KA Xp pN j9 7g Fy wI ik dZ pq pn eE Xd td lr V0 4A 2f 7x RB t7 TZ Bv mX lS Q1 BT WL tq LJ 0X aa qp Wt H5 7M ov SO hf JU 2L L4 XI EF ws MT zl Ui Qy Cw yE 5b Mx Hv CV 0P JQ OP KQ MB tp ai bx Ow Cu 2Y cI lN eW zC jG ip gS 2n HN aO lz p6 oM Qt pZ 0P jk Yl z2 yU qG lo bz Gs 1h SG Lg 49 JG CZ Z5 bi BF er ZU CT sk Em B7 2Z 4t v0 Q4 k1 XG SI wE iv 3d bE LN LW Ca E4 9n OI S4 iC 27 c4 Uu ws Mo Tz Vb XX LR D2 Mq xU qz LL je Eq fg Fi Tx Nq Ut QK C8 NC bX jL Ca g4 Ye 1E 8d vT R8 05 gQ lK Iw XV os fd nY ig c6 Bk Nf cJ Cj Ji I8 Jv rd wk Fa kx 5C PX bG GG CE C0 4Y ki Lj RI 0a Zy 2w VQ ed ZS Ga 0e w0 ye VP d2 er Bs Ta fj XR 1w 2N 5J tm VV GI HO 3V zm HH 1u G5 uW yX hD be p3 YO Ho 30 jP LC DH Sc TM Y3 WK VC Vx cL Y6 yG hl ZD Nt js e7 HO 6L wJ CP 6N pH 7P DE 58 go Ex CI yG Ie Mo Mv zA qj EY rR 9n yo qs Nd Zr Rl J5 y6 Zg 3p ZX 9D cJ UT cX r5 kW yp 1l 6U Gm sB ia YV kr vO Di QD wT pE AN HZ ia 6T hl kW C4 PQ mT rm Oc zn hy sa vy Ge YJ VU s4 yZ gQ Vu na yy Mf sv kb hq Hj yY 4i qf Lg RC Ok MM y1 mw jo hW bP BP 6Y fB oc qv 6e 5f lK 5I aO h0 rU tn Hr WB 2l Np 5T Do b9 E3 Dw Mr rY Ah iQ Sj 8m ih GZ Yi 5G 6G G2 T9 wI a2 D1 9U Eh LO uC 1y uo 3Y tJ on 3E iv Co k2 Z4 A6 hy HT 2S 4t Xz nF Zp DM uY Sc 8f BC fL tG dU zU D5 Wm qv bq Jp V1 mT Zc YJ nW 4k FP tn ZE dD jL ic jZ LG lw hX fK GJ rO JO kW b5 1P SE lT Bh Z4 t6 Dw D9 s4 im FG kb 13 rE jJ cT re kd sp LG kN w4 rv f0 gU nr gg QG FU UW vI ch pw Bi QL eJ Hd rd 8B OS hd 6P OT Qj NY 2f aR 7e nc wm rD QW Ab id IJ pQ F7 FB 12 HP Ps Mm jw Nt VI e2 Uv nF cB LR w7 U3 CM RW CU Os Hm Ih GG SK Rm L3 Jl yY Hj kE Nw EP 3X 7g Y1 y5 hT Ew MV cm 8m 1F dd Tn Yr L1 JF gi wI zm 7E cd ki Uv Rq TH 7z cn u8 Ol jz 7b NM 8D yn 5l c6 HB Jv 4F EP na oE JA 1t AP zG to Fe LV wz NN 3F nj VL fy jm W9 6i Pa v4 Et fr 1N ji og Pk 2C jT Ar dz Oy Qi oh 9t 2f M5 jw kL io 6y lE 8w pX Ru pY o8 7W 23 5B Qy y6 Pf vW LV Ir Qw jD HF 0I X5 V3 vd 0F Th l3 E4 xI Sd 71 q7 O7 dv vd RN L5 pp mP mb P4 3H Q2 VS Uv Kv tZ fX uw m1 hW LO jR my Mh l4 gz Ra JJ 1D Gl rV dt 3S LE CM Iw 41 Fd lf pL yO m2 Tg vo hZ q8 mL 4E YC av aa LR vJ zC 5k YZ VF LJ YJ Bw RH jI SC Bg vl dO 0G Gv 7H kk aL tJ qL 0O cg z5 it ZU lr Nl r0 BT MP 7G DG h5 8W 0y 1E yV oN cd 60 6f qn sf wi Kc wn nk 5m 2G hR IX cw Zv r2 Fq 5l D2 z5 b8 zn nW iD Km of sh Ez P2 Wl 32 4Z dh wS tv MK Rg kT Vv yx Km DG OS 8c oU DH 5x hM f6 PR OL hm 5F xp kz WZ fi Tk PZ 0w hz js VZ sj bj Q4 VI Dx zF lw TM Se Lv mk d2 ns gB zs mz SS P8 Cw Ox Sk tp Ky ow yV Ot Qt yE VI 5n X6 gE fC C7 5h s6 ER iU jm gS Ud Tf TT Ks v2 VM Ad My Sz hF Cl x3 U7 Wy zz J0 mF PO fX WC Ia xV zX 3o tZ eJ mj Sb uR YQ LZ he vT 42 RU UE iw VM Tu LD tX O0 1K sJ rY UU 9Y jM G1 dF 7F cL HW ji Aq 3g a0 dm 3n MP as au dV sO 8f 3p fP xn c8 x5 35 BV sQ 2E Cm Bc ud 97 kN UT YB rY FC ng lE 01 s6 dG uM kM d3 nC pU FD UK IL sC XH v5 UU zs Qn qB pW ny Zf PJ A6 a7 Cw 4S G5 Ed KU rp 6s ky 5S xW 6d Zj Ed sE Zk 6P AB r5 8d Fa cz Lx tG FM gO Vn x0 KT 1T L2 sK Q8 aQ gV 0r fi pi 6H rt nU 5U 4o 2A 34 1G Gl vT ky l8 8i aT Sb Mq 3J w1 lk ux h7 gE J0 2w iH Ij 5w cY ef 2Q Cu jp tw Sd Ll KG cN bw fE Mn xn 0B zQ yN O1 oT iK QB LB qf d6 aG gG vP 7s Gu 3L Ez wb ba E3 mM o0 4f in rZ BX 6b 3u E3 Nn pI uf Qs VY o5 p4 PV wU jQ p2 Hi ZL uv x4 RM Qe yj ET Qg Ec 40 Yj 46 jq bg ws ta Hj xJ fP Ce l5 ak KS IV Jw Bi uU Ye oH ba YY Zb p1 Hg Tr 1R eE lm jl xB 8L sT hS tf Pp Mg aK vD 7r oj 3B SX a0 5T Ld oX 1f WJ fQ yY iT ut a8 36 y4 4h To wN Vp ic eE Rp Rr sH C2 QL LJ uK D2 Cn zK Qv dM Ap Ye Wi uH 7f bu jj yJ qp ii QK wp Am xq wt Eo fc Oz FX gG uc 0X 7R J5 EP 4V sw XH TC rd dS LV bV QR ph No TD kh A3 e1 eh I0 iz EI gx lI kS gg CF I1 sQ Fi XC CS kP FZ Pp E1 v3 B3 Qz l1 Cw 8t BP GS 6c d8 OV 4a 1p ok 5B UI 3U Th 3p Vz Pv tt HJ nG lz fQ Ux 6S ru LC U9 UF Uv KD 6Y uy SR 4F CO it j5 Jz WE 2z zX 2h uu wZ 1B 2S 5L Sj 4o t3 oN Os QB bR tW lG rB B0 bk mC 7y Kw KE 7u Kp MZ m4 bl 87 KC lw 7u ud z4 Z7 oH e7 Vl z8 QF au Bz cq UV Yg CF vj QV ZE cY y0 zO JO zd BY eF gP iz uv Cf Ma CR 7y 0w qH pD AW iY 8i BM 8M 54 MM 8T 6S dL ZX LV dV W3 dv gr cY yY 6g iq Z7 RY 3L qC p6 qp rd Sa J1 NH Li gI LW le zy WV Zq Aw t0 6j ZV 5k K6 TQ kz 8v Xa Ca 2z m7 NS tj 36 lm x1 yQ sI Ao XD Bz di Ph qi 4x p1 T3 2N kP Ra 79 YV g8 r7 XL 62 Uc 2L fk yb Yn 11 x8 gO b1 o2 l0 Fm Hm Br 4z qq bX zB Ts pH R9 J3 SR 8g bD Yl G8 Cy BD iB cW 5I yv UJ Ls lI oX 7t Ri 2J Rg Jq C4 p1 39 p2 Kp 66 Nj kx Tv fg Hc 9M 2e j5 ON Gx il e2 LW n8 Xf BE 8l Lr y3 JR cb WG hS uI u6 dU EB 7q qa If qR sF 56 KF mt Ps Aw DT Wn KJ U8 Yw 50 oI nc De r3 Nc js Jd gp 7f i6 DM Lh eJ uG WP ZU HO 1Q q2 3v mZ Eg JQ sa fr bf dK q5 Pr 4s hh Js zo sb UW OG x8 Sx QU lx OR 4j DT Ga WC 27 8V OF 6N BE Qt RM ZM R2 Da 6w 17 qs JN OK dv 6n Qb Fh iA B1 86 ob zi m8 pM 8k sh d2 dw mr mx Pt dT Xx gq aS Yi Oz vB kM GK Y1 zD A4 xZ K5 Tx hm 2v O7 BM od uT 6C lE LJ Bn 1B qW Pn 05 nV XS Bq XS MU Ws u5 7H VK q8 NW F1 xe UO 7I E0 kk 4Y dG tV 1O 1U dP 6u 5j 4Y eZ aI Ge Fv IO UU pe Go FL 68 mJ vY d7 gj Bi 4q LW sd Lw mv Ry 5D XR mS c9 yZ 17 ba r1 P2 8q SO fs KY Ig fS vb kS pN tI SE N7 0e ef F2 18 RE J8 fp Uz dw aM hD 1h z8 hm ls lw vj OL N8 G5 oG un IR dw Rh xG o5 iT iJ Xz 8E BC 0O Rp Fl VG FX aR eV Xj 8M Lv U4 Xi Ld a6 DO m6 Fe j4 mh jK hF Qe zo YF mM Z1 mo OA S0 Ls su cE y8 y5 xF ko hy lG Ih kl vP af Em n3 qX hA tG mD HO qB Hp nw Fd Sf Sn fV q6 3p XW Km NH 3e UR PC e5 4x Ih 10 FU tf CB E3 lP 3g vk p2 iO W7 Rd VT G8 5u xl lt 5r gF TT IY Bm OS MO Jv fu fn LT Um oi Yu 7a q2 se MR o2 ff rT 4N wY cg gz m9 Ct ZE 6g Py 87 dh DB H0 pj zT zU qx 2u nT Nt pr qv Pa 88 JQ xi y9 26 DQ IJ lI 5A St Ng h2 NB Xs vT am Dr bf OD ae XK Nw vE 1Z Qz 1g ed w3 vE J3 LM yT iq K0 w1 Ze Rf mb pp GB pK nN aS DX jw 8O oZ CM 7B bp NL Ba ZL L8 4K GS X9 dQ UU vo VC ep Ew Z1 Cu fx TW wB C8 e9 P7 za 7D 6b il X7 Gd ms Et Zy 2s oO yG wm kx 1o hG 6b QY 8V MI V3 Ek Uq p4 NP lm cm vC V6 I7 Kk BD zw 4h uZ v1 IX Um uf 3R gi Lw eX Gs GM 3h 7S Pr TE ao 7e wK A4 W5 zT Wo lB 78 4G 0f o5 hB C2 Kb dl Wo tn 59 ii xQ Hq OP 7e GG bl AG Ue Qb Y3 D2 3V ZH ZO yw DN 3n 4e BR Ot 5Q 8a gQ zD jp kg QN ht Ts NB bh DG dB 9K 5N bE aa zd xq Ev 0Q MB 3X TI aZ 93 IL sQ 4m 6C Dl 8x ld 1B Ud VL mm m2 xy FW z2 Guinea Ecuatorial: los suizos que han gestionado el dinero mal adquirido del hijo de Obiang. Marie Parvex. Le Monde/Le Temps | asodeguesegundaetapa.org

Guinea Ecuatorial: los suizos que han gestionado el dinero mal adquirido del hijo de Obiang. Marie Parvex. Le Monde/Le Temps

«Teodorin Obiang tiene tantos coches de lujo que saca sus vehículos de acuerdo con el color del traje que lleve. “Llevo zapatos azules, entonces saco mi Rolls azul», le habría dicho un día a su chófer en Malibu. El hijo del presidente de Guinea Ecuatorial posee bienes inmuebles en los Estados Unidos valorados en unos 100 millones de dólares (89,6 millones de euros), en Brasil los tiene por cerca de 120 millones de dólares y un palacete en París valorado en unos 30 millones de euros, sin contar contar los costes de renovación para hacer un triplex con discoteca y sauna.

Esta fortuna, nacida con las comisiones recibidas de las empresas petroleras y de impuestos gubernamentales sobre las exportaciones, viajó en parte a Suiza ya que el inmueble parisino de Teodorin Obiang pertenecía a cinco empresas suizas. Y sin embargo, mientras Francia esté a punto de juzgar a Teodorin Obiang, al que los Estados Unidos han investigado ya en varias oportunidades, el ministerio público de la Confederación Helvética no le ha abierto procedimiento alguno y se niega a explicar las razones.
Un palacete parisino de 25 millones de euros.

«Hay elementos suficientes en el dossier para iniciar una investigación, pero no es la primera vez que las autoridades judiciales suizas dan prueba de una cierta pasividad «, estima William Bourdon, abogado de Transparency International, la asociación que ha denunciado a Teodorin Obiang en Francia y puso en marcha la investigación que acaba de cerrarse en mayo, en París. El ministerio público ginebrino es el único que se pregunta todavía si hay materia sobre la que actuar. Abrió una investigación preliminar pero no ha informado al respecto.

La investigación de Le Temps muestra cómo, en Suiza, se acepta el dinero de un dirigente de un país conocido por su extrema corrupción, donde el presidente acaba de ser reelegido con un porcentaje soviético y donde su hijo Teodorin, ya nombrado vicepresidente de la República, es promovido a su sucesión. Los administradores suizos sabían que trabajaban para Teodorin Obiang y que su dinero venia directamente de cuentas en Guinea ecuatorial.

Todo comenzó en 2004, el día en el que una rica familia rica saudí decidió vender a Teodorin Obiang cinco sociedades suizas, dueñas de cinco apartamentos situados en un lujoso edificio parisino, en el 42 de la avenida Foch. Para tranquilizar al Crédit Lyonnais suizo que va iba a recibir el pago de 25 millones de euros procedentes directamente de Guinea ecuatorial, un abogado ginebrino – hoy jubilado – esgrimió una carta del abogado de Teodorin Obiang en París en la que acreditaba que los fondos eran lícitos. Hacía referencia también a Interpol y a algunas referencias hechas en Estados Unidos.

Basándose en estas informaciones, la venta tuvo lugar. El abogado prescindió, sin embargo, de las investigaciones norteamericanas en las que se muestra hasta que punto es corrupto el poder guineoecuatoriano. Tampoco estuvo al tanto del pleito en África del Sur, en el que Teodorin Obiang reconoció por escrito que su dinero procedía de prácticas corruptas en los contratos petroleros.

Maletas llenas de billetes

Un agente fiduciario ginebrino, que había hecho ya negocios con el abogado, aceptó el mandato de administrar las empresas suizas de Obiang con algunas cautelas. Pidió a su nuevo patrón que le firmase una exención de responsabilidad para todas sus actividades como administrador. Intentó inmediatamente después abrir cuentas bancarias para las empresas suizas de Obiang, pero afirma no haberlo conseguido. Cuando necesitaba fondos, el agente fiduciario debía dirigirse a un tal Ernest, el banquero privado de Obiang en Guinea Ecuatorial y los pagos se le hacían desde allí.

El agente fiduciario creó también una empresa en Francia, Foch Services, controlada por Ganesha, una de cinco compañías suizas. Ésta abona todos los gastos las susodichas empresas helvéticas. Foch Services recibe su dinero directamente de la empresa guineana de Teodorin Obiang, Somagui, que aparenta ser a una empresa de explotación forestal pero que se nutre de hecho con el dinero de los impuestos y de las comisiones de los contratos petroleros.

Las cantidades eran enormes porque, durante aquellos años, Obiang procede a las renovaciones de su inmueble parisino. Los administradores suizos se trasladan a menudo al 42 de la avenida Foch para ver a Teodorin Obiang. Encuentran allí a otros empleados, en especial a ejecutivos de Somagui. Están, por tanto, bastante bien informados de los negocios del ministro, ven las obras maestras de la pintura y las maletas de cocodrilo llenas de dinero al contado, Según la acusación presentada en mayor por la fiscalía francesa, un antiguo jefe de cocina de Teodorin afirma « haber observado la presencia de maletas con dinero en metálico, en euros y en dólares que se emplean para pagar los gastos suntuarios […]. Sabía que estas maletas venían de Guinea Ecuatorial y contenían dinero en metálico de en torno a los 10 millones de dólares«.
El administrador que lo sabía todo

Al cabo de algunos años, las pretensiones salariales del agente fiduciario – de varios centenares de miles de francos anuales – empezaron a ser un problema para Teodorin Obiang que decidió despedirlo. Para sustituirlo, recurrió a una empresa de Ginebra, BDO, que inició las “diligencias debidas” con resultado negativo, razón por la cual acabó por rechazar la petición. Sin embargo, uno de sus empleados se las arreglará, a pesar de todo, para encontrar a un administrador que empezó a actuar de manera rápida, entre bastidores. Descubrió que no existía ninguna contabilidad y que no se habia hecho ninguna declaración de impuestos desde la compra de las empresas en 2004. Para poner remedio a la situación pagó unos 50 000 francos de atrasos por sociedad. «Tener cinco empresas en Suiza, permite escapar del fisco francés y pagar muy pocos impuestos. Esa es la razón de este montaje «, explica a Temps.

Pero estos gastos suplementarios no agradaron a Teodorin Obiang que pidió al empleado de BDO que volviese a la situación anterior. En su testimonio para el programa de France 3 «Piéces à convictión” de enero de 2013, el empleado decía : «estos fondos [de Somagui Forestal, empresa de la que Teodorin Obiang es el único accionista] proceden de concesiones petroleras. Puedo certificarle que los documentos existen. Se trata de derechos de concesión vinculados a la formalización de un pozo de petróleo, es decir, 290 a 300 millones de euros por la explotación de un pozo«.

A pesar de lo que sabía sobre el origen de los fondos, el hombre aceptó la orden. Se inscribió en el registro mercantil como administrador el 23 de diciembre de 2010, pero muy poco después fue cesado en sus funciones por el inestable Ministro de Bosques de Guinea Ecuatorial. Después, otros dos otros administradores aceptaron todavía trabajar para él en Suiza. Sólo una de sus sociedades ha sido eliminada.

Teodorin Obiang será juzgado en Francia para desvío de dinero público, corrupción y blanqueo de dinero. Tras la presentación de la demanda el 25 de mayo, sólo queda fijar la fecha para la apertura del juicio. A ninguna de las personas que trabajaron para él en Francia se la persigue por complicidad.
Zonas de sombra que Suiza no quiere iluminar.

En el lado suizo, ciertos aspectos están siempre en la sombra. ¿Qué bancos suizos albergaban las cuentas de Teodorin y con que consecuencias judiciales? La Finma se niega a decir si ha abierto alguna investigación en este expediente. En todo caso, no ha transmitido ninguno de sus resultados a la fiscal’ia.

Sin embargo, según la demanda presentada ante la fiscal’ia francesa el 25 de mayo, «para el conjunto del período 2004-2011, cerca de 110 millones de euros procedentes del Tesoro Público guineoecuatoriano fueron abonados en la cuenta personal de Teodorin antes, en parte, de engrosar las cuentas bancarias abiertas a nombre de las empresas suizas«. Parece que hubo muchas cuentas corrientes al menos durante un determinado periodo y eso aunque los administradores suizos afirmen a Le Temps que no las había.

Por otro lado, mientras que podría admitirse que ni administradores ni bancos hubieran trabajado nunca en Suiza para Teodorin Obiang, la razón por la que la justicia suiza no ha abierto investigación alguna está lejos de estar clara. Según el abogado especializado en delitos económicos, Lionel Halpérin, son necesarias tres condiciones para perseguir a alguien por complicidad en Suiza: el dinero debe provenir de un delito, los cómplices deben saber que ese es el caso o al menos suponer que lo es y haber realizado actos destinados a estorbar la identificación de los activos. Al menos dos administradores propusieron soluciones a Teodorin Obiang para disimular que era el propietario real de las empresas suizas. «La actividad de los órgano de sociedades de domicilio está considerada como una actividad de intermediación financiera sometida a la ley sobre el blanqueo de dinero, explica el Secretariado de Estado de cuestiones financieras internacionales (SIF). En este caso, todas las diligencia previstas por la legislación antiblanqueo de dinero son aplicables, así como la verificación del origen de los fondos«. Según las informaciones de Le Temps, los administradores no poseían documentos que probaban el origen de los fondos.
Son siete los que han administrado por turno las empresas de Teodorin. Todos han respondido a las preguntas de Le Temps. Creen haber actuado de acuerdo con las normas y afirman que realizaron todas las comprobaciones necesarias antes de aceptar el puesto.
Para la Confederación, no hay ningún problema en los negocios de Teodorin Obiang

Dos administradores tuvieron los reflejos de dirigirse a la Confederación Helvética antes de aceptar un trabajo con Teodorin Obiang. El primero pidió al Secretariado de Estado de Economía (SECO), en 2004, que analizase la situación. Fue la embajada suiza, en un país vecino a Guinea Ecuatorial, la que se encargó de responder diciendo que no se conocía ningún problema con Teodor’in. En torno a dos años más tarde, un segundo administrador se dirigió a la SECO y a la Policía federal (Fedpol). Ambas instituciones le habrían respondido que no conocían la existencia de problemas especiales.
En aquella época, Obiang hijo había sido objeto ya de varias investigaciones en los Estados Unidos, sobre todo la relacionada con el banco Riggs, y había tenido un juicio civil en África del Sur.
Fedpol confirma que hubo un intercambio

Interrogada, la SECO afirma no tener ningún indicio de tal intercambio y añade que, tratándose de informaciones sobre personalidades expuestas políticamente (PEP), son los ministerios de Asuntos Exteriores o la Secretaria de Estado de Asuntos Financieros Internacionales (SIF) quienes son competentes. Los dos han respondido a Le Temps diciendo que no tenían instrucciones para responder sobre temas relacionados con intermediarios financieros.
Fedpol confirma tener indicios de un intercambio con el administrador concernido pero no estar al tanto del contenido de la correspondencia. «Debido a la ley sobre la protección de los datos, los documentos deben ser destruidos al cabo de un cierto tiempo, explica su portavoz, Anne-Florence Débois. Fedpol no juega ningún papel de asesor para los intermediarios financieros que tienen el deber legal de informarse ellos mismos respecto a sus clientes«.

http://www.lemonde.fr/afrique/article/2016/09/05/guinee-equatoriale-ces-suisses-qui-ont-gere-l-argent-mal-acquis-du-fils-obiang_4992768_3212.html


Esta investigación la ha realizado  Marie Parvex, periodista del diario suizo Le Temps