«¿QUÉ PROPONES?» Por Bonifacio Nguema Yembi

«¿Qué propones?» Me preguntan algunos, al parecer un poco molestos, siempre que publico mis opiniones sobre la situación de nuestro país en nuestras plataformas sociales.

Estoy seguro de que muchos guineanos tienen algo que decir, pero desgraciadamente no se expresan lo suficiente, o no encontramos esas opiniones que nos gustaría, siendo que los guineanos tenemos motivos de sobra para ello. Esa carencia de opinión ya es un indicativo de que algo va mal.

Lo que está claro es que si NO luchamos por nuestros intereses, nadie lo hará. Ni mucho menos nuestros dirigentes insaciables, acomodados en sus eternos sillones.

Por eso yo animo y propongo, que nosotros, que muy bien conocemos nuestras carencias, y sufrimos la acción del gobierno en nuestras carnes, nos juntemos, nos manifestemos y nos quejemos. Sí, quejarse, y conquistar ese derecho, parece simple, pero es el quid de la cuestión.

Nos manifestamos contra la corrupción imperante, nos manifestamos para que el gobierno de la nación no sea un asunto familiar independientemente de sus capacidades como gestores, nos manifestamos para que se mejore los servicios públicos de salud, de educación, de seguridad ciudadana, servicios de limpieza…

Nos manifestamos para exigir libertad de opinión, para que todos podamos aportar nuestras ideas, independientemente de nuestro origen familiar o ideología, porque el progreso de la nación es asunto y preocupación de todos.

Ha de haber comunicación en ambas direcciones, entre gobernantes y gobernados. Los ciudadanos no pueden estar recibiendo órdenes sin que puedan opinar, o se ignore su voz.

Exigimos justicia, exigimos división de poderes, no puede ser que si alguien sufre una injusticia grave tenga que buscar a Teodorin para que le ayude, en lugar de acudir al juez o la policía con la confianza de que habrá un trato justo.

Si hay que hacer una huelga general, paralizar el país para que el gobierno rectifique muchas cosas, que lejos de beneficiar a los ciudadanos les perjudica, pues se hace. Los ciudadanos han de estar siempre listos para luchar, evitando del mismo modo el acomodamiento de sus dirigentes.

No hay gobernante si los gobernados no están de acuerdo, los ciudadanos guineanos debemos entender que tenemos poder, y en algún momento tendremos que hacer uso de él. Yo opino que ese momento ha llegado, no es delito el que los ciudadanos se quejen mostrando su disconformidad con el sistema.

No se puede amenazar o coaccionar a nadie porque denuncia unas políticas que le perjudica. Si nosotros los ciudadanos seguimos teniendo miedo a quejarnos, nada, absolutamente nada cambiará, eso ténganlo por seguro.