Los coches de Obiang han salido de Suiza. Richard Etienne. Les Temps

Trece vehículos de lujo despegaron de Kloten en un avión de carga hacia Dubai. Es el final de un largo viaje que ha hecho sudar a las autoridades de Ginebra. Hay muchas razones para creer que la familia en el poder en Guinea Ecuatorial los ha comprado de nuevo.

Un avión de la compañía luxemburguesa Cargolux Airlines International despegó el martes por la noche de Kloten con 13 coches de lujo que habían pertenecido a Guinea Ecuatorial a bordo, según ha sabido Le Temps. Los trece coches de Obiang partieron hacia el aeropuerto de Dubai, más de dos meses después de su subasta por el Estado de Ginebra y Bonhams el 29 de septiembre en las alturas de Nyon.

Dejaron Suiza después de haber hecho sufrir a los tribunales de Ginebra, y luego al cantón, durante tres años. Los trece son parte de un lote de 25 coches que habían sido trasladados al final del Lago Lemán para su reparación. Fueron decomisados por el Ministerio Público de Ginebra a finales de 2016 en Cointrin y en garajes de lujo en la región de Ginebra. El paquete incluye un Koenigsegg, un Lamborghini Veneno, un Rolls-Royce y un Ferrari. Modelos tan raros como preciosos.

Un tumultuoso fideicomiso
El tribunal de Ginebra inició entonces un proceso penal contra el hijo del Presidente de Guinea Ecuatorial, Teodorin Obiang, acusado de blanqueo de dinero y gestión ilegal de los intereses públicos.
En el caso de los automóviles, fue el comienzo de un decomiso tumultuoso. Primero se almacenaron en un garaje del Bureau des automobiles. Un año más tarde, un informe de la policía judicial descubrió que tenían un mantenimiento deficiente – son unos modelos frágiles- y que, en esas condiciones, el embargo iba a costar muy caro a los contribuyentes.

En consecuencia, los fiscales decidieron trasladar los 10 modelos más lujosos a un almacén en el centro de la ciudad en abril de 2018, una instalación administrada por la compañía que estaba a cargo de ellos antes de su decomiso, como si se tratara de una vuelta a la casilla de salida.

Los fiscales tuvieron que trabajar mucho para probar sus sospechas, en buena parte porque los vehículos oficialmente no pertenecían a Teodorin Obiang, sino al estado guineoecuatoriano. Incluso un fiscal fue impugnado por el Tribunal Federal, que no lo considera suficientemente imparcial.

El pasado mes de febrero, el poder judicial anunció finalmente que cerraría el caso, pero que los vehículos serían confiscados y luego vendidos en subasta. El producto de la venta debe destinarse a un proyecto social en Guinea Ecuatorial.

Venta record
Se pidió a la casa Bonhams que ayude al Estado en la venta. La familia Obiang hizo una petición legal para intentar evitarla, con el pretexto de que el cantón debía venderlos en un solo lote y no en subasta. Una acción rechazada unos días antes de la venta, que tuvo lugar en el campo de golf de Bonmont el 29 de septiembre. Sólo el Lamborghini Veneno salió por 8,2 millones de francos, un récord.

Lo adquirió un misterioso comerciante, cuyo nombre es conocido por Le Temps, que se quedó también con la mitad de los 25 vehículos del lote. Un comerciante que ya ha vendido coches a la familia Obiang y que habló durante la venta con otro intermediario cercano al poder guineoecuatoriano. En la capilla en la que se realizó la venta, muchos creían que los Obiang habían vuelto a comprar sus coche. ¿Es éste el caso? Ni Bonhams ni el Estado de Ginebra quisieron responder a nuestras preguntas, que han sido numerosas en las últimas semanas.

En los últimos dos meses, los coches han estado almacenados en una instalación en la Suiza germanófona, a la espera de su salida hacia los Emiratos, donde se encuentra el misterioso intermediario del comerciante. Fue lo que sucedió el martes.

https://www.letemps.ch/economie/voitures-dobiang-ont-quitte-suisse