Intempestiva respuesta del gobierno guineoecuatoriano a las declaraciones de ministro de Cultura de Cabo Verde, Abraão Vicente. Agencia Lusa

Guinea Ecuatorial ha advertido hoy al ministro de Cultura caboverdiano de la conveniencia de respetar la “no injerencia en los asuntos internos” de los Estados-miembros de la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa (CPLP), tras las críticas que ha formulado recientemente a la presencia de este país en el bloque lusófono.

El ministro de Cultura e Industrias Creativas de Cabo Verde, Abraão Vicente, “debe tener presente, como ministro, que uno de los principios fundamentales de la CPLP es la no injerencia en los asuntos internos de los países miembros”, se lee en un comunicado enviado a Lusa por la misión permanente de Guinea Ecuatorial ante la organización lusófona.

El gobernante caboverdiano, en una entrevista a la publicación portuguesa Observador, lamentó la falta de progresos de Guinea Ecuatorial en relación con los criterios para su adhesión a la CPLP, en julio de 2014, y criticó la inercia de la comunidad en este tema.

La hoja de ruta de la adhesión estipulaba, entre otras medidas, la implantación y difusión del portugués como lengua oficial (además del idioma español, el más hablado, y el francés) y la suspensión de la pena de muerte, con vistas a su abolición, así como la ratificación de los estatutos de la comunidad – lo que se produjo poco antes de la cumbre de la CPLP que tuvo lugar el pasado noviembre en Brasilia.

“No es un país que hable portugués, no cumple con las reglas democráticas. Podemos aceptarlos por algún motivo [momentáneo], pero no podemos permitir elementos que estén eternamente en transición. Tenemos que ser más pragmáticos, o cumple o no cumple” dijo el ministro caboverdiano.

Las autoridades de Malabo consideran que, con esta posición, Abraão Vicente “ha cuestionado la decisión de los Estados miembros de la CPLP en cuanto a la integración de Guinea Ecuatorial, presumiendo la ausencia de libertades democráticas en el país e ignorando los esfuerzos realizados en la promoción de la enseñanza de la lengua portuguesa, así como la reciente ratificación de los estatutos”.

Para Guinea Ecuatorial, las declaraciones “fuera de contexto” del ministro cabo-verdiano “no reflejan la opinión oficial de su Gobierno”.

“Tras la integración, la palabra clave es acompañamiento a Guinea Ecuatorial como nuevo Estado de la comunidad”, dice la nota de la misión dirigida por Tito Mba Ada, acreditado a la vez como embajador de Guinea Ecuatorial en Lisboa y en Praia (Cabo Verde).

“Esperamos que la próxima declaración del ministro sea para anunciar el envio de varios contenedores de libros y diccionarios para promover la enseñanza de la lengua portuguesa en Guinea Ecuatorial y material didáctico para los niños”, añaden los guineoecuatorianos.

En la nota, las autoridades de Malabo anuncian que enviaran al ministro caboverdiano una invitación para visitar Guinea Ecuatorial, acompañado por medios de comunicación social, de manera que pueda “desintoxicar su visión parcial sobre un país amigo de Cabo Verde”.

Guinea Ecuatorial, añade aún el comunicado, “quiere confirmar su determinación de fortalecer, aun más, las excelentes relaciones de amistad y cooperación con Cabo Verde, país hermano, amigo y aliado” que “viene acompañando la integración” de este país en la CPLP.

Guinea Ecuatorial está dirigida desde 1979 por Teodoro Obiang Nguema, cuyo régimen es acusado reiteradamente por organizaciones de la sociedad civil de constantes violaciones de los derechos humanos y de perseguir a los políticos de la oposición.

A pesar del compromiso de abolir la pena de muerte, falta todavía el decreto presidencial para instituir la medida, aunque las autoridades de Malabo aseguran que, desde su adhesión a la CPLP, no ha habido más condenas a la pena capital, ni ejecuciones en el país.

En la cumbre de Brasília, el ministro de Asuntos Exteriores portugués,  Augusto Santos Silva, advitió que Guinea Ecuatorial debería abolir la pena de muerte de manera inmediata o su integración en la CPLP no se considerearía legítima.

Mientras, el Gobierno de Obiang ha afirmado que necesita apoyo técnico de los demás países de la CPLP para adaptar el orden jurídico de su país a la eliminación de la pena de muerte.

La CPLP está formada por Angola, Brasil, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Mozambique, Portugal, São Tomé y Príncipe y Timor-Leste.

http://www.dn.pt/lusa/interior/guine-equatorial-avisa-ministro-cabo-verdiano-sobre-nao-ingerencia-nos-assuntos-internos-na-cplp-8487916.html

A:   A estas alturas, los dirigentes de la CPLP deberían haberse convencido ya del caracter chulesco e incorregible de las autoridades del régimen guineoecuatoriano.

Obiang y su cuadrilla no van a trasmutarse nunca en dirigentes democráticos y su interés por la cultura en portugués (como por otra cualquiera manifestación cultural) es nulo.

En el ingreso de Guinea Ecuatorial en la CPLP algunos dirigentes lusófonos vieron una oportunidad de negocio (Brasil y Portugal, preferentemente), otros, avalistas de inversiones de Obiang y su familia en sus respectivos países, (Sao Tomé y Principe y Guinea Bissau) creyeron ver en la incorporación de Guinea Ecuatorial un refuerzo de sus propias posiciones, otros finalmente, como Angola, recompensaban el reconocimiento que reciben desde Malabo en tanto que potencia regional. Ni los derechos humanos, ni las libertades públicas, ni el idioma portugués estaban en las prioridades de nadie…

Todo esto en cuanto a las cuestiones de fondo, respecto a las cuestiones de forma, la intemperancia de la respuesta al ministro de Cultura caboverdiano habla por sí sola de hasta que punto es inadecuada la candidatura del régimen guineano a ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (la última “aventura exterior” que se le ha ocurrido al dictador). Para llegar a una instancia internacional de este tipo Guinea Ecuatorial deberá cambiar antes de modales y de dirigentes…