La CEDEAO levanta las sanciones económicas a Malí y acuerda una transición de dos años en Burkina Faso

Los líderes de la CEDEAO levantaron el domingo las sanciones económicas y financieras impuestas a Malí. También llegaron a un acuerdo con Burkina Faso sobre un calendario de 24 meses para el retorno de los civiles al poder, a partir del 1 de julio de 2022.

Malí podrá respirar aliviado: los dirigentes de África Occidental reunidos en la cumbre de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) levantaron el domingo 3 de julio en Accra las sanciones comerciales y financieras que asfixiaban al país, sumido desde enero en una grave crisis política y de seguridad.

«La cumbre ha decidido levantar todas las sanciones económicas y financieras a partir de hoy», pero mantiene las sanciones individuales y la suspensión de Malí de los órganos de la CEDEAO hasta que se restablezca el orden constitucional, dijo Jean-Claude Kassi Brou, presidente saliente de la Comisión de la CEDEAO, en una conferencia de prensa.

Malí, un país sin salida al mar en el corazón del Sahel, ha sufrido dos golpes militares en agosto de 2020 y mayo de 2021. La crisis política se une a una grave crisis de seguridad que se prolonga desde 2012 y al estallido de las insurgencias independentista y yihadista en el norte.

«Los jefes de Estado dejaron claro que, de acuerdo con la carta, los militares de la junta no pueden ser candidatos en las elecciones presidenciales», añadió otro funcionario de la CEDEAO bajo condición de anonimato.

La adopción de una nueva ley electoral que allane el camino para que un candidato militar se presente a las elecciones presidenciales sigue siendo un posible punto de fricción en las negociaciones, que duran ya varios meses.

Las señales han sido bastante positivas en los últimos días con la adopción por parte de Malí de una serie de requisitos previos para la relajación de las sanciones. Las autoridades anunciaron el miércoles un calendario electoral que fija las elecciones presidenciales para febrero de 2024, el referéndum constitucional para marzo de 2023 y las legislativas entre octubre y noviembre de 2023. Esto complementa la adopción, el 17 de junio, de una nueva ley electoral y la creación de una comisión para redactar la nueva constitución.

Acuerdo con Burkina Faso

Otra medida importante adoptada durante la cumbre de la CEDEAO fue el acuerdo con Burkina Faso sobre un calendario de 24 meses para el retorno de los civiles al poder a partir del 1 de julio de 2022.

«En cuanto a Burkina Faso, pedimos a la junta que lo reconsiderara. Pedían 36 meses. Hoy todo el mundo está de acuerdo en que son 24 meses de transición a partir del 1 de julio de 2022», aseguró a la AFP un participante en la cumbre bajo condición de anonimato.

Durante su visita a Uagadugú el sábado, el mediador de la CEDEAO, el ex presidente nigeriano Mahamadou Issoufou, convenció a la junta que está en el poder desde finales de enero para que redujera la duración de la transición.

En este país saheliano también azotado por los atentados yihadistas, Mahamadou Issoufou se había congratulado de la «apertura al diálogo» de los militares y dijo haber «intercambiado sobre el cronograma de la transición» presentado el miércoles a los responsables políticos.

Las autoridades burkinesas habían fijado previamente las fechas del 24 de diciembre de 2024 para un referéndum constitucional y del 25 de febrero de 2025 para la celebración de elecciones legislativas y presidenciales. Todavía no se ha anunciado el nuevo horario.

El viernes, los partidos de la antigua mayoría del derrocado presidente Roch Marc Christian Kaboré habían denunciado la agenda presentada por la junta como una «maniobra solitaria que contrasta con los imperativos de una transición inclusiva y exitosa», lamentando «la ausencia de consultas previas».

Umaro Sissoco Embalo, nuevo presidente de la CEDEAO

El domingo, los líderes de África Occidental también eligieron a Umaro Sissoco Embalo, Presidente de Guinea-Bissau y también víctima de un intento de golpe de Estado en febrero, como nuevo Presidente de la CEDEAO.

Desde 2020, la CEDEAO, alarmada por el riesgo de contagio en una región vulnerable, ha incrementado sus cumbres, mediaciones y presiones para acelerar el retorno de los civiles a la dirección de estos países.

Los líderes de África Occidental también rechazaron el domingo los 36 meses de transición propuestos por la junta guineana sin anunciar nuevas sanciones, dijo Jean-Claude Kassi Brou.

Nombraron a un nuevo mediador, el ex presidente beninés Thomas Boni Yayi, requisito indispensable para que muchos partidos de la oposición participen en el diálogo que pretende el gobierno.

Guinea había llevado a cabo una intensa campaña diplomática esta semana para apaciguar a los líderes de África Occidental y evitar nuevas sanciones, tras haber despertado la ira de sus vecinos al anunciar un periodo de transición de 39 meses, reducido desde entonces a 36 meses.

La Cédéao lève les sanctions économiques au Mali, accord pour deux ans de transition au Burkina (france24.com)