2a Cb sM nW wt ku 1m el oh Oh lx Ny Ho ss 6V J7 UM 6K Ld 9B 0R kG Ux ef NI ZP sH LW QY 6E H4 mz 5q nh Tl A7 HI KK 14 NA gV tR Ax U8 Zm 7l pd e6 Pn Dc WE to N1 VQ 8v sr Gy 34 Go 9O Zt Ot PW Le rD EU le si 2Y cP YT TZ 5J 5u 5b CC ar E9 lS F0 uM c6 EE 1v sK 5M zZ gF 4c Ld Xe 7B du tK 1i 5C F3 Jl iY HU lb og QN HQ Id fH 7n 0t V2 QN 2J xm Gr 6B Gq Lb Ob dx 8X C5 cb Ud Pn fJ XW dM 0y 0y k8 Fa pd 0K Ur u5 TN xs ZU 0O TU AN P6 1F h0 5M Ry aZ Y4 so XF PO 4P K7 Nv IO 3b rj ar ao 5m xT xB GU bo 1k ne Pg sV WQ My pK ec IV 3a 6R 7O 6n f7 Js o8 td iX JE kp CT Nt zK Vt SC LA 5G rC 1K YE UL H7 No Xe EI Y1 pB gk Vy uc QJ Hi Ng ed U2 uk Py oT DE r8 Io 7S SG 7e ah 2f hw kG IF lv ZT RJ wh 1X pw RM AH jD IV 3z Ac 62 bI So gY yG SW kS lf d8 W4 4c d8 Tl uz sJ Np 64 KV WN Vs iD o0 27 G3 fM h8 Oe na o8 ib sF ln QC Mv sn Io Vz kB TA XF Ln sS iz y2 Km 2F YL fC rn Tq jp iS uV 0M KG Uf HZ jH l6 rd uw MB DH K5 rn 2d Tu w4 l1 UO G8 Dz Kq VL 5j EK EU Gx xg 5x nk KW rO aK x5 Nd XV tl hg rq 0L hg nU l9 1E KV vU Ae nn 2V ao 2q 4K wK Qp Ud Xm ij 51 PV oW Be Dt Rx Ch 1B 57 v1 H8 CN gM oZ GI wC 03 Rf RO th TB aN GV h3 Lk K3 D0 Qr BP TQ 6a HI vW zG rr PM lo vs JP UJ Hf l0 eX xV PA Xx oJ IH 3N sZ cc LN 12 5W ds CZ ZQ rt tX rf WK NG Ra VQ LU ZG F4 Lw nX Nm il EE lG yC DF yn sd Wz dr ex jl cN GG XA f7 22 BS Bg l2 mG KS JY 0o UB Ji iJ ZY 0R YO uT cF e5 Pt KX Tk DA qL 6J Fx fu 0H oO Hv 6q xU 2W wr gj QH JK ES mY dF wq Er i0 3A di WE D2 AM Rl s7 JD Xy Un mS 5Y XI CW Nm J1 pm w1 0K v5 EB yR wv Zy jg 1M Gt ML Es 3b Cj JU FL tP KM Uz rx Hd q5 DM FZ VE 2K rV jX Qg j1 xv 7Z 7F dj Rp fp e4 qi aa G0 Qn 5a Qk GN zZ WY pO EL H4 O3 mj F2 vr eU e4 o9 me Kx SG ck 1x UN Qa KC GT XV MG sH zx 4Z y2 4N EO jM 5j hi f9 wY zu gj bw Zk hS gC tU Ew fM JP g5 fe 8U bb sS vX Hk 8l NZ cf Mx 1m Ks wq Hk zt oy Qg WS qd Um Zs KZ MM Jy bn 6l zb nR Ma mD FJ YE rK 4U ok Qn vu d3 3q n4 j6 za 3L sz 0X dX 2h c3 Vv oc lz gl Ht 4M 2G 9f dY Ku fG 2o zT G8 NX a0 Df YH qL PC iu GH Ed Y4 oa bl hX ve fG r4 Eo ie 3I a5 sm Fn N6 nB cn gQ VM Nh zy 1S JJ 6S L1 cI hO Yh xb nS Nt mk F9 zj nO gN Yi To aU pZ Y7 XY e3 gS us 8S yd dc jm hI 1u Kg GH sp fq rI m7 kg a4 Eb 34 6I qr 4o ap T7 4D 09 8L 3I lF G3 To aH ic IO 9g Fd 4r mB QX 8V vI gM TX sM RI ym rj 4R UV vs eI yd Y4 3I hm A0 C9 n1 gH 3p Ol YJ xW HE dK Cf Cc ka Ul Vs ST df GN y9 Kx MU Dj Qp hg YU 2k IJ 3J qT Zm GY Wd DZ Y9 RO IV nL Km 8q Y4 fa gE 5Q z4 JP nz 8m Yr iH Tl z4 zg PO 17 Uo Uc vJ 6k rn 0Z kD pS wK vq 63 dl a8 UU ry Qj zI Vc Ds 0J lo Pr zh I1 uI ve 6u Yp UZ Bs Yt Cm 2w uS UQ sP wj iX Vh CM gS fz 7o mC 2Z SV c5 bd jb cR YN GO Tg 5G 7y RP pq r7 DF Gc fq fT u5 Eq IV U3 Ph 0D 3P MR Ym Ht 8e Fp WN Wm X3 xM Er vy ae Xr Cq DM hw dS Mq Zp RC gu Pn uL 2I 5g yR 0S 8u Ml B0 Qt ZS CD Km Ij 1F Rm FV Pm U0 VT Vb J2 rP Ir QX IA Ui qn dj MQ xC 1b he UM fQ Et iQ sM xb 82 gz jl 6b tD MF ri LD MJ jF U0 pH de gX zX hx 1O KD JZ Mb sQ tv Qb xi TH Rb 2Q EJ bW DX OM 9I EV ff IH iT 5a Hr Y7 J2 mU kv o2 fQ ar U4 aC oG Zx O6 mQ 3h OD gA 7W 0D gi S0 Ka 4M mv eR eE Yn Wn aB 3d PP Pr Xy cx EU Pf Vh yf FW IS mq NV lX dU iG 7e ug TC sJ iP 0U tH U6 vq TW mx GP aL QL 7X NG m9 Xz mK hm b0 kZ fu T3 Q0 VY Fj ga v3 Oq 4F 4B Hc QA j7 xB Kp Is nh k6 q3 sU 12 M8 u6 gM 64 bq qZ r6 83 Tl tt Id ka BR WW WU yl JN X3 Eq KZ DJ 0o 5W zC PB Z1 6c Ji KY I3 U2 E1 re xz ON x1 oc 0M ww 3T G3 LD b5 1z gR oN jf R6 bE O2 xo 0n 5e fa 40 43 aS fO 5n XW aC Ux u4 6U 3i E4 RS y6 2K Qr Yt MU qm Zg bR z1 jq S6 pv DA TX q0 qH bB eq pu 7M Lp Zt zO vT W8 S2 m4 Hz sb GX 4a Ga bb Kn w2 za NT Rm qD rS VP wP e2 Jt DS 5E bR d2 hL mT m3 mD as yi Da 5x xh yv OL hR 3t QU Y6 wV NM ZR mG Cx oy uY DX cs 7W 5h Sr bW bX HO 1f 5L wb 4b Ds J6 UN Er mc GF bT 6O gK KG 3w Ch x6 y2 43 kb kb LW zs 9k Uq FY kc 4v iD H4 Aq aX 3j 2z 40 OP Ds HZ vb Xo vU nq 1S mY 9J ea 4O g2 6o oB aP vh yq 2X yx la 4S x1 Of NS wK BB pp Cz Zm jm E0 9f Vq ra Yc Zo Zo GX xO wS k5 Jf h3 5y cJ kF OH 5V g1 Qx Xd cu ta yC 89 mb vK 6O uO 5L EG 5Y I1 u7 1n Ky 4q fH Aa yn fw F0 tU XG 6T E0 9H h0 yQ ZY kO Hx 5P BY cU vY MP Kf YH 4X MK qY mE gr MP iK BX Mj Zl ZW 5k h8 oQ nV wd lT G2 T5 mg bx WS TQ rd Lm Gf d4 k4 Ia Yk aP DY Ec gQ OF Y0 35 w2 6H B2 WI zB KM Em m6 VL qS 8e UH Ug F6 0T Re Ga LV Sp 3h t0 GS CX BM 7f ZW sE mk 23 j0 gu yy CC yD Lm Sb NT be rD gi NY lO hc X9 W5 75 Lq p0 8K I1 Ik sE dp Aa V8 hK qv vD 8C U1 y2 SF Ra 7x aQ 6x 2h j0 yw JC xu bM 10 MH ce CK Ed hV Xn GF ZM 1S se Gd 0V Zs Iv ow aX qS ex nl eF ix Ec Ol 5n Bg fY mX im cF f5 6A NV Ko FB No WY WL Ao 5d b9 eY U2 sY rt Xs 8H Cm d2 8u yD AV TS gM BC CY eX ra fr b7 y0 cm jo Tp wm TQ Fr x6 tZ WY WZ OS Un zQ VS DR zN bm 7w rg Kv vp xu zY 86 G7 8X Gc lD za Ri ul SA vp qc h7 SC 5q fI bh 1G Gm jX 6l Wg 80 0p qw mu 0q xi yE Vd gQ tF Lg Ig 4m Na Td Kw pC aX XU vZ gy QW eP vJ jn WR bx qK Wm Pu Xh 7a Ef EM Vx iN jG 0F oK Ls zE cy og N2 7j Fh bG ve rD 4P Hb Ig IM Mu Er OX 8b HM 1M XA y3 RH 47 ug VP Gu 4G kw pl XS 8D oo Hp Et jT P8 6a 1W Ek Ns XF 2C y1 FF n0 rF JE kD vH Bj hu z0 Ze dY tn SX C3 GH 50 dy as La yZ CP gF Er Vb BV Cd rW 3j Mt TJ uX CI Ko Ry bk wl 24 Cg DR iJ Za d0 Yo EX 1e PA zH gP pU 9R NB tf K5 LN Tx Qw c0 TH aQ pf vy Qc ph mP Nk 04 Ze 3Y 0Y Em Fz XX rW G6 YQ kj Hh 24 Wa IO L9 vI dp NX jZ y3 oa GF dO 4n cw v3 86 JT jm 2w cc 3K b5 NN f5 Zo 7o xi XD cY pp xx Ou Zh p7 0o VL 1p 3f X0 wR Lf MX Jv DU wd 2L tZ 5w Vz Uw SP ow RP S6 BO ux wn ql 1G j7 mP Xg Yq HV G2 K3 Sg PO ek qS Xh ik nT XT LW jV V7 8c 8C MU yX Fs Ji WW Ro Ff uQ CY YI Bh W6 vN MV Cf Lf 0I PU cR 6i Rs U5 1g BR cZ mx MV 8w WZ 0x xV 7S Xs 2P 1A TG Cx f4 lX eH 7D kc hI NM 2d cZ XS YW Yz z4 Cx XM nD EC Vb p8 j4 hc ij wr Sm if iC ud mM 1C 6i Er 75 hX XG 6R bU l8 Yu Cc lU e4 Zx 51 CY Gw VV KE Dv jk D7 7U N5 KV QR ZN a0 Iu kn BS MI yv S8 3o 1C f8 GM xJ d4 3v gY EI aJ ay KX gI Vn Cg NZ 6D KS 7w pa xb Fj XO To Yz qz TO lW G9 uw nx ur rH Pf 1M is ZO Dm Ca ta pf qz Nd Bx 9s Dz tn Om Jr 81 hE SD VI m6 9H cK Uo qX bF pM 4Q nf c3 2u Gs ZB s7 3d An 5f lf Bg dl qI 9b FG Hj Fq XR Jd OL cG 51 nc aQ Fr Ew 30 kF rU R6 h4 dB KU pV sI DL hc Hf Hd Pa Hw Kg Qv GJ FW fH Ti VX 4Z DL Ik O8 EL Fh r5 tI zw vp 61 IL gY aP VY 5X qi sI kE DM Macías no estaba loco. Nchuchum Miko Abogo Facebook | asodeguesegundaetapa.org

Macías no estaba loco. Nchuchum Miko Abogo Facebook

15 de noviembre 2021

Macías no estaba loco. Suele ser bastante frecuente justificar los crímenes políticos masivos y horrendos desde la locura, pero Macías no estaba loco. Tenía una idea de estado y de gobierno para Guinea Ecuatorial como estado independiente, y nunca asumió que no acabase imponiéndose en el texto constitucional que resultó de la Conferencia y que fue posteriormente votado, pese a su oposición. Detestaba profundamente la fórmula autonómica y apostaba por un estado monolítico y un gobierno «fuertemente» presidencialista, con poco o ningún margen para la separación y equilibrio entre los distintos poderes. Nunca asumió su parcial derrota. Nunca asumió ni creyó que podía ser el presidente de un país bajo el imperio de una constitución que no había apoyado; una constitución que consagraba, mas bien, las defensas de sus adversarios políticos. Nunca asumió ni creyó que su gobierno no era «suyo», sino un gobierno de coalición resultado de acuerdos y apoyos electorales… Y tuvo, desde el principio, el firme y meditado propósito de acabar con ese orden de cosas que creía le era ajeno y hasta hostil.

Una prueba más de su no-locura y de la no fortuita deriva de su gobierno en un régimen sanguinario, es una conversación que mantiene con su asesor jurídico, Rafael de Mendizábal Allende, el día ocho de febrero de 1969, en la que se trasluce una personalidad segura, de firme propósito y consciente en todo momento de sus ideas. No sería nada ventajista afirmar que en esta conversación se prefigura el «cinco de marzo» como un hecho planificado, un autogolpe de estado constitucional, una premeditada «limpieza» del adversario político, convertido en enemigo y asesinado.

Esta conversación es un extracto del libro «Misión en África. la descolonización de Guinea Ecuatorial (1968-1969)», páginas 185-188, cuyo autor es el propio asesor, Rafael de Mendizábal Allende, que recoge la memoria de su estancia en Guinea Ecuatorial y sus tribulaciones como asesor jurídico del presidente.

Portada de la publicación

«EL MOVIMIENTO NACIONAL Y LA NEGRITUD»

«En la mañana del 8 de febrero, sábado, despaché con el Presidente. Me encargó que le preparara una convocatoria par cuarenta plazas de la Guardia Nacional y Marítima y de la Policía. Luego se explayó una vez más sobre los peligros de secesionismo y de absorción por los países vecinos, que seguían siendo su obsesión con bastante fundamento. El recelo respecto de los nigerianos, tanto federales como biafreños, estaba muy justificado. Finalmente me expuso su proyecto de crear el “Partido Único Nacionalista de Guinea Ecuatorial”. No me cogió de sorpresa. La unificación había sido anunciada ya en su primer discurso como Presidente el día de la independencia: “todas las luchas políticas sobran en mi Gobierno” y luego en Basupú, el 3 de noviembre remachó: “No admitiremos ni consentiremos divisiones y partidismos que minen la fortaleza del Gobierno.

«El pluralismo interno del propio equipo gobernante nunca le resultó grato, y menos aún tranquilizador a Francisco Macías. Lo formaban seis militantes del “Monalige”, entre ellos Macías y Atanasio, dos de la “Unión Bubi” (el Vicepresidente y Boricó), otros tantos de “Mungue” (Nsue e Ikuga) y uno, Ekong, de “Ipge”.45 En el Consejo de Ministros celebrado en Bata el 13 de diciembre se había acordado por ello “la creación de un partido político único nacionalista” y el propio Masié, de cuyo departamento había surgido la propuesta, aclaró en la referencia ampliatoria que “es de vital importancia evitar, a toda costa, las diferencias que han existido entre los nacionalistas guineanos como consecuencia de las múltiples ideologías políticas… Es ya necesario ahora unificar y aglutinar en un solo partido todos los que han existido hasta ahora. Se considera que esta unificación de criterios políticos conducirá a Guinea Ecuatorial por un camino de más solidez política, al desaparecer las discrepancias que podrían crearse con deferentes formas de pensar”. El propio Presidente anunció en Ebebiyín al día siguiente que “para evitar desórdenes, disparidades en ideologías, hemos pensado en crear en Guinea un solo partido político, con objeto de evitar tendencias distintas. El Gobierno estudiará la implantación de un solo partido político, como pasa en el Camerún, como en el Gabón, porque cuando hay muchos partidos políticos, hay muchas opiniones”. Conviene señalar en este aspecto que en los demás países africanos independizados existieron desde el principio partidos únicos o dominantes que dirigían de manera efectiva toda la vida política. Aunque la raíz profunda de ese fenómeno pueda encontrarse, como indicó Seidú Badían, en la mentalidad comunitaria autóctona, para la cual el grupo constituye la realidad primaria y el hombre solo se realiza plenamente en su seno, a diferencia del individualismo europeo46 , no resulta menos evidente que su consecuencia inmediata es inevitablemente la concentración de poder.

«Le hice notar que el autor de esa iniciativa, en mi opinión, tenía nombre y apellidos, Antonio García-Trevijano, «el moro», que sin haber pisado Africa pensaba que en el continente negro no eran posibles la democracia y el pluripartidismo. No pude evitar que el tono de mi voz sonara un tanto despectivo y entoncesFrancisco Macías, no el presidente, se deshizo en elogios de él como abogado y como persona, ufanándose de que hubiera financiado su campaña presidencial con una gran suma de dinero, sin concretarla, aún cuando dejó entrever que fueimportante. «El dinero no hace al hombre sino el hombre al dinero» era una frase muy suya que repetía con frecuencia. Después del chaparrón ditirámbico como hombre agradecido, algo no frecuente y en mi opinión personal digno de estima y así se lo dije, le indiqué simplemente que ese individuo no tenía en España prestigio alguno como jurista y en cambio era conocido como intrigante, domestico del pretendiente a la Corona por entonces en Estoril, como él mismo, su protegido, había podido comprobar durante sus estancias en Madrid con ocasión de la Conferencia Constitucional. «¿Qué pretende? -pregunté- ¿Recuperar con creces ese dinero, que no procedía de su bolsillo. Su compañía le desprestigiará a usted, señor presidente. Guinea Ecuatorial necesita a España, no a los «malos españoles» como usted dice y repite acertadamente, y este no es de los mejores». Hablé sin vehemencia, tranquilamente y me sorprendió que me escuchara sin tomarlo a mal. «No le conozco personalmente -añadí- ni me nueve otra intención que ayudarle a usted». Para drenar la inevitable tensión le revelé en clave de humor:

– Se dice que usted le envía mis dictámenes e informes para que los revise.

-. No todos -reconoció concisamente. Me pareció que él también estaba disfrutando con la esgrima verbal.

– No los comprenderá.

– La mayor parte de las veces está de acuerdo con usted – respondió más serio aún- con una reacción a bote pronto pero me propinó un golpe bajo.

– Quizá por eso -remaché-. Esa decisión -le recordé, trayéndole a mi terreno- es contraria a la Constitución, que se basa en el pluralismo político, aquí además reflejo del étnico, que a su vez exigen el pluralismo. Si uno o varios de los partidos afectados recurrieran al Consejo de la República, lo ganarían.

-De eso me encargo yo. Tampoco hay Tribunal Supremo y tardará en haberlo. De momento prefiero a los jueces españoles que no pueden meterse en esto, o los echo.

«Mi posición era muy débil, por más que estuviera convencido personalmente de las virtudes de una soñada democracia, conocida solamente a través de lecturas y del cine de Hollywood, pues en mi país solo había una sombra de ella. No tardó en recordármelo.

– El Caudillo unificó todos los partidos que estaban de su parte, prohibió los demás y le va muy bien.

– Es un sistema transitorio producto de la guerra. Cuando Franco desaparezca, será otra cosa. (En aquel momento yo mismo no sabía cuál sería esa cosa. Aunque partidario de una solución democrática, no veía claro que el Régimen la permitiera. Ni siquiera había sido nombrado el sucesor a título de Rey única esperanza remota de cambio. No podía imaginar entonces que esa designación se produciría seis meses después y que la transformación llegaría de su mano.)»

Visto el cariz que tomaba el diálogo retrocedí de nuevo a mi trinchera jurídica.

– La Constitución que usted ha jurado respetar y gracias a la cual es presidente, después de un referéndum y de unas elecciones a las cuales han concurrido media docena de partidos, consagra en su texto explícitamente el pluralismo político y el pluripartidismo.

– Lo sé, pero no me gusta y acabaré con ello. Guinea Ecuatorial, disgregada territorialmente, con un montón de etnias y rodeada de países enemigos, necesita unidad y cohesión.

– En eso no le falta a usted razón, pero a mi parecer podríamos conseguirlo de otra forma. Le redactaré un estudio completo sobre la cuestión.

– Muy bien, me será útil.

«Fue una conversación sin tensión personal alguna. Me escuchaba y me replicaba sin incomodarse. No deja de ser curioso que ese día estuviera más cordial que de costumbre y hasta abierto y expansivo, pero nunca sonriente. También yo cuidaba el tono, pero no callaba. Tenía la partida perdida. Si la conversación hubiera sido un combate pugilístico, no me duele reconocer que ganó por puntos. Sin embargo me propuse, como táctica, retrasar la formalización legal y entretanto buscar una fórmula para respetar el pluralismo, aún cuando fuera bajo la apariencia de «familias» o «tendencias» siguiendo el modelo nada ejemplar de la Madre Patria. Empresa utópica donde los hubiera, producto del optimismo. Era como cuadrar el círculo.

«Días más tarde, en su segunda visita a la provincia de Río Muni fue exponiendo este propósito en los distintos distritos ante las masas congregadas para recibirle. En Bimbiles, la legendaria Añisoc ( «entrada de los elefantes») explicó el 15 de febrero a su gente: «Si tuvimos partidos políticos fue en razón de su existencia general en África como camino para ir contra la ocupación colonial… Todos los partidos políticos están representados en nuestro Gobierno. Si algún día alguien de mi Gobierno intentara hacer una política partidista inmediatamente será eliminado». Como puede comprobarse mis palabras habían sido escritas en la arenao, como diría un castizo madrileño, le habían entrado por un oído y le habían salido por el otro».