La competencia por los puestos de la Comisión de la Unión Africana.

Mientras que el chadiano Moussa Faki se asegura la presidencia de la Comisión de la Unión Africana, en los cargos de vicepresidente, que gestiona las finanzas, y el de comisario «político y de seguridad» se mantiene una viva competencia. A continuación presentamos los nombres de los principales contendientes, sus posibilidades de éxito y los funcionarios que participan en la competición.

En Addis Abeba, en la sede de la Unión Africana (UA), todas las miradas se dirigen ahora al «panel de eminentes africanos» nombrado por la conferencia de jefes de Estado del continente a principios de año. La misión de este grupo, encabezado por el ex Primer Ministro del Camerún Philemon Yang, es preseleccionar, entre unos 90 candidatos, a los hombres y mujeres que ocuparán en 2021 los seis puestos de comisario y el de vicepresidente.

En esta misión, Filemón Yang contará con la ayuda de otros tres «eminentes africanos» de todas las regiones del continente (él mismo en representación del África central). Se trata, para el África oriental, de Konjit Sinegiorgis (embajador de Etiopía que participó en la creación de la Organización de la Unión Africana en 1963); para el África meridional, de Tuliameni Kalomoh (asesor de asuntos exteriores del presidente de Namibia) y, para el África occidental, de Hassan Bubacar Jallow (Presidente del Tribunal Supremo de Gambia). El África septentrional todavía no ha nombrado a su representante. La mayor parte del trabajo de examen de las candidaturas será realizada por la empresa de auditoría PwC, que deberá, antes de la cumbre de la UA de enero en Addis Abeba, elaborar una primera clasificación de los expedientes para que los delegados puedan votar sobre un número más limitado de personalidades.

Una vicepresidencia en femenino

En la lista enviada a principios de septiembre a las embajadas de los países miembros de la Unión Africana, a la que ha tenido acceso Africa Intelligence, el actual presidente de la comisión, el chadiano Moussa Faki, no tiene ningún competidor. De hecho, a menos que se produzca un cambio drástico de última hora, será elegido a principios de 2021 para un nuevo mandato.

Por otro lado, ocho candidatos compiten por el puesto de vicepresidente, que tiene, entre otras cosas, las más altas responsabilidades en las finanzas y los nombramientos de la UA. Entre ellos hay tres hombres: Awale Kullane, actual embajador de Somalia en China, Ndumiso Ndima Ntshinga, que hasta 2019 fue embajador de Suráfrica en Etiopía, y Edward Maloka, director general de la secretaría del Mecanismo de evaluación de sus pares africanos, estos dos últimos presentados por Pretoria. Sobre el papel, no tienen ninguna posibilidad de ser nombrados porque, según la reforma de la institución dirigida por el presidente de Rwanda, Paul Kagame, el vicepresidente de la comisión debe ser una mujer si el presidente es un hombre.

Por lo tanto, la elección debe hacerse entre las cinco candidatas en liza: Martha Ama Akyaa Pobee, embajadora de Ghana ante las Naciones Unidas, Fatoumata Tambajang, ex vicepresidenta de Gambia, Hasna Barkat Daoud, abogada y ex ministra de Djibouti, Pamela Mbabazi, profesora y presidenta de la Autoridad Nacional de Planificación de Uganda y Monique Nsanzabaganwa, vicegobernadora del Banco Nacional de Rwanda.

La batalla por el puesto de «presidente bis«

Un tercer puesto centra toda la atención: la Oficina del Comisionado de Asuntos Políticos, Paz y Seguridad. Por primera vez desde la reforma, los asuntos políticos ya no ocupan una cartera en exclusiva y ahora se le añaden la paz y la seguridad. Esto dará al primer titular de esta función una considerable amplitud, suficiente para que en los pasillos de la comisión no duden en hablar de una especie de «presidente bis». No hay ningún candidato de Argelia en la lista de 15 solicitantes, aunque desde 2003 el Comisionado para la Paz y la Seguridad siempre ha sido ciudadano de ese país. Además, Argel no ha presentado a nadie en el contexto de esta renovación.

Marruecos, siempre en oposición a su vecino argelino sobre la cuestión del Sáhara Occidental, desea que el ex embajador en Francia e Italia, Hassan Abouyoub, suceda al argelino Smaïl Chergui. Argel deberá poner todo su peso en juego para asegurarse de que no sea así. Como revelamos ya en el mes de junio, el candidato con mayores posibilidades de ganar este puesto es el ex embajador de Nigeria en Addis Abeba hasta 2019, Bankole Adeoye . Ex alto funcionario de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), Adeoye no tiene ningún rival real en la zona de la CEDEAO, aparte del guineano Mamady Condé, ex embajador en Washington y ex ministro de relaciones exteriores. La actual comisaria de asuntos políticos, la burkinabé Amina Samaté, tendría pocas posibilidades de ser reelegida. Fuera de África occidental, el presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, cuenta con su ex viceministra de relaciones exteriores, Maria Manuela dos Santos Lucas, y Suráfrica está apostando todo a la Maria Manuela dos Santos Lucas y Sudáfrica cuenta con el actual Representante Especial de la ONU y la UA en su misión conjunta en Darfur (UNAMID), Jeremiah Kingsley Mamabolo.  Por último, el presidente nigeriano Muhammadu Buhari ha hecho de la victoria de su candidato un asunto personal durante varios meses, pero la batalla con otros gigantes del continente será probablemente difícil.

Rabat se conformaría con Salud

Tras regresar a la UA en 2017, Marruecos, que presenta candidatos para cinco de los seis puestos de comisario, podría conformarse con la cartera de Salud, para la que presenta al jefe del Instituto Pasteur de Marruecos, el profesor Abderrahmane Maaroufi. El reino ha estado luchando durante varios meses para acoger el Centro de Control de Enfermedades de la Unión Africana. Maaroufi ya ha viajado varias veces a Addis Abeba para avanzar en este tema.

Fuente; Africa Intelligence, 18 octubre 2020.