“La selectividad 2018, un pucherazo”. Juan Rafael Mbela Asangono. Historiador.

La selectividad de este año ha rematado la agonía de la UNGE, a la que no quisiera llamar ‘universidad’ sino simplemente UNGE, por la misma razón de que, ‘no todo el animal que tiene cuatro patas se puede llamar caballo”.

El discurso que pronunció nuestro rectorcito, Filiberto Ntutumu Nguema Nchama, tras la publicación de estos resultados, es una pura falacia. Si este señor fuera muy normal, habría dejado de ser  Rector de la UNGE porque su gestión ha sido un fiasco. La UNGE se ha convertido en una prolongación del Bachillerato: sin estructura de universidad, criterios estratégicos catequísticos, un centralismo total, personalismo, puro espejismo tal como están acostumbrados en el PDGE. ¿Quién es este Rector que se ha apropiado de tantos titulitos, como dice poseer? Quiero recordárselo  a los jóvenes, sobre todo, ya que sus compañeros del rectorado y el equipo del profesorado de la UNGE, e incluso Obiang, lo conocen BIEN.

Es el tipo de sujetos que le encantan a Obiang, sujetos nacidos para hacer el mal, obstruir el legado de todos, individuos grotescos, un puro esperpento : deforman todo lo que hay a su alrededor y lo convierten a su imagen y semejanza.

Hoy no vamos a hablar de él personalmente, pero tampoco podemos analizar los males que genera (en concreto, la selectividad), sin poner de relieve el perfil de su gestor. (Dedicaremos un buen rato para hablar de él). Se hace necesaria una puntualización, para los más jóvenes que cursan los estudios en la UNGE, algunos  de la década de los 90, cuando su Rector era jefe de disciplina en el INEM Rey Malabo. En su perfil académico figuraba entonces: ‘ingeniero técnico’ formado en la URSS. Era el octavillero, lo que más premia Obiang y el mejor perfil ‘académico’ para escalar. Por ello ascendió.

Es un tipo muy rencoroso, como cualquiera de su condición. Está ahora en pugna con el Ministro de Educación, otro cínico. Seguro que acabará con él como acabó con su amigo Petite Pièrre,  el entonces jefe de estudios en el INEM Rey Malabo. Lo que no sabe Jesús Engonga es que cuando el Rector lo ve, se acuerda de su amigo, de que luchó por activa y por pasiva para que su vida se truncara y lo consiguió… El tándem Obiang y Filiberto es perfecto…

Pero, hablemos de los resultados de la selectividad.

  1. Llevamos más de 2 años, más de 4 convocatorias con el mismo festival de errores: las pruebas llegan a los alumnos antes del día D, los centros excluidos que no pueden tener el Bachillerato siguen matriculando alumnos de estos niveles; los alumnos no tienen una previa orientación preparatoria para estas pruebas; no hay un equipo adiestrado para la preparación de las pruebas, que sería responsable de toda filtración.

Os cuento una anécdota. Pasaba a mirar el tema de la matrícula de mi hijo en una Facultad X,  ésta o éste era el responsable en una de las áreas. Estaba llamando a los profesores de la UNGE para que cada uno le diera un problema o pregunta que haría en su especialidad. !!!!Todo esto por teléfono !!!!. Irónicamente le dije: “me parece buena idea” y me respondió- “¡¡Claro!! Así no preguntan a los niños lo que no se les haya dado”. Me quedé perplejo. Y le dije: “¿A cuántos profesores llamas?”. Matizó, “Mandamos las preguntas y en el rectorado seleccionan”. ¿Señores, es posible medir el alcance de esta irresponsabilidad? Pues si, puede medirse  por los resultados finales.

Aprenda, señor rector: hay un departamentos específico para la preparación de las pruebas, no se hace por vía telefónica.

  1. Aquí en Malabo resulta muy curioso que muchos alumnos repitan durante cuatro convocatorias la misma nota. Si fue 3.8 en la primera convocatoria, esa es la nota que le ha aparecido en todas. Pedí a un amigo que me hiciera este mismo estudio en Bata y me dijo que sí, que pasaba lo mismo, y me dio otro dato: su hijo asistía en La Salle, hizo la selectividad española y tuvo un notable. Conozco bien a la familia, son gente preparada. En la selectividad guineana tuvo suspenso. Recurrió a la  impugnación, lo conocían  y les dijo que su hijo no puede suspender en este examen. En realidad, tenía sobresaliente. (A otros alumnos,  ni les corrigen las pruebas. Algunos  centros públicos están condenados al suspenso) y le respondieron con la boca pequeña que el mismísimo rector dijo que el alumno que tuviera el examen muy bien, hay que ponerle suspenso automáticamente porque ya tenían la prueba. Bueno, bueno, bueno. D. Filiberto Ntutumu, Rector: Que a usted le costara sacar sobresaliente no quiere decir que todos seamos iguales a usted. Hay muchachos y muchachas que, a pesar del mal sistema de enseñanza y la precariedad del cuadro docente, sus familiares, que están bien preparados y los negáis en los centros públicos, preparan bien a sus hijos en casa y cuando se enfrentan a vuestra broma, sacan sobresalientes. Este dato me dio escalofrío. Empecé aquí en Malabo por algunos centros, los profesores me decían que la selectividad era otra cosa, “los más brillantes son los que han suspendido”.En el continente pasa lo mismo. Deduje que era cierto lo que dijo el Rector: alumnos con pruebas brillantes, suspenso. Sólo un rector de Júpiter puede pensar así en la Tierra.
  2. En la convocatoria del año pasado la excusa era: la UNGE no tiene espacio suficiente para acoger a tantos. Señor, ¿dónde está su gestión para mejorar la calidad educativa que dices en ese vídeo grotesco que falla en Guinea Ecuatorial? ¿Este señor está bien de la cabeza? ¿Quiénes han dirigido este país en sus casi 50 años de la independencia? ¿No es vuestro clan? Sí, el nguemismo o mongomismo. No eches ahora los balones fuera, por mucho que pretenda, entran en su propia portería. Se lo digo claro, como historiador: esta pésima gestión data del tiempo de Macías. Era entonces menos intensa, pero se agudiza con Obiang, el periodo en que usted ha ostentado grandes responsabilidades en la Educación: miembro directivo del Rey Malabo, Director General de Enseñanza Media, Vice Ministro de Educación, Ministro de Educación, (Sec. Gral. PDGE y responsable de las Becas) y Rector Magnífico de la UNGE. En realidad ¿cuándo no ha tenido usted contacto con la Educación? ¿Y se atreve a criticar lo que usted mismo ha preparado? No digan estas cosas. En algún momento tendrá que responder por ellas. Le preguntarán: Tuvo usted toda la responsabilidad en la educación ¿cuál es el legado que ha dejado en esa materia? Ninguno…

Es el auténtico esperpento. Su discurso no tiene crédito, lo mejor que habría hecho es dimitir. Déjelo. Tiene usted  ya suficiente dinero.

  1. Todos los niños tienen una colección de “cincos”, unos pocos tienen “seis”. Los pocos notables que hay, son de familiares de los que corrigen, personal de la UNGE o de una amistad. ¿Por qué tantos aprobados? Porque la beca se empieza a pagar desde el “notable” y esto suele crear problemas a la universidad: como ahora, que no les han pagado. Con esa nota media, además, no pueden a optar a las carreras que quisieran, porque están reservadas. Si son hijos de profesores de la UNGE, no pueden meter caña. Sus padres les hablarán. Entonces, hay que condenar a los chicos y chicas con aprobados porque la UNGE no tiene capacidad para absorberlos. Y lo curioso es que aprueben con buena nota la selectividad española y, por esa la razón, es la que prefieren ahora los chicos de Guinea Ecuatorial, una selectividad que les abre las puertas a otras de Europa. Señor Rector, no solo son inteligentes los hijos de sus profesores y funcionarios de la UNGE, nuestros hijos y sobrinos también lo son.

Recomendaciones:

Si el Rector quiere mejorar estos resultados (cosa que dudo), debe tener presente los cuatro puntos indicados: reflexionar sobre ellos, encontrar las dificultades e intentar solucionarlos. Le será difícil… claro, él es parte del problema.

En muchos lugares del mundo, los profesores de una universidad no son  naturales del país. Estuve en Omar Bongo, vi a togoleses, senegaleses, franceses… vi a unos portugueses y de otras nacionalidades, también es una dictadura. No sé lo que pasa en Rusia. En España he visto a guineanos, congoleños, tunecinos, latinos. En Míchigan era difícil  saberlo…. Hay de todas las nacionalidades. No pretendáis dar a la UNGE el rango de la Universidad con vuestra flaca gestión. Abran las puertas a otras personas, es la globalización. El ciudadano hoy en día es más cosmopolita.

Las pruebas de la selectividad no pueden prepararse por teléfono. Debe haber gente especializada para esta labor que tengan en cuenta nuestro plan de estudios. No se molesten tanto cuando decimos en España se hace así, es normal. Debemos seguir lo que hacen los otros. En España la UNED elabora cada curso un modelo programático de pruebas, cuando los niños se preparan, lo hacen con esta orientación, no con vuestro ‘totus revolotum’. Señores, la democracia es ya “a la ecuatoguineana” ¿no les parece suficiente? Claro, la Universidad también lo es… pues mal, muy mal.

Señor Rector, hago punto y aparte aquí. Estos resultados son el fiel reflejo de su gestión. No sé por qué compran aparatos de TV, será para decorar la vivienda. Sin duda. No siguen ustedes los informativos. Mire usted, dos ministros británicos acaban de dimitir porque no cuadran sus políticas con las de T.May. Han dejado el cargo, eso deberías de hacer tras tu alocución después de la publicación de los resultados. Bueno, de política ni entienden. Fíjate que Fernando Hierro, tras ocupar eventualmente la selección y cosechar un peor resultado, lo cesan y se quedó como director deportivo de la selección. Por su honorabilidad y reputación, por decisión personal también lo ha dejado. ¿Por qué os cuesta dejar los puestos cuando no dais la talla y los resultados no son los esperados? Porque, simplemente hacéis el agosto y así nos va.