“La República Democrática del Congo necesita a la ONU más que nunca”. Reuben Loffman. The Conversation y Fundación Sur

monusco

18/05/2017 – La República Democrática del Congo (RDC) sólo tendrá unas elecciones válidas si las Naciones Unidas (ONU) mantienen su fuerte presencia en el país. La infraestructura y el personal de las Naciones Unidas son vitales para unas elecciones creíbles. En 2006, por ejemplo, la Misión de Estabilización de la Organización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (más conocida como “MONUSCO”) desempeñó un papel fundamental en la organización y supervisión de las elecciones presidenciales y provinciales. Antes de las elecciones de 2011, la ONU fue decisiva para crear un espacio para la libertad de expresión política y asociación.

Pocas instituciones civiles dentro de la República Democrática del Congo pueden igualar el contingente de 22.016 efectivos uniformados de la ONU. Estos funcionariosoficiales tienen la capacidad de prevenir la violencia y facilitar una elección pacífica.

A pesar de esto, la ONU ha decidido recortar la presencia de la misión en 370 soldados. Esto fue hecho por iniciativa de los Estados Unidos, que abogó por una reducción mucho mayor. Su razón, como dijo su embajador ante la ONU, fue que la misión estaba ayudando a la opresión del gobierno de sus ciudadanos. Pero la verdad del asunto es que los recortes sugeridos por los Estados Unidos son puramente un ejercicio de recorte de gastos. Sin embargo, con la situación política en la República Democrática del Congo tan inestable como es, la misión necesita todas las tropas que puede obtener. Ahora es claramente el momento equivocado para los recortes.

Kabila se ha aferrado al poder desde que expiró su mandato el 10 de diciembre de 2016. El recorte del apoyo de la ONU dará crédito a su argumento de que las elecciones no pueden celebrarse debido a la falta de capacidad infraestructural. Pero la verdadera piedra de tropiezo de las elecciones no es una logística, sino una clara falta de voluntad de parte de Kabila de dimitir.

El año pasado, a Kabila se le ofreció una oportunidad histórica para salir con gracia cuando la Conferencia Episcopal Nacional del Congo encabezada por el Arzobispo de Kisangani, Marcel Utembi, negoció un acuerdo con su oposición, conocido como el “Rally”.

El Rally es una coalición de partidos de oposición que acordaron trabajar juntos para persuadir al presidente de celebrar elecciones y, en última instancia, para renunciar al poder.

El acuerdo del 31 de diciembre afirmaba que Kabila tendría que renunciar a finales de 2017, después de lo cual se realizarían nuevas elecciones presidenciales. Pero pese a que que el acuerdo de la víspera de Año Nuevo le dio a la ciudadanía sitiada de la República Democrática del Congo alguna esperanza, era profundamente defectuoso. El acuerdo nunca fue firmado por el Rally o Kabila. El líder del Rally, Étienne Tshisekedi, negó su apoyo debido a temores de mala fe por parte de Kabila. Murió inesperadamente poco después.

Entonces uno de los miembros del Rally, la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), anunció que no tenía fe en que las elecciones se celebrarían a finales de año. Había muchas razones para que el UDPS cuestionara las intenciones de Kabila incluso más allá de que él no había firmado el acuerdo del arzobispo. Uno de ellos fue la falta de consenso sobre quién ocuparía el cargo de primer ministro. Si bien un acuerdo anterior de la Unión Africana (UA) dejó claro que Kabila elegiría a un político de la oposición para el puesto, le dejó la elección de candidato.

Debido a que tenía una mano libre, Kabila eligió a Samy Badibanga para reemplazar a Agustín Ponyo. Ponyo había sido un leal partidario del partido del Presidente, el Partido de los Pueblos por la Reconciliación y la Democracia (PPRD), y había servido como Primer Ministro desde abril de 2012.

Aunque Badibanga es un político de la oposición no se considera un miembro del Rally. Naturalmente, el Rally vio su nombramiento como un flagrante intento de dividir a la oposición. La respuesta de la UDPS al nombramiento de Badibanga fue tibia y, junto con la intransigencia de Kabila, las iglesias abandonaron los esfuerzos de mediación. Esto marcó de muerte el acuerdo de la víspera de Año Nuevo.

Teniendo que presionar a Kabila y a su gobierno a través de diferentes medios, el Rally pidió una huelga general el 3 de abril de 2017. La huelga afectó a muchas de las principales ciudades de la República Democrática del Congo. Pero Kabila y su administración han hecho pocas concesiones, si es que ha hecho alguna. Poco después de la huelga, Kabila nombró a Bruno Tshibala como su elección para primer ministro. Pero, al igual que Badibanga antes que él, Tshibala fue una opción profundamente controvertida, no menos porque no estaba de acuerdo con los nombres que su partido, el UDPS, había sugerido para suceder a Tshisekedi, que era una figura de la oposición altamente considerada antes de su muerte.

La insatisfacción con el estado de cosas continuó y una semana después, el 10 de abril, las empresas en Kinshasa fueron nuevamente detenidas. También hubo una serie de protestas en una serie de ciudades y ciudades congoleñas clave. Este enfrentamiento entre el Rally y el gobierno hace que la posibilidad de elecciones este año sea aún más remota. Cortar el presupuesto de la MONUSCO en este contexto supone un desastre.

La RDC es uno de los países más pobres del mundo. Por lo tanto, es fácil para Kabila afirmar que una elección libre y justa ahora es imposible. Pero al invertir en las instituciones internacionales que trabajan en la República Democrática del Congo, como la MONUSCO, la comunidad internacional estaría demostrando su compromiso de apoyar el buen funcionamiento de las elecciones en la República Democrática del Congo, incluso si el gobierno congoleño no puede hacerlo. Por ejemplo, las facilidades de transporte de la agencia de la ONU serían vitales para transportar observadores electorales alrededor del país más grande de África subsahariana.

La Comisión Electoral Nacional Independiente de la República Democrática del Congo ya ha conseguido registrar a más de 13 millones de los 32 millones de votantes. Pero para registrar un número óptimo de ciudadanos la comisión estima que las elecciones sólo pueden tener lugar razonablemente en 2018.

Una MONUSCO fuerte apoyará a la comisión electoral para mover al país hacia la
transición pacífica del poder que tanto necesita.

Reuben Loffman

http://www.africafundacion.org/spip.php?article27501

https://theconversation.com/now-is-not-the-time-for-the-un-to-run-from-the-drc-76106