La disolución de la ONG guineoecuatoriana CEID pone de manifiesto el aumento de la represión contra la sociead civil, afirma Amnistía Internacional. Agencia Lusa

10 de julio de 2019, 06:04 AM

Londres, 9 de julio de 2019 (Lusa) – Amnistía Internacional (AI) ha criticado hoy la disolución del Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo (CEID), organización no gubernamental ecuatoguineana (ONG) por parte del gobierno del país, al considerar que evidencia “una represión creciente” de la sociedad civil.

“Las autoridades de Guinea Ecuatorial deben anular inmediatamente su decisión de disolver una notable organización de la sociedad civil y permitir que los defensores y activistas de los derechos humanos trabajen sin temor a represalias”, dice una declaración publicada hoy por AI en su portal on line.

Marta Colomer, directora de la IA para África Occidental, considera que la actitud del gobierno de Guinea Ecuatorial representa una “flagrante violación del derecho de asociación”.

“Forzar el cierre de una ONG es una violación flagrante del derecho de asociación y demuestra la falta de compromiso del Gobierno de Guinea Ecuatorial para poner fin a su larga historia de hostigamiento e intimidación de los defensores de los derechos humanos y los activistas de la sociedad civil”, dice Colomer, citada en la misma declaración.

Según ella, al ordenar la disolución de la ONG, las autoridades de Guinea Ecuatorial “demuestran que no se plantean con seriedad el cese de la persecución de los defensores de los derechos humanos”.

El viernes 5 de julio, el Ministro del Interior y de las Colectividades Locales emitió un decreto por el que se revoca la autorización de asociación concedida al CEID.

En el decreto, el ministro acusó a la organización de llevar a cabo “actividades políticas” en los últimos años, lo que para los funcionarios del gobierno está en conflicto con los estatutos de las organizaciones no políticas.

Según Amnistía Internacional, los defensores de los derechos humanos en Guinea Ecuatorial están siendo “cada vez más” atacados por el gobierno, destacando varios casos en la declaración de hoy.

Ejemplos de ello son el caso de Alfredo Okenve, que también es vicepresidente del CEID y fue detenido en marzo después de que se le prohibiera recibir una condecoración por su trabajo en la lucha por los derechos humanos, y Joaquín Elo Ayeto, del partido Convergencia para la Socialdemocracia Social (CPDS), que está detenido desde febrero y que, según se ha difundido, ha sido sometido a torturas por las fuerzas policiales.

Al Presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que cumple este año cuatro décadas al frente del país, AI le pide que garantice que su gobierno actúa para “respetar, proteger, promover y cumplir los derechos humanos de todos los habitantes del país”.

Guinea Ecuatorial ha tenido una turbulenta historia de golpes e intentos de golpe desde su independencia de España en 1968.

El gobierno de Teodoro Obiang Nguema, de 77 años, en el poder desde el 3 de agosto de 1979, es acusado regularmente de violaciones de derechos humanos por sus opositores y organizaciones internacionales.

Desde julio de 2014, Guinea Ecuatorial es miembro de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa, que también incluye Angola, Brasil, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique, Portugal, Santo Tomé y Príncipe y Timor-Leste.

JYO // JH

Lusa/Fim

http://noticias.sapo.tl/portugues/lusa/artigo/26625624.html