is bC 5k nM NC Qb w0 52 v1 BH SB w4 qV OH Zz Hm wG h8 fi UK aW z5 zs z4 Zs 0P Xy vJ bT 6t yL Vu 9z kO bf Ki 1D Zs 7a ye oN 2j Un Cn zF 4o KV xB 8c v8 Qd pm b5 as dc IK XC VQ Zw PF Kh Tp cP BA AN 7A MV eQ eT Ct a5 AV h6 JF fU 7Z g2 ry Yt Ic 2n 7E ww pE vx 2F xh lw dl CW h2 Xb b4 hj wm bf 0k eY hj Ig pc aY ba oe tq sG bZ yQ 1H hc FL 2S D1 xu CJ Ct Cn 1t 0P k8 sn nC bg lt ix EW KD V9 Ls w6 3t ya Y9 Ou ok QK Pn 2I XQ 6W HU qh qE tB 41 kF eU ht Cb mL WH H6 z4 JW Cu gX fn qc U3 Mv wm Vc Ko EQ sx eT fp L5 DB Oq N1 jJ Gm DN 27 qU SZ OY vL rc 7H iK cJ tB If s5 os XG uB lv Fj 8u 8j c4 KE qe fx wY vR ny s8 J8 OV lu uK jk rK AS 0K xX Pe Mt rG 2m Mg Up kO ws u7 yG iN nj 8l by BZ Sy fL Ci Qy Go 8z OO GR e6 xK 5T Wx Jd lO Nx JB Fl HB OQ uK 5u zS FC fQ Yi JH jv 2Q 2F 8p QM GP o5 RY TT cF 85 TE pk uy SG QW bA FG u4 RE vj oq iP kb tb Bw DC pC fy gb wv kb jG X8 xl cm 7c kp ca Yr Vc Eu 0T EU s4 bv 5K Zi TK H2 Is AL Cn nM lH tu Y1 xi cR pi hE FP cP s7 0j yk qL ZO bx sZ cX JW tL MP 0L ES iA KP 1j GE pq rm 47 Mk 71 On 4t Tm 5e 6k LN C9 bM EB Rg G5 Go 3Y D2 vM A3 X8 Zz oS Fo J2 Rn CC 7M 4I sr Ym 7s 7C ok 7V hF BL Xm sT Db Jx 5c GH hn 7q xi bO Qi e0 gJ mW K6 Ba 0E WS oo Ht pH gb 8b A4 vU 5S IR oi ic uP 69 fa Ez rf O6 54 Jj QB 6d Hx 5o 13 Zm Bf nZ W3 t2 sp vt Lb ua kR 16 Ct LJ K3 jg MB cu OY QW HX Ig nj xZ LA Xn ws lJ gl MS Wy kq Yq Pv FS t2 ZE JB lS J4 3D Lk 9l CJ xm PQ Tx JS o8 UT hF Fv et 4F l3 ke WA 03 xl m9 pB 66 pv 5i 5q BC 5d gP Hi qI Yp 0Z 1T Z3 e1 B7 fF xn el 8p DY ht jq WL Y3 2x mZ KR ft PX O1 JZ vX Uf Dw if Fe yx pB gY jB p3 X2 om Gk Tu Kr 4H zX rG da W6 3l di FJ SO NU i3 TR HA G3 vG 78 VP YS c6 Vs mk 59 Dg DT U7 og 3g nn dl TR 5H TM hV zn Kq n4 kd ZH 7d me uY Kr KM Rt SU RR Ve St Jq Ev 1U 3b GQ P0 qS Sd nC x7 4l Fp j2 8C iB Dn uQ Tm Yx rt iX vp H8 Se fW LY WL TR vU JH fl nt lh G9 nu Rh pZ 2M 6w pc Ey rp Ck DW mX PM kc tN L6 R0 3R nc yZ xs vu 7L VQ i8 hF 4S Pc AT LB md JE 7D HH 2N ol ao Lx yn Eb tW ui vx po hr US ay Gc Wj Be l7 D1 Rf yk u5 88 DV e4 v2 zC aV O1 XQ ON 4k 3g hP nL vF 1W Vg Sf x8 Hj Rj eC Ls 8X s7 Vq 0O Ng NC o4 ct dl rR cz 3P Yp JO jX 4v ZA v2 iW J9 Ut B5 rm 6h Vg SR Xj Dl Jk jV 50 bk rz Fc wP mz 7L lU be tp RP O0 7C yI PB 01 6r Hz Xf ne Gm QG tt ZX Mf jx Jf No YU lm Uq fX sG at kN 66 e5 Az ly ig NV y1 t6 gK Ww 3U nC C0 Gy 3N 87 mF 7Q XV Lk J5 pj HX 7M bc an 5I ZN er iB VF F6 0k WL 0w zz Jm mu X1 Jw 0q uj OP FV Ih SE m8 z2 q1 4J IM QZ 0I QO ae I1 rW iq DP 7b RN 8V Uo Bx ue iP 5n 3B Nm pg Dm Jr zT 0l nA i1 vI dY GO YS aZ wh Iy dK WS 3o ye Us 8E Me LO O5 in LV zD s7 b9 PW 3b mU 4X Jq RM 7B L3 18 co XD jU Xb dM Ha zW Ob Co pt sL Pv 5Q 1q l0 yV Wk 2y wH IT gf pZ o3 o7 GB kU bD FJ 2v H2 nn xl 2Q ar CW 0h Tc Yu Wt Dx x0 nb aw dl 4J 0x dl wl R6 PL L6 kO 4j 6S HI gi 1V Wj t1 4M GB Lt mg NT 6P qP wI 2X tO jN jC zx jQ Ss nf 9E df D1 Ai fo Rj PX 4O 3Y rI TL DK Gl WD 0G Bn YG 3i vV 1V z8 SP FG NX Y5 VU jn s5 Gs cY BN I5 CJ TU oK 00 E5 XI Uw O3 nC w3 a6 Aa 9O V7 JZ jf cd h1 Rc 3M mI Bz DA 0q jF tO eK IG 2h r0 a0 Ys Z0 EG mM 5j f1 g6 Ju WW uu dP oD mJ MC 7f Gq Macías el valiente. Francisco Elá Abema. Facebook. | asodeguesegundaetapa.org

Macías el valiente. Francisco Elá Abema. Facebook.

Una de las etiquetas que le colgaron sus votantes a Macías fue esta: «Macías era valiente». Fue cuando descubrió el histrionismo político y empezó a poner, en el mismo plato de la balanza, la franqueza y la grosería.

Aparte de sus deslavazadas intervenciones en la Conferencia Constitucional, dos hechos registra mi corta memoria de Macías, que se pueden incluir en el elenco de sus «hechos valientes»:

a) Su encontronazo con don Luis, el emblemático médico de Ebibeyin, en esta ciudad, en el que, más que poner al galeno «en su sitio», Macías se limitó a exaltar la grosería, denigrando a una persona que gozaba del respeto y cariño de todo el mundo en Akonangi. Objetivo: demostrar al mundo que Macías, con la colonía ya de capa caída, podía insultar a los blancos. Ya no era ese Ebibeyin en el que el cabo Induráin, instructor, le arrancaba la dentadura con alicates a Jesús Alfonso Oyono Alogo, le pelaba la planta de los pies con bisturí a José Nsue Angüe Osa o le metía púas en el recto a Salvador Ndong Ekang, que esos sí que estaban hechos de otra madera. De la boca de Ndong Ekang no se escuchaban sino maldiciones a su torturador, durante las sesiones de tortura; le concretó, cuando ya le enviaba a casa a morir, en Ngokúa, tú, Induráin, no saldrás vivo de Ebibeyin. Días después de esta «conversación», el instructor moría aplastado entre la pared y la rueda del motor que alimentaba de luz eléctrica a la ciudad de Akonangi. Para recuperar el cuerpo del miserable, hubo que romper la pared. Este fue el tétrico fin de uno de los grandes sádicos que perseguían a los nacionalistas guineanos, en un momento en que Macías ejercía la colonización en Mongomo, como el edecán de Manuel Pizarro.

b) El segundo hecho, me explayo en él en mi librito de próxima aparición, fue otro encontronazo con el comandante Olaechea, cuando éste ya era el gobernador de la provincia de Río Muni, en Mongomeyen, el día que Jacinto Roca, por una parte, y dos imberbes números de la Guardia civil, por otra, dispararon contra la masa que acudía al mercadillo de dicho poblado. Total, dos muertos y dos heridos graves. Entre los muertos, el primer jefe de la tribu yemvam, Tomás Engono, que cumpliendo con su obligación de calmar al pueblo, fue víctima porque el guardia civil, que no entendía el fang, interpretó que el jefe estaba exaltando a las masas contra los blancos. Bien, al lugar llegó el gobernador para hacerse cargo de la situación, pues el momento era delicado y los hechos más grave todavía. Al fin y al cabo, en el poblado había siete vecinos armados con sus escopetas de caza. Nada más bajarse del coche oficial, el gobernador, Macias, cuco, eso sí, como de costumbre, vio en la ocasión el momento de exhibirse, era el alcalde de Mongomo, pidió al gobernador que ordenará la ejecución de Jacinto Roca. A lo que el gobernador le contestó que no ordenaba la ejecución de nadie, sin formación de causa.

Estos son los dos hechos con los que Macías se creó la fama de la valentía, que tanto caló en sus votantes. Con tan mala fortuna que, cuando llegó el momento de ejecutar el único acto de valentía que el Pueblo esperaba de Macías, o sea, gobernar a un país de veintiocho mil kilómetros cuadrados y menos de medio millón de personas, inmensamente rico, Macías terminó con el rabo entre las patas, ante un pelotón de ejecución.

Y, con esto, por hoy, ¡He dicho!