María Nsue Angue, referente de la literatura ecuatogiuneana. Aurora M. Alcojor. Por fin en Africa

María Nsue fue la primera mujer ecuatoguineana en publicar una novela en español y bautizada como la “abuela cuentacuentos” por Benita Sampedro, fue una escritora y periodista que consiguió una considerable repercusión internacional gracias, sobre todo, a su primera publicación, Ekomo, de la que hablamos más arriba. “La persona más libre y más natural de Guinea Ecuatorial, sin artificios ni falsa modestia”, según escribe Gloria Nistal, directora del Centro Cultural de España en Malabo en el prólogo y cuenta también aquí.

Nacida en la provincia de Río Muni, en lo que entonces era la Guinea Española, en el año 1945, pasó los primeros años de su vida en una pequeña aldea junto a su familia de la etnia fang, de la que siempre conservaría vívidos recuerdos y una amplia cosmogonía que luego plasmó en sus cuentos y novelas.

Con tan sólo ocho años viajó con sus padres a Madrid. Era el año 1953, y por entonces, Guinea era todavía territorio español y así lo atestiguaba incluso el DNI nacional de algunos de sus habitantes. Aquí realizó sus primeros estudios y comenzó con su carrera literaria, pero pronto volvió a su lugar natal, donde trabajaría como periodista en el ministerio de Información Prensa y Radio de Guinea Ecuatorial.

Su primera y más importante novela, Ekomo, se publicó por primera vez en 1985, en la editorial de la UNED, universidad a la que ha estado siempre vinculada. Más tarde, la encargada de revitalizar su obra sería la editorial SIAL, que precisamente en 2008 reeditó esta novela y que más tarde publicaría algunos de sus cuentos. Precisamente en enero de 2017, cuando la editorial Sial lanzaba el volumen Cuentos y relatos, María Nsue fallecía en su casa de Malabo a la edad de 72 años.

Su fallecimiento llegó, quizás, cuando se comenzaba a poner en valor su figura, con un resurgimiento del interés por la literatura africana en general y la ecuatoguineana en particular, que ha llevado a la publicación de obras como la recienteísima ‘Nuevas voces de la literatura de Guinea Ecuatorial’, de Juan Riochi.

Además, Nsue había participado en los últimos años en numerosos eventos y encuentros en los que hablaba sobre todo de la importancia de la oralidad en África, de las costumbres de la etnia fang y de las vidas de las mujeres en Guinea Ecuatorial. La oralidad y la recuperación, o el recuerdo de las costumbres era un tema que le interesaba especialmente, y en el que ya había trabajado anteriormente a través de otros proyectos como el programa infantil para la Televisión de Guinea Ecuatorial que se llamó “Bía-Bía”.

Dos años antes, el 25 de junio de 2015, la Real Academia Española la nombró Académica Correspondiente en Guinea Ecuatorial, una figura por la cual la RAE “distingue a personas reconocidas por sus investigaciones, estudios y publicaciones sobre distintas materias relacionadas con la lengua o la literatura españolas”.

Para más información, no dejen de leer este texto que Trifonia Melibea, la escritora ecuatoguineana que sigue sus pasos,  le dedicó tras su muerte.