Lo que el resultado de las elecciones de EE.UU. significa para África. Shoshana Kede. African Business

5 de noviembre 2020.

El resultado de las elecciones podría tener un profundo impacto en la política exterior de EE.UU. en África, según el Instituto de Estudios de Seguridad de la UE (EUISS).

Durante su mandato, Trump ha propuesto una retirada a gran escala de las fuerzas estadounidenses en el extranjero, incluso en África Occidental, marcando un cambio estratégico en la «guerra contra el terrorismo» para contrarrestar la creciente influencia de China en África a través de otros medios, dice Giovanni Faleg, analista principal de la agencia de la UE con sede en París.

«Como la competencia gira principalmente en torno a las prácticas económicas depredadoras (de China), el primer pilar de la estrategia de Trump es el avance de los lazos comerciales de Estados Unidos con la región», prosigue Faleg.

Esto incluye la iniciativa «Prosper Africa» de la administración Trump, cuyo objetivo es racionalizar la burocracia, ampliar el papel del sector privado y eliminar las barreras logísticas al comercio.

«Trump nunca ha considerado personalmente a África como una región prioritaria ni ha viajado a los países subsaharianos», afirma Faleg, mientras que «su retórica hacia África en los discursos públicos no podría ser más controvertida».

Durante su mandato, Trump sólo ha recibido a los presidentes de Kenya y Nigeria, mientras que en enero impuso prohibiciones de visado a Eritrea, Nigeria, el Sudán y Tanzanía.

Aunque Trump ha presionado para que se hagan recortes significativos en la ayuda exterior al continente, éstas medidas han sido vetadas en gran medida por el Congreso, lo que significa que Estados Unidos sigue siendo un donante líder en África, dice Faleg.

En los últimos meses, desde el inicio de Covid-19, Trump se ha comunicado más con los líderes africanos a medida que China aumentaba su apoyo a la pandemia en el continente.

«A finales de abril Trump telefoneó a los líderes de Kenya, Etiopía, Nigeria, Rwanda y Sudáfrica, y su administración aumentó la asistencia y las donaciones para hacer frente a la pandemia de coronavirus en el continente, tras observar pasivamente cómo China tomaba la delantera en el apoyo internacional», señala Faleg.

Virág Fórizs, economista africano de Capital Economics, afirma que es poco probable que el resultado de las elecciones estadounidenses cambie las cosas para África.

«Un retorno al multilateralismo bajo la presidencia de Biden podría traducirse en un apoyo más fuerte de EE.UU. a la Zona de Libre Comercio Continental Africana, en lugar del enfoque de la administración Trump para buscar acuerdos bilaterales (con Kenia, por ejemplo)».

El presidente Biden también tendría más probabilidades de apoyar la prórroga de la Ley de Crecimiento y Oportunidad para África (AGOA) más allá de 2025, dice Forizs.

Los datos de la Administración de Comercio Internacional de 2019 mostraron que las empresas estadounidenses han invertido más de 50.000 millones de dólares en África desde que Trump asumió el cargo en 2017.

Si bien el historial de Trump sugiere que puede ser una ventaja para las empresas estadounidenses en el continente, una victoria de Trump podría significar una mayor volatilidad para el rand sudafricano, indica Greg Cline, jefe de cuentas corporativas de Investec.

«Si miramos hacia atrás a la volatilidad del rand, siempre se ha sugerido que ha sido una consecuencia de las guerras comerciales entre EE.UU. y China. Hemos visto como la administración Trump imponía a Chica hasta 250.000 millones de dólares en aranceles», ha dicho el lunes a la radio sudafricana CapeTalk.

La elección de Biden puede conducir a un relajamiento parcial de las tensiones comerciales con China, lo que podría tener un impacto positivo en los mercados africanos que comercian ampliamente con Beijing.

¿Un modelo de democracia?

Independientemente de quién gane, los africanos han recurrido a Twitter para denunciar la respuesta de Trump a los resultados de las elecciones, diciendo que está socavando el papel de Estados Unidos como modelo de la democracia occidental.

A medida que Biden se acerca a la victoria, el presidente Donald Trump ha presentado demandas para un recuento en Wisconsin, y demandas separadas para detener el recuento de votos en Michigan y Pennsylvania.

«Las elecciones de EE.UU. seguramente aumentarán las probabilidades de manipulación electoral en las democracias emergentes (muy especialmente) en África Occidental. La excusa será sencilla: «el proceso nunca es perfecto, incluso en los EE.UU…», afirma el nigeriano Egbe Omorodion.