Las consecuencias económicas y sociales del Covid-19 podrían provocar graves incidentes en países africanos antes de fin de año. Borgia Kobri. Agencia Ecofin

22 de julio 2020.

(Agencia Ecofin) – Según un reciente informe de la empresa de gestión de riesgos del Reino Unido, Verisk Maplecroft, se temen violentas protestas callejeras debido al impacto económico negativo del covid-19 en algunos países, en particular en África y América Latina.

Es probable que el impacto negativo de la pandemia de covid 19 en la economía mundial dé lugar a «grandes disturbios» en el segundo semestre de 2020 en algunos países, advierte un informe reciente de la empresa británica de gestión de riesgos Verisk Maplecroft.

El desempleo de millones de personas, así como el deterioro de la seguridad alimentaria debido al covid-19, podría dar lugar a violentas protestas callejeras a escala mundial, lo que representaría «un riesgo para la estabilidad interna de los países a un nivel raramente visto en los últimos decenios».

En el informe se identifican 37 países de todo el mundo, en particular de África y América Latina, que se enfrentarán a picos de «grandes disturbios» en el segundo semestre de este año «impulsados por una dolorosa recuperación económica pospandémica que encenderá la ira pública contra los gobiernos». El riesgo de inestabilidad también seguirá siendo particularmente alto en los próximos 2 ó 3 años.

En el caso de Verisk Maplecroft, los países que corren mayor riesgo son Nigeria, Irán, Bangladesh, Argelia, Etiopía, la República Democrática del Congo (RDC), Venezuela y Perú. Turquía y Egipto también tendrán que «prepararse para un fin de año explosivo», según el informe.

En el caso particular del África subsahariana, el gabinete cree que el riesgo de manifestaciones se intensificará en «un contexto de declive económico, pobreza e incapacidad para garantizar un suministro de alimentos adecuado».

Los principales mercados a vigilar en esta región son Nigeria, Etiopía y la RDC. «Este clima inestable sólo necesita una chispa para desencadenar grandes disturbios. Esto ya ha sucedido en Etiopía, donde las recientes protestas masivas desencadenadas por el asesinato del destacado músico activista oromo Hachalu Hundessa han causado 166 muertos.

En Nigeria y la RDC, la creciente inseguridad alimentaria está alimentando la ira. Aunque la producción de arroz en Nigeria está aumentando, sigue siendo insuficiente para alimentar al país más poblado de África. Lagos ha visto los precios de los alimentos aumentar hasta un 50% en los últimos meses. Una situación similar se está experimentando en la República Democrática del Congo, donde el aumento del costo de los alimentos básicos ha provocado disturbios en Kinshasa y otras ciudades, incluido el centro minero de Lubumbashi, señala el informe de Verisk Maplecroft.

https://www.agenceecofin.com/gestion-publique/2207-78820-covid-19-des-soulevements-populaires-sont-a-craindre-dans-certains-pays-d-afrique-rapport