La situación sanitaria por el COVID-19 se agrava en Guinea Ecuatorial ante el silencio del Gobierno. Comunicado de CPDS

Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS), sigue con suma preocupación la evolución de la pandemia del COVID-19 en el país, con un aumento vertiginoso del número de infectados y fallecidos, sin que el Gobierno dé información sobre la situación.

En efecto, fue el día 28 de abril del 2020 cuando el Ministro de Sanidad de Guinea Ecuatorial compareció, por última vez, ante los medios informativos nacionales para informar de que el número oficial de contagios diagnosticados hasta el 26 de abril por el laboratorio de Baney, era de 314 casos. Su última comparecencia se produjo el día 4 de mayo, solo para informar del fallecimiento de dos nuevos pacientes, dando total de 3 fallecidos.

Desde entonces, ante el silencio del Gobierno, únicamente los ciudadanos con acceso a internet pueden informarse, gracias a los informes diarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la evolución de la pandemia: a día de hoy, 21 de mayo, suman 903 casos positivos y 10 muertos, datos que podrían ser inferiores a los datos reales. Son más de tres semanas en que no solo no comparece el ministro de Sanidad para dar cuenta de la evolución de los datos de la enfermedad, sino que los medios de comunicación, dependientes del régimen, se limitan a ofrecer a la población la evolución de la pandemia en el mundo y en los países vecinos, sin ninguna referencia al propio país, como si Guinea Ecuatorial fuera ajena a la enfermedad.

La falta de transparencia del régimen y la ocultación de datos, aumentan el escepticismo de parte de la población que no cree en la existencia real del COVID-19, lo que hace que muchos relajen las medidas de prevención al creer, erróneamente, que ya no hay más contagios en el país.

Las consecuencias de esta actitud irresponsable del Gobierno y su penosa gestión de la crisis, ya se hacen notar: los hospitales de Malabo y Bata están sin espacio ante la llegada masiva de enfermos, a los que se aísla en salas habilitadas sin hacerles ninguna prueba, muriendo posteriormente por falta de atención médica adecuada. Los comunicados, por los medios de comunicación, sobre fallecidos en los hospitales, difundidos por familiares, han aumentado, y los tanatorios de Malabo y Bata están llenos de cadáveres, lo que obliga a las familias a enterrar a sus seres queridos el mismo día de su fallecimiento por falta de un lugar alternativo para su conservación.

Convergencia para la Democracia Social pide al Gobierno de Guinea Ecuatorial que:

PRIMERO: Abandone la gestión opaca de la pandemia, informando con transparencia a la población, con el fin de que todos juntos, Gobierno y la sociedad en general, puedan hacer frente a la situación, porque si el Gobierno no actúa con responsabilidad y transparencia, no podrá exigir a la población que actúe con responsabilidad.

SEGUNDO: Además de informar de la evolución de los contagios, el Gobierno centre sus esfuerzos en la masificación de las pruebas a la población, a fin de identificar a los contagiados, aislarlos y trasladar a los centros médicos a los enfermos por COVID-19.

Finalmente, CPDS pide a la comunidad internacional, principalmente a España, Estados Unidos, Francia, Alemania, Portugal, China y Corea del Sur, ayudar al pueblo de Guinea Ecuatorial a fin de evitar una catástrofe de incalculables consecuencias en el país, por la pésima gestión llevada a cabo por el Gobierno en la lucha contra el COVID-19.

Malabo, 21 de mayo de 2020

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL