II Encuentro de Periodistas África España: Diálogos para una mirada diferente hacia el sur. Angeles Jurado. La Vanguardia


El II Encuentro de Periodistas África España organizado por Casa África, este viernes, en Madrid intenta ampliar y diversificar la información africana en los medios españoles


Diálogos para una mirada diferente hacia el surEstudio de radio en Bukavu, al este de la República Democrática del Congo (La Vanguardia)
ÁNGELES JURADO

Nigeria es uno de los países de África donde se habla el pidgin, una lengua franca en la que se amalgaman el inglés y diferentes idiomas de África occidental y central y que prospera en los labios de más de cien millones de hablantes. Sólo en el gigante africano, unos 75 millones de seres humanos se comunican en esta lengua, que también es parte del patrimonio comunicativo en Ghana, Camerún, Sierra Leona, Liberia y otras zonas de África occidental. Es fundamentalmente oral, sin convenciones normativas en el ámbito escrito. Por eso, precisamente, es ideal para la radio y ha conseguido erigirse en una de las apuestas fuertes africanas de la BBC: el Servicio de Pidgin. Su editor, Adejuwon Soyinka, explica en un texto que ha compartido en el blog ‘África Vive’que, en poco más de cuatro años, el servicio puede presumir de haber alcanzado a una audiencia fiel de 7,5 millones de personas a la semana. Una cifra que, además, no deja de aumentar.

Experiencias como la de Soyinka o The Conversation Africa serán los ejes en torno a los que giren las intervenciones de varios comunicadores africanos que, llegados desde Accra, Abiyán, Lagos o Johannesburgo, participarán este viernes en un evento organizado por Casa África en CaixaForum, Madrid. Se trata del II Encuentro de Periodistas África – España, continuación de un primer encuentro que también se celebró en Madrid en 2016. La reunión se lleva a cabo de manera bianual y pretende cambiar narrativas y favorecer sinergias y encuentros de periodistas africanos y españoles.

El lema de este año reza “Otras formas de comunicar África” y la intención confesa es lograr que en los medios españoles se trate más y mejor al continente africano. A tal fin, se reúne a un grupo de 38 periodistas y otros profesionales, en cuya sección africana aparecen los nombres de Zenaida Machado, Caroline Southey, Kate Baaba Hudson, Amy Sarr Fall, Kojo Bentum-Williams o Soyinka. También el de Sitapha Savané, ex jugador profesional de baloncesto, senegalés de cuna y hoy reconvertido -entre otras cosas- en comentarista en Movistar +, que abrirá la reunión con una conferencia sobre su visión del panorama mediático español en lo que se refiere a su continente de origen.

“Hay muy pocos contenidos africanos en los medios españoles todavía, pero ahora hay mucho más que hace poquito”, señala él por teléfono desde Bilbao, donde ahora vive inmerso en un MBA, charlas, conferencias y otros proyectos. “En mi caso, llegué a España en el año 2000 y no había nada. A día de hoy, el que tenga interés tiene a dónde ir. Lo suyo sería seguir avanzando para tener este tipo de contenidos disponible no sólo para quien tenga interés, sino para que también el ciudadano se cruce con estas noticias”.

La orilla africana

La radio es el medio estrella en tierra africana. Es barato, simple y no necesita una audiencia alfabetizada ni con recursos especiales. Por todas estas razones, las emisoras, especialmente comunitarias y locales, se han convertido en la fuente de información favorita de una multitud de africanos, como los casi diez millones que semanalmente se conectan al servicio pidgin de la BBC. Las redes sociales también son la fuente de la que se nutren muchos africanos a la hora de buscar información. Por eso, el encuentro ha reservado una mesa a un diálogo entre el periodista especializado Carlos Bajo Erro y el ciberactivista marfileño Cyriac Gbogou, apóstol del software libre, la alfabetización digital y el trabajo comunitario en red. En una línea similar y desde la trinchera de la defensa de los derechos humanos, en Human Rights Watch, la mozambiqueña Zenaida Machado habla de debatir, intercambiar ideas y lograr nuevas maneras de comprometerse como profesionales de los medios. “Esas nuevas maneras de comprometerse pueden, quizás, permitirnos cubrir mejor tanto España como los países africanos”, aventura por correo electrónico desde Johannesburgo.

Machado aduce que el periodismo se ha desarrollado sustancialmente en su continente durante la década pasada y que ahora existen medios locales independientes que pueden ofrecer una perspectiva diferente a la de los progubernamentales. “Esto hace que los propios africanos tengan menos tendencia a recurrir a los medios internacionales como fuente alternativa para las historias africanas”, reflexiona ella. “Es una nueva era que debería forzar a los grupos mediáticos occidentales a cambiar la manera en la que retratan a los países africanos, si no quieren estancarse en una vieja narrativa aislada del continente. Los africanos que han podido educarse en un entorno pacífico de crecimiento económico no tienen ganas de historias de hambre y guerras. Quieren relacionarse con medios que les den ideas sobre cómo mejorar sus vidas y cómo lograr que el crecimiento económico y la globalización les ayuden”, concluye.

Hace dos años, el periodista camerunés Eric Chinje explicó en la conferencia inaugural de este encuentro que el 80% de las noticias africanas que aparecen en los medios del continente se confeccionan en las redacciones de agencias y medios occidentales. Veinticinco meses después la tendencia está cambiando.

La orilla española

“El reporterismo español en África está vinculado, en muchas ocasiones y desafortunadamente, a las cuestiones de seguridad y concretamente, al extremismo violento”, se lamenta por su parte la corresponsal española Beatriz Mesa en un correo electrónico desde Marruecos, donde lleva años radicada. “Cuando hablamos de África, en mi caso, evocamos la seguridad, la violencia, el conflicto o las guerras. Y en menor medida, hablamos de personas, de historias, de testimonios de superación, que los hay y muchos”.

Las palabras de Mesa se repiten con ligeras variaciones en labios de corresponsales y reporteros que patean el continente africano y a nivel más general, en los corrillos de periodistas interesados en temas africanos. La queja de que “África no vende” en las secciones de Internacional, de la poca sensibilidad que muestran las empresas mediáticas hacia los contenidos africanos y del estereotipo y el cliché que se asocian permanentemente a África y los africanos es omnipresente.

“Nos hemos olvidado de algo que los africanos no han olvidado y que siguen sufriendo de otra manera: la colonización”, continúa Mesa. “La hegemonía occidental cultural, política y económica sigue muy presente en África, pero ¿qué se está haciendo por África? ¿Para mejorar su soberanía alimentaria? ¿Su soberanía energética? ¿Qué le exigimos a las élites a cambio de inversiones? Nada. Lo peor es que tampoco le interesa al periodismo o reporterismo español, porque África, creen los europeos, no es influyente, no es determinante en nuestras políticas. Sabemos que esta percepción no es real porque África, su política, su economía y su sociedad sí están marcando directrices al otro lado del Mediterráneo y de ello se dan cuenta ahora con la imparable movilización global, que para ellos es migración, pero para mí es movilización”.

La falta de espacio para las historias africanas y la mirada única, que sólo sabe de guerras, epidemias, hambrunas y pobreza es un lugar común en el discurso de los expertos y periodistas españoles que debatirán en CaixaForum este viernes. También las ganas y la vocación de ampliar las perspectivas.

“Al contrario de lo que algunos editores suponen, las buenas historias sobre África sí interesan y sí se leen”, enfatiza la reportera española Trinidad Deiros. “Y no estoy pensando sólo en reportajes o artículos sobre aquellas temáticas relativas a los llamados temas de interés humano, las guerras y las hambrunas, asuntos tradicionalmente asociados a un continente que sigue estando estigmatizado, sino a todo tipo de historias”, puntualiza al imaginar el tipo de historias que se podrían contar para romper con esta inercia. Tras pasar varios años informando desde República Democrática del Congo, Deiros precisa que “este continente está llamado a ser emergente en un futuro no tan lejano”.

Márgenes

La posición de África, aparentemente condenada a los márgenes de la economía, la cultura y la geopolítica mundiales, también es secundaria en la escena mediática global y los periodistas africanos y españoles presentes en Madrid esta semana quieren subvertir esta tendencia.

“El día que dejemos de mirar nuestro ombligo y pensemos que África es igual o más influyente que otros y seamos conscientes de que dependeremos mucho de África en el futuro (los chinos son más listos que nosotros), el reporterismo español cambiará de verdad”, abunda Trinidad Deiros desde Madrid. “Estamos a cuatro horas de cualquiera de los países del África occidental, países pacíficos, modélicos, que sufren estallidos internos como resultado de las grandes brechas sociales y que merecen ser analizados más allá de la violencia…”.

El reportero José Naranjo, que se instaló en la costa occidental africana hace ya siete años, suma y sigue en la misma línea. “La primera tarea pendiente de España con África es cambiar su mirada hacia el continente y adaptarla a su diversidad y dinamismo”, subraya él. “Nada se puede construir sobre estereotipos o falsos mitos. Los periodistas, en definitiva, aquellos que contribuimos a la definición de la imagen de África y a veces a la distorsión de su realidad, tenemos que generar espacios de encuentro entre las dos orillas, porque ésta es una tarea compartida y el camino por recorrer es enorme. Que Casa África sea capaz de facilitar estos intercambios es una buena noticia. Que les dé continuidad es una excelente novedad”.

Como periodista que comenzó a viajar al continente hace dos décadas y que reside en África desde 2011, con coberturas sobre el terreno como la guerra de Mali, la epidemia de ébola, las rutas migratorias del Sur, el conflicto de Boko Haram, el yihadismo en el Sahel o las reiteradas hambrunas en el currículum, Naranjo ha trabajado siempre de manera estrecha con los compañeros de los distintos países que ha recorrido. “Su conocimiento de la complejidad que se esconde bajo la superficie, su capacidad de análisis y su adaptación y resistencia en entornos donde la libertad de prensa no siempre está garantizada son un caudal al que no se puede dar la espalda”, defiende.

Precisamente uno de los deseos de Casa África, al organizar este evento, es lograr que periodistas españoles y africanos puedan reconocerse mutuamente, colaborar, afianzar relaciones y maquinar proyectos juntos. Y que, como lo expresa Naranjo, se logre “la apertura de puertas y ventanas y el diálogo sin prejuicios y sin cortapisas, en el momento en que es más necesario que nunca”.

https://www.lavanguardia.com/internacional/20181129/453206305328/dialogo-mirada-diferente-sur-encuentro-periodistas-africa-espana.html