Mañana empieza la cumbre de Sotchi. Olivier Marbot. Jeune Afrique

Copresidida por Vladimir Putin y Abdel Fattah al-Sissi, la primera cumbre ruso-africana comienza el miércoles 23 de octubre en Sochi. Esta reunión política, a la que se espera que asistan 47 dirigentes africanos, se complementará con un foro económico durante el cual se espera que se anuncien los contratos y las asociaciones. El objetivo: completar el regreso de Rusia al continente.

Es difícil para las autoridades rusas decirlo así, pero la principal ambición de la primera Cumbre Rusia-África es, política y económicamente, recuperar el tiempo perdido. Otras grandes potencias mundiales han formalizado desde hace tiempo sus asociaciones con el continente y, por citar sólo un ejemplo, China ya cuenta con siete ediciones de su Foro de Cooperación China-África (FOCAC), que finaliza cada tres años con el anuncio de miles de millones de dólares en ayuda, préstamos y contratos a empresas chinas.

Moscú, que en los últimos años  afirma que ha vuelto a convertir a África en una prioridad de política exterior, no podía permitirse el lujo de quedarse atrás y la Cumbre de Sochi, con su anunciada audiencia de Jefes de Estado y de Gobierno de todo el continente, simbolizará a los ojos del mundo el regreso de Rusia al terreno de juego

No hay requisitos “políticos

A poco más de 24 horas de la apertura del evento, los organizadores anuncian la llegada de 43 Jefes de Estado y de Gobierno africanos (entre ellos una veintena de jefes de Estado) y un total de 7.000 visitantes, todos ellos bienvenidos a la estación del Mar Negro, que se ha beneficiado de numerosas instalaciones casi nuevas desde los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014. Junto a Vladimir Putin, el egipcio Abdel Fattah al-Sissi copresidirá la cumbre en su calidad de actual presidente de la Unión Africana. Sin duda, ambos estarán deseosos de dar cabida en la tribuna al Primer Ministro etíope, Abiy Ahmed, que acaba de recibir el Premio Nobel de la Paz y cuya presencia en Sochi se anuncia.

En una larga entrevista publicada este lunes por la mañana por la agencia de noticias rusa Tass, Vladimir Putin marcó la pauta de la reunión. Hay muchos competidores que desean firmar acuerdos privilegiados con África, reconoce: Europa, Estados Unidos, China, India, Turquía, los Estados del Golfo, Corea, Israel, Brasil…. Pero Rusia tiene activos que promover. Su proximidad histórica a algunos de los países del continente, en primer lugar, que a menudo se remonta a la época soviética. Su actitud presentada por el líder del Kremlin como más respetuosa, a años luz de las prácticas consideradas cuasi-coloniales de algunas potencias occidentales, que, según él, “a veces superan los límites de la decencia”. “Denunciando la “presión”, la “intimidación” y el “chantaje” de algunos competidores, según él, el Presidente ruso destaca la ayuda y la asistencia de su país, que no iría acompañada de ningún requisito “político o de otro tipo”.

Miles de millones de dólares” de inversión

Más prosaicamente, Moscú invita a sus socios africanos a venir al Foro Económico con proyectos cuya viabilidad se discutirá durante estos dos días. Y promete inversiones que serán “en miles de millones de dólares”. Se espera que en Sochi se anuncien contratos y asociaciones en las áreas tradicionales de competencia de la industria rusa: materias primas, energía, infraestructura. Y la seguridad, por supuesto. Unos 30 Estados africanos ya han firmado acuerdos de cooperación militar o técnica con los rusos -que afirman haber entrenado a más de 2.500 militares africanos en los últimos cinco años- y se espera que la lista aumente al final de la semana.

También hay que mencionar la deuda pública: Moscú ya ha cancelado las cuentas pendientes de Madagascar, Mozambique y Tanzania firmando acuerdos de “deuda para el desarrollo”, y Vladimir Putin ha anunciado a Tass que quiere hacer lo mismo con Etiopía.

Así que en Sochi no deberían faltar los anuncios, sobre todo porque, una vez más, Rusia está empezando desde muy lejos. Su comercio con el continente representa actualmente sólo 20.000 millones de dólares al año, la mitad de lo que representa Francia y diez veces menos que China. En el último FOCAC en 2018, Pekin anunció otros 60.000 millones de dólares para el desarrollo de África. A pesar de la buena voluntad mostrada, Moscú puede tener dificultades para mantener el ritmo.

https://www.jeuneafrique.com/845755/politique/a-sotchi-un-sommet-pour-remettre-la-russie-au-centre-de-lafrique/

La lista de dirigentes africanos a los que se espera en la cumbre es: Denis Sassou Nguesso, Alpha Condé, Ibrahim Boubacar Keïta, Roch Marc Christian Kaboré, Alassane Ouattara, Félix Tshisekedi, Mahamadou Issoufou, Paul Kagame, Patrice Talon, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, Ismaïl Omar Guelleh, Cyril Ramaphosa, Muhammadu Buhari, Nana Akufo-Addo, João Lourenço, Andry Rajoelina y Uhuru Kenyatta.