Obiang debería ser condenado al ostracismo por otros líderes africanos, dice diplomático estadounidense. RTP/Lusa

El diplomático estadounidense Charles Ray dijo hoy a Lusa que el jefe de Estado de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, reelegido con el 94,9 por ciento de los votos, «debería ser condenado al ostracismo por otros líderes africanos».

Lo que está en juego son las elecciones generales del 20 de noviembre, que dieron al presidente Teodoro Obiang -en el poder hace más de 43 años- una victoria controvertida, validada por el Tribunal Constitucional del país, que lo reeligió con el 94,9% de los votos para un sexto mandato de siete años.

«Parece haber pocas dudas de que estas elecciones no fueron ni libres ni justas. El hecho de que el actual Presidente asumiera inicialmente el cargo a través de un golpe militar y en sus cinco mandatos -a pesar de haberse enriquecido a sí mismo y a sus colegas- no haya hecho nada para mejorar la vida del país común es deprimente y una farsa. Me preocupa la continua estabilidad del país bajo su gobierno de mano dura», dijo Ray.

En una entrevista con Lusa, Charles Ray, quien se ha desempeñado como embajador en los Estados Unidos de América (EE.UU.) en Camboya y Zimbabwe, dijo que había pocas dudas de que «no solo hay fraude sistemático, sino también fraude y corrupción desenfrenados».

Para el diplomático, un cambio en el país tendrá que comenzar en primer lugar de los propios ciudadanos de Guinea Ecuatorial, y podría ser aprovechado por agrupaciones regionales en el continente, como la Unión Africana.

«Obiang debería ser condenado al ostracismo por otros líderes africanos y Estados Unidos y los países de la Unión Europea deberían tener poco que ver con él o con los miembros de su gobierno», dijo.

«Si los otros miembros de la Unión Africana y otras agrupaciones regionales en el continente se niegan a mantenerse firmes contra el fraude y la corrupción, probablemente se pueda hacer poco para arrancar las manos codiciosas de la familia de las palancas del poder», concluyó el diplomático, quien también fue el primer cónsul general de Estados Unidos en Ciudad Ho Chi Minh. en Vietnam.

El martes, el gobierno de Estados Unidos expresó «serias dudas» sobre la credibilidad de los resultados electorales en Guinea Ecuatorial.

«Dado el peso de las irregularidades verificadas y los resultados anunciados que otorgan el 94,9% de los votos al PDGE (Partido Democrático de Guinea Ecuatorial), tenemos serias dudas sobre la credibilidad de los resultados anunciados», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado.

Price expresó la preocupación de Washington por las «prácticas irregulares de limpieza» a favor del PDGE, como el conteo de votos cerrados y otros en los que no todos los partidos políticos estaban representados.

«Estas irregularidades violarían la ley de Guinea Ecuatorial», dijo el portavoz de la diplomacia estadounidense.

Teodoro Obiang, de 80 años y el presidente más longevo del mundo desde 1979, recibió 405.910 de los 411.081 votos válidos como candidato del PDGE, que participó en las elecciones de coalición con 14 formaciones políticas.

En segundo lugar, según el recuento oficial, estaba el secretario general de la Convergencia para la Democracia Social (CPDS, la única fuerza política de oposición autorizada), Andrés Esono, principal rival de Obiang en la votación, con 9.684 votos.

En la tercera y última posición quedó el líder del Partido de la Coalición Socialdemócrata (PCSD, tradicionalmente vinculado al PDGE), Buenaventura Monsuy Asumu, con 2.855 votos.

Tras ser reelegido en 2016 con el 93,7% de los votos, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo parecía estar preparando un sucesor en los últimos años, uno de sus hijos, el vicepresidente Teodoro Nguema Obiang Mangue, también conocido como ‘Teodorín’, conocido por su lujoso estilo de vida y condenado en Francia en el caso de ‘ganancias ilícitas’.

Pero los jefes de poder, así como la estrecha guardia de Teodoro Obiang, pensaron que era demasiado pronto y provocativo para impulsarlo oficialmente como sucesor, en un momento en que la caída de los ingresos por hidrocarburos desde 2014 y la pandemia de covid-19 estaban haciendo que el país dependiera aún más de la ayuda y la financiación externa.

El PDGE decidió entonces, contra todo pronóstico, no hacer ningún nombramiento, solo dos meses antes de las elecciones que el jefe de Estado había anticipado.

Obiang debería ser condenado al ostracismo por otros líderes africanos, dice diplomático estadounidense (rtp.pt)