Guinea Ecuatorial bajo los focos de los derechos humanos en Naciones Unidas. Kevin J. Kelley. DailyNation

Por KEVIN J. KELLEY

Defensores de los derechos humanos han expresado su inquietud por las actuaciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas bajo el liderazgo de un país africano al que se considera poco amigo de la libertad.

El Sr. Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, gobernante de Guinea Ecuatorial a partir de un golpe militar que se produjo en 1979, ha estado presidiendo este mes los debates relacionados con África en el Consejo de Seguridad.

El Presidente Obiang, el líder más antiguo del mundo, desempeña ese papel de prestigio diplomático, dado que Guinea Ecuatorial preside el máximo órgano de las Naciones Unidas durante todo el mes de febrero.

Guinea Ecuatorial es actualmente uno de los 10 países que tienen un mandato de dos años en el Consejo de Seguridad que consta de 15 miembros e incluye a cinco con derecho a veto: China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos.

Guinea Ecuatorial ocupa la presidencia de acuerdo con el sistema rotatorio mensual del Consejo.

ESTADO RICO EN PETRÓLEO

El pequeño y rico estado petrolero de África Occidental no permite casi ninguna libertad política ni el ejercicio de las libertades civiles, según el Departamento de Estado de Estados Unidos y muchos otros grupos independientes de seguimiento.

En su encuesta mundial de 2017 sobre derechos humanos, el Departamento de Estado de los Estados Unidos citaba múltiples abusos en Guinea Ecuatorial, incluyendo el uso de “fuerza mortal contra oponentes políticos” del régimen del presidente Obiang.

También se dice que los gobernantes del país muestran “desprecio por el estado de derecho”, así como “niegan las libertades de prensa, reunión y asociación”.

La encuesta del Departamento de Estado señala además que “la violencia contra las mujeres, llegando en algún caso a la violación, forma parte también de las actuaciones del gobierno en las investigaciones y el enjuiciamiento de los responsables”.

Sin embargo, el historial represivo de Guinea Ecuatorial no la hace acreedora de un trato distinto al de la mayoría de los Estados miembros de la ONU, señala Louis Charbonneau, director de Human Rights Watch para Naciones Unidas.

“La ONU ofrece a todos los gobiernos la misma plataforma para hablar sobre los temas, y no existe una prueba que distinga a los gobiernos que evidencian un comportamiento hipócrita”, escribió el miercoles Charbonneau en un correo electrónico.

Y añadía: “El presidente Obiang, aún tratándose de un gobierno que reprime brutalmente a la oposición política en Guinea Ecuatorial, y que haya mantenido un férreo control del poder durante más tiempo que cualquier otro presidente en el mundo, no es una excepción”.

Charbonneau minimizó la importancia de la presidencia temporal de Guinea Ecuatorial del Consejo de Seguridad, diciendo que su papel es en gran medida simbólico.

Sin embargo pronunciamientos recientes del gobierno del presidente Obiang indican que su país está intentando utilizar la posición en el Consejo para presentarse como digno de respeto internacional.

“En la práctica, Guinea Ecuatorial se ha alineado con un grupo de miembros del Consejo de Seguridad, encabezados por Rusia y China, que están tratando de “desmantelar la estructura fundamental de derechos humanos de Naciones Unidas”, ha manifestado Charbonneau en una entrevista.

Estos países defienden que la soberanía nacional debe tener prioridad sobre cualquier intento de influir en las políticas internas de los gobiernos, incluso si se trata de temas relacionados con los derechos humanos.

Guinea Ecuatorial se situó recientemente del lado de China y Rusia oponiéndose a que el Consejo de Seguridad discutiera la situación interna de Venezuela, que está pasando por un periodo de agitación política y colapso económico.

Suráfrica, otro de los 10 miembros rotatorios del Consejo de Seguridad de la ONU, también votó en contra de que se debatiera sobre la crisis de Venezuela.

Costa de Marfil, el otro miembro temporal de África, se abstuvo en esa votación, al igual que Indonesia. Los otros nueve miembros del consejo – Bélgica, Alemania, República Dominicana, Francia, Kuwait, Perú, Polonia, Reino Unido y Estados Unidos – consiguieron situar a Venezuela en la agenda.

Charbonneau considera a Sudáfrica y Costa de Marfil como “estados indecisos” en lo que respecta a las cuestiones de derechos humanos que se presentan ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Las posiciones de estos dos países no son siempre previsibles, dijo. “Observamos de cerca las actitudes de los estados indecisos”, agregó.

Los defensores de los derechos humanos reconocen que incluso los países con un historial comparativamente sólido en el Consejo de defensa de los derechos humanos no actúan sistemáticamente de acuerdo con la defensa de esos principios.

Charbonneau señaló que los EE.UU., por ejemplo, defienden permanentemente a Israel contra las críticas de su trato a los palestinos.

https://www.nation.co.ke/news/africa/Equatorial-Guinea-under-UN-human-rights-spotlight/1066-4972306-1npd4hz/index.html