Portugal «acompaña» la declaración condenatoria de la UE sobre las elecciones en Guinea Ecuatorial. RTP/Lusa

El Gobierno portugués «sigue» la declaración condenatoria de la Unión Europea en relación con las elecciones en Guinea Ecuatorial, en las que Teodoro Obiang fue reelegido presidente para un sexto mandato, con el 94,9% de los votos, según el Tribunal Constitucional del país.

«Con la proclamación de los resultados definitivos de las elecciones presidenciales, legislativas y municipales por el Tribunal Constitucional de la República de Guinea Ecuatorial, concluye el proceso electoral. En este sentido, Portugal sigue las declaraciones emitidas por las organizaciones que integra: CPLP y UE», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en una nota publicada hoy en el Portal Diplomático.

La Unión Europea ha declarado hoy que «toma nota del resultado de las elecciones presidenciales, legislativas y locales del 20 de noviembre en Guinea Ecuatorial» y que «lamenta que el entorno en el que se desarrollaron no haya sido propicio para unas elecciones democráticas, pluralistas y participativas».

Bruselas también pide a las autoridades ecuatoguineanas que «lleven a cabo una investigación exhaustiva de las denuncias de abusos e irregularidades con la máxima urgencia».

«Se necesita un diálogo plenamente inclusivo y participativo entre todos los partidos políticos y la sociedad civil del país», dijo el comunicado publicado hoy por los servicios diplomáticos de la UE.

«Apoyamos las recomendaciones de las misiones internacionales de observación desplegadas en Guinea Ecuatorial», que pidieron a las autoridades ecuatoguineanas que garanticen las condiciones para «el diálogo político, faciliten la participación y contribución significativas de la sociedad civil y hagan que los medios públicos sean igualmente accesibles para todos», agrega Bruselas.

«La Unión Europea insta a las autoridades de Guinea Ecuatorial a mejorar sustancialmente la gobernanza democrática en el país en beneficio de todos sus ciudadanos», concluye la declaración de Bruselas.

En esencia, el informe preliminar de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), que el Gobierno portugués dice «acompañar», señaló la discrepancia entre la presencia de miembros de las candidaturas del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE, en el poder desde hace 43 años) en la mayoría de los colegios electorales observados y una «cantidad significativamente menor con respecto a las candidaturas» de los partidos de oposición Convergencia para la Social Democracia (CPDS) y el Partido de la Coalición Social. (PcSD), «especialmente en las provincias del continente».

La misión de observación electoral (MOE) de la CPLP también llamó la atención sobre el hecho de que, en los colegios electorales donde observó el cierre de la votación el día 20, las actas de la votación no se «publicaron en el lugar de votación», lo cual es un mecanismo importante en el control del fraude electoral.

La MOE de la CPLP también recomendó que «se garantice un acceso equitativo de los candidatos y partidos políticos a los medios de comunicación públicos a fin de promover la difusión de las diferentes propuestas electorales contribuyendo al voto informado».

Los resultados de las elecciones presidenciales, legislativas (altas y bajas camâras) del Parlamento en Malabo) y municipales dieron la victoria a Teodoro Obiang Nguema Mbasogo para un nuevo mandato de siete años (el sexto) como Presidente de Guinea Ecuatorial, que gobernará durante 50 años si lo cumple en su totalidad.

El PDGE ocupará los 100 escaños parlamentarios en la cámara baja del Parlamento en Malabo, ganará todas las disputas para el Senado, donde ocupará los 55 escaños en disputa, y gobernará todas las cámaras del país.

Guinea Ecuatorial, miembro de la CPLP desde 2014, es el país africano con el mayor producto interior bruto (PIB) ‘per cápita’ y el tercer exportador de petróleo del continente, pero la mayor parte de su riqueza sigue concentrada en manos de pocas familias, incluidas, con diferencia, las de la familia Obiang Nguema.

La gran mayoría de los guineanos vive en la pobreza extrema, aunque el país tiene un PIB per cápita de 11.264 dólares en 2022, lo que lo coloca en el puesto 70 del mundo, por delante de países como México, Turquía y Sudáfrica.

Dadas las grandes reservas de petróleo del país y una población de alrededor de 1,45 millones, relativamente pequeña en comparación con otros estados africanos, es sorprendente que el país haya recibido dos préstamos del FMI recientemente en 2019 y 2021. Sin embargo, los préstamos han ejercido presión sobre una mayor distribución de los rendimientos del petróleo.

Según las Naciones Unidas, menos de la mitad de la población tiene acceso a agua potable y el 20% de los niños mueren antes de los 5 años.

El país ocupa el puesto 145 en el último Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas para 2021, y más del 80% de la población vive por debajo del umbral de pobreza, en una situación aún más degradada debido a la caída de los ingresos petroleros desde 2014, la pandemia de covid-19 y debido a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania.

Portugal «acompaña» la declaración condenatoria de la UE sobre las elecciones en Guinea Ecuatorial (rtp.pt)