Paul Biya también viaja mucho. Wanafrica

El presidente de Camerún, Paul Biya, uno de los mandatarios más veteranos de África y que lleva 35 años en el poder, se ha pasado más de cuatro años y medio en este periodo en los frecuentes viajes privados que suele realizar, esencialmente a Ginebra, según se desprende de un estudio realizado por el Proyecto de Periodismo sobre Crimen Organización y Corrupción (OCCRP, por sus siglas en inglés).

Biya ha realizado con frecuencia una “breve visita privada a Europa”, como las define su oficina, algunas de los cuales le cogieron en momentos importantes fuera del país, como en octubre de 2016, cuando el descarrilamiento de un tren dejó 75 muertos en Eseka. El presidente regresó al país dos días después.

El recuento de estos viajes, a los que el OCCRP ha hecho seguimiento en base a las informaciones al respecto publicadas por el diario gubernamental, ‘Cameroon Tribune’, suman un total de cuatro años y medio fuera del país. En años como por ejemplo 2006 y 2009, el presidente no pisó Camerún durante un tercio del año.

A estos viajes privados hay que añadir un año más que suman los viajes oficiales que ha realizado Biya en estos 35 años. Este cálculo, subraya el OCCRP, es conservador, ya que el acceso a todas las ediciones del diario oficial no es fácil.

Pero si el dato ya es de por sí llamativo, lo es aún más el coste que esta plataforma periodística de investigación estima que han tenido estos viajes. Según sus estimaciones, Biya se habría gastado unos 182 millones de dólares en estos desplazamientos, unos 65 millones en alojamiento y 117 millones en avión.

Esta cifra es resultado del cálculo del coste medio de una habitación en el lujoso Hotel Intercontinental de Ginebra en el que se aloja Biya y su séquito, compuesto de unas 50 personas incluida su mujer, que estiman en unos 40.000 dólares al día en total, y lo que cuesta fletar un avión privado, ya que el presidente no cuenta con uno propio.

Según subraya el OCCRP, no está claro cuánto de este dinero salga del presupuesto destinado a la oficina del presidente, que en el caso de 2018 asciende a 104 millones de dólares. Tal y como resalta el informe, Biya tiene un salario de 271 dólares al mes más bonus en un país en el que una cuarta parte de sus 23 millones de habitantes ganan menos de dos dólares al día.

Camerún es uno de los países más corruptos del mundo, según Transparencia Internacional, que lo sitúa en el puesto 145 de 176 países. Además, el Fondo Monetario Internacional ha denunciado que más de 300 millones de dólares de beneficios de la empresa estatal de petróleo, que supervisa el presidente, desaparecieron en 2017.

Biya, de 85 años, atraviesa uno de los momentos más delicados en su mandato por la creciente insurgencia en la región anglófona del país, que ha ordenado reprimir a sangre y fuego. El país tiene prevista la celebración de elecciones presidenciales el próximo mes de octubre, a las que se espera que concurra.

Biya, 35 años en el poder en Camerún


Lea más en http://www.wanafrica.com/destacados/biya-35-anos-poder-camerun/#AbvwLus6KzIMOv2r.99