Guinea Ecuatorial busca un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ante una situación de perspectivas económicas muy sombrías. Agencia France Press

Guinea Ecuatorial espera la conclusión de un acuerdo con el FMI, ya firmado con otros países de África Central, mientras su producción petrolera va a caer un 21 % en 2018, provocando un nuevo retroceso del PIB, ha indicado el gobierno el pasado jueves.

“Prevemos una caída de la producción de petróleo del 21 % ” el año próximo, declaró Eusebio Epiko Penda, secretario de Estado encargado del Presupuesto y del Control financiero a la radio estatal, tras haber comparecido ante los diputados.

“La tasa de crecimiento del PIB nacional será del -5,7 % en 2017 y del-5 % en 2018 “, añadió. El producto interior bruto ya había retrocedido un 9,7 % en 2016.

El secretario de Estado encargado del Presupuesto ecuatoguineano recordó al Fondo Monetario Internacional (FMI) la “necesidad de acordar un programa” para “diversificar la economía con el fin de eliminar la fuerte dependencia del sector petrolero”.

Guinea Ecuatorial espera del FMI un préstamo financiero, similar al concedido a otros tres países de África Central (la República Centroafricana, Chad, Gabón). El FMI mantiene conversaciones todavía con Camerún y el Congo, que había intentado ocultar una parte de su deuda.

El 23 de diciembre de 2016 en Yaundé, los jefes de Estado de la Comunidad Económica y Monetaria de África central, CEMAC que agrupa a Camerún, la República Centroafricana, el Congo, Gabón, Guinea Ecuatorial y Chad, aceptaron abrir negociaciones bilaterales con el FMI, en una situación de rumores crecientes sobre una posible devaluación del franco CFA.

En el espacio de dos años, con la caída de los precios del petróleo, el crecimiento de la zona CEMAC ha pasado del 4.9 % en 2014 al 1.7 % en 2016 y las reservas de cambios han pasado de 15,1 mil millones de dólares a finales de 2014 a 5,9 mil millones el año pasado.

http://fr.africatime.com/tchad/articles/guinee-equatoriale-souhaite-un-accord-avec-le-fmi-sur-fond-de-previsions-tres-sombres