Sin noticias en Malabo sobre Fulgencio Obiang Esono y Francisco Eko Micha.

Hace unos días hemos hecho referencia a la falta de información oficial sobre la situación de los detenidos (y torturadosI en Malabo y Bata relacionados con el “frustrado golpe de Estado” de la Navidad de 2017. Lo mismo puede decirse de Fulgencio Obiang Esono y Francisco Eko Micha, secuestrados en  el mes de septiembre en Togo y trasladados clandestinamente a Malabo.

A principios de nobiembre la página del partido CPDS se hizo eco de las gestiones del abogado Fabián Nsue que había presentado un escrito ante el Juzgado Militar de Malabo interesandose por su situación de ambos.

El letrado Fabián Nsue Nguema se interesa por Fulgencio Obiang Esono y Francisco Eko Micha. CPDS

En dias sucesivos informaciones sobre su secuestro aparecieron en la revista Jeune Afrique [http://www.asodeguesegundaetapa.org/guinea-ecuatorial-dos-opositores-entregados-a-malabo-por-las-autoridades-togolesas-fiacre-vidjingninou-y-michael-pauron-jeune-afrique-articulo-en-traduccion/ ] y fueron difundidas mediante despachos de la agencia Lusa [http://www.asodeguesegundaetapa.org/dos-ciudadanos-de-guinea-ecuatorial-secuestrados-en-togo-y-detenidos-en-malabo-agencia-lusa/].

Periodicos italianos han seguido también este caso, en concreto el secuestro de Fulgencio Obiang Esono, que vivía desde hace años en la ciudad de Pisa. La última noticia publicada en medios de aquella ciudad la reprodujimos ayer en esta págian.

En estos dos meses, Fabian Nsue no ha recidibo respuesta alguna del Juzgado Militar, ni ha trascendido información oficial alguna en relación con los dos secuestrados.  Los rumores sobre su situación indican que habían sido interrogados por la policía interesandose por su posible relación (también ellos) con el “intento de golpe de Estado fracasado” de Navidad de 2017. Un primo de Fulgencio, conocido como “Cleto”, ha sido detenido en Malabo tras realizar un viaje a la región continental. El único motivo de su detención ha sido su relación familiar con el secuestrado…

Todo lo demás ha sido silencio.