“Guinea Ecuatorial necesita del apoyo del FMI para salir de la crisis”. Agencia Lusa

El Presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, ha dicho hoy que el país necesita recursos financieros y el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) para hacer frente a la crisis económica, acentuada por la caída de los precios del petróleo.

“Tenemos representantes del Fondo que nos ayudan”, pero “aún no hemos llegado a un acuerdo”, dijo a la agencia Lusa en Malabo Teodoro Obiang.

El jefe de Estado aseguró que “el acuerdo llegará en el momento oportuno”, pero subrayó que “depende del Fondo” y no de las autoridades de Guinea Ecuatorial.

“Necesitamos obtener recursos[financieros] debido a la crisis, estamos pidiendo fondos para mejorar la gestión económica del país”, dijo.

Las negociaciones se centran en cuestiones de gobernanza y transparencia de las cuentas públicas y Teodoro Obiang admite la dificultad de encontrar una base para la comprensión.

“Si el FMI no encuentra una buena situación, puede que no sea capaz de liberar recursos, pero confío en que estamos alcanzando los niveles para liberar los fondos”, dijo Obiang, señalando que su país sufre, al igual que otros países, a causa de la situación internacional.

“La crisis económica es generalizada, pero lo bueno es que no tenemos deuda externa”, dijo.

La deuda pública externa, estimada por el FMI, era del 13% en 2019.

En cuanto a la “deuda interna, no puede ser considerada como deuda porque las empresas que realizan los proyectos en Guinea Ecuatorial están siendo financiadas por el gobierno” y “no tienen por qué quejarse”.

En cuanto al futuro, Obiang espera que el país garantice la diversificación de la economía, que depende completamente del petróleo y del precio del crudo en los mercados internacionales.

“Mi esperanza es que Guinea Ecuatorial sea un país autosuficiente, con diversificación de la economía y que pueda competir con otras naciones. Ese es mi deseo”, dijo.

La economía de Guinea Ecuatorial está en recesión desde 2015, cuando registró un crecimiento negativo del 9,1%, registrando también contracciones económicas del 8,8% y el 4,7% en los dos años siguientes, prediciendo una nueva recesión de alrededor del 3% este año y el año pasado.

Guinea Ecuatorial anunció recientemente su adhesión al Sistema mejorado de difusión de datos generales del Fondo Monetario Internacional (FMI), una plataforma para presentar los datos oficiales de cada país, con el objetivo de “servir como punto único de publicación de datos macroeconómicos esenciales sobre las cuentas nacionales, las operaciones del gobierno y la deuda, el sector monetario y financiero y la balanza de pagos”.

Ya en junio, el Banco Africano de Desarrollo, que celebró sus reuniones anuales en Malabo, anunció un apoyo de 433 millones de dólares hasta 2023 a los sectores agrícola, pesquero y aeroportuario de Guinea Ecuatorial, además de reforzar la gestión de las finanzas públicas.

“Este apoyo se produce en un contexto de caída de los precios del petróleo, que comenzó en 2014, y de un programa de reforma económica y financiera apoyado por el FMI a través de cuatro ejes prioritarios: la modernización del marco regulador de las finanzas públicas, el refuerzo de la movilización de los ingresos no procedentes del petróleo, la informatización de las autoridades financieras y el refuerzo de la capacidad de gestión de las finanzas públicas”, añade la declaración publicada en junio.

Teodoro Obiang concedió entrevistas a la Agencia Lusa y al periódico francés L’Opinion, tras la ceremonia de entrada del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE, en el poder), como observador en la Internacional Democrática de
África Central (IDC, que representa a los partidos de centro-derecha).