La agencia norteamericana de calificación Moody’s aconseja prudencia a los países de la CEMAC a la hora de revisar sus acuerdos monetarios con Francia. Idriss Lino. Agencia Ecofin

(Agencia Ecofin) – Reunidos el 22 de noviembre de 2019 en Yaundé, Camerún, en el marco de una cumbre extraordinaria de la CEMAC organizada por iniciativa del Presidente de Camerún, Paul Biya, cinco Jefes de Estado de esta subregión, así como el Primer Ministro de Gabón en representación de su Presidente, acordaron “iniciar un debate en profundidad sobre las condiciones y el marco para una nueva cooperación monetaria” con Francia.

Se ha pedido al BEAC y a la Comisión CEMAC que propusieran “en un plazo razonable, un sistema adecuado, que condujera la evolución de la moneda común”.

El 26 de noviembre de 2019, la agencia americana de calificación Moody’s publicó una primera reflexión sobre las consecuencias de esta decisión. En ella muestra que la subregión se encuentra en una posición desfavorable para renegociar una evolución del régimen que rige la moneda utilizada  actualmente por sus países miembros.

“Un cambio en el régimen monetario actual podría llevar a una devaluación de la moneda y causaría muchas perturbaciones… A corto plazo, una devaluación perturbaría y reduciría la sostenibilidad de la deuda externa. A largo plazo, el efecto de un nuevo régimen, con o sin devaluación de la moneda, sigue siendo incierto y dependería de la capacidad de las autoridades de reducir el tipo de cambio real para aumentar la competitividad”, explicaron los analistas de Moody’s en una nota a la que Ecofin ha tenido acceso.

Los argumentos técnicos que hay detrás de esta posición son de varios tipos. Para una subregión en la que el 74% de sus ingresos en divisas son generados por la venta de crudo, con volúmenes de producción (-14% entre 2008 y 2018) y precios a la baja, las perspectivas de aumentar sus reservas de divisas son bastante bajas, sin un nuevo apoyo del Fondo Monetario Internacional.

Una posible disminución de los ingresos en divisas afectaría a la estabilidad exterior de la divisa

“El ritmo actual de diversificación económica sólo compensará parcialmente el descenso de la producción de petróleo. Un mayor aumento de las exportaciones no petroleras requeriría un sector manufacturero robusto y orientado a la exportación, lo cual, en nuestra opinión, es poco probable que se materialice en el medio plazo, dada la baja competitividad de la región y la limitada capacidad de las autoridades para diseñar e implementar políticas económicas integrales que apoyen los esfuerzos de diversificación”, explica Moody’s.

Al mismo tiempo que la CEMAC tendrá dificultades para generar divisas, es posible que no pueda limitar mucho más la factura de sus importaciones de bienes y servicios en moneda extranjera. “La reducción del 6% en el peso de las importaciones en el PIB de la región desde 2014 refleja simplemente una reducción similar en el nivel de gasto público. Por las mismas razones que limitan el ritmo de la diversificación económica, vemos posibilidades limitadas para la sustitución de importaciones y prevemos que la participación de las importaciones de mercancías disminuya muy poco, debido a la disminución de la actividad en el sector petrolero”, explican los expertos de Moody’s.

Frente a esta situación de bloqueo, caracterizada por las escasas perspectivas de aumento de los ingresos de exportación y una ligera reducción de la factura de importación, el margen de maniobra de la CEMAC parece ser limitado.

A finales de junio de 2019, los activos en poder de los agentes económicos de la CEMAC en los bancos internacionales ascendían a 5.200 millones de dólares, parte de los cuales en forma de préstamos. Moody’s cree que incluso la repatriación de estos préstamos no eliminará completamente la brecha.

Francia, un apoyo que deberá mantenerse durante algún tiempo.

De hecho, las necesidades de divisas para el reembolso de los eurobonos emitidos por los gobiernos de la subregión representan la suma de 3.000 millones de dólares entre 2022 y 2025. Para renegociar esto, los Estados tendrán que demostrar que tienen una fuerte estabilidad externa. Sin embargo, esta estabilidad se ve ahora debilitada por la deuda total pendiente de la CEMAC con el sector bancario internacional (12.700 millones de dólares), incluidos 11.700 millones de dólares para empresas no financieras.

Por lo tanto, los analistas creen que, por el momento, la CEMAC seguirá necesitando la garantía de Francia para mantener la estabilidad de su moneda a ojos de los inversores extranjeros. Una opción que no parece ser la más compartida entre los líderes de la subregión. Tras la reunión con sus homólogos, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, Presidente de Guinea Ecuatorial, acogió con satisfacción la esperanza de una ruptura con Francia, mientras que el Presidente del Congo, Denis Sassou Nguesso, invitó a un debate responsable sobre esta cuestión.

Por lo tanto, habrá que seguir atentamente los arbitrajes de la Comisión CEMAC (órgano político) y del BEAC (órgano de supervisión monetaria). Para mantener la estabilidad exterior, el FMI anima al Banco Central a iniciar muy rápidamente la reducción de la liquidez en el sector bancario, a fin de evitar una probable presión sobre las reservas de divisas que se consideran demasiado bajas. Sin embargo, en casi todos los sectores, los actores económicos se quejan de la falta de capital financiero como el principal desafío para la supervivencia de la empresa en Camerún.

Por el momento, aún no estamos en el peor de los escenarios. El BEAC confía y anuncia, para finales de 2019, un nivel de reservas de divisas que cubrirá 3 meses de importaciones para la subregión. Además de Camerún y Gabón, cuyos programas del FMI finalizan en el segundo semestre de 2020, Guinea Ecuatorial y el Congo han llegado a un acuerdo para sus programas económicos.

Los países de la CEMAC siguen esperando 246 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional, ademas de los anticipos que se concederán a Guinea Ecuatorial, cuyo importe aún no se conoce. De esta cantidad, también es necesario eliminar el apoyo presupuestario que acompaña a los programas del FMI, lo que podría a corto plazo fortalecer la posición externa de la subregión.

Idriss Lino

https://www.agenceecofin.com/gouvernance-economique/2911-71658-reviser-les-accords-monetaires-avec-la-france-sur-le-moyen-terme-serait-prejudiciable-aux-economies-de-la-cemac