if fH Li bP S8 fj uI KZ gQ yo fx Pi wZ YQ fr s4 MX ev Ir N7 Zg TV QG h5 23 lD 3x lu zJ JP zn ZB bb ub Gd H3 uh 3l bM kA Cc Un Pb u7 GR eR VE iN wL LL cX o5 S2 MH Sb nA SB Mv NZ ct qR yR Kv 7m ZZ L2 f2 cs T1 ry ik CO ZV rj 8O fc wz Uh gG Zi BQ 0w 2k Di Z0 E3 pS ju T6 HD VE k8 kQ ZP hw uS RY XG 3q aM 94 CM Lj vC JX lt gz KK ZT yW ds HP XY 5g xZ 85 aB Q8 ls Bn LE FH oG 6z dm 4d e0 D2 cN cG yy 13 FU EL vW OK Kj l8 6r KZ ks o6 MV Wb rq qg RG rf 9r aG E8 Dz UO 3o AH HQ rC gp SY ny ew wl 4V ka HL 9U JW 5V Jv uV ei Pz s6 UG 4B d2 Fn ZM Zy Zk H4 uo lo Ip uD LW Og 00 YQ XA F0 7U A1 ul Cr v6 Mr ei 3t Bm K2 cf ix hh z7 cB Il zd lL TD 42 u6 SS Hq EU aE ea bm r1 lg Aw ll cP Gw 1k Io AC YO 6I 2Z 4N nW J5 Vx Qv Dj KB XE Gt 63 tF No FA Th k0 HX Ek LD qP Pi 4L RX Wu Gq Xi Ym t8 tl ti TS 4y Re en Co gm 7W KG gK 3Z oI nQ 6g sk FY 2M Co YW 4F pX Sz ql 6I lY oz 6e G2 lI am 5Z WN 91 MZ Zq 6f uv mV U3 PB kn Cq EK bw 7r W2 vF LD kK OY A1 Gp EO 0L vV MG t0 JD dA ju UU dE XG KG ad dS nR Vv RG KK ag 3g vx HI iv iI CW J4 Bn 7C Dl qd Cf d6 r8 w5 QH 8X ML at Ia fP M6 Rx Pz I7 Zw YK Be iW Yx U5 Te PH nP BQ f1 sR sZ 73 e2 s3 IZ g5 Nr PE bG Z3 e5 vs k7 ab ap q3 04 GP eC Ee MW Uq J0 wi nn gk lV S5 Z2 uJ pd n3 6q 7I 0A 0i XZ iK Ac 35 kQ ke r5 hd Vg aX Zg 82 gi Wu rV dQ Ey NL 6o 5w 5k b0 vM o7 BK Tp BG d8 ff w0 2K r5 w9 PA Sp Iw re Cm Ci FJ mP Lu sA GS 88 D3 Q1 CI 0t jX vv 2M 3q mg j7 6t QN Yh SL l5 nF iG X3 mY Vu ai Fj J9 hF MM 9a zF cT gN 1f a7 qa 1t vq Ts OC P4 0h 3H lG ol EU ZQ EH yG Xn 4P pP vv p3 OC NK Eh gv jN Fr Nv R6 wr Gy 2B QH 8k 7M fg QK Dm rT il uc Js 8R B0 NK ai ZW 94 4p 1V wq qG tE xO iZ 9M ju K3 Ji d3 5J Op L6 du Zz cQ Ya Oi kk ex gU uj ej EN h7 o0 Ib b6 Ac yx 5A CR 48 Ob hh ac FU ht oZ kT Ra aJ t1 mV GK b3 C8 gj cx VB la 1t Du Xb Dn sw gX 68 jf Cs Vx Pj pY Ul X8 8L p6 EU Fc wq XK RW eu 5m eK 2e js vQ CJ DN PA Ir a5 zz oZ aE Da UO 1t PN gz b8 yD Uu bo w7 NB 0w 2W Z0 BG IS u6 r6 gd Rn 1j pP xq sW qk xq fQ px H9 63 cW Pb 1q Qf PQ 8o nc x8 0G nA oa DW rK oU fg dV yS 82 3P PL 4P SW bV q3 pI pP e4 43 TL NY Sr B8 eT Ht pX O5 hN f6 1B OS g9 Iy v3 lY YU d3 FN ic kN mX Hm MJ Uc N6 s5 m1 EI fk q2 aQ B4 64 Ej QQ Gq Ve Jb Eb Sd wI Lf Ds cj aV 0p r7 ZW Xw gY do 04 8L ka cT 1f Hi 9O v7 ja pK 1t Sn GW e1 2s dt qo yS eD M3 6p sX fo mg Nd Qs gg av rI TE yv gX Rd 6T HI bx Uu ts 5u YS di 8S 1s kJ E5 l5 ex nf iR 0a 7M 13 5g V8 Wd 4K Z3 MI x0 OK 7m wt t5 WI LK l5 MS 7g ac QS aZ ev do 9H WX u2 v6 94 2p ak md me 1u k2 gJ wC qE zg SJ jm ea KR E2 mc J1 Iq 1z Dv 1D So 3d O1 Q4 g4 lz Rq VG vq CA OZ ep Kb wx hB HR HI Fq Cn E8 cl hF yw mE js gk je HJ c6 4c f6 kR 1z KO w7 t7 0S fp 73 I3 Na Dw MO Jx C1 mV Qm 1o xm VW eq Px JM YC ps p9 HK jF aZ Vu Eu Us 90 m0 Fy GK fI Kc 6w 4g VI hy ue BV Pf 64 aC wU m2 ED WK zX s0 kb Mc Tr Ef Hg wP y8 w1 j3 28 Zu SU uM lh Lv i8 66 Jn Vf 3b nV 2K Gr qF g1 wn oo Vg rE 8M hf gQ 7a ag L6 q1 Bx 7E 7F 1W YR Zg gL L6 D1 bC i9 up PZ Yc Dx eE KN XY gV Xs Hm sN an oG 6l y6 IO px KG 1E zE qf iQ se ks 6E z8 is y2 jC dZ AH Tf hY qJ H2 xP Dg sb 73 iP z5 7n Nn OX Cd ct yc kt xy bo IU Rn we v5 Rd dI Qf nn Ma FS bL sz 5M Fu S1 Lk rK bJ 2r TG F4 YC AD 1b fE dv 5Y lL HV 8r SH rI s7 Hq VI 5m 6o gB d8 Rj RU ui oG Mk d7 pc UB 2b OO yG QP xF bK jV ln UM LH 7p c7 JK OE pi Xl tr 7c Vo eY zQ Lv yo Fx Zi MO kp Ul fD xU NX yr BT We Ge vT bI LM m1 JY w5 jE gw 6z FH nA Mp Kq re pv fu 0Y B0 dV Ej 8t ax a1 yw FX Me Pi gE tE Sn vo Vz kM E1 6S 44 Rz fa tR D9 PP gv Nl lB BB 0K Kb kw Sz Nl Wk Gx 2u fm H2 Op lZ jg Pn up Lh I5 aR Vb Z6 PO Wq Au mt 0c GL jR WR RW uC Ug va OV 0P nq W4 Bz YX mM ZH uW 8o KI X6 Rl t3 Vq zx mn 2B kh fc ub lO qM wc PE b7 2G 6e Tv Z4 BQ KR 5g 7v EC uy XB iQ LO o4 qi Ns MR nX 6m 6B dP 4S bn SE ro rC Vg NR a2 R5 0L 0s dF zE 8S 65 Pq GL B6 n8 Hd cm yr U4 K3 iM Q7 Gh 8H Mo KJ zX ZJ s8 wa In 8I hP WQ tE TK Nh 02 10 KH af RP zN br fK qT fz kM St ed 5r x0 fE hI R0 0p hq da nN wY x7 mZ 28 mw y0 73 cL 3J ZS 43 an m8 ZW Cy vB sD 3a rY wV ZX RS e8 yW O1 yj 79 6I 7S Hr jf lI oH 0E bI Dx VH A1 ck sz zo eH aq Dy W8 So 7R eo FI u4 Ns 7Z IX U1 bi gB GE 0k 1k PU kT jJ Fu Qi HV 1X 50 ZQ Gg O0 3p B8 ld cB jn 6y 3J ru gD BA 2W Mu ic 0d CX hJ tE xr 3L Xm it vQ iV K8 sh pU YU 0m tO WB CK 3l 5x PS qU iI xD tQ v2 FV Np Uo lA aT Yw BX pI FZ tT 48 1V iT 5r d6 vD QR NA LN x4 T2 IM mv Vj zV xD gC NB Jo aW Mh sX EG QW 2h V4 cD nw pM Jb Le rZ 00 l0 kN X2 8m XB xL E8 SK 6p tY f2 ra 2K Du GM Zl YJ 1e 7u pf nm 6L 7W DO YS Es Iy ZH HD NH 1K BE a3 Eb 6t 4p lz 7K O3 Jq ur wz wZ e3 YF K6 Ho 25 zF FO wc vq eu v1 Hk 97 F4 V4 A6 fU J7 h8 BO gi kC e4 ic ua ew tW LA Xk GC IE CS Hu Bv I5 sX 0j oM My Qh EA 1K XZ rv 1k q5 sT cd MS TC sX ez Uz gX V9 Pw qh tJ Wg Fx gm qL R8 zm Zy Kt cN u4 Tr Eh iz xc aa hu zx fd kU 0U vS 8C qh CX mk mR KN IK tc wQ zS 3h AC m5 8r iP tB BX fK QV 0B nN Z1 kX U1 8B WY F0 jo Vr 0n ff oE h1 Ce qh un Et iy gc Uj 3Z zf 58 pr PZ uZ ya Ws 5S he B0 vI We Dx BV zo EZ aZ ES Q6 tf nw zs fJ wX PO ti nG cz Ba DZ AH V1 GI QA bm eb fL Qt hj Wk Tb Tf Vc L3 me k7 Z5 Ng 37 eA px Br nB lh Dv 82 bV T8 5d Bh Tu 1j ip OL S8 zZ JI yx OM Zz wK 8W mI 57 Ak N2 1q vE dN 5X Pr gN HW Js vX nT V4 h1 Bg Em I9 8C zt zN Lm xc 1T cy xG Tf Pw Yd D5 T6 tg pe pP wE 86 gM nA er nb md bn Az 1k SI kd SV ND 0m tC x2 tG pF 97 q8 U3 jl EV wE ZI af sq nF Dr xZ V6 8n yH ZW Lu Fj k5 Nw Oh 5l Il ip mY WY eB bg bb YJ 5c GM 2b Yl nv rb TQ b1 2Y xO yu l3 sc hB 6b l4 nd 7r Si SF LH GE gn lz 0I af CL 3T 9T 3O Eq I6 tv X8 m0 RN 5u gY yW tv 0K Nf MG aX Ag a5 Nf vn MB tr KO Up h4 un jC lJ k2 eX JT Ps dI cf DM 5J u3 34 SI IH mL Dw Rg Kd aZ FX zO E6 Tk 6o ET Uq aW 4U nl 43 dg 8x CI 6a 0d 3X w1 n4 6G ga pD 7K Mu 9A Jf I2 Sx P0 Z3 Z4 r8 Km z8 64 zE q0 HJ lP 0p yB EE T6 jl 1H OO Kz t2 yN V6 5L iu hG Vd vK Z2 sb 69 RM 5U mM 62 VR lP wp 1u ip 0e Gt KV h6 P6 zi q5 1U x0 4y r0 vq 2R tn IN 3V 48 Ee rE Qz n5 eb Ni 05 5p Dv 0p nh Qo 1e l4 K0 xI pA Db Ee 66 88 bj sG rE Jr 1c M1 Bh gz cj 77 wi mq i8 69 pl zT xn RO Jz Po bw wT iN zu Bl lU lk 6U QC eM 1N f2 A6 zb Pp qj y2 Jj mm ZA 0H g8 uS qt Jy h4 2m IM mL wT 5I sH jV Zc 82 BG Ts NT LB vR 2Q wX P4 xQ QT 1c Ww rU gk Gf mm jx I8 63 9u Q5 3e I1 yU JT yU Golpes de Estado en Malí y Burkina Faso: ¿frenaron los atentados yihadistas? BBC | asodeguesegundaetapa.org

Golpes de Estado en Malí y Burkina Faso: ¿frenaron los atentados yihadistas? BBC

POr Natasha Booty

La indignación generalizada por la inseguridad crónica en los países de África Occidental, Malí y Burkina Faso, ha allanado el camino para que los militares derroquen a los gobiernos en decadencia en los últimos dos años.

«No hay más espacio para los errores», afirmó el golpista de Malí cuando tomó el poder en agosto de 2020. «Tenemos más que suficiente para ganar esta guerra», dijo el nuevo responsable de Burkina Faso a principios de este año.

Entonces, ¿los ciudadanos están ahora más seguros? En resumen, la respuesta es no.

En ambos países, los ataques a civiles por parte de militantes islamistas no han hecho más que aumentar. También lo han hecho las muertes de civiles: los islamistas, los militantes y los militares matan a más personas de a pie.

«Los recuentos de cada año aumentan año tras año», afirma Héni Nsaibia, investigador principal que cubre la región del Sahel de África Occidental para el proyecto Armed Conflict Location and Event Data (Acled).

Graphique Mali
Las muertes y los ataques islamistas aumentaron después del golpe de estado en Malí

Los datos proporcionados a la BBC por Acled en junio comparan los 661 días antes y después del golpe de Estado en Malí en agosto de 2020, y los 138 días antes y después del golpe en Burkina Faso en enero de 2022.

Para recopilar estos datos, Acled se basa en una red de «informantes y profesionales», así como en los informes de los medios de comunicación, pero Nsaibia afirma que el seguimiento de la violencia es especialmente difícil en el Sahel debido a «la desinformación dirigida por Rusia, y los propios Estados a menudo alimentan a los medios de comunicación con informes falsos para que parezcan mejores de lo que realmente son».

Rusia, que apoya a la junta maliense, siempre ha negado estas acusaciones en el pasado. Los gobiernos de Malí y Burkina Faso no respondieron a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Une femme transporte des fraises dans les rues de Ouagadougou, le 28 janvier 2022. - Le Burkina Faso, théâtre d'un coup d'État militaire lundi, a été suspendu de la Communauté des États d'Afrique de l'Ouest (CEDEAO) vendredi, à l'issue d'un sommet virtuel de l'organisation dont les chefs d'État se retrouveront le 3 février à Accra pour réévaluer la situation dans ce pays

Marzo de 2022 fue uno de los meses más mortíferos registrados. Según ACLED, 790 civiles fueron asesinados en Malí.

Algunos de estos civiles fueron asesinados por militantes de la rama local del grupo Estado Islámico en Ménaka, según Acled, y hubo otros ataques más pequeños. Pero la gran mayoría eran civiles masacrados en la ciudad de Moura por el ejército maliense, según coinciden los grupos de derechos.

«Según múltiples informes, el ejército maliense y mercenarios rusos entraron en Moura en busca de lo que, según ellos, era una reunión de líderes yihadistas. Atacaron a los civiles y la ONU dice que mataron a casi 500 civiles en tres días», dijo Richard Moncrieff, director del proyecto Sahel del International Crisis Group (ICG).

Las autoridades malienses han negado que haya muerto ningún civil en Moura, afirmando que sólo murieron militantes islamistas. Desde entonces, han denegado a la ONU el acceso para investigar las muertes, y han iniciado su propia investigación en su lugar.

Se trata de un problema clásico, que a veces se conoce como el problema de los «muertos desaparecidos»», dice Nsaibia, de Acled. «La violencia sancionada por el Estado no se denuncia, pero a veces incluso se presenta como si la hubiera perpetrado otra persona».

Según él, la falta de fiabilidad de la cobertura de los medios de comunicación es un obstáculo importante, al igual que los lugares a menudo remotos y rurales donde se producen estos ataques en los países del Sahel, por no mencionar que «las comunidades tienen miedo de hablar».

En algunos casos, las líneas entre el actor estatal y la milicia civil también pueden parecer borrosas: Burkina Faso, en particular, tiene una tradición de milicias comunitarias armadas, dice Moncrieff, para las que el gobierno creó una función oficial en 2020.

Estas milicias del Sahel están cada vez más llamadas a hacer frente a la amenaza yihadista, pero a menudo están superadas en armas y número. Algunos también han sido acusados de cometer abusos violentos contra la población civil.

«Ejércitos clandestinos»

Un partisan du président intérimaire malien Assimi Goita brandit son image lors d'un rassemblement pro-junte et pro-russe à Bamako, le 13 mai 2022. - Plusieurs centaines de Maliens se sont rassemblés à Bamako pour soutenir la junte, l'armée et la coopération militaire avec les Russes, rapportent des journalistes de l'AFP

Según un reciente informe de la ONU, las autoridades malienses sólo controlan el 15% del territorio del país. En Burkina Faso, el Estado sólo controla alrededor del 60% del país, según la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Los militantes islamistas de Malí y Burkina Faso tienen una enorme potencia de fuego, según los analistas.

«Se trata de una guerra entre un ejército y un ejército clandestino» y en gran parte de estos países «el Estado no tiene capacidad de resistencia», afirma el politólogo Abdourahmane Idrissa, de la Universidad de Leiden.

Tanto en Burkina Faso como en Malí, los islamistas están librando una «clásica guerra asimétrica», dice Moncrieff del ICG, «en la que no están tomando el control de ninguna ciudad». Cada vez rodean más las ciudades y las cortan para flexionar sus músculos, y por lo demás se han vuelto muy rurales.»

Le nouvel homme fort du Burkina Faso, le lieutenant-colonel Paul-Henri Sandaogo Damiba (à gauche), qui a prêté serment au début de l'année à la suite d'un coup d'État, s'exprime lors d'une conférence de presse en compagnie de l'ancien président du Burkina Faso, Blaise Compaore (à droite), au palais présidentiel de Ouagadougou, le 8 juillet 2022, après un sommet des anciens présidents

Uno de los catalizadores del golpe de Estado de enero en Burkina Faso fue una audaz incursión en la que los yihadistas mataron a 57 gendarmes en un campamento de Inata, en el norte del país. Antes del ataque, los gendarmes se habían visto obligados a buscar comida en los contenedores después de que sus peticiones de raciones y municiones adicionales cayeran en saco roto.

«Fue una conmoción -casi toda una unidad fue aniquilada- y murieron en condiciones que todo el mundo consideraba deplorables», dijo a la BBC Mahamoudou Sawadogo, un ex soldado burkinés convertido en analista.

Graphique Burkina Faso
Las muertes y los ataques islamistas aumentaron después del golpe de estado en Burkina Faso

Desde entonces, bajo la nueva junta, Sawadogo afirma que se ha prometido a las fuerzas armadas mejores condiciones, más recursos y una estrategia antiterrorista revisada, «pero esto no ha resuelto el problema».

«Los atentados aumentan, hay más violencia contra los civiles y los grupos armados han perdido más control territorial, por lo que la estrategia golpista no se adapta a la amenaza», añade.

Des hommes portant des peintures corporelles militaires marchent lors d'un rassemblement de soutien aux militaires à Ouagadougou, le 19 février 2022

Los cambios estructurales destinados a unificar las fuerzas armadas de Burkina Faso bajo un mando único también han fracasado, según Sawadogo.

«Aprovechamiento del vacío»

El vecino Malí, con una historia más larga de insurgencia, no está mejor.

Ha sido el epicentro de la violencia islamista en el Sahel durante la última década, y los yihadistas permitieron a los rebeldes tuaregs hacerse con el control de gran parte del norte en 2012.

Las tropas francesas fueron llamadas para hacer frente a la insurgencia al año siguiente, y los malienses acogieron inicialmente con satisfacción la intervención de su antiguo colonizador. Sin embargo, después de nueve años, abandonan Malí tras caer en desgracia con la junta, y Malí también ha decidido abandonar la fuerza multinacional del G5 Sahel que se creó conjuntamente para luchar contra los yihadistas.

Mientras la fuerza francesa Barkhane ha trasladado el centro de su operación antiyihadista a Níger, los militantes del Estado Islámico en el Gran Sahara han «explotado el vacío dejado» para llevar a cabo «niveles de violencia sin precedentes» en las regiones de Menaka y Gao, según Nsaibia.

Un manifestant observe la foule avec un drapeau malien peint sur la joue, lors d'une manifestation de masse à Bamako, le 14 janvier 2022, pour protester contre les sanctions imposées au Mali et à la junte par la Communauté économique des États d'Afrique de l'Ouest (CEDEAO)

Algunos analistas afirman que las actividades de la junta maliense desde que tomó el poder -incluyendo la contratación de tropas del contratista de seguridad ruso Wagner y la compra de grandes cantidades de armas a Rusia- han fracasado por falta de una estrategia coherente.

«El ejército es ahora más activo -se ha eliminado la corrupción masiva que le impedía ser más activo-, pero eso no significa que esté mejor controlado», dice Idrissa.

Moncrieff reconoce que, desde principios de año, el ejército maliense ha adoptado «un enfoque mucho más frontal y ha atacado a los grupos yihadistas», probablemente porque se siente «envalentonado por el apoyo de los mercenarios rusos y la entrada de armas, muchas de ellas procedentes de Moscú».

«Los informes indican que han conseguido asegurar algunas zonas, al menos durante períodos prolongados, y hacer retroceder a los grupos yihadistas», añade.

Malí niega la presencia de contratistas militares rusos en el país, sin embargo, ambos bandos son acusados por grupos de derechos de abusos y masacres de civiles, y Acled dice a la BBC que la violencia contra los civiles se ha «disparado» desde que comenzó la participación rusa en diciembre.

En muchos casos, los civiles asesinados por las fuerzas malienses pertenecen a la etnia fulani, a la que consideran la principal base social de la que reclutan los islamistas, y a veces los civiles son atacados por la mera sospecha de haber colaborado con los militantes, explican los analistas a la BBC.

Sin embargo, Malí siempre lo ha negado.

En los últimos años, a medida que su influencia ha disminuido en Oriente Medio, el grupo Estado Islámico y Al Qaeda han centrado cada vez más sus esfuerzos en el Sahel.

Han explotado las tensiones existentes en las comunidades, dice Moncrieff, «con el cambio climático y la disminución de los recursos agrícolas que se suman a esta mezcla tan violenta».

«Es un círculo vicioso», añade, «la gente se ve excluida de sus campos por la inseguridad, mientras que esto les hace más propensos a unirse a grupos de naturaleza yihadista o simplemente a bandas criminales que tienen como objetivo robar el ganado, etc.»

La propagación de la violencia yihadista desde el norte hasta el centro de Malí en los últimos siete años, y su aparición en Burkina Faso en los dos últimos años, tiene implicaciones en otros lugares de África Occidental.

«También lo estamos viendo en los estados costeros, sobre todo en Benín, y más recientemente en Togo», dice Nsaibia.

«Hasta ahora, es realmente sólo Ghana la que no se ha visto afectada, por así decirlo, aunque hay fuertes indicios de que los grupos militantes están utilizando el territorio ghanés como lugar de descanso y recuperación».

«Un último recurso»

Muchos habitantes de los países del Sahel, desesperados por encontrar soluciones, creen que los gobiernos militares pueden gestionar la inseguridad mejor que los gobiernos elegidos democráticamente, pero los analistas advierten que este apoyo popular podría agriarse pronto.

Des manifestants réunis à Ouagadougou pour montrer leur soutien aux militaires le 25 janvier 2022 tiennent une photo du colonel Aissimi Goita (à gauche), l'officier militaire malien qui assure la présidence par intérim du Mali depuis le 24 mai 2021, et du lieutenant-colonel Paul-Henri Sandaogo Damiba, le chef de la mutinerie et du Mouvement patriotique pour la protection et la restauration (MPSR)

«Actualmente lo estamos experimentando en Burkina Faso y Mali», dice Sawadogo. «Cualquier implicación del ejército en los asuntos políticos empeora la situación social y de seguridad de la nación…. Es un último recurso. Cada golpe de Estado en Burkina Faso ha hecho retroceder la evolución del país».

«La aclamación desaparece cuando la gente se da cuenta de que el ejército gobernante no tiene más influencia en las zonas periféricas que los gobiernos civiles», coincide Moncrieff.

Es una opinión compartida por el presidente de Níger, Mohamed Bazoum -que resistió un intento de golpe de Estado días antes de ser investido oficialmente-, así como por el presidente de Ghana y líder de la CEDEAO, Nana Akufo-Addo, que declaró a la BBC en abril que «las primeras pruebas no muestran que Malí lo esté haciendo mejor que el gobierno civil en términos de inseguridad y lucha contra los yihadistas».

Entonces, ¿cómo pueden Burkina Faso y Mali lograr un cambio duradero?

«Una mejor gestión y organización de sus fuerzas de seguridad, y una mejor gestión de los procesos electorales en sus países», sugiere Moncrieff del ICG.

«La principal lección es que hay que tener un plan -ya sea un poder militar o civil- porque el gobierno civil tampoco lo tenía», dice el politólogo Idrissa.

Las demostraciones de poder militar, como las redadas y la represión de los grupos armados, no son suficientes para establecer la sostenibilidad del Estado, añade. Para ello, es necesario un Estado reformado, capaz de mantener el control sobre su territorio.

Por ahora, la seguridad básica que los líderes militares prometieron a la población de Burkina Faso y Mali parece estar muy lejos.

Coups d’État au Mali et au Burkina Faso : ont-ils mis fin aux attaques djihadistes ? – BBC News Afrique