Sede de la Organización Africana de Productores de petróleo. Sassou Nguesso quiere convencer a Mahammadu Bujari y a Teodoro Obiang Nguema.

Trasladada temporalmente en 2017 a Abuja, la sede de la Organización Africana de Productores es objeto de un intenso juego de lobbying por parte de tres de sus miembros.

La organización, a principios de abril, de CAPE VII, que reunió a los miembros de la Organización de Productores Africanos (APO) en Malabo, fue precedida de intensas batallas entre los países candidatos que deseaban acoger la futura sede de la organización.

Sassou no quiere dejarla
Según nuestra información, el Presidente congoleño, Denis Sassou Nguesso, puso a disposición del Ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Claude Gakosso, y del Ministro del Petróleo, Jean-Marc Thystère Tchicaya, un avión para que viajaran por las principales capitales de los miembros de la APO a fin de convencerlos de que resituaran la sede de la organización en Brazzzaville. A continuación, los dos ministros se reunieron con los jefes de Estado de Chad, Idriss Déby; Gabón, Ali Bongo; Nigeria, Muhammadu Buhari y Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema.

Aunque la sede de la APO había estado durante décadas situada en Brazzaville, los países miembros decidieron trasladarla a Abuja en 2017. La razón: el funcionamiento al ralentí de la organización. Brazzzaville no había pagado su contribución desde hacía varios años. Además, 16 de los 21 empleados de la organización eran congoleños. Sin embargo, Denis Sassou Nguesso se niega a soltar este símbolo. Para demostrar su determinación, envió a Malabo a más de 40 ejecutivos de la Société Nationale des Pétroles du Congo y del Ministerio.

El difícil juego de Nigeria
Desde que las oficinas de la APO han estado en Abuja, el Secretario de Estado para el Petróleo de Nigeria, Emmanuel Ibe Kachikwu, ha hecho campaña para mantener la institución en su capital. Sin embargo, en Malabo, en el Consejo de Ministros de la asociación a principios de abril, Kachikwu se mostró más cauteloso con esta idea y pareció querer dar al CongoB una nueva oportunidad. Los esfuerzos de sus ministros para promover la candidatura de Brazzaville parecen haber dado sus frutos con Buhari.

Malabo está en una emboscada. En caso de que Nigeria se retirase, el Ministro de Petróleo de Guinea Ecuatorial, Gabriel Obiang Lima, vería con buenos ojos su acojida durante un periodo largo en Malabo. Gabriel Obiang se sorprendió ante la nueva posición de su homólogo nigeriano. Según el ministro guineoecuatoriano, el Congo-B tuvo su oportunidad y su gestión de la APO no fue óptima, por lo que cree que la sede de la asociación debería ser trasladada a otro país miembro.

La organización de CAPE VII fue una oportunidad para demostrar la implicación personal de Gabriel Obiang. Asistió a la mayoría de los debates – contenido local, fututo de la APO, apoyo a las empresas guineoecuatorianas. Esta es la segunda cumbre del CAPE en la que el presidente del país anfitrión, en esta oportunidadTeodoro Obiang, se desplaza para abrir los debates; la primera tuvo lugar en Trípoli en 2003, y en ella participó Muammar Gaddafi.

Fuente: Africa Energy Intelligence nº 839, 30 de abril de 2019.