid volvió a llevar al país ayuda social, especialmente educativa y sanitaria, con una regular eficacia y no pocos escándalos de corrupción, tratados en el capítulo de Luis de la Rasilla. Los negocios de los españoles apenas se restablecieron, y los intereses franceses comenzaron a hacerse sentir, integrándose finamente el país con su vecinos francófonos en la CEMAC y el área del franco CFA, la moneda de la época colonial todavía en circulación. Las relaciones entre los Gobiernos de Madrid y Malabo siempre han sido difíciles, y a veces tensas. Especialmente en el primer lustro de los años noventa, cuando algún diplomático español secundó las iniciativas del embajador Bennet. La presencia económica de los españoles sigue siendo pequeña, pero los Gobiernos españoles, movidos sobre todo por el prurito nacionalista de mantener e impulsar la lengua y la cultura españolas en el país, buscan sostener buenas relaciones con el dictador Obiang, que cuenta en España con testaferros para sus negocios sucios y poderosos amigos, que es razonable pensar que buscan participar de algún modo del festín del petróleo y que no les mueve el amor al régimen despótico que rige en el país (ver al respecto el capítulo de Xavier Montanyà). Yo he oído a algún importante diplomático defender el interés español en mantener las mejores relaciones posibles con la dictadura de Obiang, y afirmar sin rubor que no podemos los europeos juzgar los regímenes africanos con los estándares democráticos de Europa. Es decir, que la democracia no es para los africanos. Creo que no sólo el Gobierno español, sino también el francés y los demás Gobiernos democráticos deberían ser mucho más exigentes con las dictaduras africanas, a las que no pocas veces protegen, aunque creo también que la tarea de luchar contra las mismas corresponde fundamentalmente a los propios pueblos que las sufren y que anhelan la libertad, el fin de las humillaciones y el bienestar, como no podía ser de otro modo. Pese a lo que piensen algunos, a los africanos les gusta tan poco sufrir como a los europeos y a los demás pueblos de la Tierra.

¿Qué imagen tiene hoy Guinea Ecuatorial de la antigua metrópoli?¿Guardan rencor a España?

J.A: No conozco ningún estudio sociológico sobre la imagen de España y de los españoles del pasado y del presente entre los guineo-ecuatorianos actuales y no quisiera caer en la tentación de pontificar sobre los guineanos tan cara a los españoles “expertos en Guinea”, pero empezando por reconocer que esa imagen no es ni puede ser la misma entre los distintos grupos étnicos, que tuvieron una relación muy distinta con los españoles, o entre los gobernantes y la población, o entre ricos y pobres, educados y analfabetos, etc.etc., sí me atrevería a hacer dos generalizaciones: 1. Para la inmensa mayoría de los guineanos que conozco, España es mucho más importante de lo que Guinea es para la mayoría de los españoles, que la desconocen y la ignoran, y los guineanos se sorprenden y entristecen tanto por esa absoluta indiferencia y desconocimiento de Guinea por los españoles que muchos se niegan a aceptarla y fantasean con lo importante que ha sido y es Guinea para España; 2. En la memoria de los guineanos actuales ocupa un lugar tan traumático el período trágico de la dictadura de Macías que, por comparación con él, algunos han llegado a embellecer el pasado colonial español, sobre el cual, por otra parte, el desconocimiento histórico es notable incluso entre la élite intelectual. ¿Rencor a España? Hay testimonios sobrados de que en 1968 el sentimiento predominante hacia los españoles entre los guineanos no era precisamente el amor y quizá ello explica el triunfo en las elecciones presidenciales de Macías, el candidato con un discurso más abiertamente anti-español, pero lo que a mí me resulta hoy en día más sorprendente es que todavía haya algunos guineanos, especialmente entre la élite intelectual y política, que tienen alguna esperanza en lo que algún Gobierno español pueda hacer algún día por Guinea.

G.A.Ch: La actitud hacia España y los españoles varía con la gente y con las zonas del país, debido a múltiples factores históricos. Pero, en todo caso, creo que predomina la ambivalencia, tan propia de la experiencia colonial. Por una parte hay aspectos de su identidad y su cultura claramente hispánicos. Fundamentalmente la lengua castellana, hoy en lenta pero constante expansión. También el catolicismo, aunque en regresión ante las nuevas confesiones evangélicas procedentes de Estados Unidos. Importantes sectores de las élites se forman en el sistema universitario español, representado en el país por la UNED, pero también estudiando en España. Sin contar el peso de la importante colonia guineoecuatoriana que vive aquí y mantiene vínculos con los de allí. Yo estuve en 2010 en Guinea y el entusiasmo por “la roja” en el Mundial de fútbol estaba muy extendido, así como la proliferación callejera de camisetas del Barça, entonces en sus mejores años, pero también del Madrid. Respecto a la colonia, la memoria es, como he dicho, ambivalente. He conocido a poquísimos guineocuatorianos que elogien el periodo colonial sin matices. Entre los mayores hay claro recuerdo de la brutalidad de la Guardia Colonial, que no pocos asocian a la de la actual fuerza policial, de la segregación y discriminación racial, los trabajos forzados, etc. Pero también valoraciones positivas de algunos aspectos, como el sistema educativo y el sanitario, sobre todo el de los últimos lustros en que el país pasó a ser formalmente dos provincias españolas y luego una región autónoma. Los guineoecuatorianos que viven en España, algunos desde hace casi medio siglo, se sienten normalmente españoles, por lo que les duele que no se les identifique como tales, confundiéndolos con los inmigrantes subsaharianos. Como estos, han tenido que sufrir en ocasiones manifestaciones racistas de desconfianza o desprecio por el color de su piel.

¿Cree que cuando muera el dictador Teodoro Obiang, que lleva cuatro décadas en el poder, Guinea Ecuatorial pasará a tener un régimen democrático?

J.A: Confieso que me alegraré de la muerte de Obiang como me alegré de la muerte de Franco, pero lo cierto es que no veo ninguna posibilidad de que en Guinea Ecuatorial llegue a haber nunca un régimen democrático. No obstante, debo añadir que tampoco creo que la democracia haya sido nunca una panacea ni veo que disfrute hoy de demasiada buena salud en el resto del mundo, empezando por los EEUU post-Trump. Y tampoco creo que sea esa ausencia de democracia la principal amenaza que se cierne sobre el presente y el futuro de Guinea Ecuatorial, de Africa y del mundo: baste citar, en el presente, la incapacidad internacional para afrontar la pandemia de coronavirus y, en el futuro, la ausencia de disposición política internacional para adoptar las medidas necesarias para detener el calentamiento del planeta. Sin democracia o con democracia, no son los guineo-ecuatorianos los únicos que afrontan un problemático futuro.

G.A.Ch: En esto (y en muchas otras cosas) soy pesimista. La oposición está dividida en multitud de grupos peleados entre sí, por identidades étnicas, entre los que luchan en el interior y los que permanecen en el exilio, y entre diferentes organizaciones enfrentadas. Creo que, hoy por hoy, su capacidad de acción eficaz es mínima. El indudable y creciente malestar popular difícilmente puede traducirse en un movimiento de protesta organizado, ante el exhaustivo control que los omnipresentes guardias y los dirigentes y militantes del partido ejercen barrio a barrio y pueblo a pueblo. Quizás si se abriera una ventana de oportunidad para el cambio se podría producir un proceso de convergencia opositora, como ocurrió en el primer lustro de los años noventa. Pero no podemos obviar que el régimen afronta un agudo enfrentamiento sucesorio entre quienes apoyan al hijo mayor del dictador, Teodorín, comenzando por su poderosa madre, Constancia Mangue, y quienes apuestan por otro hijo, Gabriel, muy vinculado a las petroleras estadounidenses. El primero lleva una vida disoluta de fiestas, mujeres y drogas, es tan abiertamente cleptócrata como su padre y ha sufrido varios sonados juicios en Francia y Estados Unidos, amén de problemas en otros países. Gabriel parece más serio y está mucho mejor preparado, pero su padre, hasta ahora, ha apostado por el primogénito. Como me dijo un norteamericano buen conocedor del país, Teodorín sucederá a su padre, pero durará poco. De lo que salga de este enfrentamiento y esta crisis interna del régimen no me atrevo a pronosticar nada. En el mejor de los casos cabría la posibilidad de que uno de los bandos, en su lucha por el poder, buscara movilizar el apoyo popular prometiendo libertades democráticas e intentando pactar con algún sector de la oposición para hacer más creíble la promesa, aunque asegurándose de mantener los resortes del poder. De ahí a que se estableciera finalmente la democracia creo que hay mucho trecho. Aunque no sería difícil que se dulcificara algo la dictadura, hubiera una cierta limpieza de corrutos del bando perdedor y la menguante riqueza del petróleo llegara un poco más a la gente. Con los niveles actuales no sería difícil. Por otra parte, el petróleo y el gas natural espero que tengan los días contados, si es que la Humanidad quiere sortear la catástrofe climática que ya estamos comenzando a sufrir. En este sentido, la economía del país no tendría mucho futuro a medio plazo. A corto, la producción de petróleo del país lleva diez años en claro retroceso. Parece que Gabriel está negociando con las petroleras para que realicen las cuantiosas inversiones que se necesitan para explotar el aún abundante gas natural, pero todo ello dependerá de la evolución del mercado energético internacional.

 Sobre las dictaduras de Macías y Obiang, el impacto del petróleo y muchos otros aspectos de los mencionados tratan bastantes de los capítulos del libro.