Mensaje de Alfredo Okenve desde su arresto domiciliario.

Buenos días, mis queridos paisano/as. Primero deciros que estoy en mi casa en Bata y con orden verbal de no moverme de aqui 😳. Después de la odisea del jueves y todo lo montado en Malabo ese día, este ha sido el único mensaje claro que se me ha dicho por parte de la policía, a parte de que siguen investigando; tienen mi pasaporte y el teléfono (otro, el segundo ya y de nuevo). Ya veremos.
En segundo aspecto, estoy muy orgulloso de mis compañeros de la ONG por el trabajo casi perfecto hecho en Malabo, y no es, la primera vez. Lo mismo, los compañeros localizados en el extranjero.
Aquellos que quieren hacernos creer que no hay guineanos con capacidad de organización y de firmeza, se equivocan. Esto da a entender que hay muchos más guineanos, incluyendo los que aquí estamos, con capacidad de revertir el curso que sigue este sufrido país y sacarlo adelante. A parte de orgulloso, también les estoy muy agradecido. De la misma manera, sería un necio no reconocer los apoyos recibidos de los Embajadores de Francia, Alemania y España, a favor de mi primo Joaquín y de mí mismo; sin ellos, estaríamos seguramente hablando de otro desenlace más negativo que el presente. En todo caso, la película continúa.
En último aspecto, por de momento, nos ha tocado y hemos seguir por la lucha cívica y pacífica por recuperar o conquistar la dignidad del ser humano guineano. Los poderes instalados en Guinea a lo largo de su historia , con esta apuesta por denigrar y atropellar a los guineanos que no bailan a su ritmo y les ríen las gracias, se equivocan de cabo a rabo. No es la vía, sino la de la concordia nacional y respeto a todos y cada uno de los guineanos y guineanas, sin ningún tipo de discriminación, que podríamos verdaderamente hablar de paz, justicia, bienestar y desarrollo en Guinea. Por tanto, lo que me está pasando ya deben saber que no cambiará un ápice mi forma de ser y pensar, y sólo soy uno más de las víctimyas y de los luchadores. Pasaremos las personas pero que no decaigan nuestros ideales ni nuestros pueblos y tribus pasarán. Alfredo O