La fiscalia no pide penas de muerte en el juicio de Ngolo.

Las peticiones  defintivas del fiscal incluyen como pena máxima 29 años de cárcel y la mínima de  4. No hay por tanto penas de muerte y, en consecuencia, no parece probable que el tribunal las incluya en la sentencia.

El macro juicio de Ngolo-Bata cerró ayer sus sesiones con el derecho a la última palabra de los procesados. El primero en hacer uso de su última palabra fue el procesado Héctor Santiago Ela Mbang, quien asumió su responsabilidad sobre los hechos enjuiciados, sin perjuicio de destacar que no fue autor ni planificador de los mismos. Resaltó su desconocimiento de la mayoría de los  procesados en este sumario e insistió en que desde su detención ha venido sosteniendo que era integrante de un grupo reducido de seis personas, de los que cuatro se encuentran fuera del país y dos están encarcelados, refiriendose a él mismo y a  Onofre Otogo Otogo Ayecaba. De modo que la presencia de todos los procesados en este juicio sólo era responsabilidad del Ministerio Fiscal que les acusa y del Juzgado de Instrucción que decretó la privación de libertad de todos ellos.
La sentencia se hará publica, al parecer, en fechas próximas.