Malí, Guinea y Burkina Faso: CEDEAO dividida. Le Journal 2L’Afrique

El sábado, los jefes de Estado de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) se reunieron en Accra. Al no poder acordar nuevas medidas para Burkina Faso, Guinea y Mali, la cumbre se pospuso.

La Cumbre Extraordinaria de la CEDEAO, celebrada en la capital ghanesa, Accra, el pasado sábado, se desvió finalmente de su agenda. La reunión de la Conferencia de Jefes de Estado de la Cedeao debía dedicarse al examen de la situación política en Burkina Faso, Guinea y Malí. Al final, las decisiones de la CEDEAO sobre si modificar, suavizar o imponer nuevas sanciones a los tres países tendrán que esperar hasta la próxima cumbre, prevista para el 3 de julio.

Sin embargo, la montaña no dio a luz a un ratón. Por un lado, el jefe de la Comisión de la CEDEAO, Jean-Claude Kassi Brou, ha sido nombrado próximo gobernador del Banco Central de los Estados de África Occidental (BCEAO). El marfileño asumirá su nuevo cargo «a partir del 4 de julio de 2022, tan pronto como deje la CEDEAO», anunció el Presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara.

Por otra parte, para su primera misión para la CEDEAO desde que dejó la presidencia de Níger en abril de 2021, Mohammadou Issoufou fue nombrado mediador para Burkina Faso. Tendrá que «facilitar el diálogo entre las partes interesadas». Issoufou viajará a Uagadugú en los próximos días para reunirse con el jefe de la junta burkinés, Paul-Henri Sandaogo Damiba.

La CEDEAO sigue negociando a pesar de la crisis humanitaria
A pesar de los dos nuevos nombramientos de la CEDEAO, esta nueva cumbre de Accra sigue siendo una decepción. Se trata de la primera reunión del organismo de África Occidental desde que las autoridades militares de Burkina Faso, Guinea y Malí anunciaron la duración de la transición en sus países. Malí revisó su anuncio inicial de una transición de «menos de cinco años», diciendo que estaba dispuesto a aceptar una transición de 24 meses. Mientras que Guinea y Burkina Faso han decidido que se necesitarán 36 meses para preparar las elecciones.

A pesar de ello, Malí es el único de los tres países que sigue sometido a un embargo que ha puesto de rodillas a la economía del país. Un reciente informe de la ONU afirma que las sanciones de la Cedeao han «afectado gravemente» a la economía maliense y «empeorado las condiciones de vida, especialmente de los pobres». Sin embargo, por parte de la CEDEAO, los jefes de Estado siguen negociando con Bamako. El presidente senegalés Macky Sall dijo en mayo: «Podemos acordar un plazo de entre 16 y 24 meses». Si Malí quiere volver a la comunidad de África Occidental, Assimi Goïta tendrá que hacer nuevas concesiones.

En cuanto a Burkina Faso, la CEDEAO «ha tenido en cuenta los esfuerzos realizados por las autoridades de la transición, a pesar de los desafíos». Un guiño al aseguramiento por parte del ejército de Burkina Faso de varias localidades del norte del país, donde miles de desplazados han regresado a sus pueblos. El 26 de mayo, una operación del ejército destruyó la célula de Tidiane Djbrilou Dicko, uno de los líderes terroristas más peligrosos de la región.

Muhammadu Buhari, el invitado sorpresa para ayudar a Malí
La presencia del presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, fue la gran sorpresa de la cumbre de Accra del sábado. El jefe de Estado nigeriano, aunque es muy influyente dentro del organismo debido a la gran participación de su país en las tropas del ECOMOG, ha boicoteado a menudo las reuniones de la CEDEAO. Según una fuente cercana al tema, Buhari no se lleva bien con los jefes de Estado de los países de la UEMOA, a excepción del senegalés Macky Sall.

La presencia de Buhari es significativa, a pesar de que el presidente nigeriano está al final de su mandato. El sábado pidió que se tomaran «medidas adicionales» para «garantizar la seguridad y la plena libertad» del ex presidente de Burkina Faso, Roch Kaboré.

Sobre Malí, Buhari dijo: «Debemos asegurarnos de que, sean cuales sean las decisiones que tomemos, nos acordemos de las personas que se han visto afectadas por el aislamiento causado. Muhammadu Buhari recordó la propuesta de su compatriota Goodluck Jonathan, encargado de la transición maliense para la CEDEAO, de ampliar la duración de la transición a 18 meses. El presidente nigeriano propuso que Macky Sall y su homólogo ghanés, Nana Akufo-Addo, viajaran personalmente a Bamako para presentar esta propuesta a las autoridades malienses.

Esto explica la falta de acuerdo que ha provocado el aplazamiento de las decisiones sobre Malí hasta el 3 de julio. El apoyo de Nigeria será un factor importante en la relación entre Bamako y la CEDEAO. Y dado que las sanciones contra Malí empiezan a pesar en las economías de los países del bloque, especialmente Costa de Marfil y Senegal, es más que probable que se levanten pronto.

Mali, Guinée, Burkina Faso : la Cedeao divisée (lejournaldelafrique.com)