Para el «heredero» la vida es siempre una comedia.

Al vicepresidente ( y «heredero») nada de lo que pueda suceder, aunque sea una pandemia que afecte a miles de guineoecuatorianos, le ahorra un festejo. Para él, la vida es siempre una comedia…

En estas imágenes se le ve, con atuendo mexicano, celebrando su cumpleaños en la cubierta de uno de sus yates (los mismos que ante los jueces presentan como propiedad del Estado) en el puerto de Malabo.