La embajada guineoecuatoriana en Lisboa se queja de las criticas a su país en el seno de la CPLP. Agencia Lusa

En los últimos días, los dirigentes y ex dirigentes de varios países de la CPLP, entre ellos Portugal, Angola, Cabo Verde y Timor-Leste, se han referido a la permanencia de Guinea Ecuatorial en la CPLP, recordando que el país no ha abolido la pena de muerte.

Reaccionando a través de una declaración, la misión de Guinea Ecuatorial [en Lisboa] encabezada por el embajador Tito Mba Ada, ha denunciado la campaña “que llega al punto de recomendar la’expulsión’ del país’ de esta organización”, subrayando que la CPLP tiene sus propias reglas, estructuras y órganos de decisión.

Sin nombrar países, la misión destaca que “las declaraciones inmaduras hechas en la plaza pública, con la intención de rodear los mecanismos de funcionamiento de la CPLP son un paso hacia la destrucción de esta organización”.

Y pasa al contraataque afirmando que el seguimiento de la integración del país, prometido en la cumbre de Dili, “no se consumó”, por lo que “no es honesto y no es legítimo presentar ultimátums a la participación de un Estado miembro de pleno derecho en las cumbres de la Comunidad”.

Además, Guinea Ecuatorial ha estado “esperando apoyo técnico” de Portugal durante más de tres años para encontrar posibles alternativas legales a la pena de muerte, sin recibir respuesta.

El comunicado destaca que “la abolición de la pena de muerte en el país es un hecho” y que la pena no se volverá a aplicar, pero añade que las alternativas legales “son más difíciles de conseguir”.

Lamenta que Guinea Ecuatorial sea presentads “obsesivamente como el sistema de gobierno más vil del mundo” cuando no se critica a otros países de la Comunidad “en los que la pena de muerte es común, las violaciones de los derechos humanos son normales y el trabajo infantil se utiliza ampliamente”.

“Hay países en la Comunidad que interfieren en los asuntos internos de los demás Estados miembros (….) y nadie critica; hay países en la Comunidad que ocupan la mayoría de los puestos de trabajo de la CPLP como si se tratara de su propia organización y nadie critica; hay países en la Comunidad que sólo lanzan piedras a Guinea Ecuatorial y nadie critica; hay países en la Comunidad que no facilitan visados para los estudiantes, y nadie critica. Sólo estos son los buenos”, se indigna la misión.

En conclusión, la misión desea “que las almas más sensibles no defiendan y apoyen, por fin, una ‘primavera africana'” porque “ya hay suficientes desastres humanitarios en el mundo”.

El país dictatorial, antigua colonia española dirigida por Teodoro Obiang desde 1979, se unió a la CPLP en 2014 a través de una hoja de ruta para la adhesión, que incluía compromisos para promover y difundir la lengua portuguesa y la abolición definitiva de la pena de muerte, algo que todavía no ha ocurrido, a pesar de la adopción de una moratoria.

El 14 de abril, el Primer Ministro portugués, António Costa, dijo que si Guinea Ecuatorial quería permanecer en la CPLP, tendría que ser “revisada” en un “marco común” que no incluya la pena de muerte y dijo que “la CPLP es un espacio democrático, respetuoso con el Estado de Derecho y sin pena de muerte”.

Al día siguiente, el Presidente de la República de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, también habló públicamente sobre la pena de muerte, proclamándose un firme defensor de su fin y afirmando que “la CPLP tiene un marco de principios, valores y objetivos” que él conoce y que su homólogo Teodoro Obiang “también conoce”.

Ese mismo día, el jefe de la diplomacia angoleña, Manuel Augusto, argumentó que es necesario ejercer “cierta presión” sobre Guinea Ecuatorial, señalando que la identidad de la CPLP tiene principios no negociables y que la abolición de la pena de muerte es uno de ellos.

El ministro de Asuntos Exteriores (MNE) Augusto Santos Silva, por su parte, reiteró, el día 16, que lo que se ha materializado hasta ahora ha sido una moratoria que ha suspendido la aplicación de esta pena, pero cuando Guinea Ecuatorial fue admitida en la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) el compromiso era eliminar la pena de muerte de su sistema legal.

El ex presidente timorense José Ramos-Horta presionó a Guinea Ecuatorial el día 17, afirmando que la participación de Guinea Ecuatorial en la próxima cumbre de la comunidad lusófona debería estar condicionada a la abolición de la pena de muerte antes de que se celebre la reunión.

La Agencia Lusa intentó contactar con el Ministerio de Asuntos Exteriores y la CPLP, lo que no ha sido posible hasta ahora.

RCR //PJA

Lusa/fim

https://www.sapo.pt/noticias/nacional/guine-equatorial-queixa-se-de-campanha-com_5cbdff8e4b89dc05b6854b7e