Guinea Ecuatorial, lastre para la recuperación económica de la CEMAC. Marcos-Manuel NDong O-A.

La misión del FMI tiene la palabra: es muy probable que Guinea Ecuatorial todavía incumpla algunos importantes términos establecidos en el preacuerdo firmado con el FMI en 2017 para conseguir un acuerdo de asistencia con financiación, según decisión de la Conferencia de Jefes de Estado de la CEMAC de diciembre de 2016 en Yaoundé para cada país de la subregión. Hasta ahora sólo cuatro de seis lo habían conseguido. Guinea Ecuatorial y Congo, con problemáticas similares si bien salvando las distancias, representaban serios obstáculos para la salida de la crisis y el abordamiento de la senda del crecimiento económico de la comunidad regional.

Con la aprobación del Consejo de Administración del FMI del acuerdo con Congo-Brazzaville, sólo queda Guinea Ecuatorial ejerciendo de lastre para recuperación económica de la CEMAC. Desde el ingreso del País en la Zona Franca, lo que para algunos analistas consideraron una parida (un pari) para Francia; ya dentro de la CEMAC, consideran que Guinea Ecuatorial ha pasado de ser la Princesa Perla a una puñetera pesadilla. De PP en pp, vamos. Actuaciones como el bloqueo de iniciativas privadas como el cierre de CoFyDes-MiCAJA emf/AFI, entre otras, no ayudan a disipar e invalidar esa consideración.

La información del logro de Congo en la página del FMI:

La Junta Ejecutiva del FMI aprueba un acuerdo de línea de crédito extendida (ECF) de $ 448.6 millones para la República del Congo

11 de julio de 2019

  • La decisión de la Junta de Directores permite el desembolso inmediato de DEG 32,4 millones (aproximadamente US $ 44,9 millones) a la República del Congo.
  • El programa de la República del Congo bajo la ECF apoya los esfuerzos de las autoridades para restaurar la sostenibilidad fiscal y reconstruir las reservas regionales al tiempo que mejora la gobernanza y protege a los grupos vulnerables de la población.
  • Las autoridades congoleñas han redoblado sus esfuerzos en 2018 y 2019 para abordar la crisis económica que los ha afectado y los problemas de gobernanza relacionados.

El 11 de julio de 2019, la Junta del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó a favor de la República del Congo un acuerdo de tres años bajo su Línea de Crédito Extendida (ECF) por un monto de DEG 324 millones (aproximadamente $ 448.6 millones, o el 200% de la participación del país) en apoyo del programa de reforma económica y financiera del país.

El programa apoyado por ECF tiene como objetivo ayudar a la República del Congo a restablecer la estabilidad macroeconómica, incluida la sostenibilidad de la deuda, y sentar las bases para un crecimiento más alto e inclusivo. También tiene como objetivo mejorar la gobernanza para aumentar la eficiencia y la transparencia de la gestión de los recursos públicos, especialmente en el sector petrolero. El programa respaldado por el FMI contribuirá positivamente a la estrategia regional y los esfuerzos de estabilidad de la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC).

La decisión de la Junta Ejecutiva del FMI desembolsó de inmediato 32,40 millones de DEG, o alrededor de 44,9 millones de dólares. Los desembolsos del monto restante se escalonarán durante la duración del programa, sujeto a revisiones semestrales por parte de la Junta Directiva.

Tras las discusiones del Consejo de Administración sobre la República del Congo, el Sr. Mitsuhiro Furusawa, Director General Adjunto y Presidente Interino, dijo:

“La República del Congo se ha visto muy afectada por el shock de los precios del petróleo y el reequilibrio fiscal retrasado, junto con problemas de gobernanza y deuda insostenible. Este shock redujo las reservas fiscales y externas y desencadenó una profunda recesión. Para abordar estos problemas, el programa respaldado por el FMI prioriza la consolidación fiscal y la reestructuración de la deuda; fortalecer el capital humano, incluso a través de medidas para proteger a los grupos vulnerables y reformas estructurales que se centran en la gobernanza y fortalecer la diversificación económica para hacer que el crecimiento sea más inclusivo.

“Las autoridades han comenzado a implementar un ambicioso programa de consolidación fiscal y reformas estructurales. La movilización de ingresos internos será un pilar clave de la estrategia; Las autoridades deben continuar implementando las medidas establecidas en el presupuesto de 2019, con un enfoque en ampliar la base impositiva y el cumplimiento normativo, al tiempo que protegen el gasto social en educación, salud y grupos vulnerables, incluidos programas para mujeres. También será importante aumentar la transparencia de las finanzas públicas, mejorar la eficiencia de la inversión pública y eliminar el gasto extrapresupuestario.

“El reciente acuerdo bilateral de reestructuración de la deuda de la República del Congo debe ir acompañado de esfuerzos de buena fe para reestructurar la deuda comercial con el fin de mantener la sostenibilidad de la deuda del país.

“Las autoridades han implementado un ambicioso programa de reformas para mejorar la gobernanza. Se necesitarán más reformas para fortalecer el estado de derecho y el sistema contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo y para establecer la nueva alta autoridad para la lucha contra la corrupción.

“Las perspectivas a mediano plazo para la República del Congo están sujetas a riesgos derivados de la volatilidad de los precios del petróleo, posibles desequilibrios en la implementación de políticas y el deterioro de la situación de seguridad. Sin embargo, las autoridades han tomado medidas decisivas para mejorar las finanzas públicas y recientemente han demostrado una buena implementación de las reformas estructurales. Los riesgos para el programa deben ser manejables si las autoridades continúan aplicando políticas prudentes.

“El programa cuenta con el apoyo de los esfuerzos de toda la UE para mantener una postura adecuada de política monetaria, acumular reservas regionales y garantizar la estabilidad del sector financiero. ”

anexo

Desarrollos económicos recientes

La República del Congo ha sufrido durante varios años una de las peores crisis económicas de su historia. La crisis se ha desencadenado por la fuerte caída de los precios del petróleo desde 2014 y los retrasos en la implementación de una respuesta efectiva por parte del gobierno. Ha conducido a una recesión económica, altos déficits presupuestarios, deuda insostenible, una acumulación de grandes atrasos internos y una erosión de la confianza debido a la mala gobernanza.

En este contexto, las autoridades actuaron decisivamente en 2018 en 2019. Aprobaron presupuestos prudentes para los dos años, comenzaron a implementar un riguroso programa de consolidación fiscal e implementaron un ambicioso paquete de reformas. con un fuerte énfasis en mejorar la gobernanza. También intensificaron los esfuerzos para finalizar un acuerdo bilateral de reestructuración de la deuda con China, que es un paso decisivo para restablecer la sostenibilidad de la deuda.

Resumen del programa.

El programa apoyado por ECF tiene como objetivo restaurar la sostenibilidad fiscal a través de una fuerte consolidación y reestructuración de la deuda, mejorar la gobernanza (incluida la gestión financiera pública) para promover un uso más eficiente de los recursos públicos y para proteger a los grupos vulnerables de la carga del ajuste. El programa también tiene como objetivo apoyar los esfuerzos de estabilización a nivel regional.

Se espera que el apoyo del FMI catalice la asistencia internacional, incluida la reestructuración de la deuda.

Los objetivos fiscales del programa se lograrán a través de la consolidación fiscal, fuertes medidas del lado de los ingresos y la reasignación de recursos a la inversión y el gasto social. La reestructuración de la deuda también desempeñará un papel clave en la restauración de la sostenibilidad. A este respecto, la celebración de un acuerdo de reestructuración de la deuda con China debe ir acompañada de una nueva reestructuración de la deuda comercial externa, de conformidad con la estrategia de reestructuración de la deuda de las autoridades. El programa está considerando la liquidación de los atrasos externos a los acreedores oficiales en la primera revisión del acuerdo ECF.

Si bien la respuesta inicial a la crisis ha sido lenta y ha planteado problemas de mala gobernanza y falta de transparencia, las reformas recientes se están moviendo en la dirección correcta. Durante el año pasado, las autoridades implementaron un amplio paquete de reformas para mejorar la gobernanza y la transparencia.

La implementación del programa sigue expuesta a riesgos considerables, entre los cuales la volatilidad de los precios del petróleo y las posibles dificultades para inscribir el esfuerzo de reforma a largo plazo. Sin embargo, estos riesgos se ven mitigados por la fuerte voluntad de implementar el programa, al más alto nivel político, como lo demuestran todas las reformas que las autoridades han realizado antes de la aprobación del programa.

contexto

La República del Congo, que se convirtió en miembro del FMI el 10 de julio de 1963, tiene una participación de DEG 162 millones en el FMI.

Para obtener información adicional sobre el FMI y la República del Congo, consulte:

https://www.imf.org/en/Countries/COG

Marcos-Manuel NDong O-A. Economista, Auditor Bancario y Piloto Privado. PCA en CFD-MiCAJA emf/AFI.