La irreflexiva actitud de las autoridades sobre la realidad del coronavirus en Guinea Ecuatorial. El Gobierno sigue ofreciendo cifras confusas y contradictorias. Comunicado de CPDS

Las autoridades de Guinea Ecuatorial, ante el brutal incremento de casos, cesaron de proporcionar los datos sobre contagios y muertes por coronavirus en el país el día 28/04/2020. La representación local de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, continuó publicando dichos datos hasta que el desentendimiento con el Gobierno se hizo insostenible, suspendiendo su publicación el 24/05/2020. Más tarde, el Gobierno decidió la expulsión de la Representante Residente de la organización del país.

Desde aquella fecha, solo el propio Gobierno conoce las cifras reales del impacto de la Covid-19  en Guinea Ecuatorial. La página web de la OMS se mantiene silenciosa desde el día 24/05/2020. Cualquier otra página que publicase datos sobre Guinea Ecuatorial utiliza las cifras que da el Gobierno, las cuales, de toda evidencia, son voluntariamente falseadas.

El pasado día 8 de junio, el Secretario de Estado del Ministerio de Sanidad y Bienestar Social, José Ntutumu Edu Nchama, tras su entrevista con el Defensor del Pueblo Adjunto, Reginaldo Egido Panadés, declaraba ante las cámaras que Guinea Ecuatorial registraba ya 2.049 casos confirmados de Covid-19 en aquella fecha.

Sin embargo, cinco días después, el 13/06/2020, el Comité Político de Lucha y Respuesta al coronavirus, haciendo el balance de la pandemia en el país en una reunión celebrada en el Palacio del Pueblo de Malabo, declaraba que de las más de 16 mil muestras analizadas, el balance era de 1.664 casos positivos, 32 fallecidos y 515 recuperados. ¡En qué quedamos! Estas contradicciones ya se venían dando desde el inicio de la pandemia en el país, pero en mucho menor grado, como en su día lo denunciara ya nuestra formación política.

La inmensa mayoría de la población ha comprendido que el Gobierno oculta la verdad. Por eso ahora, en lugar de ver los hospitales como lugares de salud y de protección, la gente huye de ellos; la gente los considera actualmente como lugares de muerte segura. Por eso nadie quiere que se insinúe que pudiera haber contraído el virus, porque están convencidos de que se les va a conducir, a veces manu militari, a hospitales donde todos los pacientes acaban falleciendo, incluso aquellos que entraron por su pie. La gente que presenta los síntomas de la enfermedad se queda en su casa y recurre a remedios caseros, contribuyendo inevitablemente a la ahora imparable propagación de la enfermedad. El propio Primer Ministro del Gobierno ha declarado ante las cámaras de televisión haber contraído el coronavirus y haber recibido tratamiento, pero nadie ha oído decir que estuviera hospitalizado ni aislado. No es excepcional en estos momentos escuchar relatos de personas que han sobrevivido a graves dificultades respiratorias con tos, fiebre y asfixia durante varios días. Algunos fallecen en sus domicilios, y se explica que han muerto de problemas tradicionales, de una larga enfermedad que venía padeciendo o de un paro cardiaco. Nadie hace el inventario de estas muertes. Ni de estos casos pasados bajo silencio.

Y todo ello es culpa de esta actitud difícilmente comprensible del Gobierno. Nadie entiende por qué las autoridades se empeñan en querer ocultar una realidad que afecta a todos los países y que todos los guineanos vivimos dolorosamente, amargamente. ¿Por qué los dirigentes de Guinea Ecuatorial no piensan en acciones más eficaces para proteger al máximo a su población, en lugar de politizarlo todo instalados en una falsa autosuficiencia? ¿No hay en este gobierno nadie que sienta algo por este país? ¿Adónde nos está conduciendo, a todos los guineanos, esta actitud irresponsable de nuestros dirigentes?

Porque para el colmo, en este contexto de desbandada general en el país, están desembarcando en los barrios y en los domicilios de la gente, como a hurtadillas, individuos con atuendos del partido gobernante y discurso de campaña política, con la pretensión de estar realizando un censo del que nadie tiene información. Pero, ¿en qué piensan las autoridades de Guinea Ecuatorial?

Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial insta al Gobierno, o a los que en su seno tengan todavía un mínimo sentido de la responsabilidad, a invitar de nuevo a la OMS a participar en la gestión, procesamiento y publicación de los datos de la pandemia en Guinea Ecuatorial, porque sería la única medida susceptible de devolver parte de la confianza perdida por los guineanos en las declaraciones de sus autoridades  y mitigaría  el profundo malestar que se ha apoderado de la población.

Asimismo, CPDS hace un llamamiento a la comunidad internacional solicitando su asistencia ante la actitud negacionista del Gobierno con respecto a la realidad de la pandemia en Guinea Ecuatorial, actitud que no puede conducir sino al desastre generalizado.

Malabo, 19 de junio de 2020

LA SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN

El Gobierno Sigue Ofreciend… by tiempos canallas on Scribd