La muy secreta amistad del financiero Jeffrey Epstein y con el heredero del clan Obiang.

Amigo de los presidentes norteamericanos Bill Clinton y Donald Trump, el gestor de fortunas estadounidensa Jeffrey Epstein, que murió en agosto de 2019 mientras cumplía una condena por «tráfico sexual», también frecuentó mucho al Vicepresidente de Guinea Ecuatorial Teodorin Obiang Nguema.

Le vice-président équato-guinéen Teodorin Obiang Nguema, successeur putatif de son père au poste de chef de l'Etat.

Su nombre nunca ha aparecido en las numerosas investigaciones realizadas en Francia y los Estados Unidos sobre los posibles cómplices del financiero Jeffrey Epstein, que murió en agosto de 2019 en la cárcel, donde estaba a la espera de ser juzgado por  «tráfico sexual» de menores. A diferencia de las numerosas personalidades que se encuentran asociadas de una u otra manera con este asunto, el vicepresidente de Guinea Ecuatorial, Teodorin Obiang Nguema, hijo del Presidente Teodoro Obiang Nguema, nunca voló en el «Lolita Express», como se apodaba al Boeing 727 de Epstein.

Mucho más rico que el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton o el abogado de las estrellas Alan Dershowitz, pasajeros habitales del avión de Epstein, el vicepresidente de Guinea Ecuatorial tiene su propio avión, un Gulfstream, y por lo tanto nunca necesitó ser transportado por el financiero estadounidense. No aparece nunca en los cientos de entradas del libro de registros del avión de Epstein ni en la libreta de direcciones, fechada en  2004,  incautada de las propiedades del financiero en los Estados Unidos, dos documentos que constituyen las piezas clave de las diversas investigaciones aún en curso.

Una amistad por debajo del radar

Dos personalidades extravagantes, que fueron objeto de demandas de alto perfil – una sobre las condiciones de compra de sus propiedades en París y Los Ángeles, la otra sobre sus relaciones con menores de edad – Obiang y Epstein se las arreglaron para mantener su amistad al margen de los focos durante casi 15 años. Una discreción que no es del todo casual y que debe mucho al trabajo del Ministro de Seguridad Interior, Nicolas Obama Nchama, el inamovible protector de los secretos de la familia Obiang y más particularmente de las aventuras de Teodorin, programado para seguir los pasos de su padre a la cabeza del país. Contactado a través de su abogado francés, Teodorin Obiang dijo a Africa Intelligence que «no conocía a Jeffrey Epstein y que nunca se había encontrado con él».

Sin embargo, fuentes familiarizadas con la presidencia de Guinea Ecuatorial explican que fue Teodoro Biyogo Nsue Okomo, hermano de la Primera Dama Constancia Mangue Nsue y embajador de Malabo ante las Naciones Unidas y Washington en la década de 2000, quien empezó a frecuentar a Jeffrey Epstein.La publicación en 2004 de la larga investigación del Senado de los Estados Unidos sobre las cuentas de la embajada de Guinea Ecuatorial en el Riggs Bank había dotado al embajador de ese país de una cierta fama en Washington y atrajo hacia él a gestores de patrimonio especializados en personalidades expuestas, entre ellas Epstein.  Este último se había interesado por África durante varios años: había recorrido el continente durante una semana en 2002 con Bill Clinton, y también había visitado Kenya.

En su calidad de embajador de Guinea Ecuatorial en el Brasil, Teodoro Biyogo Nsue Okomo presentó a Epstein a su sobrino Teodorin, que en ese momento estaba en la mira del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, preocupado por el origen de los fondos con los que el hijo mayor del Presidente Obiang había adquirido una lujosa villa en Malibú.

A finales de la década de 2000, Teodoro Okomo, Teodorin Obiang y Jeffrey Epstein estuvieron juntos en Brasil, donde Teodorin acudía todos los años al carnaval de Río: el vicepresidente de Guinea Ecuatorial es muy aficionado a la samba brasileña, hasta el punto de invitar a varios representantes de las famosas escuelas de baile de Río a actuar en Malabo en las ceremonias de su 49º cumpleaños. En cuanto a Epstein, también solía viajar a Brasil: su agenda incluía varios números de hoteles y personalidades brasileñas. Obligado a disminuir su presencia en los Estados Unidos tras la confiscación de su villa en Malibú en 2011, Teodorin Obiang siguió frecuentando a Jeffrey Epstein en París. La mansión de la 42 avenida Foch, la antigua residencia parisina de Teodorin, está situada en la misma acera y a menos de 50 metros del edificio del 22 de la misma calle, donde Jeffrey Epstein había comprado un apartamento de 800 m2 en 2002, que frecuentó regularmente hasta su detención en 2019. Interrogado por Africa Intelligence poco después de la muerte de Epstein, en agosto de 2019, el personal de la 22 Avenue Foch había indicado que un «hijo de un presidente africano» que vivía cerca visitaba regularmente al financiero estadounidense.

Juerguistas y empresarios a un tiempo

El registro del 14 de febrero de 2012 en el número 42 de la avenida Foch por parte de los magistrados encargados de la investigación de los bienes mobiliarios adquiridos en Francia por la familia Obiang (el llamado expediente de los «bienes mal adquiridos» o «BMA») supuso la sentencia de muerte para la estancias de Teodorin en París, pero no para sus vínculos con Epstein. Nombrado el mismo año vic vice-presidente encargado de la defensa en Malabo, el hijo mayor del presidente fue, por invitación del financiero norteamericano, a las islas privadas de Great Saint James y Little Saint James, ambas propiedad de Epstein (a través de su abogado francés, Teodorin Obiang ha negado  cualquier viaje a estas dos islas, y también  haber coincidido en  Brasil con Epstein).

Teodorin Obiang y Epstein no sólo se contentaron con pasar un tiempo juntos, sino que también intentaron hacer negocios. De entrada en el petróleo: a sugerencia del Vicepresidente de Guinea Ecuatorial, la empresa estatal de su país, GEPetrol, fue objeto de insistentes recomendaciones para que asignase cargas de bruto la compañía Great St. Jim LLC. Registrado en las Islas Vírgenes norteamericanas, Great St. Jim era propiedad de Jeffrey Epstein quien, a través de esta estructura, controlaba una de sus dos islas privadas (también a por medio de su abogado francés, Teodorin Obiang niega haber recomendado la empresa de Epstein a GEPetrol).

Avezado con las sutilezas de los paraísos financieros y de la gestión de fortunas, el norteamericano se mostró mucho menos dotado en temas petroleros y nunca fue capaz de reunir las finanzas necesarias para retirar los volúmenes de crudo de Guinea Ecuatorial. Epstein y Teodorin Nguema también han tratado de desarrollar otros proyectos en Guinea Ecuatorial, en particular en el sector del ocio, que tampoco superaron la etapa de las intenciones.

Una relación incómoda para Malabo

Acostumbrados a las amistades siempre tumultuosas de Teodorin, la «primera familia» guineoecuatoriana se ha mostrado incómoda con la amistad del Vicepresidente con Epstein. El jefe del Estado y especialmente su esposa Constancia Mangue Nsue quieren transmitir el poder a su hijo mayor y desconfían de cualquier cosa que pueda amenazar este proyecto. A partir del momento en el que Epstein fue investigado en 2008 por abuso de un menor -un caso que terminó en acuerdo y un corto período bajo arresto domiciliario- la pareja presidencial se alarmó al ver que Teodorin seguía pasando tiempo en su compañía.

Teodorin, por el contrario, trató de ampliar el círculo de miembros de su familia asociados con el negocio de Epstein y se acercó a Candido Nsue Okomo, otro hermano de la primera dama y director general de GEPetrol de 2006 a 2016. Teodorin y Teodoro Okomo, que regresaba de Brasil para ser responsable del muy estratégico protocolo de la Presidencia, presionaron cuanto pudieron para que Candido Nsue Okomo para organizase los envíos de crudo para Epstein. Sin embargo, a petición del Presidente Obiang, este les volvió la espalda, empeorando su relación con Teodorin hasta el punto de que fue relegado en 2016 al puesto subalterno de Secretario de Estado para el Deporte y luego obligado, dos años más tarde, a exiliarse en Dubai. Ha vuelto sólo para estancias muy cortas en Malabo.

Fuente: Afrique Intelligence, 16 de noviembre 2020