Política guineana: N’nang Angon analiza el caso de Gabriel Nze Obiang, alias Gabry

Hoy vamos a echar una mirada sobre la trayectoria y acciones del “Líder Nacional” Gabriel Nze Obiang alias Gabry, fundador del partido político Candidatura Independiente, que luego se convertirá en Ciudadanos por la Innovación (CI) de Guinea Ecuatorial, teniente coronel del ejército del General Obiang Nguema, que se presenta actualmente como el principal opositor al régimen guineano.
El hermano mayor de Gabry, Luis Ntutumu Obiang alias “Berny”, notorio militante del partido democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) en el poder, convertido a CI, es amigo íntimo de Santiago Eneme, más conocido como Alandy, primo carnal del dictador Obiang Nguema.

Fue Berny quien, en aquel momento, pidió a Alandy que incluyese a su hermano Gabry en el contingente de jóvenes que se estaba enviando a formarse en la academia militar de Zaragoza. Alandy accedió a la petición de su amigo. En Zaragoza, se brindó la oportunidad a algunos elementos destacados del grupo para graduarse a oficiales. Uno de ellos era un tal Leoncio. Informado de eso, Berny acudió de nuevo a su amigo Alandy para que se incluyera a su hermano Gabry en ese grupo, a lo que de nuevo accedió Alandy sacrificando la plaza de Leoncio. En este mismo grupo estuvo el general Francisco Edu Ngua, quien se ganó su graduación por méritos personales.

Cuando Alandy es promovido a Ministro de Asuntos Exteriores (el autor de la famosa pregunta “¿qué tienen que ver los derechos humanos con la democracia?”), propone a Gabry para el puesto de Director General del gabinete militar del Presidente de la República. En este puesto, Gabry destaca por su dureza y crueldad así como por la tortura de opositores al régimen de Obiang Nguema, llegando a hacerse denominar “Muan-Nze” (joven tigre). Poca gente se atrevía entonces a dirigirse al poderoso Teniente Coronel Gabriel Nze Obiang. Los colaboradores suyos que se oponían a sus prácticas eran despedidos sin contemplaciones. Es la suerte que le tocó, entre otros suboficiales y oficiales, a Antimo Edu Nchama, natural de Efulan-Obuc, distrito de Mongomo.

En relación con los crímenes perpetrados por Gabry contra los Bubis en la localidad de Belebú Balachá, el mismísimo Armengol Ondo Nguema, hermano del Presidente Obiang y responsable entonces de la Seguridad, se quedó pasmado ante la crueldad de su colaborador y declaró: “one fa nzong, one nguet abuiñ” (de verdad eres cruel; eres un despiadado).

Por turbias historias de palacio, se produce un “desentendimiento” con Obiang y Gabry se “escapa” para el exilio, llevándose la paga mensual de muchos militares.

Este hombre, después de haber colaborado íntimamente con Obiang, se marcha al exilio a España sin que quedase bien clara la razón de este exilio y crea un partido político, Candidatura Independiente. Cuando hace la presentación oficial de su partido, invita a una representación de la Embajada de Guinea Ecuatorial en España. Curioso.

Este hombre, después de participar activamente, con la oposición en el exilio, en los trabajos del Manifiesto de Madrid promovidos por CPDS con vistas a la celebración del Diálogo Nacional en Guinea Ecuatorial a finales de 2014, se queda manteniendo relaciones de naturaleza indeterminada con la embajadora de Guinea Ecuatorial en España, Purificación Angué Ondo, a espaldas de todos los grupos y personas firmantes del Manifiesto. Más tarde se le verá desembarcar pomposamente en Guinea Ecuatorial siendo acogido en el aeropuerto de Malabo por las cámaras de la TV guineana. Absolutamente insólito. Exactamente en el mismo periodo, y para los mismos fines, llegan también los opositores del MAIB, en el anonimato más completo.

Este hombre, una vez en el país, exhibe unos medios económicos que ningún opositor puede poseer en Guinea Ecuatorial, sobre todo regresando de un duro exilio (un poco como si Severo Moto nadase en la opulencia a su regreso del exilio) ¿de dónde habría sacado tanto dinero? Durante su primera gira por el país, utiliza una cincuentena de vehículos de gran cilindraje y es acogido oficialmente y presentado a la población por los Delegados del Gobierno en los distritos periféricos. ¿Puede caber en la cabeza de un guineano normal que un Delegado del Gobierno del régimen de Obiang reciba cordialmente a un opositor y haga su publicidad ante el pueblo? Extraordinario.

Este hombre, cuando anuncia la directiva nacional de su partido en Guinea Ecuatorial, la lista de dirigentes ejecutivos es difundida oficialmente por los medios informativos nacionales. Una verdadera novedad para la oposición de Guinea Ecuatorial.

Para cualquier guineano con dos dedos de frente, nada de esto hubiera sucedido sin un entendimiento previo, un pacto, entre el dictador y el nuevo “opositor especial” llegado apoteósicamente de un extraño exilio. El caso se parece curiosamente al de otros sorprendentes exiliados regresados antes que Gabry y bien marcados en el país: Joaquín Elema Borengue, condenado a muerte antes de su salida al exilio, hoy ministro en el gobierno de Obiang Nguema después de haber infiltrado a todos los grupos de oposición en España; el mismo Santiago Eneme, hoy alcalde de Mongomo, tuvo la misma trayectoria.

¿Acaso concibe alguien que opositores relevantes como Germán Pedro Tomo “Mayo” o Severo Moto, tomados por ejemplo, se atreverían a venir hoy a Guinea Ecuatorial sin entendimiento previo con Obiang? ¿Qué pasó con Eloy Elo Nve y Bonifacio Nguema Esono?

El entendimiento entre Obiang y Gabry consistió en ofrecerle a este el espacio de la oposición en Guinea Ecuatorial, dándole mucha visibilidad y garantizándole generosas prebendas, a condición de que se desenvolviera estrictamente bajo las instrucciones e intereses del poder establecido. El objetivo de esta operación era eclipsar, desacreditar y destruir a la muy molesta y reivindicadora oposición interna y ganar credibilidad ante la opinión internacional en términos de democratización.

Pero Gabry es un personaje poco fiable, un espontáneo siempre orientado a hacer trampas, a engañar, a mentir. Cuando llega a Guinea Ecuatorial con estas perspectivas prometedoras, eufóricas, prometiendo el paraíso a todos los guineanos, encuadrado por dos blancos (pastores latinos de su Iglesia), asegurando que es el enviado del Rey de España para sustituir a Obiang, amenazando con tomar el poder por la fuerza si Obiang no cedía, todo ello en un contexto en el que la población, impotente y empobrecida, está más que harta de sus dirigentes crueles y corruptos, con una oposición interna fragmentada y debilitada, se le autoriza su primera gira, gira que realiza con ostentosos medios. Durante la misma, con su lenguaje populista de predicador evangelista, consigue muchos seguidores, particularmente en su región de origen. Al ver a toda esta gente que le seguía por el humo que les vendía, entonces se lo creyó. Creyó que podía gobernar Guinea sin necesidad de Obiang ni de nadie. Y decidió dejarle plantado a Obiang, al que aseguró públicamente y en repetidas ocasiones que sacaría del poder en tres meses. También ha rechazado todas las propuestas de unión procedentes del resto de la oposición.

Y allí empieza su odisea. Ha provocado a Obiang en su propio terreno, queriendo enseñarle un juego en el que el dictador de Guinea es maestro absoluto: las trampas y el engaño. Y es lo que está pagando. Obiang le está pasando factura, demostrándole quién es el dueño absoluto del lugar. Pero ambos personajes se conocen, y si algo es seguro, es que Obiang seguirá utilizando a Gabriel mientras los dos estén en vida, porque lo tiene sujetado por los atributos. Y aparecen los primeros signos visibles de domesticación de Gabry cuando, atrincherado en su sede de Malabo, publica que Obiang no es el malo del régimen sino los que le rodean, particularmente Clemente Engonga Nguema. Veamos cuánto tiempo dura el suspense.